En La Barra hablamos de

covid19

La seguridad siempre juega un punto a favor en la oferta de productos y servicios, especialmente en sectores como, la hostelería. Antes de la declaración del estado de alarma las medidas de higiene en bares y restaurantes ya eran muy exigentes, y se realizaban las inspecciones de sanidad pertinentes. Esto ahora cobra más relevancia que nunca. Como consecuencia de la crisis sanitaria que estamos viviendo, asegurar que un espacio cumple las medidas de higiene necesarias para evitar el contagio de COVID-19 se ha convertido en un ejercicio más que obligatorio. Es aquí donde entra un nuevo concepto que en las últimas semanas hemos podido ver: ´COVID Free´.  Convertir tu bar en ‘COVID Free’ no consiste solo en obtener un sello o una acreditación que, debido a la dificultad de certificar que un establecimiento está libre de virus, no es oficial. Si tienes un bar o restaurante debes inculcar la responsabilidad individual, tanto entre tus trabajadores como entre los clientes, para conseguir que tu establecimiento esté 100% libre de COVID. ¿Cómo convierto mi bar en ‘COVID Free’? Acompañando la tendencia de las noticias que se han publicado durante los últimos meses, esta iniciativa no se ha librado de la polémica. La razón: es realmente difícil certificar a nivel institucional que un establecimiento esté 100% libre de coronavirus. No obstante, si en tu bar o restaurante sigues las indicaciones  oficiales y tomas las medidas de prevención adecuadas, tus clientes deben saberlo. La transparencia es ahora más importante que nunca, pues a la mínima que desconfíen de que tu bar está correctamente desinfectado, se irán. Por tanto, asegúrate de transmitir la confianza que necesitan, y eso solo se consigue siendo muy riguroso con la desinfección y prevención, por incómodo que resulte. Medidas que ayudan a que tu bar sea un espacio libre de coronavirus Las medidas que debes tomar son las anunciadas por las instituciones gubernamentales, que al mismo tiempo dependen de la fase en la que se encuentra tu provincia. Si bien no todos los bares podrán empezar su actividad al mismo tiempo, todos están en la obligación de  adoptar estas medidas. Prepara tu establecimiento porque va a experimentar algunos cambios: el gel hidroalcohólico formará parte de tus pedidos principales, los baños serán de uso individual y el verbo limpiar se quedará en el pasado y será sustituido por desinfectar, entre otros. Además, y de manera generalizada en el conjunto de la sociedad, el uso de las mascarillas se ha hecho obligatorio en todos los ámbitos en los que no se pueda garantizar la distancia mínima interpersonal de dos metros. Sin embargo, la normativa incluye una excepción en la que las personas estarán liberadas de su uso, que es en el “desarrollo de actividades en las que, por la propia naturaleza de estas, resulte incompatible el uso de la mascarilla”.  No obstante, todo parece indicar que en el momento en el que los clientes coman o beban no tendrán que llevar la mascarilla, por la propia incompatibilidad entre ambas acciones. Guía específica para restaurantes, tu nueva hoja de ruta Por otra parte, el Ministerio de Industria Comercio y Turismo, ha creado una serie de guías en las que dan las recomendaciones necesarias en función de cada sector de actividad. Si tienes un negocio de restauración debes ceñirte a la guía para restaurantes. El documento especifica los protocolos y medidas de protección para el personal del sector y sus clientes. De esta manera, el documento divide en 7 los servicios que se contemplan en un restaurante. Resumimos algunas de las medidas que hay que tomar en cada situación: Reparto a domicilio: el establecimiento debe garantizar que el transporte seleccionado para llevar el producto cumple con los requisitos que indica la guía. Comida para llevar: el restaurante tendrá que habilitar un espacio específico para la recogida de pedidos. Barra: marcar el puesto que debe ocupar el cliente y mantener la distancia de seguridad son algunas de las recomendaciones. Sala: este espacio comprende dos tipos de servicio: En mesa: los camareros deberán garantizar las distancias de seguridad y, si no es posible, llevar mascarillas o