En La Barra hablamos de

pantalla

De acuerdo, el bar de Paco tiene los banderines del Salamanca de todas las temporadas, el de Jose una foto firmada de Pandiani y el de la esquina de tu casa un futbolín como está mandado, con monigotes con las dos piernas y barras metálicas. No te quitamos razón, pero… ¿a que si pusiesen un banderín del Breogán, una foto de Iturriaga y una canasta del Alcampo no serían bares de baloncesto? Pues eso, que son bares donde el fútbol se ve muy a gusto, donde siempre encuentras a alguien con quien comentar el olfato goleador de Mascherano o donde has pasado algunos de los mejores momentos viendo a tu equipo, pero bares futboleros, del todo, no son. Y es que las comparaciones son odiosas, pero a lo largo y ancho del mundo hay algunos dueños de bares que han decidido que los suyos rezumen fútbol por las cuatro paredes. En #LoVemosEnElBar nos hemos puesto en plan Xabier Azkargorta -o Bora Milutinovic, como prefieras-  y nos hemos dado una vuelta por el planeta buscando la esencia del balompié sin importarnos lo lejos que esté el país. Estos son nuestros 4 bares 100% futboleros favoritos: Sinnotts, Dublín Al fútbol en este bar le pasa lo que le sucedía a Zigic con Munitis, que tenían que compartir protagonismo para triunfar. En este caso, con el rugby. Típica y auténtica taberna irlandesa (¡abierta desde 1840!) donde cada partido es una fiesta, especialmente cuando juega su selección -la del balón redondo o la del balón oval-. Y si no juega el combinado nacional, no te preocupes: la Premier se sigue con devoción. Todo el que ha estado dice que seguir allí un partido es algo único, pero si por lo que sea en vez de poner el partido de tu equipo están con el Doncaster- Rotherham de League One o con el Finn Harps-Limerick de la liga local, no te preocupes, tienen 14 pantallas y seguro que si miras a otro lado encuentras lo que buscas. Fuente: Facebook Sinnotts Y como recurso de última hora, si en el Sinnotts no hay suerte, prueba en el DTwo. Por si sus 20 pantallas o sus asientos estilo estadio de fútbol no fuesen razón suficiente, una imagen vale más que mil palabras: Fuente: Dtwo El Banderín, Buenos Aires En pocos lugares se vive la pasión del fútbol como en Argentina. Lo que ocurre en el campo, con aficionados animando y saltando durante todo el partido, tiene su reflejo en los bares, con auténticos locales-museo donde el verdadero protagonista es el fútbol. Pero si tuviésemos que elegir uno, sin duda nos quedaríamos con el bonaerense El Banderín. Fundado en 1929, su dueño comenzó coleccionando banderines de River Plate y… acabó así: Fuentes: Pinterest Una visita indispensable si estás en Buenos Aires. Ver un partido entre esas cuatro paredes, con la camiseta de Caniggia firmada como testigo, banderines de equipos de todo el mundo a tu alrededor y escuchando a Víctor Hugo Morales no tiene precio si te gusta el fútbol. También se comenta que su café es espectacular, aunque ya sabemos que a los futboleros les suelen gustar más las bebidas con cebada.   São Cristovão Bar e Restaurante, Sao Paulo No salimos de Sudamérica y viajamos hasta la cuna del Pentacampeão do Mundo, Brasil, cuna de Pelé, Mané Garrincha, “El fenómeno” Ronaldo, “El Doctor” Sócrates, Jairzinho o Romario, pero también de Claudemir Vitor, Douglas, Rochemback, Renaldo o Marol Brandao (famoso por acertar una Quiniela cuando jugaba en el Valladolid), que de todo tiene que haber. En Sao Paulo, más concretamente en Vila Madalena, se ubica el São Cristovão, una oda al fútbol con forma de restaurante. Haya partido o no, la visita es obligada. Todo lo que tenga que ver con el balompié tiene cabida en sus paredes: cuadros, fotos, bufandas, banderines, camisetas… Recuerdos de los equipos locales pero también de otros internacionales tan “exóticos” -futbolísticamente hablando- como el Brann noruego, el Budapest Honvéd o la selección de Angola. Fuente: Facebook São Cristovão 442 Soccer Bar, Portland Un oasis en el desierto. Esta sería la mejor definición del 442 Soccer Bar, un bar futbolero en un país donde el béisbol, el fútbol americano o el hockey sobre hielo acaparan gran parte de la afición y la atención deportiva. Por eso tiene más mérito todavía regentar un local de este tipo en Oregón. La iniciativa fue de Muhamed Mujcic-Mufko, un bosnio que vio cómo su selección se clasificaba por primera vez para el Mundial de 2014. Cuatro años antes abrió su bar, repleto ahora de camisetas y banderas de clubes de todo el mundo: Tottenham, Everton, Inter, Arsenal, Barcelona, Bayern… Y, por supuesto, referencias a su selección y a alguna de sus estrellas, como Pjanic o Spahic (los aficionados del Sevilla seguro que recuerdan alguno de sus despejes y sus rivales probablemente guarden todavía alguna marca en sus espinillas). Fuente: Portland Monthly

El Dépor-Celta es ‘O Noso Derbi’, el duelo gallego por excelencia, el día D para celestes y blanquiazules, ese que tienen marcado en rojo desde el principio de la temporada. Son partidos reñidos y disputados, donde fútbol y tensión comparten rectángulo de juego en Balaídos o Riazor, el mismo terreno en el que Fran o Karpin dejaron sobrada muestra de su clase, campos en los que llegaron a enfrentarse incluso hermanos (Patxi y Julio Salinas) y en los que se vio la colleja más famosa de Galicia, la de Djalminha al primer y único “Zar” de Vigo, Mostovoi. Son también partidos para disfrutar rodeado de futboleros y amigos, en un ambiente agradable donde dar rienda suelta a toda la pasión que el fútbol genera. En #LoVemosEnElBar encontramos el sitio perfecto en A Coruña, el Café Bar Mosquera (Av. De Oza, 250). Allí nos recibió Miguel Mosquera -ataviado con la camiseta del Dépor como está mandado para los grandes partidos- quien nos contó un poco más sobre este bar: “Lo abrieron mis padres hace 30 años. Nosotros somos parte del barrio ya. Hay un ambiente muy familiar, nos gusta que la gente se sienta como en casa”. Él mejor que nadie puede dar cuenta de todos los derbis vividos en el Mosquera: “Yo llevo aquí desde que tengo un año y medio, toda la vida”. Por esta misma razón, Miguel sabe que el fútbol “es un acompañamiento de lo nuestro. Poder ver los partidos, echarte unas risas, disfrutar con la gente y además picar algo”. Añade que retransmitiendo los partidos “haces más caja, tienes más gente, más ambiente… Además la gente de fuera ve que está lleno y ya te invita a entrar. Es todo una suma”. En el otro lado de la barra, los deportivistas que llenaron el Café Bar Mosquera lo tenían muy claro: el fútbol, siempre en el bar. “Yo prefiero verlo en el bar, sin duda. Estás con la gente, ves el ambiente…En casa es más solitario” explicaba un aficionado. Otro aficionado definió como nadie cuáles son los ingredientes que hacen de ver un partido en el bar, toda una experiencia: “Cañas, pinchos y el ambiente. En el bar hay un montón de gente, en casa estás solo”. Cuánta razón.

