En La Barra hablamos de

decoración

¿Te imaginas que en el campo del Liverpool nadie fuese de rojo? ¿O que en el mítico “Muro Amarillo” del campo del Dortmund no hubiese ni un aficionado vestido de ese color? En tu negocio, igual que en el fútbol, la ambientación es importante. Si el apoyo de la grada es esencial para que los jugadores de un equipo ganen un partido, “vestir” tu bar en épocas señaladas logrará crear el ambiente propicio para incentivar el consumo de los clientes. Uno de los períodos del año que más se prestan a aprovechar el estado de euforia de los comensales y obtener más beneficios es el navideño. Y es que el espíritu de la Navidad inspira a los clientes y, guste o no, tendrás las de ganar si te contagias de éste, pues entre un restaurante decorado y otro no… la gran mayoría escogerán el primero. Por esto, te vamos a dar algunas claves para que puedas decorar tu bar o restaurante sin necesidad de invertir mucho dinero: Frío en la calle, calor en el interior De acuerdo, no es que en Navidad en España el frío sea igual que el de un Spartak de Moscú - Zenith en febrero, pero lo lógico es que en la calle la temperatura no sea precisamente agradable, por lo que debes ofrecer a los usuarios todo lo contrario, un ambiente cálido y que incite a pasar un buen rato. Recurre a colores vivos para conseguirlo. En Navidad estás de suerte, ya que tampoco habrá que pensar mucho, pues las “tonalidades oficiales” de este período ya incluyen el rojo, el verde, el plateado o el dorado. Eso sí, cuidado con las combinaciones, no todos tienen que estar combinados a la vez ni en un mismo objeto. El escaparate, como el mediapunta Es inevitable que, cuando ves jugar a un equipo por primera vez, se te vayan los ojos hacia el jugador que más luce: el Laudrup, el Valerón, el Maradona o el Platini de turno. Ese número 10 que llama la atención más que el resto. Después ya te vas fijando en cómo se coloca el 5, cómo saca el balón el 4, cómo se incorpora el 2 y cómo centra el 7. Con el escaparate pasa algo similar, es el primer y principal reclamo en el que se van a fijar los posibles clientes y como tal hay que dedicarle especial cuidado a la hora de decorarlo. Las guirnaldas, las coronas y las luces pueden ser un adorno discreto y cumplir perfectamente con su función, esto es, llamar la atención y dar un toque navideño sin desmerecer al resto de los componentes del escaparate. Importante: que estos objetos no impidan a los usuarios ver lo que hay en el interior o acceder al local. Sobre si es conveniente poner un árbol de Navidad en el escaparate (o en la entrada), es como jugar con doble pivote, hay opiniones para todos los gustos. Dependerá del hueco del que dispongas, pero si tienes que decidir entre dentro y fuera, te recomendamos que guardes el recurso para el interior y juegues con las luces en el exterior, llamarán más la atención. Los adornos, en su justa medida Hay futbolistas que, por volcánicos, pueden llegar a desesperar hasta a sus propios aficionados: Stoichkov, Roy Keane, Diego Costa, Gatuso… En el extremo contrario, los hay que logran poner nerviosos a sus seguidores con su aparente desidia: Pastore, Riquelme, Ganso, Benzema… Y es que en el término medio está la virtud. Por eso, al decorar debes encontrar ese punto entre colocar una guirnalda en una esquina casi invisible y el exceso de decoración navideña, que no sabes si estás un restaurante o en Times Square en hora punta. La decoración navideña debe sustituir o complementar a los objetos habituales, no añadirse a estos. Ten en cuenta además que, cuantos más adornos, mayor puede ser la sensación de agobio para el usuario y más las dificultades para que los trabajadores desempeñen su labor normalmente. En este sentido, algunos consejos: Utiliza los adornos para decorar objetos que previamente ya tengas en el local: plantas, escaleras, cuadros, equipos de sonido o televisión, etc. Las coronas son siempre una buena opción para decorar las paredes. Añade figuras navideñas relacionadas con las Navidades a estanterías o muebles: renos, figuras de Papá Noel, muñecos de nieve, etc. El árbol, el mediocentro organizador El árbol es como el mediocentro, debe ser el eje de tu estrategia de decoración y debe estar siempre en tu equipo, sí o sí. Tú eliges si es natural (más bonito pero más sucio puesto que puede perder agujas) o si es sintético (menos personal aunque cumplidor, con 6 años de vida útil aproximadamente), pero es importante que si te decides a colocarlo, lo decores bien: estrellas, luces, bolas, guirnaldas… Un árbol apenas decorado causará en el cliente la sensación contraria a la que buscas. La MCN aquí va de música Si el PSG tiene en su “MCN” (Mbappé, Cavani y Neymar) una de las delanteras más temidas de Europa, tú tienes en tu “MCN” (Marimorena, Cantad pastores y Noche de paz) una de las bandas sonoras más reconocibles de toda Navidad que se precie. Y es que los villancicos o las canciones eminentemente navideñas (Raphael y su tamborilero, Mariah Carey y su All I want for Christmas is You, etc.) son tus aliados para crear una atmósfera perfecta en esta época. Eso sí, asegúrate de tener una amplia selección (no reproducir 10 canciones en bucle) y que el volumen sea moderado. ¿Y la mesa? Los objetos de la mesa también son susceptibles de decoración navideña, siempre y cuando no compliquemos o entorpezcamos al comensal: velas, centros de mesa con bolas y flores, manteles o servilletas personalizados con motivos navideños, cubresillas, etc… Y, por supuesto, no te olvides de colocar un vaso para el champagne o el cava, pues si en algún momento del año se consumen estos productos, ese es la Navidad.

