En La Barra hablamos de

semana santa

Llega una de las fechas más esperadas del año para muchos. Y no, no es la final de la Champions o de la Copa del Rey. Es la Semana Santa. Cuatro días festivos que para algunos se transforman en una semana completa, y que por supuesto, aprovechan para sus planes de ocio. Y es que la Semana Santa va de procesiones y mucho más: salir a tomar el aperitivo, viajar u organizar quedadas entre amigos en bares y restaurantes son planes habituales en esta época. Por lo tanto, tu negocio tiene en la Semana Santa una nueva oportunidad para llenar barra y salones. Pero, para eso, debes diferenciarte de tu competencia. Una opción es tematizar tu menú. Porque la gastronomía española cuenta con una serie de platos típicos de estas fechas que deben formar parte de tu oferta si quieres captar la atención de clientes potenciales y recurrentes. En Semana Santa, tarjeta amarilla a la carne La cocina ligada a Semana Santa cuenta con una peculiaridad que marca muchos de sus platos: la prohibición de consumir carne los viernes de Cuaresma. Aunque esta es una tradición religiosa, ha influido en la gastronomía a lo largo de los años. La ausencia de carne en el menú ha elevado la importancia de otros productos como las legumbres, el pescado o los dulces. Ya sabemos que los futbolistas tienen una dieta muy estricta, pero estamos de vacaciones en Semana Santa… Y si algo bueno tenemos en España, además del fútbol, es la materia prima. Por eso es recomendable que dediques un día a preparar tu menú de Semana Santa, combinando tradición y vanguardia para llegar tanto a tus clientes más clásicos como al público joven. A continuación te mostramos nuestro 11 titular para estas fechas. 1. Potaje de Vigilia  Es uno de los grandes clásicos de Semana Santa. Debido a la eliminación de la carne en la dieta durante los viernes de Cuaresma, la necesidad de ingerir otros alimentos que nos proporcionen la energía en su lugar. Este potaje se elabora con garbanzos, bacalao en salazón, espinacas y huevo cocido. El típico guiso cocinado a fuego lento que, maridado con un buen vino, será motivo más que suficiente para que tus clientes te visiten. Foto: 20minutos 2. Potaje viudas Otro de los platos que más se asocian con la Semana Santa es este guiso de patatas que, además, tiene la ventaja de que es muy fácil de hacer. El nombre de “patatas viudas” se debe a que no se acompaña de carne, como es habitual en guisos de patatas. Para elaborarlo solo necesitas patatas, cebolla, pimiento, ajo, laurel, aceite y, sobre todo, tiempo y mimo para cocinarlo. Éxito asegurado. Foto: La cocina de Alimerka 3. Sopa de Ajo Aunque este plato es habitual durante todo el año en las regiones castellanas, gana popularidad en el resto del país en Semana Santa. Parte de su celebridad se debe a que es muy barato de hacer, pues únicamente se elabora con pan, ajo, aceite, pimentón y huevo. Un consejo: escalfa el huevo justo antes de servirla en la propia sopa. Foto: Cocina Delirante 4. Porrusalda Este plato de cuchara es similar a las patatas viudas, solo que se le añade puerro. Para completarlo puedes añadirle bacalao. Esta receta es originaria del País Vasco, donde se comenzó a consumir durante el austero periodo de Cuaresma. Para degustar este plato en toda su esencia, lo mejor es dejar que se cueza la patata hasta que prácticamente se deshaga. Foto: El Español 5. Arroz con Bacalao La sobriedad simboliza los platos de Semana Santa, época en el que tradicionalmente era común realizar periodos de ayuno. El arroz con bacalao es uno de los platos típicos porque cuenta con dos ingredientes muy sencillos y con gran aporte calórico. Sin embargo, siéntete libre de innovar y crear tu propia versión. Foto: AMC 6. Buñuelos de pescado Suelen elaborarse con bacalao, aunque no queremos monopolizar nuestro 11 titular con este pescado. Para innovar en un plato tan tradicional como este, te proponemos rellenarlos de langostinos y manzana, para darle un toque sorpresa que apasionará a tus clientes. Acompáñalos de una salsa de tomate o una salsa verde (según si eres del Sevilla o del Betis), que le aportará una pincelada de color muy interesante. 