De acuerdo, el bar de Paco tiene los banderines del Salamanca de todas las temporadas, el de Jose una foto firmada de Pandiani y el de la esquina de tu casa un futbolín como está mandado, con monigotes con las dos piernas y barras metálicas. No te quitamos razón, pero… ¿a que si pusiesen un banderín del Breogán, una foto de Iturriaga y una canasta del Alcampo no serían bares de baloncesto? Pues eso, que son bares donde el fútbol se ve muy a gusto, donde siempre encuentras a alguien con quien comentar el olfato goleador de Mascherano o donde has pasado algunos de los mejores momentos viendo a tu equipo, pero bares futboleros, del todo, no son. Y es que las comparaciones son odiosas, pero a lo largo y ancho del mundo hay algunos dueños de bares que han decidido que los suyos rezumen fútbol por las cuatro paredes. En #LoVemosEnElBar nos hemos puesto en plan Xabier Azkargorta -o Bora Milutinovic, como prefieras-  y nos hemos dado una vuelta por el planeta buscando la esencia del balompié sin importarnos lo lejos que esté el país. Estos son nuestros 4 bares 100% futboleros favoritos: Sinnotts, Dublín Al fútbol en este bar le pasa lo que le sucedía a Zigic con Munitis, que tenían que compartir protagonismo para triunfar. En este caso, con el rugby. Típica y auténtica taberna irlandesa (¡abierta desde 1840!) donde cada partido es una fiesta, especialmente cuando juega su selección -la del balón redondo o la del balón oval-. Y si no juega el combinado nacional, no te preocupes: la Premier se sigue con devoción. Todo el que ha estado dice que seguir allí un partido es algo único, pero si por lo que sea en vez de poner el partido de tu equipo están con el Doncaster- Rotherham de League One o con el Finn Harps-Limerick de la liga local, no te preocupes, tienen 14 pantallas y seguro que si miras a otro lado encuentras lo que buscas. Fuente: Facebook Sinnotts Y como recurso de última hora, si en el Sinnotts no hay suerte, prueba en el DTwo. Por si sus 20 pantallas o sus asientos estilo estadio de fútbol no fuesen razón suficiente, una imagen vale más que mil palabras: Fuente: Dtwo El Banderín, Buenos Aires En pocos lugares se vive la pasión del fútbol como en Argentina. Lo que ocurre en el campo, con aficionados animando y saltando durante todo el partido, tiene su reflejo en los bares, con auténticos locales-museo donde el verdadero protagonista es el fútbol. Pero si tuviésemos que elegir uno, sin duda nos quedaríamos con el bonaerense El Banderín. Fundado en 1929, su dueño comenzó coleccionando banderines de River Plate y… acabó así: Fuentes: Pinterest Una visita indispensable si estás en Buenos Aires. Ver un partido entre esas cuatro paredes, con la camiseta de Caniggia firmada como testigo, banderines de equipos de todo el mundo a tu alrededor y escuchando a Víctor Hugo Morales no tiene precio si te gusta el fútbol. También se comenta que su café es espectacular, aunque ya sabemos que a los futboleros les suelen gustar más las bebidas con cebada.   São Cristovão Bar e Restaurante, Sao Paulo No salimos de Sudamérica y viajamos hasta la cuna del Pentacampeão do Mundo, Brasil, cuna de Pelé, Mané Garrincha, “El fenómeno” Ronaldo, “El Doctor” Sócrates, Jairzinho o Romario, pero también de Claudemir Vitor, Douglas, Rochemback, Renaldo o Marol Brandao (famoso por acertar una Quiniela cuando jugaba en el Valladolid), que de todo tiene que haber. En Sao Paulo, más concretamente en Vila Madalena, se ubica el São Cristovão, una oda al fútbol con forma de restaurante. Haya partido o no, la visita es obligada. Todo lo que tenga que ver con el balompié tiene cabida en sus paredes: cuadros, fotos, bufandas, banderines, camisetas… Recuerdos de los equipos locales pero también de otros internacionales tan “exóticos” -futbolísticamente hablando- como el Brann noruego, el Budapest Honvéd o la selección de Angola. Fuente: Facebook São Cristovão 442 Soccer Bar, Portland Un oasis en el desierto. Esta sería la mejor definición del 442 Soccer Bar, un bar futbolero en un país donde el béisbol, el fútbol americano o el hockey sobre hielo acaparan gran parte de la afición y la atención deportiva. Por eso tiene más mérito todavía regentar un local de este tipo en Oregón. La iniciativa fue de Muhamed Mujcic-Mufko, un bosnio que vio cómo su selección se clasificaba por primera vez para el Mundial de 2014. Cuatro años antes abrió su bar, repleto ahora de camisetas y banderas de clubes de todo el mundo: Tottenham, Everton, Inter, Arsenal, Barcelona, Bayern… Y, por supuesto, referencias a su selección y a alguna de sus estrellas, como Pjanic o Spahic (los aficionados del Sevilla seguro que recuerdan alguno de sus despejes y sus rivales probablemente guarden todavía alguna marca en sus espinillas). Fuente: Portland Monthly