Partiendo de la base de que un futbolista que tenga las mejores botas o la camiseta más bonita no tiene por qué ser el mejor, con los restaurantes pasaría algo similar. La fachada, el escaparate o la apariencia exterior no lo es todo, lo realmente importante es su atención y comida, pero no hay duda de que cuidar el aspecto ayuda, y mucho, a atraer clientes. El refranero es sabio y uno de los clásicos ya lo avisaba: “El hábito no hace al monje”. A este dicho algunos han añadido “pero lo distingue”. Y no podemos estar más de acuerdo. Por eso, a la hora de llamar la atención de los viandantes que pasan por delante de un restaurante, algunos propietarios intentan captarles con sus mejores carnes o pescados, otros lo llenan de reclamos con menús especiales y ofertas y otros tratan de transmitir sofisticación con elementos decorativos. Por esto, desde #LoVemosEnElBar os damos algunos consejos para mostrar a los posibles clientes la mejor cara del restaurante: Descubre tu interior No, no es una frase motivacional que poner en una taza ni un anuncio de clases de yoga. Los restaurantes desde cuya fachada no se ve absolutamente nada del interior tienden a ser sospechosos para los clientes, que se los imaginan más oscuros que el futuro de Chygrynskiy y Douglas en el Barça. Por eso, es importante que se pueda ver el interior desde el escaparate, pero cuidado: debe haber un equilibrio entre transparencia y privacidad, que no se pueda escudriñar cada ingrediente que estén probando los comensales. La clave, mostrar siendo sugerente, no totalmente explícito. Exposición de objetos Si optas por la exposición en el escaparate de objetos o alimentos (carne, pescados, frutas, verduras, etc.), es importante que no esté totalmente lleno, pues no conseguirás captar la atención del usuario hacia un punto concreto, dispersándola. Por ejemplo, si trabajas con verduras recién cogidas de la huerta y con un aspecto espectacular, que sea el eje central de tu exposición; si tienes unos filetes de buey de un tamaño ingente, aprovéchalo, pero no los rodees de distracciones y dales casi todo el protagonismo. El cartel Es importante que sea legible a distancia y que sea visible tanto de día como de noche (ya sea mediante iluminación propia o aprovechando la iluminación de las calles). Es necesario también estudiar su ubicación para que ni los reflejos del sol ni las farolas de la calle puedan imposibilitar la visión. Si tienes la posibilidad de invertir, puedes recurrir a LEDs, pues te permitirán personalizar y adaptar el mensaje que quieras dar. La limpieza, tu aliada Si Raúl y Lineker son, según la clasificación de la UEFA, los jugadores más limpios de Europa -nunca fueron expulsados-, tu restaurante debería intentar serlo, por lo menos, de tu ciudad: ventanas, puertas, escaparates e incluso la misma entrada al bar deben estar impolutas. Pocos clientes se aventurarían a entrar en un local cuya entrada esté llena de mugre. La carta, siempre bien visible En la era de los clientes 2.0, donde todas las experiencias se comentan en webs y redes sociales, es preferible que los usuarios conozcan antes de entrar todos los platos y precios para saber qué tipo de restaurante eres, que no se lleven una sorpresa después con los costes o el tipo de cocina, pues no dudarán en compartir con el resto de usuarios una experiencia negativa. ¿Tienes WiFi? Presume de él Avisa a tus clientes de que tienes WiFi desde la misma entrada. Bien visible. Aunque no lo creas, es un reclamo muy potente para atraer consumidores desde la calle. Hoy en día, entre dos locales similares, si uno tiene conexión y otro no, la mayoría se decidirán por el primero. Además, para tu restaurante es una inversión segura: En un local con WiFi, un cliente consume hasta un 70% más de productos. Una cafetería con WiFi gratuito puede aumentar los ingresos hasta en un 80%. Un 37% de los clientes valora más el WiFi que la calidad del café. Promociona lo que te hace diferente Es posible que una cerveza o una hamburguesa las puedan conseguir en varios sitios de una misma zona, por lo que si apuestas por iniciativas para diferenciarte (música en directo, noches temáticas, retransmisión de eventos deportivos…), que sean visibles desde la calle, ya sea con una pizarra o un cartel anunciador. Escoge bien tus colores Algunos como Schuster tendrían problemas en este punto -jugó para Barça, Atleti y Real Madrid-, pero escoger el color adecuado para la fachada y entrada de tu restaurante, además de para la decoración que sea visible desde la calle, es un elemento esencial para captar clientes. Es lo que en marketing se llama “psicología del color”, disciplina que analiza cómo afectan los colores en la percepción y conducta de las personas. Por esto, al diseñar tu imagen de marca debes ser especialmente cuidadoso con la información que “envías” a los usuarios. Aunque no tenemos espacio para analizar todos los colores y gamas, aquí tienes alguna de las asociaciones más comunes: Rojo: Transmite calidez, pasión y visceralidad. Este color cálido no será el más adecuado si quieres evocar tranquilidad. Blanco: Esta gama se asocia a la pureza, la limpieza y la nobleza, un buen color por lo tanto para todos aquellos negocios que tengan que ver con la cocina. Azul: Es percibido como un lugar seguro, que genera confianza. Al ser un color frío, consigue que las personas se sientan tranquilas. Amarillo: Un color que transmite esperanza, motivación, optimismo. En definitiva, buenas vibraciones y energía positiva. Negro: El color de la sofisticación por excelencia, evoca valor y prestigio. Puede funcionar bien si se quiere transmitir sofisticación.

¿Te imaginas que en el campo del Liverpool nadie fuese de rojo? ¿O que en el mítico “Muro Amarillo” del campo del Dortmund no hubiese ni un aficionado vestido de ese color? En tu negocio, igual que en el fútbol, la ambientación es importante. Si el apoyo de la grada es esencial para que los jugadores de un equipo ganen un partido, “vestir” tu bar en épocas señaladas logrará crear el ambiente propicio para incentivar el consumo de los clientes. Uno de los períodos del año que más se prestan a aprovechar el estado de euforia de los comensales y obtener más beneficios es el navideño. Y es que el espíritu de la Navidad inspira a los clientes y, guste o no, tendrás las de ganar si te contagias de éste, pues entre un restaurante decorado y otro no… la gran mayoría escogerán el primero. Por esto, te vamos a dar algunas claves para que puedas decorar tu bar o restaurante sin necesidad de invertir mucho dinero: Frío en la calle, calor en el interior De acuerdo, no es que en Navidad en España el frío sea igual que el de un Spartak de Moscú - Zenith en febrero, pero lo lógico es que en la calle la temperatura no sea precisamente agradable, por lo que debes ofrecer a los usuarios todo lo contrario, un ambiente cálido y que incite a pasar un buen rato. Recurre a colores vivos para conseguirlo. En Navidad estás de suerte, ya que tampoco habrá que pensar mucho, pues las “tonalidades oficiales” de este período ya incluyen el rojo, el verde, el plateado o el dorado. Eso sí, cuidado con las combinaciones, no todos tienen que estar combinados a la vez ni en un mismo objeto. El escaparate, como el mediapunta Es inevitable que, cuando ves jugar a un equipo por primera vez, se te vayan los ojos hacia el jugador que más luce: el Laudrup, el Valerón, el Maradona o el Platini de turno. Ese número 10 que llama la atención más que el resto. Después ya te vas fijando en cómo se coloca el 5, cómo saca el balón el 4, cómo se incorpora el 2 y cómo centra el 7. Con el escaparate pasa algo similar, es el primer y principal reclamo en el que se van a fijar los posibles clientes y como tal hay que dedicarle especial cuidado a la hora de decorarlo. Las guirnaldas, las coronas y las luces pueden ser un adorno discreto y cumplir perfectamente con su función, esto es, llamar la atención y dar un toque navideño sin desmerecer al resto de los componentes del escaparate. Importante: que estos objetos no impidan a los usuarios ver lo que hay en el interior o acceder al local. Sobre si es conveniente poner un árbol de Navidad en el escaparate (o en la entrada), es como jugar con doble pivote, hay opiniones para todos los gustos. Dependerá del hueco del que dispongas, pero si tienes que decidir entre dentro y fuera, te recomendamos que guardes el recurso para el interior y juegues con las luces en el