7. Hornazo El hornazo es otro de esos platos característicos de Semana Santa que ha ido ganando fama a nivel nacional, pero cuyo origen se remonta a regiones como Salamanca o Jaén, donde se elabora salado y dulce respectivamente. La ventaja del hornazo es que puedes ser creativo a la hora de rellenarlo. Si sigues una línea más tradicional, opta por un relleno de picadillo, chorizo o jamón (o verduras y pescado para los más adeptos a la prohibición de carne de los viernes). Si, por el contrario, quieres probar cosas nuevas, te proponemos rellenos como buey de mar, sardinas con tomate o espinacas y queso. Foto: Cuchillo y tenedor 8. Pimientos rellenos de salmón, gambas y setas Un plato muy tradicional con un giro más actual. Los pimientos rellenos suelen ser muy recurrentes en los menús. Por ello, si quieres destacar necesitas una idea original que tus clientes solo puedan degustar en tu negocio. Te proponemos un relleno de salmón marinado, gambas y setas, que puedes acompañar por una salsa de queso suave con nueces. Otra idea es gratinarlo con un poco de mayonesa en vez de queso. Foto: Youtube 9. Torrijas El dulce que no puede faltar en esta época son las torrijas. Es, también, uno de los más versionados. Cada maestrillo tiene su librillo, y cada chef decide elaborarlas a su estilo. Así, la receta original de las torrijas ha derivado hasta variedades como torrijas de vino, en escabeche de frambuesa o la torrija de mermelada de limón, entre otras. Imaginación al poder. 10. Pestiños Es otro de los dulces típicos de Semana Santa. Tan típico que cuesta encontrarlo en otra época. Su elaboración es sencilla: una masa a base de harina, aceite de oliva para freírlos y miel para bañarlos. En este postre recomendamos ceñirse a la tradición, pues es un gran clásico de la gastronomía española que poco a poco se va perdiendo, y que únicamente recuperamos en épocas como esta. Foto: Cocina a buenas horas 11. Mona de Pascua Característico sobre todo de la región este de la península (Cataluña, Valencia, Castilla La Mancha, Murcia, etc.), hoy en día es un regalo con el que los padrinos obsequian a sus ahijados. La Mona de Pascua es el postre que marca el fin de la Cuaresma y, por tanto, de la Semana Santa. Aunque hoy en día su ingrediente principal es el chocolate, la mona tradicional era un bizcocho similar al roscón de Reyes decorado con huevos. Sin embargo, en el siglo XIX los pasteleros empezaron a sustituir los huevos de gallina por otros de chocolate, tradición que ha ido evolucionando hasta nuestros días, en los que podemos encontrar figuras de chocolate tan originales como esta de Messi, personaje elegido en 2010 para la tradicional mona a tamaño natural que cada año elabora el maestro pastelero Ramón Prats en Lleida. Foto: Eldiario24 Semana Santa es una época de tradiciones, pero ello no significa que no puedas innovar. Ofrecer algo diferente del resto de bares y restaurantes es clave para que tus clientes se decanten por tu establecimiento. Además, puedes aprovechar las redes sociales para anunciar tu menú especial de Semana Santa, e incluso para interactuar con ellos.

Llega una de las fechas más esperadas del año para muchos. Y no, no es la final de la Champions o de la Copa del Rey. Es la Semana Santa. Cuatro días festivos que para algunos se transforman en una semana completa, y que por supuesto, aprovechan para sus planes de ocio. Y es que la Semana Santa va de procesiones y mucho más: salir a tomar el aperitivo, viajar u organizar quedadas entre amigos en bares y restaurantes son planes habituales en esta época. Por lo tanto, tu negocio tiene en la Semana Santa una nueva oportunidad para llenar barra y salones. Pero, para eso, debes diferenciarte de tu competencia. Una opción es tematizar tu menú. Porque la gastronomía española cuenta con una serie de platos típicos de estas fechas que deben formar parte de tu oferta si quieres captar la atención de clientes potenciales y recurrentes. En Semana Santa, tarjeta amarilla a la carne La cocina ligada a Semana Santa cuenta con una peculiaridad que marca muchos de sus platos: la prohibición de consumir carne los viernes de Cuaresma. Aunque esta es una tradición religiosa, ha influido en la gastronomía a lo largo de los años. La ausencia de carne en el menú ha elevado la importancia de otros productos como las legumbres, el pescado o los dulces. Ya sabemos que los futbolistas tienen una dieta muy estricta, pero estamos de vacaciones en Semana Santa… Y si algo bueno tenemos en España, además del fútbol, es la materia prima. Por eso es recomendable que dediques un día a preparar tu menú de Semana Santa, combinando tradición y vanguardia para llegar tanto a tus clientes más clásicos como al público joven. A continuación te mostramos nuestro 11 titular para estas fechas. 