El Dépor-Celta es ‘O Noso Derbi’, el duelo gallego por excelencia, el día D para celestes y blanquiazules, ese que tienen marcado en rojo desde el principio de la temporada. Son partidos reñidos y disputados, donde fútbol y tensión comparten rectángulo de juego en Balaídos o Riazor, el mismo terreno en el que Fran o Karpin dejaron sobrada muestra de su clase, campos en los que llegaron a enfrentarse incluso hermanos (Patxi y Julio Salinas) y en los que se vio la colleja más famosa de Galicia, la de Djalminha al primer y único “Zar” de Vigo, Mostovoi. Son también partidos para disfrutar rodeado de futboleros y amigos, en un ambiente agradable donde dar rienda suelta a toda la pasión que el fútbol genera. En #LoVemosEnElBar encontramos el sitio perfecto en A Coruña, el Café Bar Mosquera (Av. De Oza, 250). Allí nos recibió Miguel Mosquera -ataviado con la camiseta del Dépor como está mandado para los grandes partidos- quien nos contó un poco más sobre este bar: “Lo abrieron mis padres hace 30 años. Nosotros somos parte del barrio ya. Hay un ambiente muy familiar, nos gusta que la gente se sienta como en casa”. Él mejor que nadie puede dar cuenta de todos los derbis vividos en el Mosquera: “Yo llevo aquí desde que tengo un año y medio, toda la vida”. Por esta misma razón, Miguel sabe que el fútbol “es un acompañamiento de lo nuestro. Poder ver los partidos, echarte unas risas, disfrutar con la gente y además picar algo”. Añade que retransmitiendo los partidos “haces más caja, tienes más gente, más ambiente… Además la gente de fuera ve que está lleno y ya te invita a entrar. Es todo una suma”. En el otro lado de la barra, los deportivistas que llenaron el Café Bar Mosquera lo tenían muy claro: el fútbol, siempre en el bar. “Yo prefiero verlo en el bar, sin duda. Estás con la gente, ves el ambiente…En casa es más solitario” explicaba un aficionado. Otro aficionado definió como nadie cuáles son los ingredientes que hacen de ver un partido en el bar, toda una experiencia: “Cañas, pinchos y el ambiente. En el bar hay un montón de gente, en casa estás solo”. Cuánta razón.

Si hay un partido capaz de paralizar una ciudad entera, al menos dos veces al año, ese es el Sevilla-Betis -o Betis-Sevilla, como prefiera cada uno-. 122 partidos oficiales contemplan esta rivalidad, la de Nervión contra Heliópolis, la de “un corazón que late gritando Sevilla” frente a la “luz en la mañana y en la noche quejío y quiebro”, la de Cardeñosa, Gordillo, Finidi, Reyes y Kanouté; pero también la de Joaquín, Luis Aragonés, Poli Rincón, Anton Polster, Tsartas, Simeone y hasta el mismísimo Maradona. La ciudad hispalense, vestida con sus mejores galas futboleras, recibió al equipo de #LoVemosEnElBar con ganas de disfrutar de un gran partido. Y vaya si lo hizo. No solo en el Benito Villamarín, también muy cerca del Sánchez Pizjuán, concretamente en el Coffee & Play, un local donde los aficionados que allí se congregaron -en su mayoría sevillistas- pudieron vivir un derbi lleno de emoción con los goles de Durmisi, Mercado e Iborra. Entre gol y gol y cántico y cántico, Andrés Soto, dueño de Coffee & Play, nos contó que llevan “escasos 3 meses abiertos” y que, en ese tiempo, el fútbol se ha convertido en pieza básica para su negocio, porque “en los partidos se ambienta mucho”. Tanto, que “algunos días tenemos más gente de lo normal, no cabemos”. Y es que el deporte en general y el fútbol en particular tienen un lugar muy destacado en Coffee & Play: “Pensamos que un bar de copas, con salón de juegos y temas deportivos, funcionaría”, afirma Soto. A la vista de cómo estaba durante el derbi, han acertado totalmente en apostar por este concepto, que cuidan hasta el extremo: “Retransmitimos todos los deportes: Superbowl, tenis, baloncesto… De hecho, si viene algún cliente y quiere ver algún evento que no estamos poniendo, como tenemos multipantalla, se lo ponemos”. Entre los aficionados, alegría por una victoria sevillista muy competida y por poder vivirla con otros aficionados con los que comparten pasión además de colores: “Este tipo de partidos es para verlo en el bar, con tus amigos y tus colegas y pasándolo bien. Y que haya el buen rollo que hay”. Suscribimos palabra por palabra. Mientras tanto, seguimos en ruta por toda España conociendo cómo se viven los mejores partidos en compañía. Porque nosotros, el fútbol, #LoVemosEnElBar.

Es el equipo más laureado de la historia de la Europa League, la antigua copa de la UEFA para los románticos. Hablar del Sevilla F.C. son palabras mayores. Y hablar de su afición, también. Por eso, en #LoVemosEnElBar quisimos compartir con ellos uno de los partidos de la temporada, el que les enfrentó a la Juventus de Turín en la Champions League, el próximo objetivo del conjunto de Nervión. 2017 es un año ilusionante para el sevillismo. Y si a alguien le queda alguna duda, solo tiene que acudir a los bares de la ciudad cuando juega el equipo. En el emblemático barrio de Los Remedios se encuentra uno de esos templos futboleros donde el palco de honor tiene forma de barra y los partidos grandes se viven como antes, de pie y con la emoción a flor de piel, una prolongación del mismísimo Pizjuán, el Bar Santa María (Calle Monte Carmelo 43). Lo que vivimos allí lo expresó perfectamente El Arrebato en la letra del tan coreado como archiconocido himno del centenario del club: “Cuentan las lenguas antiguas que un 14 de octubre nació una ilusión. Su madre fue Sevilla y le prestó su nombre y para defenderlo le dio a una afición”. Y es que en el Bar Santa María se congregaron unos seguidores “ejemplo de sevillanía, familia roja y blanca del Sánchez Pizjuán”. Ilusión y empuje para ver a su equipo entre los mejores. Y si al mando del Sevilla está actualmente Sampaoli, en el Bar Santa María quien dirige es José Pedro Romero, que cogió las riendas de un establecimiento que antes regentaron su abuelo, su tío y su padre. Tres generaciones pero la misma esencia: cercanía al cliente, un trato exquisito y unas tapas a la altura de esa atención. Los sevillistas que aprecian tanto el buen fútbol como el buen ambiente acuden a su bar “porque somos como una gran familia y quedan aquí para ver el fútbol”. José Pedro es consciente del efecto que la pasión por el fútbol produce en su bar y que se traduce en un aumento de la clientela en los días de partido: “Antes no abríamos los sábados por la tarde pero, al retransmitir los partidos los sábados, lo hacemos”. Del mismo modo que los futbolistas calientan antes de un partido y cuando juegan como locales se sienten como en casa, los aficionados del Bar Santa María hacen lo propio: “Vienen a ver el partido y antes ya empiezan con las tapitas. Luego el día siguiente vienen a desayunar porque ya conocen el bar”. Pero, ¿qué sería del fútbol sin la afición? Ellos lo tienen claro, para ver el fútbol, mejor en un bar que en casa. Los sevillistas que se acercaron al local  nos contaron por qué: “Por juntarnos con todos los amigos para verlo y para disfrutar”, “muchísimo mejor verlo aquí en el bar, con los amigos, con tu gente. No lo vives de la misma manera que en casa, lo vives mucho más”, “en mi casa es algo más aburrido, vienes al bar y te diviertes”, “la cervecita, la tapita… No hay color”. Acabamos con uno de los clásicos de #LoVemosEnElBar, los aficionados y sus promesas si su equipo gana LaLiga Santander o la Champions. Tan lejos pero tan cerca, en Sevilla comparten con los bilbaínos su tendencia al chapuzón. Si los del Athletic amenazaban con tirarse a la Ría, en la capital andaluza se tirarían “del puente del V Centenario”. Canta El Arrebato que “la Giralda presume orgullosa de ver al Sevilla”. Con estos aficionados, no nos extraña.

