Consejos para llenar el bar

Las 7 cualidades del maître perfecto que debes tener en tu local

El maître es una figura de gran importancia en los restaurantes. Es el encargado de que todo funcione, de que los comensales estén a gusto en la sala y de decidir el orden y la forma de trabajar de los camareros. Por ello, te desgranamos en esta infografía interactiva las 7 cualidades que debe tener el maître perfecto.

¿Cuáles son las cualidades que tiene que tener un maître? La respuesta a esta pregunta puede variar mucho. Seguramente cada profesional tenga una característica por la que destaque. Algunos serán cercanos, otros detallistas, pero lo que es seguro es que todos tienen que tener unos atributos comunes, como la formalidad o el liderazgo. Igual que los jugadores del Real Madrid, el Barça o el Atleti deben reunir unos requisitos mínimos, debes exigirlos también para fichar al pichichi de los maîtres.

Este puesto de trabajo conlleva años de formación y mucha experiencia, por ello, contar con un buen maître que se ocupe de la sala de tu restaurante con profesionalidad es indispensable para el éxito de tu negocio. Si estás empezando o si estás pensando en incorporar esta figura a tu equipo, te damos algunas claves que tienes que tener en cuenta para la selección:

1. Conocimiento de gastronomía: no es el cocinero, pero sí el responsable de lo que sucede en la sala, por tanto, tiene que conocer la carta al dedillo.  Si se da el caso y le preguntan, debe ser capaz de asesorar a los comensales según los gustos que éstos le comuniquen. Además, junto con los camareros, es la persona que trata con los clientes cara a cara, sabrá cuándo un plato ha gustado y cuándo no para después poder comunicárselo al chef.

2. Resolutivo: cualquiera que haya trabajado en un restaurante sabe que no hay un guion establecido sobre lo que puede suceder. El maître tiene que intentar que todo salga de la manera más ordenada posible, así, si hay algún imprevisto éste podrá reaccionar para solucionarlo sin que nadie se moleste.

3. Liderazgo: un maître tiene a muchas personas a su cargo. Los camareros tienen que contar con un profesional que les guíe sobre las tareas que tienen que llevar a cabo y contar con su experiencia y autoridad. Si ponemos un símil futbolístico, el maître es el entrenador y los jugadores sus camareros, aunque la pelota no sería la comida.

4. Detallista: en cualquier puesto de trabajo ser detallista es un punto a favor de la persona, pero en un restaurante lo es más. Al tener que saber cuadrar horarios, número de clientes y el funcionamiento de la sala en general, el maître debe atender con especial mimo todos los elementos que forman parte de la gestión de su trabajo para que todo cuadre a la perfección.

5. Formal: el trabajo en un restaurante depende de muchas variantes, entre ellas el número de clientes que haya cada día y que no haya ningún imprevisto. Cuanto más formal y más en serio se tome su trabaje el maître, éste tendrá mejor capacidad de reacción para resolver los problemas que puedan surgir.

6. Control del estrés: saber gestionar emociones en el trabajo es una cualidad importante de todos los trabajadores. Saber controlar el estrés cuando trabajas en un restaurante es esencial. Pueden surgir miles de casuísticas que, si el maître las resuelve con profesionalidad, terminarán como una anécdota y no como un problema.

7. Empatía: todos hemos visto cómo a veces un comensal se enfada un poco más de lo que debe o, simplemente, no sabe comunicar su descontento. El encargado tiene que saber ponerse en su lugar para entender el porqué de su queja y para después poder solucionarla.

Elegir a la persona adecuada puede marcar la diferencia entre que tu trabajo tenga éxito o, todo lo contrario. Si le dedicas tiempo a buscar a un maître que cumpla las características que hemos destacado, podrás confiar en el nuevo miembro del equipo y centrarte en tus tareas sin interrupciones.

Quizás también te interese