pantallas protectoras. Mostrador: evitar aglomeraciones, desinfección de dispositivos y distancia de seguridad, entre otras medidas. Terraza: Se debe presentar cartelería con las pautas de higiene y desinfección e indicar que los clientes no pueden ocupar una mesa hasta que el personal les acomode. Buffet: este tipo de servicio deberá implementar fórmulas como el buffet asistido con pantalla de protección y retirar el material de uso común, entre otras medidas. Eventos: por ahora no está permitido realizar eventos, si bien cuando el Gobierno los autorice este apartado será completado con la información necesaria en el documento. ¿Y si quiero un sello en mi local? Aunque autoridades y organizaciones hacen hincapié en que lo más responsable será seguir las indicaciones oficiales, existe un sello que los negocios pueden solicitar para garantizar que su espacio es seguro. La Junta Directiva del Instituto para la Calidad Turística Española (ICTE), ha creado el ´Safe Tourism Certified’, que se consigue después de aprobar una auditoría que llevarían a cabo empresas independientes y que tiene como objetivo distinguir la labor de las empresas que hayan implantado un Sistema de Prevención de Riesgos frente a la COVID-19. Por tanto, es una decisión del propio restaurante o bar acceder a un certificado que refleje que el local es un espacio seguro. Sin embargo, seguir las recomendaciones sanitarias será fundamental para poder conceder a los clientes lo que van a reclamar sin miramientos: la seguridad de su salud.

Tras dos meses de confinamiento, más de la mitad del país inicia la fase 1 de la desescalada, en la que se levantan algunas restricciones hasta ahora obligatorias. Sin duda una buena noticia para los negocios de hostelería y restauración, que ya podrán recibir progresivamente a clientes. Sin embargo, la desescalada es progresiva, por lo que no todas las provincias tendrán los mismos permisos. Analizamos todas las novedades al respecto. Los establecimientos del sector hostelero esperaban el anuncio del avance en el plan de desescalada como agua de mayo, nunca mejor dicho. Algunos casi tanto como ver a los galácticos volver a pisar el terreno de juego para entrenar, aunque sea con mascarilla y guantes. La mitad de las provincias españolas ya están en la fase 1 de la desescalada, lo que significa que se levantan algunas de las restricciones impuestas hasta el momento. Sin embargo, la desescalada es progresiva, por lo que la reanudación de la actividad no será igual para todos los bares y restaurantes. Tras varios días de incertidumbre sobre cómo tendría lugar la reapertura de los negocios, el Ministerio de Sanidad ha publicado en el Boletín Oficial del Estado la orden al respecto. ¿Cómo puedo abrir mi bar o restaurante si estoy en la fase 1? Tal y como recoge el documento ministerial en su artículo 15, los establecimientos de restauración pueden volver a recibir a sus clientes habituales. Eso sí, con ciertas limitaciones y medidas de seguridad obligatorias: Solo pueden abrir las terrazas al aire libre: es decir, los clientes no pueden consumir dentro del local, sino en el espacio exterior que éste tenga habilitado. No se puede superar el 50% de aforo en terrazas: el espacio al aire libre reducirá su capacidad a la mitad de la habitual, garantizando además la distancia de seguridad de al menos dos metros. Máximo de 10 personas por mesa: las reuniones de hasta 10 personas son las únicas que están permitidas en esta fase de desescalada. Por tanto, no podrá haber grupos que superen esta cifra en una terraza. Además, el bar tendrá que proporcionar la cantidad de mesas suficientes por cada grupo para garantizar la distancia mínima de seguridad entre los clientes. ¿Qué medidas de higiene y prevención debo implantar? Si estás en una provincia en fase 1 y decides reabrir la terraza de tu bar o restaurante tendrás que asegurarte de cumplir con las siguientes medidas higiénicas: Desinfecta diariamente las mesas y sillas ubicadas en las terrazas Utiliza manteles desechables de un solo uso. Si esto no es posible, no uses el mismo mantel para diferentes clientes antes de lavarlo, como mínimo, a 60 grados. Pon a disposición de tus clientes gel hidroalcohólico o