Si hay un partido capaz de paralizar una ciudad entera, al menos dos veces al año, ese es el Sevilla-Betis -o Betis-Sevilla, como prefiera cada uno-. 122 partidos oficiales contemplan esta rivalidad, la de Nervión contra Heliópolis, la de “un corazón que late gritando Sevilla” frente a la “luz en la mañana y en la noche quejío y quiebro”, la de Cardeñosa, Gordillo, Finidi, Reyes y Kanouté; pero también la de Joaquín, Luis Aragonés, Poli Rincón, Anton Polster, Tsartas, Simeone y hasta el mismísimo Maradona. La ciudad hispalense, vestida con sus mejores galas futboleras, recibió al equipo de #LoVemosEnElBar con ganas de disfrutar de un gran partido. Y vaya si lo hizo. No solo en el Benito Villamarín, también muy cerca del Sánchez Pizjuán, concretamente en el Coffee & Play, un local donde los aficionados que allí se congregaron -en su mayoría sevillistas- pudieron vivir un derbi lleno de emoción con los goles de Durmisi, Mercado e Iborra. Entre gol y gol y cántico y cántico, Andrés Soto, dueño de Coffee & Play, nos contó que llevan “escasos 3 meses abiertos” y que, en ese tiempo, el fútbol se ha convertido en pieza básica para su negocio, porque “en los partidos se ambienta mucho”. Tanto, que “algunos días tenemos más gente de lo normal, no cabemos”. Y es que el deporte en general y el fútbol en particular tienen un lugar muy destacado en Coffee & Play: “Pensamos que un bar de copas, con salón de juegos y temas deportivos, funcionaría”, afirma Soto. A la vista de cómo estaba durante el derbi, han acertado totalmente en apostar por este concepto, que cuidan hasta el extremo: “Retransmitimos todos los deportes: Superbowl, tenis, baloncesto… De hecho, si viene algún cliente y quiere ver algún evento que no estamos poniendo, como tenemos multipantalla, se lo ponemos”. Entre los aficionados, alegría por una victoria sevillista muy competida y por poder vivirla con otros aficionados con los que comparten pasión además de colores: “Este tipo de partidos es para verlo en el bar, con tus amigos y tus colegas y pasándolo bien. Y que haya el buen rollo que hay”. Suscribimos palabra por palabra. Mientras tanto, seguimos en ruta por toda España conociendo cómo se viven los mejores partidos en compañía. Porque nosotros, el fútbol, #LoVemosEnElBar.

Es el equipo más laureado de la historia de la Europa League, la antigua copa de la UEFA para los románticos. Hablar del Sevilla F.C. son palabras mayores. Y hablar de su afición, también. Por eso, en #LoVemosEnElBar quisimos compartir con ellos uno de los partidos de la temporada, el que les enfrentó a la Juventus de Turín en la Champions League, el próximo objetivo del conjunto de Nervión. 2017 es un año ilusionante para el sevillismo. Y si a alguien le queda alguna duda, solo tiene que acudir a los bares de la ciudad cuando juega el equipo. En el emblemático barrio de Los Remedios se encuentra uno de esos templos futboleros donde el palco de honor tiene forma de barra y los partidos grandes se viven como antes, de pie y con la emoción a flor de piel, una prolongación del mismísimo Pizjuán, el Bar Santa María (Calle Monte Carmelo 43). Lo que vivimos allí lo expresó perfectamente El Arrebato en la letra del tan coreado como archiconocido himno del centenario del club: “Cuentan las lenguas antiguas que un 14 de octubre nació una ilusión. Su madre fue Sevilla y le prestó su nombre y para defenderlo le dio a una afición”. Y es que en el Bar Santa María se congregaron unos seguidores “ejemplo de sevillanía, familia roja y blanca del Sánchez Pizjuán”. Ilusión y empuje para ver a su equipo entre los mejores. Y si al mando del Sevilla está actualmente Sampaoli, en el Bar Santa María quien dirige es José Pedro Romero, que cogió las riendas de un establecimiento que antes regentaron su abuelo, su tío y su padre. Tres generaciones pero la misma esencia: cercanía al cliente, un trato exquisito y unas tapas a la altura de esa atención. Los sevillistas que aprecian tanto el buen fútbol como el buen ambiente acuden a su bar “porque somos como una gran familia y quedan aquí para ver el fútbol”. José Pedro es consciente del efecto que la pasión por el fútbol produce en su bar y que se traduce en un aumento de la clientela en los días de partido: “Antes no abríamos los sábados por la tarde pero, al retransmitir los partidos los sábados, lo hacemos”. Del mismo modo que los futbolistas calientan antes de un partido y cuando juegan como locales se sienten como en casa, los aficionados del Bar Santa María hacen lo propio: “Vienen a ver el partido y antes ya empiezan con las tapitas. Luego el día siguiente vienen a desayunar porque ya conocen el bar”. Pero, ¿qué sería del fútbol sin la afición? Ellos lo tienen claro, para ver el fútbol, mejor en un bar que en casa. Los sevillistas que se acercaron al local  nos contaron por qué: “Por juntarnos con todos los amigos para verlo y para disfrutar”, “muchísimo mejor verlo aquí en el bar, con los amigos, con tu gente. No lo vives de la misma manera que en casa, lo vives mucho más”, “en mi casa es algo más aburrido, vienes al bar y te diviertes”, “la cervecita, la tapita… No hay color”. Acabamos con uno de los clásicos de #LoVemosEnElBar, los aficionados y sus promesas si su equipo gana LaLiga Santander o la Champions. Tan lejos pero tan cerca, en Sevilla comparten con los bilbaínos su tendencia al chapuzón. Si los del Athletic amenazaban con tirarse a la Ría, en la capital andaluza se tirarían “del puente del V Centenario”. Canta El Arrebato que “la Giralda presume orgullosa de ver al Sevilla”. Con estos aficionados, no nos extraña.

