Consejos para llenar el bar

Del pueblo a la city: el salto de los negocios de hostelería locales

La riqueza culinaria de España es una gran oportunidad para impulsar restaurantes tradicionales a nivel nacional. Aunque cada vez están más de moda los locales de cocina vanguardista y minimalista, no hay que olvidar que el origen de todo ello sigue siendo la gastronomía local, generalmente arraigada en las zonas rurales de España. ¿Quién no recuerda con cariño los guisos de su abuela, que inevitablemente evocan a la infancia? ¿O ese plato típico que solo disfrutas cuando visitas el pueblo?

La tradición gastronómica es una de las joyas de nuestra cultura que debemos evitar perder. Por eso, ver que el restaurante que conoces de toda la vida se expande a grandes ciudades para impregnarlas del sabor de lo tradicional genera una inmensa satisfacción. Más o menos como cuando un equipo de Segunda vence a uno de los grandes líderes.

En este post te contamos algunos casos de éxito, ‘Alcorconazos’ de locales rurales que han triunfado también en grandes ciudades. Algunos de ello incluso se han atrevido a cruzar fronteras y se han proclamado como embajadores de la gastronomía local fuera de nuestro país.

Abuela Maragata

Especializado en cocido maragato, el Restaurante Castrillo, ubicado en la Plaza Mayor de León, se ha instalado en Madrid bajo el nombre de Abuela Maragata. Concretamente en el barrio de La Concepción. Su objetivo es exportar la marca León por España ya que todos sus productos provienen exclusivamente de la provincia. Además del cocido, también ofrece embutidos, quesos, raciones tradicionales, vinos y dulces leoneses. El local cuenta en la actualidad con servicio de comida a domicilio, así como de recogida en el establecimiento.

Foto: Google

Asador de Aranda

La Ribera del Duero es conocida por sus vinos y por el cordero lechal. Precisamente, el lechazo asado en horno de barro, es el producto estrella del Asador de Aranda, que nació en la capital ribereña y se ha expandido por España y en el extranjero. La torta de pan de aceite de oliva, la morcilla de arroz o la ensalada del asador también forman parte de su oferta. Actualmente, el grupo tiene cinco restaurantes en Madrid, tres en Barcelona y uno en Oviedo, Valladolid, Zaragoza, Valencia, Sevilla, Riyadh y Dubai, además de los dos locales con los que cuenta en los alrededores de Aranda de Duero.

Foto: Asador de Aranda

NaDo

Con un marcado estilo atlántico, resaltando la tradicional identidad marinera de la zona, NaDo nació en La Coruña hace un año y medio. Después de un crecimiento notable en tan corto espacio de tiempo ha decidido probar fortuna en Madrid. La finalidad de este restaurante es dar a conocer el producto gallego de interior y compartir la gastronomía de Galicia menos conocida. No obstante, los pescados y mariscos de la costa coruñesa tienen un papel fundamental en la carta.

Foto: Facebook

D´Platos Deleite

El tapeo es una seña de identidad de Granada, casi a la altura de La Alhambra, Sierra Nevada o El Albaicín. En la ciudad nazarí, Óscar Moreno y Sonia Gutiérrez abrieron en 2011 un local llamado D´Platos Deleite, especializado en tapas gourmet. Convertido en un restaurante temático de la provincia granadina, ha tenido un crecimiento meteórico que le ha llevado a desembarcar en Madrid. Concretamente, en la calle Eloy Gonzalo, donde ha abierto un local de 250 metros cuadrados.

Foto: Facebook

Carús

Paco Fernández Ampudia estuvo durante tres décadas ofreciendo comidas a locales y visitantes veraniegos en la localidad asturiana de Colunga. En 2015 decidió venir a Madrid para continuar produciendo sus recetas, que son una delicia para los amantes de la comida del Principado. El pote asturiano, las fabes con andarica, las fabes con almejas, los huevos estrapallaos, el bacalao Carús, el pegollu de merluza a la plancha, la crema de Andarica o la tabla de quesos asturianos forman parte de su repertorio.

Foto: Facebook

El Tinterillo de Málaga

Málaga es mundialmente conocida por Pablo Picasso, por Antonio Banderas, por sus playas y por sus espetos. En la Playa del Dedo, en la zona oeste de la capital costasoleña, tiene gran solera el macrochiringuito El Tintero, en el que los camareros te ofrecen a gritos sus platos. Los de espetos de sardinas suelen ser, precisamente, los más demandados. El amplio repertorio de frituras y mariscos se subasta los fines de semana, mientras que a diario se pide a la carta.

Recientemente, los dueños de este local han decidido abrir un local en pleno centro de Madrid, en la carrera de San Jerónimo, para trasladar los boquerones, los chopitos, los calamares o las navajas a la capital. Andalucía en estado puro.

Foto: Guía de Ocio

Julián de Tolosa

La cocina vasca tiene una gran presencia en todo el mundo y Madrid no es una excepción a la norma. En los años 50, el restaurante Casa Julián de Tolosa (Guipúzcoa) se convirtió en un referente internacional de carne a la parrilla, obteniendo el reconocimiento a mejor chuletón del mundo, según Forbes.

En los años 80 los dueños decidieron dar el salto a la capital, donde cuentan con un local en la Cava Baja y otro en la calle Ibiza. Las clásicas alubias rojas de Tolosa, la merluza romana, el chuletón de buey y el queso Idiazábal no faltan en su menú.

Foto: Casa Julián de Tolosa

La cocina rural también sigue teniendo un importante hueco en las grandes ciudades y capitales españolas, en las que convive un público muy diverso que alterna los locales más rompedores con aquellos que respiran tradición y buen hacer. La clave del éxito de este tipo de restaurantes que deciden ampliar su presencia es no perder nunca la esencia de la tradición que les hace ser especiales.

Quizás también te interese