desinfectante. No hace falta que lo repartas en botes, puedes optar por colocar un dispensador a la entrada del local y asegurarte de que todos los clientes que entran se desinfectan previamente las manos. Olvídate de la carta en papel que pasa de unas manos a otras. Es preferible que utilices dispositivos electrónicos sencillos como una Tablet. En su defecto exhibe tu carta en pizarras o carteles que no requieran contacto físico por parte de tus clientes. La vajilla, la cubertería y la mantelería deberán guardarse en espacios cerrados o alejados de la zona de paso de clientes y trabajadores, con el fin de evitar el contacto físico. Sustituye los productos de uso múltiple por aquellos de uso único. Es decir, prioriza las servilletas de papel y los formatos monodosis en productos como el aceite, el vinagre o los palillos. Igualmente, avisa a tus clientes de que no pueden compartir tampoco estos artículos. Solamente podrá haber una persona ocupando los aseos (excepto si se trata de personas dependientes, en cuyo caso estarán con un acompañante). Además, debes limpiar y desinfectar el baño un mínimo de seis veces al día. ¿Cuándo puedo reabrir mi negocio? Para responder a esta pregunta tienes que informarte, en primer lugar, de en qué fase se encuentra la provincia o área sanitaria en la que regentas tu bar o restaurante. Únicamente podrás abrir la terraza de tu establecimiento si éste se encuentra en alguna provincia que ya esté en la fase 1 de la desescalada, señaladas en el siguiente mapa: ¿Qué medidas adicionales pide el sector hostelero? Además de las acciones que ha anunciado el Ejecutivo, el sector de la hostelería ha presentado un plan de apertura en el que recoge otras medidas. Así, ha denominado a este proyecto como un “plan de desescalada inteligente”. Más allá de las medidas de seguridad e higiene que ha aprobado el Gobierno, los empresarios hosteleros apuestan por otras de más difícil aplicación. Destacan tres: la posibilidad de realizar tests masivos, tomar la temperatura a los clientes cuando entren en el establecimiento y realizar un cuestionario epidemiológico para detectar posibles positivos en COVID-19 o personas de riesgo. En caso de que el hostelero los detectase, según la propuesta de las asociaciones del sector, podría denegarles la entrada para evitar su propagación. Estas medidas concretas no han sido por el momento aprobadas por el Ejecutivo. En cualquier caso, si tienes un bar o restaurante debes adaptarte a este nuevo período, en el que habrá ciertos hábitos que desaparecerán. No obstante, tu objetivo sigue siendo fidelizar clientes e invitarles a que acudan a tu bar para evadirse de los problemas y recuperar el contacto social, más necesario que nunca.

La seguridad siempre juega un punto a favor en la oferta de productos y servicios, especialmente en sectores como, la hostelería. Antes de la declaración del estado de alarma las medidas de higiene en bares y restaurantes ya eran muy exigentes, y se realizaban las inspecciones de sanidad pertinentes. Esto ahora cobra más relevancia que nunca. Como consecuencia de la crisis sanitaria que estamos viviendo, asegurar que un espacio cumple las medidas de higiene necesarias para evitar el contagio de COVID-19 se ha convertido en un ejercicio más que obligatorio. Es aquí donde entra un nuevo concepto que en las últimas semanas hemos podido ver: ´COVID Free´.  Convertir tu bar en ‘COVID Free’ no consiste solo en obtener un sello o una acreditación que, debido a la dificultad de certificar que un establecimiento está libre de virus, no es oficial. Si tienes un bar o restaurante debes inculcar la responsabilidad individual, tanto entre tus trabajadores como entre los clientes, para conseguir que tu establecimiento esté 100% libre de COVID. ¿Cómo convierto mi bar en ‘COVID Free’? Acompañando la tendencia de las noticias que se han publicado durante los últimos meses, esta iniciativa no se ha librado de la polémica. La razón: es realmente difícil certificar a nivel institucional que un establecimiento esté 100% libre de coronavirus. No obstante, si en tu bar o restaurante sigues las indicaciones  oficiales y tomas las medidas de prevención adecuadas, tus clientes deben saberlo. La