1903 fue el año en el que comenzó un amor incondicional, un relato de orgullo y pasión por unos colores, una historia de indios, rojiblancos y colchoneros. El 26 de abril de 1903 nacía el Athletic Club de Madrid, hoy Atlético de Madrid. A modo de homenaje, en el propio estadio Vicente Calderón, se ubica el 1903 Sports Bar and Lounge Restaurant, un lugar de culto para los aficionados colchoneros, lleno de recuerdos de una trayectoria marcada por los éxitos de uno de los clubes más importantes de España y Europa. Precisamente este estadio vivía su último derbi madrileño en LaLiga Santander antes del traslado del equipo a su nueva casa. Desde #LoVemosEnElBar quisimos seguir ese partido tan especial con la afición del Atleti. Centenares de personas ataviadas con sus camisetas de rayas rojas y blancas se dieron cita en 1903 Sports Bar and Lounge Restaurant para disfrutar de un encuentro de alto voltaje, un duelo con aroma a despedida entre los dos equipos más grandes de la ciudad. Entre bebidas, menús, picoteo, nervios, cánticos e himnos, estuvimos con su dueño, Julián del Casar, que nos contó cómo el bar se abrió como "un servicio a los atléticos que no tienen un lugar donde ver el fútbol". Afirmó además que, sin duda, lo que cambia en un bar de retransmitir el fútbol a no hacerlo es “la caja. La gente se habitúa a ver los partidos cerca de su casa, en su entorno y con su gente”. Julián no escatimó en medios para conseguir que los colchoneros se sintiesen como en casa: “Tenemos 18 televisiones, el fútbol se ve desde cualquier punto del bar, lo que le genera unos ingresos adicionales muy importantes”. Seguimos con nuestro particular tour por diferentes ciudades para ver cómo se vive el fútbol. ¿Cuál será nuestra siguiente parada? Sea donde sea, seguro que será en un bar. Porque nosotros, el fútbol, #LoVemosEnElBar.

Javier Sánchez García es el propietario del bar “La Cazuela”, en Salamanca, un establecimiento con varios premios gastronómicos y para el que el fútbol es un potente generador de negocio. Los bares y el fútbol forman un binomio ganador, un equipo campeón capaz de movilizar y hacer vibrar a una afición que disfruta del deporte rey desde una barra con la misma intensidad que en el propio estadio. En Salamanca, la pasión por el balompié sigue tan viva como cuando la Unión Deportiva llenaba el Helmántico para ver jugar a Pauleta, Stelea, Vellisca o Silvani. Allí, en el bar “La Cazuela” (C/ Fernando de Rojas 17), Javier Sánchez recibe desde hace más de 2 años a clientes y futboleros que acuden a ver los partidos de su equipo, “sobre todo del Barcelona y el Real Madrid, que son los que más seguidores tienen”. Pregunta: ¿Cuánto tiempo llevas con “La Cazuela”? ¿Cómo fueron los inicios? Respuesta: Al principio siempre es complicado empezar, la gente se piensa que en los bares es fácil ganar mucho dinero, pero no, hay que trabajar y levantarlo. P. ¿Cuáles son las especialidades de tu bar? R. Cocina española tradicional, especialmente el chipirón y la carrillera ibérica a la plancha. Son pinchos por los que nos han dado ya dos premios en Gastrotauro, una feria de aquí de Salamanca en la que participan más de 45 bares. El primer año ganamos el tercer premio, el año pasado el segundo y esperemos que el tercero podamos ganar el primer premio. P. ¿El fútbol te ayuda a llenar el bar? R. Sí, sobre todo con los que tienen más tirón que son el Barça y Madrid y cuando sus partidos son por la noche, por ejemplo el domingo sobre las 21 horas está lleno. P. ¿Se nota en la facturación retransmitir el fútbol? ¿Genera negocio? R. La diferencia de un día que hay fútbol a otro que no, por ejemplo como hablábamos antes de un domingo a otro, puede ser de hasta un 50% más de facturación. Por supuesto que se nota. P. ¿Recomendarías a otros bares que contraten y retransmitan el fútbol? R. Claro que lo recomendaría a otros bares. Los martes o miércoles que hay unos cuartos o una semifinal de Champions e incluso en la Copa del Rey con un partido bueno, se te llena el bar. Lo que sí nos gustaría al gremio de los hosteleros es que los horarios fueran más normales, es algo que coincido con otros compañeros con los que he hablado. P. ¿Qué partido recuerdas con más gente en el bar? R. Cualquiera de cuartos o semifinales de Champions en el que jugasen Madrid o Barça te llena el bar. P. ¿El fútbol te ha servido para captar nuevos clientes? ¿Vuelven después a desayunar, comer o tomar algo? R. Sí, yo tengo además una pantalla gigante con un proyector en alta definición para que puedan ver el fútbol en las mejores condiciones, es una pantalla de 2,5x3 metros donde el fútbol se ve espectacular. Eso se nota, si consigues que los clientes tengan una buena experiencia luego vuelven. P. ¿Qué competiciones futbolísticas sueles emitir? R. Lo que más tirón tiene es LaLiga Santander, la Champions League y la Copa del Rey una vez que las fases han avanzado, pero también pongo algún partido de ligas internacionales, especialmente cuando no hay uno de liga española.

