Consejos para llenar el bar

Día mundial de las legumbres: los 10 municipios de España donde debes probarlas

El 10 de febrero se celebra el día mundial de las legumbres, uno de los alimentos más nutritivos que hay. La Organización Mundial de la Salud dedica esta fecha a las legumbres por la multitud de beneficios que proporcionan a la salud, al medio ambiente y a la seguridad alimentaria.

Para los más “healthy” -incluyendo a los galácticos-, las legumbres son un producto que no puede faltar en su dieta. Algunas de sus cualidades más interesantes son: ayudan a reducir el colesterol y hacer frente a la diabetes; además, tienen la capacidad de fijar el nitrógeno del aire en el suelo, mejorando la fertilidad de las tierras de cultivo y contribuyendo a reducir el cambio climático. Imagina si son completas que han servido para acuñar una expresión tradicional. ¿O acaso nunca te han dicho, sobre todo las abuelas, que “te falta un cocido”?

Como ves, las legumbres esconden multitud de beneficios y, por suerte, en España podemos presumir de su calidad en muchas zonas del país. Numerosas legumbres españolas cuentan con la Indicación Geográfica Protegida (IGP), que garantiza la calidad del producto y su proceso de elaboración. A continuación, elaboramos un ranking de los 10 municipios que tienen las mejores legumbres del país:

1. Asturias, la región de la fabada por excelencia

La fabada asturiana es conocida por ser la mejor fabada del mundo y su secreto está precisamente en la calidad de las Fabes de Asturias. Se caracterizan por ser judías secas, de color blanco cremoso, con forma arriñonada, aplanada y con una longitud mínima de 18mm. Las “auténticas” fabes son de la variedad tradicional “Granja Asturiana” y se mantienen enteras tras la cocción. Aunque la preparación tradicional de fabada asturiana requiere horas de cocción a fuego lento, no te preocupes, si no dispones de tanto tiempo, también hay recetas para elaborarlas en solo 20 minutos. Eso sí, hace falta una olla exprés. 

Fuente: Pinterest

2. Los garbanzos de Fuentesaúco, en Zamora

Fuentealbilla tiene a Iniesta y Fuentesaúco, garbanzos. Los garbanzos de Fuentesaúco se cultivan en 22 municipios al sur de la provincia zamorana.  Son conocidos por tener un tamaño medio-grande y cuentan con un pico curvo pronunciado. Una vez cocidos, se caracterizan por mantener la piel adherida y el interior mantiene una textura mantecosa, no harinosa. Además, se integran perfectamente en todo tipo de recetas, ya sean marineras, con carne o con verduras.

Fuente: Goya

3. Los judiones de El Barco de Ávila

Las judías del Barco de Ávila son conocidas por su cantidad de variedades: arrocina, blanca redonda, blanca riñón, judión, morada larga y morada redonda. Se cultivan en la Sierra de Gredos y, gracias a la calidad del suelo y la climatología de la zona, presumen de tener unas características únicas entre la familia de las leguminosas.

Fuente: CanalCocina

4. Las lentejas de la Armuña, en la provincia de Salamanca

Las lentejas de la Armuña se producen en toda la comarca, constituida por 38 municipios al noroeste de la provincia de Salamanca. El clima de la Armuña, marcado por los inviernos largos y fríos, veranos cortos y con escasas precipitaciones, brinda a estas lentejas unas cualidades exclusivas. Se caracterizan por su color verde claro (sí, hay lentejas verdes), tienen un tamaño de hasta 9mm de diámetro y son una de las opciones preferidas de la zona para cocinar las tradicionales lentejas con chorizo.

Fuente: Hola

5. Las alubias de La Bañeza en León

Los leoneses, además de a la Cultural, tienen una importantísima cantidad de legumbres. La Alubia de la Bañeza cuenta con cuatro variedades locales denominadas canela, plancheta, riñón y pinta. Se producen en la comarca agraria de La Bañeza, en la que se encuentran 98 municipios de la provincia leonesa. Al igual que otras legumbres de Castilla y León, cuentan con unas características únicas gracias al clima y la calidad del suelo. Te recomendamos probar las tradicionales alubias con codorniz.

Fuente: Legumbres Luengo

6. La lenteja Pardina de la Tierra de Campos

El cultivo de las lentejas de la Tierra de Campos se extiende por varios municipios a lo largo de las provincias de Palencia, León, Valladolid y Zamora. Se caracteriza por su color marrón o pardo, de ahí la denominación de lenteja “pardina”. Son lentejas pequeñas, de piel suave que se mantiene adherida durante la cocción y de grosor fino. Gracias a su textura blanda y mantecosa, es una de las lentejas preferidas para las recetas frescas y ligeras.

Fuente: Lenteja Pardina Casilda

7. Las fabas de Lourenzá, en la provincia de Lugo

La Faba de Lourenzá se cultiva en el territorio costero de la provincia de Lugo a lo largo de 15 municipios. Tradicionalmente conocida como “faba galaica”, es una judía de color blanco que se caracteriza por su gran tamaño. Gracias a su escasa proporción de piel se consigue que, al final de la cocción, los granos queden enteros y completos. Acorde con la gastronomía de la región, es una de las judías más utilizadas para guisos marineros.

Fuente: Directo al Paladar

8. La Mongeta del Ganxet, en la provincia de Barcelona

La Denominación de Origen Protegida “Mongeta del Ganxet” ampara a las judías de la variedad autóctona “ganxet”. Son cultivadas en varios municipios de las comarcas catalanas del Vallès Occidental y Oriental, el Maresme y la Selva. Se caracterizan por su textura brillante, aplanada y muy arriñonada, de ahí la denominación “ganxet”, que significa pequeño gancho en catalán. Tienen una piel muy fina y un sabor suave, cocinadas tradicionalmente con butifarra.

Fuente: DePlatEnPlat

9. Los Fesols de Santa Pau, en la provincia de Gerona

Estas judías, conocidas por ser Denominación de Origen Protegida, se cultivan principalmente en el municipio de Santa Pau y otros seis municipios de la comarca catalana de Garrotxa. La producción de las judías se caracteriza por realizarse exclusivamente en los suelos de naturaleza volcánica de la zona y cuentan con unas técnicas de producción únicas que las hacen merecedoras del reconocimiento de su calidad.

Fuente: ChupChupCup.

10. Los garbanzos de Escacena del Campo, en Huelva

El Garbanzo de Escacena es característico por cultivarse en 10 municipios entre las provincias andaluzas de Huelva y Sevilla. Es un garbanzo de tipo lechoso, de color blanco amarillento, con una forma alargada y un calibre mínimo de 8mm. Poseen irregularidades en su superficie y cuentan con una piel blanda y fina, adherida al grano después de la cocción. Son popularmente conocidos por emplearse para guisos con verduras y potajes.

Fuente: Recetas Gratis

Las legumbres, reconocidas internacionalmente por sus beneficios nutricionales y medioambientales, son una de las joyas de la gastronomía española. Para seguir una dieta equilibrada, la Fundación Española de Nutrición recomienda consumir entre 3 y 4 raciones a la semana. Tenemos la suerte la suerte de contar con unas legumbres nacionales con garantías de calidad y denominaciones de origen. Por tanto, te recomendamos incorporarlas en tu cocina para descubrir su aporte nutricional y darle un nuevo sabor a tus recetas.

Quizás también te interese