transparencia es ahora más importante que nunca, pues a la mínima que desconfíen de que tu bar está correctamente desinfectado, se irán. Por tanto, asegúrate de transmitir la confianza que necesitan, y eso solo se consigue siendo muy riguroso con la desinfección y prevención, por incómodo que resulte. Medidas que ayudan a que tu bar sea un espacio libre de coronavirus Las medidas que debes tomar son las anunciadas por las instituciones gubernamentales, que al mismo tiempo dependen de la fase en la que se encuentra tu provincia. Si bien no todos los bares podrán empezar su actividad al mismo tiempo, todos están en la obligación de  adoptar estas medidas. Prepara tu establecimiento porque va a experimentar algunos cambios: el gel hidroalcohólico formará parte de tus pedidos principales, los baños serán de uso individual y el verbo limpiar se quedará en el pasado y será sustituido por desinfectar, entre otros. Además, y de manera generalizada en el conjunto de la sociedad, el uso de las mascarillas se ha hecho obligatorio en todos los ámbitos en los que no se pueda garantizar la distancia mínima interpersonal de dos metros. Sin embargo, la normativa incluye una excepción en la que las personas estarán liberadas de su uso, que es en el “desarrollo de actividades en las que, por la propia naturaleza de estas, resulte incompatible el uso de la mascarilla”.  No obstante, todo parece indicar que en el momento en el que los clientes coman o beban no tendrán que llevar la mascarilla, por la propia incompatibilidad entre ambas acciones. Guía específica para restaurantes, tu nueva hoja de ruta Por otra parte, el Ministerio de Industria Comercio y Turismo, ha creado una serie de guías en las que dan las recomendaciones necesarias en función de cada sector de actividad. Si tienes un negocio de restauración debes ceñirte a la guía para restaurantes. El documento especifica los protocolos y medidas de protección para el personal del sector y sus clientes. De esta manera, el documento divide en 7 los servicios que se contemplan en un restaurante. Resumimos algunas de las medidas que hay que tomar en cada situación: Reparto a domicilio: el establecimiento debe garantizar que el transporte seleccionado para llevar el producto cumple con los requisitos que indica la guía. Comida para llevar: el restaurante tendrá que habilitar un espacio específico para la recogida de pedidos. Barra: marcar el puesto que debe ocupar el cliente y mantener la distancia de seguridad son algunas de las recomendaciones. Sala: este espacio comprende dos tipos de servicio: En mesa: los camareros deberán garantizar las distancias de seguridad y, si no es posible, llevar mascarillas o pantallas protectoras. Mostrador: evitar aglomeraciones, desinfección de dispositivos y distancia de seguridad, entre otras medidas. Terraza: Se debe presentar cartelería con las pautas de higiene y desinfección e indicar que los clientes no pueden ocupar una mesa hasta que el personal les acomode. Buffet: este tipo de servicio deberá implementar fórmulas como el buffet asistido con pantalla de protección y retirar el material de uso común, entre otras medidas. Eventos: por ahora no está permitido realizar eventos, si bien cuando el Gobierno los autorice este apartado será completado con la información necesaria en el documento. ¿Y si quiero un sello en mi local? Aunque autoridades y organizaciones hacen hincapié en que lo más responsable será seguir las indicaciones oficiales, existe un sello que los negocios pueden solicitar para garantizar que su espacio es seguro. La Junta Directiva del Instituto para la Calidad Turística Española (ICTE), ha creado el ´Safe Tourism Certified’, que se consigue después de aprobar una auditoría que llevarían a cabo empresas independientes y que tiene como objetivo distinguir la labor de las empresas que hayan implantado un Sistema de Prevención de Riesgos frente a la COVID-19. Por tanto, es una decisión del propio restaurante o bar acceder a un certificado que refleje que el local es un espacio seguro. Sin embargo, seguir las recomendaciones sanitarias será fundamental para poder conceder a los clientes lo que van a reclamar sin miramientos: la seguridad de su salud.