exterior, llamarán más la atención. Los adornos, en su justa medida Hay futbolistas que, por volcánicos, pueden llegar a desesperar hasta a sus propios aficionados: Stoichkov, Roy Keane, Diego Costa, Gatuso… En el extremo contrario, los hay que logran poner nerviosos a sus seguidores con su aparente desidia: Pastore, Riquelme, Ganso, Benzema… Y es que en el término medio está la virtud. Por eso, al decorar debes encontrar ese punto entre colocar una guirnalda en una esquina casi invisible y el exceso de decoración navideña, que no sabes si estás un restaurante o en Times Square en hora punta. La decoración navideña debe sustituir o complementar a los objetos habituales, no añadirse a estos. Ten en cuenta además que, cuantos más adornos, mayor puede ser la sensación de agobio para el usuario y más las dificultades para que los trabajadores desempeñen su labor normalmente. En este sentido, algunos consejos: Utiliza los adornos para decorar objetos que previamente ya tengas en el local: plantas, escaleras, cuadros, equipos de sonido o televisión, etc. Las coronas son siempre una buena opción para decorar las paredes. Añade figuras navideñas relacionadas con las Navidades a estanterías o muebles: renos, figuras de Papá Noel, muñecos de nieve, etc. El árbol, el mediocentro organizador El árbol es como el mediocentro, debe ser el eje de tu estrategia de decoración y debe estar siempre en tu equipo, sí o sí. Tú eliges si es natural (más bonito pero más sucio puesto que puede perder agujas) o si es sintético (menos personal aunque cumplidor, con 6 años de vida útil aproximadamente), pero es importante que si te decides a colocarlo, lo decores bien: estrellas, luces, bolas, guirnaldas… Un árbol apenas decorado causará en el cliente la sensación contraria a la que buscas. La MCN aquí va de música Si el PSG tiene en su “MCN” (Mbappé, Cavani y Neymar) una de las delanteras más temidas de Europa, tú tienes en tu “MCN” (Marimorena, Cantad pastores y Noche de paz) una de las bandas sonoras más reconocibles de toda Navidad que se precie. Y es que los villancicos o las canciones eminentemente navideñas (Raphael y su tamborilero, Mariah Carey y su All I want for Christmas is You, etc.) son tus aliados para crear una atmósfera perfecta en esta época. Eso sí, asegúrate de tener una amplia selección (no reproducir 10 canciones en bucle) y que el volumen sea moderado. ¿Y la mesa? Los objetos de la mesa también son susceptibles de decoración navideña, siempre y cuando no compliquemos o entorpezcamos al comensal: velas, centros de mesa con bolas y flores, manteles o servilletas personalizados con motivos navideños, cubresillas, etc… Y, por supuesto, no te olvides de colocar un vaso para el champagne o el cava, pues si en algún momento del año se consumen estos productos, ese es la Navidad.

Partiendo de la base de que un futbolista que tenga las mejores botas o la camiseta más bonita no tiene por qué ser el mejor, con los restaurantes pasaría algo similar. La fachada, el escaparate o la apariencia exterior no lo es todo, lo realmente importante es su atención y comida, pero no hay duda de que cuidar el aspecto ayuda, y mucho, a atraer clientes. El refranero es sabio y uno de los clásicos ya lo avisaba: “El hábito no hace al monje”. A este dicho algunos han añadido “pero lo distingue”. Y no podemos estar más de acuerdo. Por eso, a la hora de llamar la atención de los viandantes que pasan por delante de un restaurante, algunos propietarios intentan captarles con sus mejores carnes o pescados, otros lo llenan de reclamos con menús especiales y ofertas y otros tratan de transmitir sofisticación con elementos decorativos. Por esto, desde #LoVemosEnElBar os damos algunos consejos para mostrar a los posibles clientes la mejor cara del restaurante: Descubre tu interior No, no es una frase motivacional que poner en una taza ni un anuncio de clases de yoga. Los restaurantes desde cuya fachada no se ve absolutamente nada del interior tienden a ser sospechosos para los clientes, que se los imaginan más oscuros que el futuro de Chygrynskiy y Douglas en el Barça. Por eso, es importante que se pueda ver el interior desde el escaparate, pero cuidado: debe haber un equilibrio entre transparencia y privacidad, que no se pueda escudriñar cada ingrediente que estén probando los comensales. La clave, mostrar siendo sugerente, no totalmente explícito. Exposición de objetos Si optas por la exposición en el escaparate de objetos o alimentos (carne, pescados, frutas, verduras, etc.), es importante que no esté totalmente lleno, pues no conseguirás captar la atención del usuario hacia un punto concreto, dispersándola. Por ejemplo, si trabajas con verduras recién cogidas de la huerta y con un aspecto espectacular, que sea el eje central de tu exposición; si tienes unos filetes de buey de un tamaño ingente, aprovéchalo, pero no los rodees de distracciones y dales casi todo el protagonismo. El cartel Es importante que sea legible a distancia y que sea visible tanto de día como de noche (ya sea mediante iluminación propia o aprovechando la iluminación de las calles). Es necesario también estudiar su ubicación para que ni los reflejos del sol ni las farolas de la calle puedan imposibilitar la visión. Si tienes la posibilidad de invertir, puedes recurrir a LEDs, pues te permitirán personalizar y adaptar el mensaje que quieras dar. La limpieza, tu aliada Si Raúl y Lineker son, según la clasificación de la UEFA, los jugadores más limpios de Europa -nunca fueron expulsados-, tu restaurante debería intentar serlo, por lo menos, de tu ciudad: ventanas, puertas, escaparates e incluso la misma entrada al bar deben estar impolutas. Pocos clientes se aventurarían a entrar en un local cuya entrada esté llena de mugre. La carta, siempre bien visible En la era de los clientes 2.0, donde todas las experiencias se comentan en webs y redes sociales, es preferible que los usuarios conozcan antes de entrar todos los platos y precios para saber qué tipo de restaurante eres, que no se lleven una sorpresa después con los costes o el tipo de cocina, pues no dudarán en compartir con el resto de usuarios una experiencia negativa. ¿Tienes WiFi? Presume de él Avisa a tus clientes de que tienes WiFi desde la misma entrada. Bien visible. Aunque no lo creas, es un reclamo muy potente para atraer consumidores desde la calle. Hoy en día, entre dos locales similares, si uno tiene conexión y otro no, la mayoría se decidirán por el primero. Además, para tu restaurante es una inversión segura: En un local con WiFi, un cliente consume hasta un 70% más de productos. Una cafetería con WiFi gratuito puede aumentar los ingresos hasta en un 80%. Un 37% de los clientes valora más el WiFi que la calidad del café. Promociona lo que te hace diferente Es posible que una cerveza o una hamburguesa las puedan conseguir en varios sitios de una misma zona, por lo que si apuestas por iniciativas para diferenciarte (música en directo, noches temáticas, retransmisión de eventos deportivos…), que sean visibles desde la calle, ya sea con una pizarra o un cartel anunciador. Escoge bien tus colores Algunos como Schuster tendrían problemas en este punto -jugó para Barça, Atleti y Real Madrid-, pero escoger el color adecuado para la fachada y entrada de tu restaurante, además de para la decoración que sea visible desde la calle, es un elemento esencial para captar clientes. Es lo que en marketing se llama “psicología del color”, disciplina que analiza cómo afectan los colores en la percepción y conducta de las personas. Por esto, al diseñar tu imagen de marca debes ser especialmente cuidadoso con la información que “envías” a los usuarios. Aunque no tenemos espacio para analizar todos los colores y gamas, aquí tienes alguna de las asociaciones más comunes: Rojo: Transmite calidez, pasión y visceralidad. Este color cálido no será el más adecuado si quieres evocar tranquilidad. Blanco: Esta gama se asocia a la pureza, la limpieza y la nobleza, un buen color por lo tanto para todos aquellos negocios que tengan que ver con la cocina. Azul: Es percibido como un lugar seguro, que genera confianza. Al ser un color frío, consigue que las personas se sientan tranquilas. Amarillo: Un color que transmite esperanza, motivación, optimismo. En definitiva, buenas vibraciones y energía positiva. Negro: El color de la sofisticación por excelencia, evoca valor y prestigio. Puede funcionar bien si se quiere transmitir sofisticación.