1903 fue el año en el que comenzó un amor incondicional, un relato de orgullo y pasión por unos colores, una historia de indios, rojiblancos y colchoneros. El 26 de abril de 1903 nacía el Athletic Club de Madrid, hoy Atlético de Madrid. A modo de homenaje, en el propio estadio Vicente Calderón, se ubica el 1903 Sports Bar and Lounge Restaurant, un lugar de culto para los aficionados colchoneros, lleno de recuerdos de una trayectoria marcada por los éxitos de uno de los clubes más importantes de España y Europa. Precisamente este estadio vivía su último derbi madrileño en LaLiga Santander antes del traslado del equipo a su nueva casa. Desde #LoVemosEnElBar quisimos seguir ese partido tan especial con la afición del Atleti. Centenares de personas ataviadas con sus camisetas de rayas rojas y blancas se dieron cita en 1903 Sports Bar and Lounge Restaurant para disfrutar de un encuentro de alto voltaje, un duelo con aroma a despedida entre los dos equipos más grandes de la ciudad. Entre bebidas, menús, picoteo, nervios, cánticos e himnos, estuvimos con su dueño, Julián del Casar, que nos contó cómo el bar se abrió como "un servicio a los atléticos que no tienen un lugar donde ver el fútbol". Afirmó además que, sin duda, lo que cambia en un bar de retransmitir el fútbol a no hacerlo es “la caja. La gente se habitúa a ver los partidos cerca de su casa, en su entorno y con su gente”. Julián no escatimó en medios para conseguir que los colchoneros se sintiesen como en casa: “Tenemos 18 televisiones, el fútbol se ve desde cualquier punto del bar, lo que le genera unos ingresos adicionales muy importantes”. Seguimos con nuestro particular tour por diferentes ciudades para ver cómo se vive el fútbol. ¿Cuál será nuestra siguiente parada? Sea donde sea, seguro que será en un bar. Porque nosotros, el fútbol, #LoVemosEnElBar.

Javier Sánchez García es el propietario del bar “La Cazuela”, en Salamanca, un establecimiento con varios premios gastronómicos y para el que el fútbol es un potente generador de negocio. Los bares y el fútbol forman un binomio ganador, un equipo campeón capaz de movilizar y hacer vibrar a una afición que disfruta del deporte rey desde una barra con la misma intensidad que en el propio estadio. En Salamanca, la pasión por el balompié sigue tan viva como cuando la Unión Deportiva llenaba el Helmántico para ver jugar a Pauleta, Stelea, Vellisca o Silvani. Allí, en el bar “La Cazuela” (C/ Fernando de Rojas 17), Javier Sánchez recibe desde hace más de 2 años a clientes y futboleros que acuden a ver los partidos de su equipo, “sobre todo del Barcelona y el Real Madrid, que son los que más seguidores tienen”. Pregunta: ¿Cuánto tiempo llevas con “La Cazuela”? ¿Cómo fueron los inicios? Respuesta: Al principio siempre es complicado empezar, la gente se piensa que en los bares es fácil ganar mucho dinero, pero no, hay que trabajar y levantarlo. P. ¿Cuáles son las especialidades de tu bar? R. Cocina española tradicional, especialmente el chipirón y la carrillera ibérica a la plancha. Son pinchos por los que nos han dado ya dos premios en Gastrotauro, una feria de aquí de Salamanca en la que participan más de 45 bares. El primer año ganamos el tercer premio, el año pasado el segundo y esperemos que el tercero podamos ganar el primer premio. P. ¿El fútbol te ayuda a llenar el bar? R. Sí, sobre todo con los que tienen más tirón que son el Barça y Madrid y cuando sus partidos son por la noche, por ejemplo el domingo sobre las 21 horas está lleno. P. ¿Se nota en la facturación retransmitir el fútbol? ¿Genera negocio? R. La diferencia de un día que hay fútbol a otro que no, por ejemplo como hablábamos antes de un domingo a otro, puede ser de hasta un 50% más de facturación. Por supuesto que se nota. P. ¿Recomendarías a otros bares que contraten y retransmitan el fútbol? R. Claro que lo recomendaría a otros bares. Los martes o miércoles que hay unos cuartos o una semifinal de Champions e incluso en la Copa del Rey con un partido bueno, se te llena el bar. Lo que sí nos gustaría al gremio de los hosteleros es que los horarios fueran más normales, es algo que coincido con otros compañeros con los que he hablado. P. ¿Qué partido recuerdas con más gente en el bar? R. Cualquiera de cuartos o semifinales de Champions en el que jugasen Madrid o Barça te llena el bar. P. ¿El fútbol te ha servido para captar nuevos clientes? ¿Vuelven después a desayunar, comer o tomar algo? R. Sí, yo tengo además una pantalla gigante con un proyector en alta definición para que puedan ver el fútbol en las mejores condiciones, es una pantalla de 2,5x3 metros donde el fútbol se ve espectacular. Eso se nota, si consigues que los clientes tengan una buena experiencia luego vuelven. P. ¿Qué competiciones futbolísticas sueles emitir? R. Lo que más tirón tiene es LaLiga Santander, la Champions League y la Copa del Rey una vez que las fases han avanzado, pero también pongo algún partido de ligas internacionales, especialmente cuando no hay uno de liga española.

