Consejos para llenar el bar

Cómo mejorar la accesibilidad en tu bar o restaurante

Los locales de restauración son lugares en los que se reúnen personas para compartir tiempo de ocio. Por eso es importante que sean totalmente accesibles y que estén habilitados para aquellas personas que tengan algún tipo de discapacidad física. A continuación, te contamos cómo convertir tu bar en un lugar 100% accesible.

En España, los bares y los restaurantes son lugares de encuentro y forman parte de nuestra cultura social. Garantizar la accesibilidad de tu local no solo puede tener un impacto positivo para tu negocio, sino que es una forma de apostar por la inclusión de todas las personas. En España hay 3,8 millones de hombres y mujeres con alguna discapacidad, lo que supone casi el 9% de la población según el INE. Además, los grupos de edad avanzada van ganando cada vez más espacio en la pirámide poblacional y, en este sentido, los lugares adaptados a personas de movilidad reducida serán, en un futuro cercano, una de las principales necesidades tanto en el sector de la hostelería como en todos los demás.

Para convertir tu local en un espacio accesible e inclusivo es importante tener en cuenta factores como las normativas sobre accesibilidad que existen a nivel nacional, autonómico y local, así como el mobiliario o las posibles barreras arquitectónicas de tu bar. El proyecto Hostelería Accesible, impulsado por ONCE y su fundación, y en colaboración con Hostelería de España, recoge los establecimientos de restauración que se adaptan a las necesidades de accesibilidad y destaca toda la información relativa a las características del local.

Si ahora también estás pensando en cómo mejorar la accesibilidad de tu negocio, a continuación, te adelantamos cuáles son los cuatro puntos clave para acondicionarlo:

El acceso al interior de tu local

La forma de entrada a tu local es determinante para todo usuario de silla de ruedas. Lo ideal es que la entrada se encuentre al mismo nivel que la zona de la vía pública. Cuando la entrada al local se tenga que realizar a través de una rampa, también debes tener en cuenta las dimensiones necesarias: un ancho mínimo de 1,20 metros, y una pendiente máxima del 10%. Te recomendamos además consultar las normativas de tu Comunidad Autónoma, ya que en algunos casos pueden ser más o menos restrictivas con estas medidas generales.

Si las características de tu local no permiten instalar una rampa, también existen alternativas portátiles con materiales ligeros para poner y quitar una rampa cuando sea necesario. Y, cuando no existe alternativa, las plataformas elevadoras y salva-escaleras, así como los ascensores, siempre son una solución que garantiza plenas condiciones de accesibilidad.

El tránsito dentro de tu establecimiento

La superficie y la distribución de tu local también es fundamental para garantizar un tránsito accesible. Es recomendable tener suelo antideslizante, ya que facilita la movilidad y evita posibles caídas. Igualmente, el espacio ideal para personas con movilidad reducida e invidentes no debe tener obstáculos que impidan circular.

También es importante tener en cuenta una anchura mínima de las puertas de entre 80-90 cm, preferiblemente abatibles hacia el exterior o correderas. Así como las medidas de las mesas para las personas con silla de ruedas, de tal forma que tengan con unos 70 cm de distancia, tanto entre las patas como de altura.

La adaptación de los aseos

Los aseos adaptados a personas con movilidad reducida son cada vez más comunes en los establecimientos de restauración. Pero si tu local todavía no cuenta con un aseo accesible, debes tener en cuenta algunas características especiales, como la altura del lavabo, de un máximo de 85cm, y preferiblemente con grifo automático. Igualmente, no olvides que la altura del asiento del WC oscila entre los 45-50cm y las barras de seguridad son imprescindibles para facilitar el acceso y la movilidad en el baño.

Adaptar tu carta a personas con discapacidad visual

También es importante que todos los usuarios puedan acceder a la carta de tu establecimiento, incluidas las personas con discapacidad visual. Cada vez son más las alternativas para acceder a los menús de los restaurantes. Por ejemplo, los códigos QR, permiten a cada usuario acceder individualmente a la carta a través de su smartphone. Pero, además, todos los establecimientos de hostelería pueden solicitar de forma gratuita la traducción de sus cartas a braille a través de la ONCE, así de sencillo.

La accesibilidad, además de ser una forma de inclusión social, también es signo de calidad. Entre los requisitos del Instituto para la Calidad Turística Española (ICTE) para otorgar la certificación de calidad, uno de ellos es el acondicionamiento de los locales para personas con discapacidad. Por lo tanto, ahora que ya sabes las claves básicas para mejorar la accesibilidad de tus comensales y tener un establecimiento totalmente de calidad, solo queda ponerlo en marcha.

Quizás también te interese