En #LoVemosEnElBar somos conscientes de que la mejor promoción para tu bar está en un correcto equilibrio entre los medios más modernos, como Internet y las redes sociales, y los más tradicionales, como las pizarras. Por eso, una vez que te hayas dado de alta en nuestra página, podrás acceder a imágenes y banners para promocionar tus partidos online y, además, recibirás una pizarra con los imanes de los equipos de LaLiga Santander y, si así lo deseas, también los de LaLiga 1|2|3. Y es que sin lugar a dudas, España es un país de bares. De hecho, es el país con mayor densidad de bares de todo el mundo, concretamente uno por cada 175 personas. Esto, que para muchos asiduos es una bendición, para los gerentes de estos establecimientos significa una mayor necesidad de diferenciarse del resto para atraer la atención de los clientes. En la época de las redes sociales e Internet, sigue habiendo muchos bares que tiran de ingenio y originalidad para promocionarse por otros medios, digamos a un nivel más terrenal, a pie de calle. Y cuando de captar la atención de los transeúntes se trata, una pizarra es un elemento al que se le puede sacar mucho más partido del que pensamos. Los mensajes más originales de los bares en pizarras En #LoVemosEnElBar hemos recopilado algunos de los mejores mensajes que hemos visto en Internet para que te sirvan de inspiración o, simplemente, para que pases un buen rato. Borussia Mönchen…¿qué? Este año, la Champions nos ha dado uno de los mejores mensajes futboleros que se han escrito en una pizarra. El Celtic de Glasgow se enfrentaba al Borussia Mönchengladbach y un bar de la capital escocesa encontró tan complicado como gracioso el nombre del equipo germano. Ante los problemas que suele haber -fuera de Alemania- para escribirlo correctamente, decidió abreviar con un “Celtic vs A German Team”, es decir, “Celtic vs Un Equipo Alemán”, no sin antes dejar varios intentos tachados en la pizarra. El equipo alemán se lo tomó con humor y, en el partido de vuelta, no dudó en devolverle la jugada recibiendo al Celtic con esta pizarra. Plantando cara a Internet En un post anterior hablábamos de la importancia de saber manejar la reputación online de tu establecimiento y contestar correctamente a las críticas negativas que podían aparecer en páginas como Yelp. Un bar decidió que podía utilizar una mala opinión para, a través de la ironía, captar la atención de los paseantes con este mensaje: “Entra y prueba el peor sándwich de albóndigas que un tipo de Yelp ha comido en su vida”. Eso es saber encajar las críticas. Todo lo que un bar puede hacer por ti por 1€ En busca de la felicidad… en un bar No, no nos referimos a la película de Will Smith, sino al reclamo de local que daba a elegir a los peatones entre la “felicidad”, que se encontraba en su bar, y “la vida real”, si seguías caminando por la calle. Ilustres futbolistas como George Best, Ronaldo (no Cristiano), Ronaldinho, Romario, Kluivert, Cassano o Balotelli pueden dar fe de que dentro de establecimientos hosteleros también se puede encontrar la felicidad. Cuando ser amable tiene premio Un alegato por la conversación Cerveza ¿gratis? Un potente reclamo sin duda. Eso debió pensar el dueño de este restaurante que decidió jugar con el tamaño de las palabras “Gratis” y “Cerveza” en su pizarra. El mensaje completo decía en realidad “WiFi gratis y buena cerveza”. Seguro que alguno picó. Invocando el poder del tocino En España quizá nos hipnotizaría más algo más nuestro, como un dibujo de una paella, una oreja a la plancha, un chorizo, unas gambas… Ahí queda la idea. Tú pide lo que quieras Cuando en una pizarra no hay sitio para destacar todas las bondades de tu carta, es mejor dejar claro a los clientes que…

Bastante te ha costado escoger la decoración de tu local como para que ahora vengamos los de #LoVemosEnElBar a decirte que tienes que cambiarla por el fútbol. Por eso, lo que te proponemos es adaptarla para vestir tu establecimiento en esos partidos que tienes marcados en la agenda y que sabes que te llenan el bar. Y es que los aficionados pueden alcanzar un estado de felicidad plena (y ojalá que también de sed voraz) si además de una televisión para ver el partido y unos compañeros de mesa o barra con los que compartir su pasión se encuentran con una ambientación de lo más futbolera. Hemos recopilado alguno de los objetos más curiosos de Internet para que decores tu bar en días de partido -y puedas retirarlo después si así lo deseas-. Fútbol retro Ese fútbol de antaño, de botas negras, de porteros con boina, de camisetas abotonadas, cuando nadie jugaba con gomina, los jugadores tenían bigote y no redes sociales, en las gradas se estaba de pie… Recuperar el aroma a fútbol añejo seguro que recordará a algunos de tus clientes tiempos pasados que miran con nostalgia. Una buena idea es decorar tu local con un balón retro o vestir a tus camarer@s con camisetas antiguas del equipo de la ciudad en los días de partido. Fuentes: Yo quiero uno de esos.com (http://www.yoquierounodeesos.com/) y Cooligan (http://coolligan.com/) Lámpara de mesa Subbuteo Prácticamente todo el que tenga edad para ir a un bar con sus amig@s a ver el fútbol recordará el Subbuteo, un juego que hizo furor en los 90. Una mesa decorada con esta lámpara seguro que les saca una sonrisa. Una sorpresa para el cliente y una razón para repetir en tu bar acompañado de nuevos amig@s a los que enseñarles tu original decoración. Fuente: Curiosite (http://www.curiosite.es/) Muñeco de futbolín con imán Otro artículo para personalizar tu bar y diferenciarte de otros puede ser un muñeco de futbolín con imán. Colócalo en la nevera, en la barra, en los grifos o, por qué no, para sujetar las servilletas. Fuente: Curiosite (http://www.curiosite.es/) *Nota: Damos fe de que, a pesar de la foto, está disponible en varios equipos, que en #LoVemosEnElBar no somos de ninguno, nosotros vamos “con el buen fútbol”. Posavasos, servilletas y manteles futboleros Todo lo que se pueda tematizar, ayudará a los aficionados a “entrar en calor” y sentirse en tu bar como si del estadio se tratase. Existen multitud de distribuidores que ofrecen manteles, servilletas y posavasos relacionados con el mundo del fútbol. Incluso vasos, aunque la mayoría suelen ser de plástico y seguro que a más de uno no les hace mucha gracia disfrutar de su bebida favorita ahí, por lo que en lo que a recipientes se refiere, recomendamos mantener el formato habitual. Abrebotellas Subbuteo ¿Eres de los que pone cubos en su bar? ¿Tienes alguna oferta especial durante los partidos que los incluya? Acaba de ganarte a todo futbolero amarrando a tus cubos un abrebotellas de Subbuteo. Fuente: Regalopedia (http://regalopedia.es/) El Pulpo Paul, en tu barra Si hay una figura -además de Iniesta claro- que asociamos con el mejor momento vivido por muchos de los futboleros de este país, esa es la del Pulpo Paul, vidente oficial de la selección durante el mundial de Sudáfrica. Tan famoso se hizo que tiene hasta su réplica de peluche, un accesorio muy apropiado para la barra o para poner junto a la tele y que dé toda la suerte a tu