Los pioneros en el mundo del fútbol son reconocidos y recordados por todos los aficionados: el penalti de Cruyff, el escorpión de Higuita, la ruleta de Zidane... En Lo Vemos en el Bar, también tenemos nuestros adelantados a su tiempo. Y es que ya son muchos los bares y restaurantes que, conscientes de la oportunidad que el fútbol brinda para atraer más clientes y fidelizarlos, ya han dado el primer paso para llenar sus establecimientos de futboleros que buscan el mejor bar para ver los partidos de su equipo. Café & Tapas: enclave futbolero en el centro de Valencia Uno de los primeros jugadores que ha fichado por nuestro equipo es Café & Tapas, que solo necesitó 5 minutos para completar su ficha y comenzar a beneficiarse de todas las ventajas que ofrece Lo Vemos en el Bar. Café & Tapas ha rellenado su ficha sin dejarse ni un detalle, y es que una ficha completa se traduce en más visibilidad para tu establecimiento, y más aficionados que lo podrán encontrar y visitar en los días de partido. Ubicado en pleno centro de Valencia, en la Plaza del Ayuntamiento, Café y Tapas ya está ofreciendo a sus clientes todo el fútbol con Vodafone TV. En su ficha también hay lugar para la cocina que acompañará a los grandes partidos: una selección de las mejores tapas reinventadas, pero que conservan la esencia española, y un amplio abanico de productos que permite disfrutar desde primera hora de la mañana hasta el momento de la cena y copas pasando por la comida, el afterworking y, cómo no, de los partidos de fútbol de la Liga, Champions League, Europa League y Copa del Rey. Y como extras para sus potenciales clientes, varios datos de interés: En Café & Tapas todos los aficionados al fútbol disfrutarán de una pantalla de 48 pulgadas donde no perderse detalle de los goles “Che” y del resto de equipos. Además, si son futboleros de los intensos, de los que no pueden estar quietos ni en la previa, de los que les quema la silla más que a Caparrós, Klopp y David Vidal juntos, cuentan con una terraza donde despejar y aprovechar el buen tiempo valenciano. Y, si también son de los que les gusta twittear las tácticas que debe seguir su equipo, el meme de turno o estar siempre al quite de las últimas noticias de su club, también disponen de WiFi gratuito. ¿Por qué Lo Vemos en el Bar? Visibilidad y negocio, dos caras de una misma moneda en nuestra web. Visibilidad, porque por ser cliente de Vodafone TV y formar parte de Lo Vemos en el Bar, aparecerás en un directorio de establecimientos que televisan todo el fútbol, dándote a conocer a un gran número de potenciales clientes que necesitan un lugar donde seguir los partidos. Además, dispondrás de materiales descargables, como por ejemplo posters, para promocionar tus partidos en el local e imágenes y banners para hacerlo en tu web y redes sociales. Negocio, porque el ¡71%! de los bares afirma que su público aumenta cuando emiten partidos de futbol. Y cuando se incrementan los clientes, lo mismo pasa con los beneficios. En nuestro equipo todavía tenemos sitio para más fichajes, si quieres ser el siguiente, rellena tu ficha y llena tu negocio      

Retransmitir un partido en el bar: pones la televisión, ubicas las mesas y a esperar a que lleguen los clientes. Fácil, ¿verdad? También le parecía fácil a Abreu marcar su gol y a Cardeñosa el suyo y mira cómo acabaron por confiarse… Un día de partido, especialmente si es uno de los grandes de la temporada, es una oportunidad única para atraer y fidelizar clientes. Por eso todo debe salir bien. A buen seguro que estos partidos comparten con otras fechas señaladas el título de “día que más se llena el bar”, y no precisamente de parroquianos ya conocidos, sino de nuevos (y potenciales) clientes que aparecen al calor del fútbol. Ofrecerles tu mejor versión es clave, quién sabe si después de ese partido no acabas siendo su bar de referencia para ver el fútbol, con lo que esto conllevaría en cuanto a consumo y, por lo tanto, beneficios para tu negocio. En Lo Vemos en el Bar estamos para ayudarte y queremos que siempre que pongas el fútbol en tu bar, todo salga como en el España-Italia de la final de la Eurocopa de 2012, perfecto. Para ello, te damos una lista de cosas que repasar antes de que un grupo de futboleros hambrientos entre en tu bar: Revisa las líneas de visión desde todas las posiciones Pocas cosas más frustrantes para un futbolero que llegar a un bar con el tiempo justo y no encontrar una buena ubicación para verlo. Tampoco es plato de buen gusto que la mesa de delante te impida ver toda la pantalla o que no seas capaz de distinguir el marcador ni el balón porque estás demasiado lejos. Para evitarlo, revisa que la visión desde todas las mesas y ángulos será cómoda para los clientes. Si no es así, piensa en reducir tu zona deportiva o en poner una nueva pantalla. Cuidado con las luces Si las luces del bar reflejan en las pantallas y dificultan la visualización del partido, oriéntalas hacia otro lado o trata de adaptar la intensidad de la luz para que el reflejo sea, por lo menos, soportable. El sonido, también protagonista El sonido no puede ser como el portero, el gran olvidado de todos los premios futbolísticos. Un sonido deficiente puede dar al traste con una retransmisión, y es que para muchos futboleros tan importante es la imagen como los comentarios (aunque sea para criticarlos y llevar la contraria) y el sonido ambiente. Asegúrate de que los clientes que han ido a ver el fútbol escuchan sin problema el partido, pero modula el volumen de modo que no sea molesto para otros clientes que están disfrutando de una conversación ajenos al encuentro. Que las pantallas hagan el calentamiento No esperes al último momento para preparar la emisión. La televisión, al igual que los futbolistas, rinde mejor con un buen calentamiento. Por eso, sé previsor y enciéndela un rato antes del partido, así podrás comprobar que la señal llega correctamente y que la calidad de la imagen es la esperada. Si algo no funcionase, tendrías tiempo de llamar al servicio técnico y que te diesen unas instrucciones para arreglarlo. Tú tienes el mando ¿Qué pasa si de repente tienes que ajustar el volumen o la señal comienza a fallar? ¿Y si quieres cambiar durante el descanso a otro partido? Es importante que tengas siempre el mando a distancia cerca, en un lugar que te permita acceder a él en pocos segundos y ajustar todo lo que no esté funcionando correctamente. Limpieza Una imagen vale más que mil palabras, y si no que se lo digan al Pato Sosa en su presentación como jugador colchonero. Bromas aparte, es importante que tanto pantalla como mesas estén limpias, ya que los futboleros por su equipo pueden aguantar muchas cosas, pero eso no significa que vayan a tropezar con la misma piedra dos veces. En resumidas cuentas, mantén limpio el local, porque puede que un cliente pueda tragar con la suciedad una vez si el partido ya ha empezado o está cerca de hacerlo y no tiene muchas alternativas, pero para el siguiente encuentro buscará otra opción.