Tras dos meses de confinamiento, más de la mitad del país inicia la fase 1 de la desescalada, en la que se levantan algunas restricciones hasta ahora obligatorias. Sin duda una buena noticia para los negocios de hostelería y restauración, que ya podrán recibir progresivamente a clientes. Sin embargo, la desescalada es progresiva, por lo que no todas las provincias tendrán los mismos permisos. Analizamos todas las novedades al respecto. Los establecimientos del sector hostelero esperaban el anuncio del avance en el plan de desescalada como agua de mayo, nunca mejor dicho. Algunos casi tanto como ver a los galácticos volver a pisar el terreno de juego para entrenar, aunque sea con mascarilla y guantes. La mitad de las provincias españolas ya están en la fase 1 de la desescalada, lo que significa que se levantan algunas de las restricciones impuestas hasta el momento. Sin embargo, la desescalada es progresiva, por lo que la reanudación de la actividad no será igual para todos los bares y restaurantes. Tras varios días de incertidumbre sobre cómo tendría lugar la reapertura de los negocios, el Ministerio de Sanidad ha publicado en el Boletín Oficial del Estado la orden al respecto. ¿Cómo puedo abrir mi bar o restaurante si estoy en la fase 1? Tal y como recoge el documento ministerial en su artículo 15, los establecimientos de restauración pueden volver a recibir a sus clientes habituales. Eso sí, con ciertas limitaciones y medidas de seguridad obligatorias: Solo pueden abrir las terrazas al aire libre: es decir, los clientes no pueden consumir dentro del local, sino en el espacio exterior que éste tenga habilitado. No se puede superar el 50% de aforo en terrazas: el espacio al aire libre reducirá su capacidad a la mitad de la habitual, garantizando además la distancia de seguridad de al menos dos metros. Máximo de 10 personas por mesa: las reuniones de hasta 10 personas son las únicas que están permitidas en esta fase de desescalada. Por tanto, no podrá haber grupos que superen esta cifra en una terraza. Además, el bar tendrá que proporcionar la cantidad de mesas suficientes por cada grupo para garantizar la distancia mínima de seguridad entre los clientes. ¿Qué medidas de higiene y prevención debo implantar? Si estás en una provincia en fase 1 y decides reabrir la terraza de tu bar o restaurante tendrás que asegurarte de cumplir con las siguientes medidas higiénicas: Desinfecta diariamente las mesas y sillas ubicadas en las terrazas Utiliza manteles desechables de un solo uso. Si esto no es posible, no uses el mismo mantel para diferentes clientes antes de lavarlo, como mínimo, a 60 grados. Pon a disposición de tus clientes gel hidroalcohólico o desinfectante. No hace falta que lo repartas en botes, puedes optar por colocar un dispensador a la entrada del local y asegurarte de que todos los clientes que entran se desinfectan previamente las manos. Olvídate de la carta en papel que pasa de unas manos a otras. Es preferible que utilices dispositivos electrónicos sencillos como una Tablet. En su defecto exhibe tu carta en pizarras o carteles que no requieran contacto físico por parte de tus clientes. La vajilla, la cubertería y la mantelería deberán guardarse en espacios cerrados o alejados de la zona de paso de clientes y trabajadores, con el fin de evitar el contacto físico. Sustituye los productos de uso múltiple por aquellos de uso único. Es decir, prioriza las servilletas de papel y los formatos monodosis en productos como el aceite, el vinagre o los palillos. Igualmente, avisa a tus clientes de que no pueden compartir tampoco estos artículos. Solamente podrá haber una persona ocupando los aseos (excepto si se trata de personas dependientes, en cuyo caso estarán con un acompañante). Además, debes limpiar y desinfectar el baño un mínimo de seis veces al día. ¿Cuándo puedo reabrir mi negocio? Para responder a esta pregunta tienes que informarte, en primer lugar, de en qué fase se encuentra la provincia o área sanitaria en la que regentas tu bar o restaurante. Únicamente podrás abrir la terraza de tu establecimiento si éste se encuentra en alguna provincia que ya esté en la fase 1 de la desescalada, señaladas en el siguiente mapa: ¿Qué medidas adicionales pide el sector hostelero? Además de las acciones que ha anunciado el Ejecutivo, el sector de la hostelería ha presentado un plan de apertura en el que recoge otras medidas. Así, ha denominado a este proyecto como un “plan de desescalada inteligente”. Más allá de las medidas de seguridad e higiene que ha aprobado el Gobierno, los empresarios hosteleros apuestan por otras de más difícil aplicación. Destacan tres: la posibilidad de realizar tests masivos, tomar la temperatura a los clientes cuando entren en el establecimiento y realizar un cuestionario epidemiológico para detectar posibles positivos en COVID-19 o personas de riesgo. En caso de que el hostelero los detectase, según la propuesta de las asociaciones del sector, podría denegarles la entrada para evitar su propagación. Estas medidas concretas no han sido por el momento aprobadas por el Ejecutivo. En cualquier caso, si tienes un bar o restaurante debes adaptarte a este nuevo período, en el que habrá ciertos hábitos que desaparecerán. No obstante, tu objetivo sigue siendo fidelizar clientes e invitarles a que acudan a tu bar para evadirse de los problemas y recuperar el contacto social, más necesario que nunca.