equipo. Fuente: RegalosFrikis (http://www.regalosfrikis.com/) Tu propio terreno de juego Buceando en Internet hemos encontrado otro complemento futbolero donde los haya, idóneo para vestir la zona de tu bar donde se van a ubicar los aficionados para disfrutar del partido: una alfombra de varios metros con forma de campo de fútbol para cubrir el suelo y contribuir a convertir tu local en lo más parecido a un estadio. Eso sí, prohíbe jugar a la pelota porque seguro que hay alguno que no puede contenerse y se lanza. Fuente: Aire de Fiesta http://www.airedefiesta.com/ Banderines, camisetas enmarcadas y posters Vale, estos de curiosos tienen poco o nada. Quizá sean los componentes más clásicos, pero sin duda ayudan a crear esa atmósfera futbolera que tanto gusta a los clientes que van a los bares a ver los partidos y no podíamos dejarlos fuera. Durante un torneo internacional, puedes utilizar, por ejemplo, las banderas de los países (recurso muy utilizado en los sports bar de Inglaterra durante el 6 Naciones o competiciones de fútbol). Sobre los posters, no te preocupes, corre de nuestra cuenta. En #LoVemosEnElBar podrás descargarte materiales imprimibles para promocionar los partidos de forma totalmente gratuita.

En #LoVemosEnElBar somos conscientes de que la mejor promoción para tu bar está en un correcto equilibrio entre los medios más modernos, como Internet y las redes sociales, y los más tradicionales, como las pizarras. Por eso, una vez que te hayas dado de alta en nuestra página, podrás acceder a imágenes y banners para promocionar tus partidos online y, además, recibirás una pizarra con los imanes de los equipos de LaLiga Santander y, si así lo deseas, también los de LaLiga 1|2|3. Y es que sin lugar a dudas, España es un país de bares. De hecho, es el país con mayor densidad de bares de todo el mundo, concretamente uno por cada 175 personas. Esto, que para muchos asiduos es una bendición, para los gerentes de estos establecimientos significa una mayor necesidad de diferenciarse del resto para atraer la atención de los clientes. En la época de las redes sociales e Internet, sigue habiendo muchos bares que tiran de ingenio y originalidad para promocionarse por otros medios, digamos a un nivel más terrenal, a pie de calle. Y cuando de captar la atención de los transeúntes se trata, una pizarra es un elemento al que se le puede sacar mucho más partido del que pensamos. Los mensajes más originales de los bares en pizarras En #LoVemosEnElBar hemos recopilado algunos de los mejores mensajes que hemos visto en Internet para que te sirvan de inspiración o, simplemente, para que pases un buen rato. Borussia Mönchen…¿qué? Este año, la Champions nos ha dado uno de los mejores mensajes futboleros que se han escrito en una pizarra. El Celtic de Glasgow se enfrentaba al Borussia Mönchengladbach y un bar de la capital escocesa encontró tan complicado como gracioso el nombre del equipo germano. Ante los problemas que suele haber -fuera de Alemania- para escribirlo correctamente, decidió abreviar con un “Celtic vs A German Team”, es decir, “Celtic vs Un Equipo Alemán”, no sin antes dejar varios intentos tachados en la pizarra. El equipo alemán se lo tomó con humor y, en el partido de vuelta, no dudó en devolverle la jugada recibiendo al Celtic con esta pizarra. Plantando cara a Internet En un post anterior hablábamos de la importancia de saber manejar la reputación online de tu establecimiento y contestar correctamente a las críticas negativas que podían aparecer en páginas como Yelp. Un bar decidió que podía utilizar una mala opinión para, a través de la ironía, captar la atención de los paseantes con este mensaje: “Entra y prueba el peor sándwich de albóndigas que un tipo de Yelp ha comido en su vida”. Eso es saber encajar las críticas. Todo lo que un bar puede hacer por ti por 1€ En busca de la felicidad… en un bar No, no nos referimos a la película de Will Smith, sino al reclamo de local que daba a elegir a los peatones entre la “felicidad”, que se encontraba en su bar, y “la vida real”, si seguías caminando por la calle. Ilustres futbolistas como George Best, Ronaldo (no Cristiano), Ronaldinho, Romario, Kluivert, Cassano o Balotelli pueden dar fe de que dentro de establecimientos hosteleros también se puede encontrar la felicidad. Cuando ser amable tiene premio Un alegato por la conversación Cerveza ¿gratis? Un potente reclamo sin duda. Eso debió pensar el dueño de este restaurante que decidió jugar con el tamaño de las palabras “Gratis” y “Cerveza” en su pizarra. El mensaje completo decía en realidad “WiFi gratis y buena cerveza”. Seguro que alguno picó. Invocando el poder del tocino En España quizá nos hipnotizaría más algo más nuestro, como un dibujo de una paella, una oreja a la plancha, un chorizo, unas gambas… Ahí queda la idea. Tú pide lo que quieras Cuando en una pizarra no hay sitio para destacar todas las bondades de tu carta, es mejor dejar claro a los clientes que…

Bastante te ha costado escoger la decoración de tu local como para que ahora vengamos los de #LoVemosEnElBar a decirte que tienes que cambiarla por el fútbol. Por eso, lo que te proponemos es adaptarla para vestir tu establecimiento en esos partidos que tienes marcados en la agenda y que sabes que te llenan el bar. Y es que los aficionados pueden alcanzar un estado de felicidad plena (y ojalá que también de sed voraz) si además de una televisión para ver el partido y unos compañeros de mesa o barra con los que compartir su pasión se encuentran con una ambientación de lo más futbolera. Hemos recopilado alguno de los objetos más curiosos de Internet para que decores tu bar en días de partido -y puedas retirarlo después si así lo deseas-. Fútbol retro Ese fútbol de antaño, de botas negras, de porteros con boina, de camisetas abotonadas, cuando nadie jugaba con gomina, los jugadores tenían bigote y no redes sociales, en las gradas se estaba de pie… Recuperar el aroma a fútbol añejo seguro que recordará a algunos de tus clientes tiempos pasados que miran con nostalgia. Una buena idea es decorar tu local con un balón retro o vestir a tus camarer@s con camisetas antiguas del equipo de la ciudad en los días de partido. Fuentes: Yo quiero uno de esos.com (http://www.yoquierounodeesos.com/) y Cooligan (http://coolligan.com/) Lámpara de mesa Subbuteo Prácticamente todo el que tenga edad para ir a un bar con sus amig@s a ver el fútbol recordará el Subbuteo, un juego que hizo furor en los 90. Una mesa decorada con esta lámpara seguro que les saca una sonrisa. Una sorpresa para el cliente y una razón para repetir en tu bar acompañado de nuevos amig@s a los que enseñarles tu original decoración. Fuente: Curiosite (http://www.curiosite.es/) Muñeco de futbolín con imán Otro artículo para personalizar tu bar y diferenciarte de otros puede ser un muñeco de futbolín con imán. Colócalo en la nevera, en la barra, en los grifos o, por qué no, para sujetar las servilletas. Fuente: Curiosite (http://www.curiosite.es/) *Nota: Damos fe de que, a pesar de la foto, está disponible en varios equipos, que en #LoVemosEnElBar no somos de ninguno, nosotros vamos “con el buen fútbol”. Posavasos, servilletas y manteles futboleros Todo lo que se pueda tematizar, ayudará a los aficionados a “entrar en calor” y sentirse en tu bar como si del estadio se tratase. Existen multitud de distribuidores que ofrecen manteles, servilletas y posavasos relacionados con el mundo del fútbol. Incluso vasos, aunque la mayoría suelen ser de plástico y seguro que a más de uno no les hace mucha gracia disfrutar de su bebida favorita ahí, por lo que en lo que a recipientes se refiere, recomendamos mantener el formato habitual. Abrebotellas Subbuteo ¿Eres de los que pone cubos en su bar? ¿Tienes alguna oferta especial durante los partidos que los incluya? Acaba de ganarte a todo futbolero amarrando a tus cubos un abrebotellas de Subbuteo. Fuente: Regalopedia (http://regalopedia.es/) El Pulpo Paul, en tu barra Si hay una figura -además de Iniesta claro- que asociamos con el mejor momento vivido por muchos de los futboleros de este país, esa es la del Pulpo Paul, vidente oficial de la selección durante el mundial de Sudáfrica. Tan famoso se hizo que tiene hasta su réplica de peluche, un accesorio muy apropiado para la barra o para poner junto a la tele y que dé toda la suerte a tu equipo. Fuente: RegalosFrikis (http://www.regalosfrikis.com/) Tu propio terreno de juego Buceando en Internet hemos encontrado otro complemento futbolero donde los haya, idóneo para vestir la zona de tu bar donde se van a ubicar los aficionados para disfrutar del partido: una alfombra de varios metros con forma de campo de fútbol para cubrir el suelo y contribuir a convertir tu local en lo más parecido a un estadio. Eso sí, prohíbe jugar a la pelota porque seguro que hay alguno que no puede contenerse y se lanza. Fuente: Aire de Fiesta http://www.airedefiesta.com/ Banderines, camisetas enmarcadas y posters Vale, estos de curiosos tienen poco o nada. Quizá sean los componentes más clásicos, pero sin duda ayudan a crear esa atmósfera futbolera que tanto gusta a los clientes que van a los bares a ver los partidos y no podíamos dejarlos fuera. Durante un torneo internacional, puedes utilizar, por ejemplo, las banderas de los países (recurso muy utilizado en los sports bar de Inglaterra durante el 6 Naciones o competiciones de fútbol). Sobre los posters, no te preocupes, corre de nuestra cuenta. En #LoVemosEnElBar podrás descargarte materiales imprimibles para promocionar los partidos de forma totalmente gratuita.

Hacer de tu bar un lugar que todo futbolero sienta como el estadio no pasa por ponerle aroma de vestuario. Tampoco es conveniente que a todo el que entre le regales una vuvuzela o conseguirás vaciar el bar tan rápido como Munitis corría la banda. Sin embargo, hay muchas cosas que puedes hacer para rentabilizar los partidos, que los clientes se sientan a gusto y que consuman más. Con el alma de seleccionador que llevamos dentro, hemos elegido unos cuantos consejos que te ayudarán sacar el máximo provecho de tus días de fútbol. Frutos secos. Son como el balón para jugar a fútbol, imprescindibles. Dicen que es el truco más viejo de todos, el Amedeo Carboni, el Donato de la restauración, pero tienen fuelle para rato. Con cada consumición, servir gratis un plato de frutos secos o patatas fritas es una jugada ganadora. La clave, incentivar la sed. La bebida se consume más rápido y las posibilidades de pedir otra aumentan. Además, es un gesto que tus clientes valoran. Victoria segura. Música. Unas buenas canciones futboleras son el complemento ideal para el estado de euforia que el fútbol genera y la forma perfecta de crear ambiente en la previa. Más clientes felices y más ganas de tomarse algo. Recuerda que para poder utilizar cualquier obra musical o audiovisual protegida, ya sea nacional o extranjera, necesitas una licencia SGAE. Estos son algunos ejemplos de canciones futboleras: “We Are The Champions” y “We Will Rock You” de Queen, “Maradona” de Andrés Calamaro, el “Waka Waka” de Shakira (canción que tantos buenos recuerdos nos trae del Mundial de Sudáfrica) o El himno de la Champions o, para que nos entendamos, “la musiquilla de cuando saltan al campo”, sin duda el coro que más pieles de gallina ha puesto en todo el mundo.  Degustación. El fútbol te traerá clientes nuevos y por lo tanto es una oportunidad para que prueben lo que haces. Ofréceles una pequeña tapa con tus especialidades para que conozcan cómo trabajas entre fogones y lo que les espera si, en cualquier otro momento donde no haya un partido, se dejan caer por tu local. Menú. En esos días de partido grande, necesitas tener todo muy bien organizado y que el volumen de clientes no provoque que algunos se sientan desatendidos. Optimiza tus recursos, olvídate de los platos muy elaborados y prepara una carta típicamente futbolera, con pizzas, bocadillos, paninis, hamburguesas, perritos calientes… Platos que no requieran mucha elaboración y que puedan servirse rápido. Noches temáticas. Si un equipo español juega contra uno italiano, organiza la noche de la pizza o, si juega contra uno alemán, perritos calientes con salchichas Frankfurt. También puedes apoyarte decorando el bar con banderas, vistiendo a tus camareros con los colores del equipo local, etc. Planificación. No pierdas de vista nuestro calendario para estar al tanto de cuándo se celebran los grandes partidos. En esos días, adapta los pedidos a tus proveedores para no quedarte sin existencias. Dejar sin bebida a un aficionado puede ser más frustrante que lo que le pasó a Chilavert en Zaragoza (ver vídeo, merece la pena). Ofertas y promociones. Un partido es siempre una buena excusa para fidelizar a los clientes a través de promociones especiales como el 2x1, bebida + ración, cubos, etc. La porra. Organizar una porra es como Paolo Maldini, un valor seguro. Y es que en las porras siempre se juega el partido siguiente, por lo que aumentan las posibilidades de que los clientes vuelvan a verlo a tu bar (y si alguno tiene que cobrar, vuelve seguro). Además, se trata de una sencilla manera de generar un sentimiento de comunidad en torno a tu establecimiento. Promoción del partido. Es básico promocionar adecuadamente el partido que vas a retransmitir para que los clientes sepan que en tu bar se ve el fútbol. Utiliza posters con los partidos y ubícalos en lugares visibles. Fuera, usa pizarras. Además, si dispones de web y redes sociales, anuncia los encuentros igualmente. Nuestros materiales descargables pueden ayudarte. Fútbol para grupos. Igual que en los estadios hay un palco, también en tu bar puedes preparar unas mesas para que los grupos puedan seguir los partidos. Ten en cuenta que a los futboleros les encanta ver los partidos en grupo (y se consume más acompañado), pero también es una oportunidad de darte a conocer, ya que seguro que para alguno es su primera vez en tu bar. En definitiva, haber contratado el fútbol en televisión y no aprovechar su poder para atraer clientes y fidelizarlos es como tener a Ibrahimovic en el equipo y ponerlo de portero, desaprovechar un recurso de categoría. En Lo Vemos en el Bar estamos para ayudarte a rentabilizar al máximo tus retransmisiones.

