Consejos para llenar el bar

Reinventa el menú del día: cómo diferenciarte de los demás

El menú del día es inherente a los bares y restaurantes en España. Esta tradición de los locales a veces puede resultar un poco repetitiva, por lo que intentar ser original en la confección del mismo será un punto a favor a la hora de elegir dónde comer.

Aunque el concepto del menú es algo antiquísimo con unos orígenes que se remontan incluso hasta la Edad Media, el menú del día tal y como lo conocemos hoy en la actualidad es el descendiente más directo del menú turístico creado por el Ministerio de Información y Turismo en los años 60. Lo que por entonces nació como una imposición gubernamental para destacar los platos estrella de la gastronomía española en el extranjero y atraer así a los turistas, ha arraigado como un clásico extendido por toda la geografía española y un verdadero salvavidas para trabajadores, estudiantes e incluso los clientes más esporádicos.

Pero después de casi sesenta años de tradición y con tantísimos clientes que recurren a él a diario, no podemos dejar de pensar nunca en pequeños retoques para actualizar la oferta de nuestro menú del día y conseguir que se adapte mejor que ningún otro a las demandas de nuestros clientes más habituales para que no se cansen de nosotros.

Lo “healthy” está de moda

Habitualmente, salir a comer fuera de casa estaba asociado con la idea de cometer algún exceso, pero ahora los clientes están cada vez más concienciados son la salud alimentaria y para todos aquellos que tienen que comer sí o sí en un restaurante cinco días a la semana durante su horario de trabajo, es imprescindible que desde nuestro local tengamos una oferta saludable para que puedan venir y repetir al día siguiente sin tener el cargo de conciencia de estar “saltándose la dieta”.

Refuerza tu compromiso por el producto local

En un mundo cada vez más globalizado, donde las barreras geográficas se difuminan y puedes acceder a una oferta gastronómica internacional sin apenas salir de tu ciudad, lo local todavía tiene muchísimo que decir. Apuesta por la creación de alianzas con otros comercios de tu zona que sirvan a modo de cadena de recomendación y resalten la calidad de los ingredientes de tu menú del día.

Contar con los productos más frescos, de temporada y de proveedores locales será un indicativo de compromiso, sostenibilidad y calidad que no pasará inadvertido para los clientes de tu zona. Además, puede ser el mejor reclamo para los turistas que busquen el plato más típico cocinado con los productos más auténticos del lugar.

No dejes escapar ninguna fecha clave

Estamos de acuerdo en que el menú del día puede ser una de las mejores herramientas de los hosteleros para fidelizar clientes y no es menos cierto aquello de que “el ser humano es un animal de costumbres”, pero seguro que ofrecer el mismo menú los 365 días al año no será una buena idea. Afortunadamente, el calendario de festividades en España suele estar muy vinculadas a la gastronomía y nos brinda la posibilidad de incluir el plato estrella de ese día y que ningún comensal que venga a nuestro restaurante se va a querer perder.

La tradición es revolución

Quizás los conceptos de tradicional y revolucionario puedan parecerte antagónicos, pero si algo nos han demostrado industrias como la textil o la musical es que todo vuelve. Y en lo que respecta a la cocina, un plato tradicional siempre te hace sentir en casa.

Pero ojo con replicar paso por paso las recetas más tradicionales. Todo menú del día exitoso debería aspirar  a tomar esas recetas que podrían ser heredadas en una familia generación tras generación y hacerlas propias aportando un toque distintivo y que remita siempre a nuestro establecimiento. Puede ser un ingrediente nuevo o quizás un toque más moderno en la presentación, pero si consigues convertir lo tradicional en algo único los clientes repetirán.

 

Y recuerda, todo local tiene un plato estrella que aúna los dos criterios soñados para todo producto: rentabilidad y popularidad. Esa será siempre nuestra gran baza y no puede faltar nunca en nuestra oferta, pero más allá se abre un abanico de posibilidades con las que jugar para tener siempre algo nuevo que ofrecer a los clientes más habituales y llamar la atención de los potenciales cliente.

 

Quizás también te interese