Redes Sociales

Marketing emocional: fidelizar clientes apelando a sus emociones

Marketing emocional: fidelizar clientes apelando a sus emociones

La tecnología es un gran aliado para la gestión diaria de los bares y restaurantes, pero esta no sirve de nada si no apelamos a la emoción de los clientes para lograr su satisfacción. Ya sea a través de un plato o de las sensaciones que experimenta en el local, ese debería ser tu principal objetivo. Analizamos algunas claves para potenciarla.

Si algo tenemos en España, es una enorme cantidad de bares y restaurantes de calidad, no importa si es una gran ciudad o un pequeño pueblo “perdido”, no hay vida sin un bar cerca. Ante esta tremenda variedad de opciones, ¿todavía es posible diferenciarse?

via GIPHY

 

Claro que sí, solo hay que encontrar ese aspecto único con el que destacar sobre tu competencia. Y para destacar es imprescindible provocar sensaciones en tus clientes, sensaciones que les generen un recuerdo positivo permanente acerca de su experiencia en tu local. Por ello, aprovecharse del marketing emocional, puede ser un recurso muy valioso, te explicamos cómo hacerlo.

 

¿Qué es el marketing emocional?

Hay jugadores que nunca han ganado nada o no han llegado a jugar en un equipo grande, pero tienen “algo”. Ese algo que te hace estar pendiente de sus carreras y animarles siempre que tienes oportunidad, que se lo digan a Cazorla, a Joaquín o a “Mágico Gonzalez”.

via GIPHY

Ese “algo especial” es la clave del marketing emocional y lo que puedes aplicar a tu establecimiento. Son las emociones, los intangibles, las que van a ayudar a fidelizar a los consumidores y conseguir que se conviertan en clientes habituales.

El marketing emocional no requiere de grandes acciones publicitarias, no hace falta gastar dinero. La experiencia del cliente empieza desde que entra por la puerta y se encuentra con la sonrisa del camarero hasta la forma de presentar el menú en la mesa. Son pequeños, y no tan pequeños, detalles que harán que un cliente que nos visita por primera vez tenga ganas de volver. Dicho con un lenguaje más propio de las redes sociales, es una forma de generar engagement, de fidelizar al cliente. Veamos algunos ejemplos:

 

Cuenta una historia

Para contar una historia puedes apoyarte en las redes sociales, hablar del origen de tu bar o restaurante, tus aspiraciones, contar cómo lo hiciste posible o explicar la procedencia de tus ingredientes, cómo los seleccionas y de dónde vienen. También puedes dar voz a tus empleados y dejar que, por ejemplo, sea el chef quien cuente su historia a través de un menú, en este caso habrá que formar equipo con los camareros para que la historia llegue completa al cliente en la mesa.

También puedes ir a lo grande y contar tu historia a través de las paredes de tu local. Son muchos los restaurantes que se diferencian porque su carta o su decoración están muy enfocadas a un tema concreto. Los bares temáticos saben muy bien cómo sacar el máximo partido al storytelling creando lugares únicos e inconfundibles.

Apóyate en la tecnología

Ya hemos hablado de la importancia de las redes sociales en tu estrategia de marketing, mantén tus canales sociales activos e interactúa con tus clientes a través de ellos. También puedes publicar el menú del día, fotos de tus platos o incluso sortear una cena entre tus seguidores.

Si ya tienes controladas tus redes sociales, recuerda que la tecnología no se acaba ahí, a continuación te damos algunos consejos que pueden ayudar a dotar de identidad a tu local:

  • Que suene la música, ¿estás orgulloso de tu gusto musical? Que se sepa, haz una lista pública en Spotify para que tus clientes se suscriban, ese sonido tan personal de tu bar les acompañará en su día a día.
  • Apúntate al delivery, probablemente ya lo hayas tenido que hacer por obligación, pero ya sabes que no hace falta que los clientes vayan a tu local para disfrutar de tu carta, puedes hacerlo por tu cuenta o asociarte con una plataforma como Glovo o Deliveroo. Si tu comida les gusta en casa, te aseguramos que los clientes estarán deseando probarla también en el local. Para dar un toque más emocional, acompaña los pedidos con una nota que contenga una frase positiva, o con un pequeño detalle personalizado que haga que tus clientes se sientan especiales.
  • Haz encuestas online. La mejor forma de conocer y saber lo que quieren tus clientes es preguntarle a ellos. Pequeñas encuesta de satisfacción vía mail o redes sociales te darán muchas pista para saber qué esperan tus clientes de ti.

 

Crea una carta de película

¿Quién no recuerda la primera (de las muchas) vez que vio el Titanic? ¿O esa banda sonora inconfundible de Harry Potter? Esas películas que tienen un significado que trasciende más allá del entretenimiento pueden ser tus grandes aliadas para provocar una sonrisa entre tus clientes. ¿Por qué no trasladarlas a tu carta?

Renombra tus platos con títulos de película conocidos, y dótales de una historia que explique la razón de esos títulos. De esta forma crearás un vínculo afectivo que reforzará la relación con tus clientes.

 

Conecta con los clientes

Si contar una historia no te parece suficiente, haz que tus clientes la vivan en primera persona.

¿Tu cocina es el secreto mejor guardado de tu restaurante? Enséñalo. Puedes abrir tu casa al público organizando un taller de cocina en el propio restaurante  en los que los propios clientes aprenden tus trucos (no todos, claro), incluso pueden hacerlo de la mano del chef, preparando un menú especial que luego podrán degustar.

Sabemos que cada bar es un mundo, pero seguro que hay varios consejos de esta lista que puedes aplicar en tu negocio, lo importante es querer implicarse con el cliente e intentar ofrecerle una experiencia distinta dentro de tu establecimiento. ¿Te apuntas?

 

 

Quizás también te interese