Ya se empieza a ver la luz al final del túnel: la desescalada por fin tiene fecha. Aunque será gradual y siempre en función de la evolución de la epidemia. La siguiente pregunta que nos hacemos, especialmente entre los profesionales del sector de hostelería, es: ¿y ahora qué? El período de confinamiento ha ocasionado, entre otras cosas, una reducción de la actividad y el ejercicio diario. Es probable que muchas personas decidan alimentarse de forma saludable, y por ello deberías ofrecer un menú con productos frescos, sanos y atractivos para tus clientes. Las propiedades saludables de los alimentos no es lo único que debes tener en cuenta. Además debes garantizar que la comida que ofrezcas cumpla con las condiciones sanitarias adecuadas para evitar que tus clientes se contagien, o que lo hagan tus trabajadores. A priori puede parecer una tarea complicada, pero con un poco de imaginación se convertirá en un reto y una oportunidad de relanzar tu negocio. Te damos algunas ideas sobre qué deberías ofrecer como menú en tu bar o restaurante en esta nueva etapa post COVID-19. Menús degustación individuales en vez de raciones para compartir La reapertura de los negocios debe realizarse de manera segura y evitando el contacto físico que pueda favorecer la expansión del virus. Salir a ‘picar’ unas raciones es algo que sin duda a los españoles nos gusta mucho. Pero compartirlas es algo que, por el momento, deberíamos evitar. La gran pregunta es: ¿qué puedes ofrecer a tus clientes para sustituir el hecho de pedir varias cosas para compartir y así poder probarlas todas? ¡Un menú degustación individual! Prepara un menú al que puedes llamar “Tapas4U” en el que tus comensales prueben un poquito de diferentes platos. Fuente: Excelencias Gourmet Puedes incluso establecer “tamaños”: uno más pequeño de 4 tapas, otro mediano de 6 y uno de 8 para los más hambrientos. De esta forma incentivas que tus clientes prueben “un poquito de todo” –que es lo que nos gusta- y lo hagan sin que varias personas estén en contacto con el mismo plato. Incrementa tu oferta ‘healthy’ Las siete semanas que llevamos confinados han tenido como consecuencia la falta de movimiento y ejercicio diario. Algunos han optado por realizar deporte en casa de manera estática, pero es posible que tengan un espacio reducido que les impida moverse tanto como lo harían en condiciones normales. Y, por si fuera poco, son muchos los ciudadanos que han decidido potenciar su vena repostera y se han dedicado a hacer dulces caseros. Es posible que la reanudación de actividad y la vuelta a la “nueva normalidad” produzcan una especie de ‘operación bikini’. Dejamos de lado los dulces y recuperamos el ejercicio y una dieta sana. Por tanto, aumentar tu oferta saludable es una motivación extra para que los clientes se decidan a ir a tu restaurante. Potencia los beneficios de los ‘súper alimentos’ Contar con una buena salud y un sistema inmunitario óptimo es ahora mismo la principal preocupación de cualquiera. Para conseguirlo es básico mantener una buena alimentación que fortalezca las defensas, algo en lo que los denominados ‘súper alimentos’ juegan un papel fundamental. Los súper alimentos son aquellos productos que tienen los valores nutricionales más elevados y que producen un efecto muy positivo en nuestro organismo. Te recomendamos incluirlos en los platos de tu menú y asegurarte de que tus comensales sepan qué beneficios les pueden aportar. Existe una amplia variedad de súper alimentos, entre los que se encuentran la chía, el aguacate, la quinoa, la espirulina, la espelta o la leche de coco. El pan y el aceite, mejor en formato monodosis La misma premisa que se aplica a la supresión de platos para compartir debemos tenerla en cuenta a la hora de ofrecer pan o aceite. A todos nos gusta una buena hogaza de masa madre, pero en lugar de hacerla en el tamaño habitual te