Los pioneros en el mundo del fútbol son reconocidos y recordados por todos los aficionados: el penalti de Cruyff, el escorpión de Higuita, la ruleta de Zidane... En Lo Vemos en el Bar, también tenemos nuestros adelantados a su tiempo. Y es que ya son muchos los bares y restaurantes que, conscientes de la oportunidad que el fútbol brinda para atraer más clientes y fidelizarlos, ya han dado el primer paso para llenar sus establecimientos de futboleros que buscan el mejor bar para ver los partidos de su equipo. Café & Tapas: enclave futbolero en el centro de Valencia Uno de los primeros jugadores que ha fichado por nuestro equipo es Café & Tapas, que solo necesitó 5 minutos para completar su ficha y comenzar a beneficiarse de todas las ventajas que ofrece Lo Vemos en el Bar. Café & Tapas ha rellenado su ficha sin dejarse ni un detalle, y es que una ficha completa se traduce en más visibilidad para tu establecimiento, y más aficionados que lo podrán encontrar y visitar en los días de partido. Ubicado en pleno centro de Valencia, en la Plaza del Ayuntamiento, Café y Tapas ya está ofreciendo a sus clientes todo el fútbol con Vodafone TV. En su ficha también hay lugar para la cocina que acompañará a los grandes partidos: una selección de las mejores tapas reinventadas, pero que conservan la esencia española, y un amplio abanico de productos que permite disfrutar desde primera hora de la mañana hasta el momento de la cena y copas pasando por la comida, el afterworking y, cómo no, de los partidos de fútbol de la Liga, Champions League, Europa League y Copa del Rey. Y como extras para sus potenciales clientes, varios datos de interés: En Café & Tapas todos los aficionados al fútbol disfrutarán de una pantalla de 48 pulgadas donde no perderse detalle de los goles “Che” y del resto de equipos. Además, si son futboleros de los intensos, de los que no pueden estar quietos ni en la previa, de los que les quema la silla más que a Caparrós, Klopp y David Vidal juntos, cuentan con una terraza donde despejar y aprovechar el buen tiempo valenciano. Y, si también son de los que les gusta twittear las tácticas que debe seguir su equipo, el meme de turno o estar siempre al quite de las últimas noticias de su club, también disponen de WiFi gratuito. ¿Por qué Lo Vemos en el Bar? Visibilidad y negocio, dos caras de una misma moneda en nuestra web. Visibilidad, porque por ser cliente de Vodafone TV y formar parte de Lo Vemos en el Bar, aparecerás en un directorio de establecimientos que televisan todo el fútbol, dándote a conocer a un gran número de potenciales clientes que necesitan un lugar donde seguir los partidos. Además, dispondrás de materiales descargables, como por ejemplo posters, para promocionar tus partidos en el local e imágenes y banners para hacerlo en tu web y redes sociales. Negocio, porque el ¡71%! de los bares afirma que su público aumenta cuando emiten partidos de futbol. Y cuando se incrementan los clientes, lo mismo pasa con los beneficios. En nuestro equipo todavía tenemos sitio para más fichajes, si quieres ser el siguiente, rellena tu ficha y llena tu negocio      

Retransmitir un partido en el bar: pones la televisión, ubicas las mesas y a esperar a que lleguen los clientes. Fácil, ¿verdad? También le parecía fácil a Abreu marcar su gol y a Cardeñosa el suyo y mira cómo acabaron por confiarse… Un día de partido, especialmente si es uno de los grandes de la temporada, es una oportunidad única para atraer y fidelizar clientes. Por eso todo debe salir bien. A buen seguro que estos partidos comparten con otras fechas señaladas el título de “día que más se llena el bar”, y no precisamente de parroquianos ya conocidos, sino de nuevos (y potenciales) clientes que aparecen al calor del fútbol. Ofrecerles tu mejor versión es clave, quién sabe si después de ese partido no acabas siendo su bar de referencia para ver el fútbol, con lo que esto conllevaría en cuanto a consumo y, por lo tanto, beneficios para tu negocio. En Lo Vemos en el Bar estamos para ayudarte y queremos que siempre que pongas el fútbol en tu bar, todo salga como en el España-Italia de la final de la Eurocopa de 2012, perfecto. Para ello, te damos una lista de cosas que repasar antes de que un grupo de futboleros hambrientos entre en tu bar: Revisa las líneas de visión desde todas las posiciones Pocas cosas más frustrantes para un futbolero que llegar a un bar con el tiempo justo y no encontrar una buena ubicación para verlo. Tampoco es plato de buen gusto que la mesa de delante te impida ver toda la pantalla o que no seas capaz de distinguir el marcador ni el balón porque estás demasiado lejos. Para evitarlo, revisa que la visión desde todas las mesas y ángulos será cómoda para los clientes. Si no es así, piensa en reducir tu zona deportiva o en poner una nueva pantalla. Cuidado con las luces Si las luces del bar reflejan en las pantallas y dificultan la visualización del partido, oriéntalas hacia otro lado o trata de adaptar la intensidad de la luz para que el reflejo sea, por lo menos, soportable. El sonido, también protagonista El sonido no puede ser como el portero, el gran olvidado de todos los premios futbolísticos. Un sonido deficiente puede dar al traste con una retransmisión, y es que para muchos futboleros tan importante es la imagen como los comentarios (aunque sea para criticarlos y llevar la contraria) y el sonido ambiente. Asegúrate de que los clientes que han ido a ver el fútbol escuchan sin problema el partido, pero modula el volumen de modo que no sea molesto para otros clientes que están disfrutando de una conversación ajenos al encuentro. Que las pantallas hagan el calentamiento No esperes al último momento para preparar la emisión. La televisión, al igual que los futbolistas, rinde mejor con un buen calentamiento. Por eso, sé previsor y enciéndela un rato antes del partido, así podrás comprobar que la señal llega correctamente y que la calidad de la imagen es la esperada. Si algo no funcionase, tendrías tiempo de llamar al servicio técnico y que te diesen unas instrucciones para arreglarlo. Tú tienes el mando ¿Qué pasa si de repente tienes que ajustar el volumen o la señal comienza a fallar? ¿Y si quieres cambiar durante el descanso a otro partido? Es importante que tengas siempre el mando a distancia cerca, en un lugar que te permita acceder a él en pocos segundos y ajustar todo lo que no esté funcionando correctamente. Limpieza Una imagen vale más que mil palabras, y si no que se lo digan al Pato Sosa en su presentación como jugador colchonero. Bromas aparte, es importante que tanto pantalla como mesas estén limpias, ya que los futboleros por su equipo pueden aguantar muchas cosas, pero eso no significa que vayan a tropezar con la misma piedra dos veces. En resumidas cuentas, mantén limpio el local, porque puede que un cliente pueda tragar con la suciedad una vez si el partido ya ha empezado o está cerca de hacerlo y no tiene muchas alternativas, pero para el siguiente encuentro buscará otra opción.