1. Potaje de Vigilia  Es uno de los grandes clásicos de Semana Santa. Debido a la eliminación de la carne en la dieta durante los viernes de Cuaresma, la necesidad de ingerir otros alimentos que nos proporcionen la energía en su lugar. Este potaje se elabora con garbanzos, bacalao en salazón, espinacas y huevo cocido. El típico guiso cocinado a fuego lento que, maridado con un buen vino, será motivo más que suficiente para que tus clientes te visiten. Foto: 20minutos 2. Potaje viudas Otro de los platos que más se asocian con la Semana Santa es este guiso de patatas que, además, tiene la ventaja de que es muy fácil de hacer. El nombre de “patatas viudas” se debe a que no se acompaña de carne, como es habitual en guisos de patatas. Para elaborarlo solo necesitas patatas, cebolla, pimiento, ajo, laurel, aceite y, sobre todo, tiempo y mimo para cocinarlo. Éxito asegurado. Foto: La cocina de Alimerka 3. Sopa de Ajo Aunque este plato es habitual durante todo el año en las regiones castellanas, gana popularidad en el resto del país en Semana Santa. Parte de su celebridad se debe a que es muy barato de hacer, pues únicamente se elabora con pan, ajo, aceite, pimentón y huevo. Un consejo: escalfa el huevo justo antes de servirla en la propia sopa. Foto: Cocina Delirante 4. Porrusalda Este plato de cuchara es similar a las patatas viudas, solo que se le añade puerro. Para completarlo puedes añadirle bacalao. Esta receta es originaria del País Vasco, donde se comenzó a consumir durante el austero periodo de Cuaresma. Para degustar este plato en toda su esencia, lo mejor es dejar que se cueza la patata hasta que prácticamente se deshaga. Foto: El Español 5. Arroz con Bacalao La sobriedad simboliza los platos de Semana Santa, época en el que tradicionalmente era común realizar periodos de ayuno. El arroz con bacalao es uno de los platos típicos porque cuenta con dos ingredientes muy sencillos y con gran aporte calórico. Sin embargo, siéntete libre de innovar y crear tu propia versión. Foto: AMC 6. Buñuelos de pescado Suelen elaborarse con bacalao, aunque no queremos monopolizar nuestro 11 titular con este pescado. Para innovar en un plato tan tradicional como este, te proponemos rellenarlos de langostinos y manzana, para darle un toque sorpresa que apasionará a tus clientes. Acompáñalos de una salsa de tomate o una salsa verde (según si eres del Sevilla o del Betis), que le aportará una pincelada de color muy interesante. 7. Hornazo El hornazo es otro de esos platos característicos de Semana Santa que ha ido ganando fama a nivel nacional, pero cuyo origen se remonta a regiones como Salamanca o Jaén, donde se elabora salado y dulce respectivamente. La ventaja del hornazo es que puedes ser creativo a la hora de rellenarlo. Si sigues una línea más tradicional, opta por un relleno de picadillo, chorizo o jamón (o verduras y pescado para los más adeptos a la prohibición de carne de los viernes). Si, por el contrario, quieres probar cosas nuevas, te proponemos rellenos como buey de mar, sardinas con tomate o espinacas y queso. Foto: Cuchillo y tenedor 8. Pimientos rellenos de salmón, gambas y setas Un plato muy tradicional con un giro más actual. Los pimientos rellenos suelen ser muy recurrentes en los menús. Por ello, si quieres destacar necesitas una idea original que tus clientes solo puedan degustar en tu negocio. Te proponemos un relleno de salmón marinado, gambas y setas, que puedes acompañar por una salsa de queso suave con nueces. Otra idea es gratinarlo con un poco de mayonesa en vez de queso. Foto: Youtube 9. Torrijas El dulce que no puede faltar en esta época son las torrijas. Es, también, uno de los más versionados. Cada maestrillo tiene su librillo, y cada chef decide elaborarlas a su estilo. Así, la receta original de las torrijas ha derivado hasta variedades como torrijas de vino, en escabeche de frambuesa o la torrija de mermelada de limón, entre otras. Imaginación al poder. 10. Pestiños Es otro de los dulces típicos de Semana Santa. Tan típico que cuesta encontrarlo en otra época. Su elaboración es sencilla: una masa a base de harina, aceite de oliva para freírlos y miel para bañarlos. En este postre recomendamos ceñirse a la tradición, pues es un gran clásico de la gastronomía española que poco a poco se va perdiendo, y que únicamente recuperamos en épocas como esta. Foto: Cocina a buenas horas 11. Mona de Pascua Característico sobre todo de la región este de la península (Cataluña, Valencia, Castilla La Mancha, Murcia, etc.), hoy en día es un regalo con el que los padrinos obsequian a sus ahijados. La Mona de Pascua es el postre que marca el fin de la Cuaresma y, por tanto, de la Semana Santa. Aunque hoy en día su ingrediente principal es el chocolate, la mona tradicional era un bizcocho similar al roscón de Reyes decorado con huevos. Sin embargo, en el siglo XIX los pasteleros empezaron a sustituir los huevos de gallina por otros de chocolate, tradición que ha ido evolucionando hasta nuestros días, en los que podemos encontrar figuras de chocolate tan originales como esta de Messi, personaje elegido en 2010 para la tradicional mona a tamaño natural que cada año elabora el maestro pastelero Ramón Prats en Lleida. Foto: Eldiario24 Semana Santa es una época de tradiciones, pero ello no significa que no puedas innovar. Ofrecer algo diferente del resto de bares y restaurantes es clave para que tus clientes se decanten por tu establecimiento. Además, puedes aprovechar las redes sociales para anunciar tu menú especial de Semana Santa, e incluso para interactuar con ellos.