Retransmitir un partido en el bar: pones la televisión, ubicas las mesas y a esperar a que lleguen los clientes. Fácil, ¿verdad? También le parecía fácil a Abreu marcar su gol y a Cardeñosa el suyo y mira cómo acabaron por confiarse… Un día de partido, especialmente si es uno de los grandes de la temporada, es una oportunidad única para atraer y fidelizar clientes. Por eso todo debe salir bien. A buen seguro que estos partidos comparten con otras fechas señaladas el título de “día que más se llena el bar”, y no precisamente de parroquianos ya conocidos, sino de nuevos (y potenciales) clientes que aparecen al calor del fútbol. Ofrecerles tu mejor versión es clave, quién sabe si después de ese partido no acabas siendo su bar de referencia para ver el fútbol, con lo que esto conllevaría en cuanto a consumo y, por lo tanto, beneficios para tu negocio. En Lo Vemos en el Bar estamos para ayudarte y queremos que siempre que pongas el fútbol en tu bar, todo salga como en el España-Italia de la final de la Eurocopa de 2012, perfecto. Para ello, te damos una lista de cosas que repasar antes de que un grupo de futboleros hambrientos entre en tu bar: Revisa las líneas de visión desde todas las posiciones Pocas cosas más frustrantes para un futbolero que llegar a un bar con el tiempo justo y no encontrar una buena ubicación para verlo. Tampoco es plato de buen gusto que la mesa de delante te impida ver toda la pantalla o que no seas capaz de distinguir el marcador ni el balón porque estás demasiado lejos. Para evitarlo, revisa que la visión desde todas las mesas y ángulos será cómoda para los clientes. Si no es así, piensa en reducir tu zona deportiva o en poner una nueva pantalla. Cuidado con las luces Si las luces del bar reflejan en las pantallas y dificultan la visualización del partido, oriéntalas hacia otro lado o trata de adaptar la intensidad de la luz para que el reflejo sea, por lo menos, soportable. El sonido, también protagonista El sonido no puede ser como el portero, el gran olvidado de todos los premios futbolísticos. Un sonido deficiente puede dar al traste con una retransmisión, y es que para muchos futboleros tan importante es la imagen como los comentarios (aunque sea para criticarlos y llevar la contraria) y el sonido ambiente. Asegúrate de que los clientes que han ido a ver el fútbol escuchan sin problema el partido, pero modula el volumen de modo que no sea molesto para otros clientes que están disfrutando de una conversación ajenos al encuentro. Que las pantallas hagan el calentamiento No esperes al último momento para preparar la emisión. La televisión, al igual que los futbolistas, rinde mejor con un buen calentamiento. Por eso, sé previsor y enciéndela un rato antes del partido, así podrás comprobar que la señal llega correctamente y que la calidad de la imagen es la esperada. Si algo no funcionase, tendrías tiempo de llamar al servicio técnico y que te diesen unas instrucciones para arreglarlo. Tú tienes el mando ¿Qué pasa si de repente tienes que ajustar el volumen o la señal comienza a fallar? ¿Y si quieres cambiar durante el descanso a otro partido? Es importante que tengas siempre el mando a distancia cerca, en un lugar que te permita acceder a él en pocos segundos y ajustar todo lo que no esté funcionando correctamente. Limpieza Una imagen vale más que mil palabras, y si no que se lo digan al Pato Sosa en su presentación como jugador colchonero. Bromas aparte, es importante que tanto pantalla como mesas estén limpias, ya que los futboleros por su equipo pueden aguantar muchas cosas, pero eso no significa que vayan a tropezar con la misma piedra dos veces. En resumidas cuentas, mantén limpio el local, porque puede que un cliente pueda tragar con la suciedad una vez si el partido ya ha empezado o está cerca de hacerlo y no tiene muchas alternativas, pero para el siguiente encuentro buscará otra opción.

