Consejos para llenar el bar

La receta de la abuela: cómo dar un toque auténtico a tus platos

Todos hemos dicho alguna vez que la cocina de nuestra abuela es la mejor del mundo. Y todos tenemos razón. La gastronomía tradicional, las de las abuelas en concreto, tiene la capacidad de recordarnos momentos y situaciones de la infancia o de la vida en familia. Aunque también nos hace disfrutar enormemente de los alimentos y sus sabores.

Los avances en materia de alimentación, impulsados por una parte por una cultura cada vez más curiosa por descubrir sabores nuevos y por otra, por la globalización que nos permite probar alimentos de todas partes del mundo, han hecho que en ocasiones nos olvidemos de la comida más tradicional. Sin embargo, unas croquetas o una tortilla de patata pueden ser platos enormemente ricos si se cocinan bien, como las abuelas. En este post queremos hacer un homenaje a su gastronomía:  

  • Revisa las recetas familiares

Los recetarios pasan de generación en generación, lo que hace que formen parte de la cultura de los núcleos familiares. Aunque las indicaciones no suelen ser muy exhaustivas, sin duda, aportan información y consejos que harán que el plato que quieres preparar tenga un toque único. Pregunta a generaciones mayores si tienen un listado de los platos que han disfrutado a lo largo de su vida. Si la respuesta es que sí, tendrás la oportunidad de replicar cada cocinado. Si por lo contrario la respuesta es negativa, será un buen momento para que empieces uno con tus mejores creaciones.

  • La experiencia es un grado

Ver como cocinan las personas mayores es ver la experiencia en acción. Las cantidades de las recetas son indeterminadas y las medidas de los ingredientes se calculan a ojo. Esto es así porque la experiencia les ha permitido saber exactamente qué tienen que hacer en cada momento sin tener que consultar unas instrucciones. Con esto no queremos decir que hagas las recetas por inspiración, sin embargo, cuanto más las practiques más seguro estarás de lo que cocinas y podrás empezar a aportar tu toque a cada plato.

  • Los ingredientes que componen los platos

Deja el kimchi y la quinoa a un lado. La cocina tradicional está compuesta por ingredientes de toda la vida: ajo, aceite de oliva, legumbres, verduras… y así un largo listado de alimentos que forman parte de nuestra cultura. Además, en España podemos sacar pecho de disfrutar de la cocina mediterránea, que se caracteriza por ser rica en nutrientes y por sus beneficios para la salud de aquellos que la consumen.

El hecho de que estas recetas no incluyan ingredientes o especias exóticas, no quiere decir que no sean sabrosas, todo lo contrario, consiguen que cada sustancia potencie su sabor al máximo.

  • Los tiempos, they are a-changin

The times they are a-changin, lo decía Bob Dylan y ahora lo decimos nosotros. El tiempo que dedicamos a la cocina ahora, no es el mismo que se dedicaba antes. No obstante, como responsable de un negocio de restauración, dedicarle el tiempo que se merece a la elaboración de recetas es muy importante. La cocina de las abuelas es pausada y lenta, con horneados de horas y guisos que pueden tardar días en estar listos para comer. Así que, ármate de paciencia y dedícale momentos más amplios a las recetas.

  • De dónde venimos

En las frases más utilizadas para hablar de gastronomía tradicional está la ya mencionada “la receta de mi abuela es la mejor” y después, “en mi pueblo se cocina así”. Infórmate sobre las recetas regionales o haz memoria sobre cuáles son las que más te gustan. Los sabores de la tierra también forman parte de la tradición gastronómica de cada localidad, por lo que conocer qué se come ahí donde se encuentra tu restaurante será un punto a favor para tu local.

Estos son algunos consejos que creemos que harán que tu oferta gastronómica se acerque más a los sabores tradicionales. En cualquier caso, puede aportar tu visión en cada uno de los platos que elabores para que cada creación sea única e irrepetible, como la comida de nuestras abuelas.

Quizás también te interese