recomendamos elaborarlas más pequeñas, en formato individual. De esta manera evitarás que varias personas toquen el mismo pan, lo que puede ser una fuente de contagio. Lo mismo ocurre con el aceite. Hasta ahora lo más común era ofrecer una misma aceitera a distintas mesas cuando lo necesitaran. Esto ya no será así. Opta por los packs monodosis de aceite, de uso individual, que cuentan con mayores garantías sanitarias. El bolsillo también influye en tu menú No debes olvidar que, de la misma forma que la crisis ha supuesto un gran impacto económico en tu negocio, muchas personas se encuentran en una situación económica diferente a la que tenían antes del confinamiento. Tienen ganas de salir, sí, pero probablemente sean más cautos a la hora de consumir para poder llegar a fin de mes. En este sentido, te recomendamos incluir opciones que resulten más económicas, lo cual fomentará que los clientes las pidan sin sentir que supone un gran gasto. La suerte que tenemos en España es que contamos con un gran elenco de productos que reúnen las dos características: son de calidad y bastante asequibles. La nueva era post COVID-19 requerirá una gran capacidad de adaptación, tanto para los dueños de los bares y restaurantes como para los clientes. Todos tenemos que ser conscientes de la situación y de la necesidad de mantener a raya los contagios para evitar un repunte de la enfermedad. Tener en cuenta todos estos aspectos ayudará  a que tus clientes tengan vuelvan a tu bar sin miedo de contraer la enfermedad. Solo así se retornará, progresivamente, a la deseada normalidad.

La incertidumbre actual obliga a muchos empresarios hosteleros a pensar en cómo reinventar su negocio para salir adelante tras la crisis sanitaria y económica, en la que el sector de la hostelería es de los más castigados. Sin embargo, empezamos a ver la luz al final del túnel en el período de desescalada. Te damos varias ideas para reenfocar tu actividad. Parece que ya empezamos a ver el final del confinamiento. Según el último anuncio del Ejecutivo, nos adentramos en la ‘fase de desescalada’. Esto significa que los negocios, incluidos los de hostelería, irán recuperando muy progresivamente su actividad. De hecho, las terrazas podrán empezar a abrir en la denominada ‘Fase 1’, aunque con un aforo reducido al 30%. Y no serán los únicos, también los deportistas volverán a los entrenamientos, pero de forma individual. Aunque será una etapa muy gradual, es sin duda uno de los anuncios más esperados por los hosteleros. Es en este momento cuando surgen grandes dudas: ¿cómo cambiará el comportamiento de los clientes? ¿Cuáles son las principales medidas que debo tomar para reabrir? ¿Supondrá esta crisis un punto y aparte en la percepción que tienen los clientes de los bares y restaurantes? Lo cierto es que nadie sabe cómo va a evolucionar la situación a partir de ahora, pero debemos estar preparados y pensar cómo reenfocar nuestro negocio para recuperar su actividad normal. A continuación te damos algunas ideas. Reapertura sí, pero de forma segura Esto es lo principal en cualquier negocio de hostelería y restauración. El hecho de que se reabra el local al público es positivo, pero debemos ser conscientes de que la prevención será fundamental para evitar nuevos repuntes en los contagios. Elabora un ‘Plan de Reapertura Segura’ específico y compártelo con tus trabajadores para asegurarte de que todos sigan las medidas estrictas. Algunas de estas, tal y como avanzan asociaciones hosteleras, pueden ser: Mamparas o pantallas de separación entre mesas y en la barra Uso obligatorio de mascarillas por parte del personal Disposición de gel desinfectante tanto para trabajadores como para clientes Pago vía contactless, mediante tarjeta de crédito en lugar de efectivo Separación mínima de 1,5 metros entre las mesas y entre los empleados Limpieza y desinfección diaria