Hacer de tu bar un lugar que todo futbolero sienta como el estadio no pasa por ponerle aroma de vestuario. Tampoco es conveniente que a todo el que entre le regales una vuvuzela o conseguirás vaciar el bar tan rápido como Munitis corría la banda. Sin embargo, hay muchas cosas que puedes hacer para rentabilizar los partidos, que los clientes se sientan a gusto y que consuman más. Con el alma de seleccionador que llevamos dentro, hemos elegido unos cuantos consejos que te ayudarán sacar el máximo provecho de tus días de fútbol. Frutos secos. Son como el balón para jugar a fútbol, imprescindibles. Dicen que es el truco más viejo de todos, el Amedeo Carboni, el Donato de la restauración, pero tienen fuelle para rato. Con cada consumición, servir gratis un plato de frutos secos o patatas fritas es una jugada ganadora. La clave, incentivar la sed. La bebida se consume más rápido y las posibilidades de pedir otra aumentan. Además, es un gesto que tus clientes valoran. Victoria segura. Música. Unas buenas canciones futboleras son el complemento ideal para el estado de euforia que el fútbol genera y la forma perfecta de crear ambiente en la previa. Más clientes felices y más ganas de tomarse algo. Recuerda que para poder utilizar cualquier obra musical o audiovisual protegida, ya sea nacional o extranjera, necesitas una licencia SGAE. Estos son algunos ejemplos de canciones futboleras: “We Are The Champions” y “We Will Rock You” de Queen, “Maradona” de Andrés Calamaro, el “Waka Waka” de Shakira (canción que tantos buenos recuerdos nos trae del Mundial de Sudáfrica) o El himno de la Champions o, para que nos entendamos, “la musiquilla de cuando saltan al campo”, sin duda el coro que más pieles de gallina ha puesto en todo el mundo.  Degustación. El fútbol te traerá clientes nuevos y por lo tanto es una oportunidad para que prueben lo que haces. Ofréceles una pequeña tapa con tus especialidades para que conozcan cómo trabajas entre fogones y lo que les espera si, en cualquier otro momento donde no haya un partido, se dejan caer por tu local. Menú. En esos días de partido grande, necesitas tener todo muy bien organizado y que el volumen de clientes no provoque que algunos se sientan desatendidos. Optimiza tus recursos, olvídate de los platos muy elaborados y prepara una carta típicamente futbolera, con pizzas, bocadillos, paninis, hamburguesas, perritos calientes… Platos que no requieran mucha elaboración y que puedan servirse rápido. Noches temáticas. Si un equipo español juega contra uno italiano, organiza la noche de la pizza o, si juega contra uno alemán, perritos calientes con salchichas Frankfurt. También puedes apoyarte decorando el bar con banderas, vistiendo a tus camareros con los colores del equipo local, etc. Planificación. No pierdas de vista nuestro calendario para estar al tanto de cuándo se celebran los grandes partidos. En esos días, adapta los pedidos a tus proveedores para no quedarte sin existencias. Dejar sin bebida a un aficionado puede ser más frustrante que lo que le pasó a Chilavert en Zaragoza (ver vídeo, merece la pena). Ofertas y promociones. Un partido es siempre una buena excusa para fidelizar a los clientes a través de promociones especiales como el 2x1, bebida + ración, cubos, etc. La porra. Organizar una porra es como Paolo Maldini, un valor seguro. Y es que en las porras siempre se juega el partido siguiente, por lo que aumentan las posibilidades de que los clientes vuelvan a verlo a tu bar (y si alguno tiene que cobrar, vuelve seguro). Además, se trata de una sencilla manera de generar un sentimiento de comunidad en torno a tu establecimiento. Promoción del partido. Es básico promocionar adecuadamente el partido que vas a retransmitir para que los clientes sepan que en tu bar se ve el fútbol. Utiliza posters con los partidos y ubícalos en lugares visibles. Fuera, usa pizarras. Además, si dispones de web y redes sociales, anuncia los encuentros igualmente. Nuestros materiales descargables pueden ayudarte. Fútbol para grupos. Igual que en los estadios hay un palco, también en tu bar puedes preparar unas mesas para que los grupos puedan seguir los partidos. Ten en cuenta que a los futboleros les encanta ver los partidos en grupo (y se consume más acompañado), pero también es una oportunidad de darte a conocer, ya que seguro que para alguno es su primera vez en tu bar. En definitiva, haber contratado el fútbol en televisión y no aprovechar su poder para atraer clientes y fidelizarlos es como tener a Ibrahimovic en el equipo y ponerlo de portero, desaprovechar un recurso de categoría. En Lo Vemos en el Bar estamos para ayudarte a rentabilizar al máximo tus retransmisiones.

Retransmitir un partido en el bar: pones la televisión, ubicas las mesas y a esperar a que lleguen los clientes. Fácil, ¿verdad? También le parecía fácil a Abreu marcar su gol y a Cardeñosa el suyo y mira cómo acabaron por confiarse… Un día de partido, especialmente si es uno de los grandes de la temporada, es una oportunidad única para atraer y fidelizar clientes. Por eso todo debe salir bien. A buen seguro que estos partidos comparten con otras fechas señaladas el título de “día que más se llena el bar”, y no precisamente de parroquianos ya conocidos, sino de nuevos (y potenciales) clientes que aparecen al calor del fútbol. Ofrecerles tu mejor versión es clave, quién sabe si después de ese partido no acabas siendo su bar de referencia para ver el fútbol, con lo que esto conllevaría en cuanto a consumo y, por lo tanto, beneficios para tu negocio. En Lo Vemos en el Bar estamos para ayudarte y queremos que siempre que pongas el fútbol en tu bar, todo salga como en el España-Italia de la final de la Eurocopa de 2012, perfecto. Para ello, te damos una lista de cosas que repasar antes de que un grupo de futboleros hambrientos entre en tu bar: Revisa las líneas de visión desde todas las posiciones Pocas cosas más frustrantes para un futbolero que llegar a un bar con el tiempo justo y no encontrar una buena ubicación para verlo. Tampoco es plato de buen gusto que la mesa de delante te impida ver toda la pantalla o que no seas capaz de distinguir el marcador ni el balón porque estás demasiado lejos. Para evitarlo, revisa que la visión desde todas las mesas y ángulos será cómoda para los clientes. Si no es así, piensa en reducir tu zona deportiva o en poner una nueva pantalla. Cuidado con las luces Si las luces del bar reflejan en las pantallas y dificultan la visualización del partido, oriéntalas hacia otro lado o trata de adaptar la intensidad de la luz para que el reflejo sea, por lo menos, soportable. El sonido, también protagonista El sonido no puede ser como el portero, el gran olvidado de todos los premios futbolísticos. Un sonido deficiente puede dar al traste con una retransmisión, y es que para muchos futboleros tan importante es la imagen como los comentarios (aunque sea para criticarlos y llevar la contraria) y el sonido ambiente. Asegúrate de que los clientes que han ido a ver el fútbol escuchan sin problema el partido, pero modula el volumen de modo que no sea molesto para otros clientes que están disfrutando de una conversación ajenos al encuentro. Que las pantallas hagan el calentamiento No esperes al último momento para preparar la emisión. La televisión, al igual que los futbolistas, rinde mejor con un buen calentamiento. Por eso, sé previsor y enciéndela un rato antes del partido, así podrás comprobar que la señal llega correctamente y que la calidad de la imagen es la esperada. Si algo no funcionase, tendrías tiempo de llamar al servicio técnico y que te diesen unas instrucciones para arreglarlo. Tú tienes el mando ¿Qué pasa si de repente tienes que ajustar el volumen o la señal comienza a fallar? ¿Y si quieres cambiar durante el descanso a otro partido? Es importante que tengas siempre el mando a distancia cerca, en un lugar que te permita acceder a él en pocos segundos y ajustar todo lo que no esté funcionando correctamente. Limpieza Una imagen vale más que mil palabras, y si no que se lo digan al Pato Sosa en su presentación como jugador colchonero. Bromas aparte, es importante que tanto pantalla como mesas estén limpias, ya que los futboleros por su equipo pueden aguantar muchas cosas, pero eso no significa que vayan a tropezar con la misma piedra dos veces. En resumidas cuentas, mantén limpio el local, porque puede que un cliente pueda tragar con la suciedad una vez si el partido ya ha empezado o está cerca de hacerlo y no tiene muchas alternativas, pero para el siguiente encuentro buscará otra opción.