del local Control de temperatura a los trabajadores Alimentación: adiós a los buffets libres De la misma forma que la seguridad personal es imprescindible, en un restaurante también lo es la garantía alimentaria. Los buffets libres, aunque resultan muy atractivos a los clientes, son un foco de contagio que es mejor prevenir. Evitar que la comida entre en contacto con múltiples personas es esencial para no extender la enfermedad. Por tanto, te recomendamos no ofrecerlos durante un tiempo, explicando a los clientes cuáles son tus razones. A modo de compensación puedes aumentar, por ejemplo, tu oferta de desayunos y ofrecer más diversidad de menús ya cerrados e individuales, incluso con guiños deportivos: Menú Harry Kane: desayuno inglés tradicional, con sus huevos revueltos, su bacon, tomates y champiñones fritos y salchichas. Todo lo que un cliente cogería en el buffet en un mismo plato (o fuente). Para recargar energía. Menú Pepe Reina: la opción de desayuno mediterráneo, en el que puedes ofrecer una tostada con tomate, jamón y aceite, tostada con aguacate y zumo de naranja. Menú Kasey Keller: el más puro estilo americano. Desayuno compuesto por tortitas (perdón, pancakes) con sirope de chocolate y nata. Menú Schuster: una opción alemana en la que puedes incluir panecillos variados, queso y mermelada. Sé flexible y amplía tus ofertas promocionales La crisis sanitaria de la COVID-19 está teniendo un impacto económico en prácticamente la totalidad de familias. Ya sea porque se han visto afectados por un ERTE o porque incluso han perdido su trabajo de forma definitiva, muchos clientes mirarán el bolsillo con mayor cautela. Por eso te recomendamos mostrarte empático con ellos y evitar una política de precios estática e inflexible. Aumenta la frecuencia de tus ofertas y no establezcas precios demasiado elevados. De esta forma los clientes percibirán que estás facilitándoles el consumo y optarán por ir a tu bar o restaurante. Distanciamiento físico, no social Si de algo nos estamos dando cuenta todos durante estas semanas de confinamiento es el valor del contacto social. En este sentido, los bares y restaurantes son lugares idóneos para establecer relaciones sociales. Al principio puede ser lógico que los clientes se muestren más reticentes a dicho contacto por prevención, y ahí es donde tienes que tomar las riendas como gerente del bar y fomentar este acercamiento. Entabla conversaciones amables con tus clientes e intenta que interactúen entre ellos. Eso sí, asegurándote siempre de que se mantenga la distancia física de seguridad entre ellos. De esta forma sentirán el calor de la gente y se recuperará más rápidamente la esencia tradicional de los bares y restaurantes. La responsabilidad sanitaria individual debe seguir vigente mientras siga habiendo riesgo de contagio. Sin embargo, los dueños de bares y restaurantes deben extremar, si cabe, las precauciones en su establecimiento para que la reapertura se realice de forma exitosa y para que los negocios puedan recuperar su actividad lo antes posible.

Ya se empieza a ver la luz al final del túnel: la desescalada por fin tiene fecha. Aunque será gradual y siempre en función de la evolución de la epidemia. La siguiente pregunta que nos hacemos, especialmente entre los profesionales del sector de hostelería, es: ¿y ahora qué? El período de confinamiento ha ocasionado, entre otras cosas, una reducción de la actividad y el ejercicio diario. Es probable que muchas personas decidan alimentarse de forma saludable, y por ello deberías ofrecer un menú con productos frescos, sanos y atractivos para tus clientes. Las propiedades saludables de los alimentos no es lo único que debes tener en cuenta. Además debes garantizar que la comida que ofrezcas cumpla con las condiciones sanitarias adecuadas para evitar que tus clientes se contagien, o que lo hagan tus trabajadores. A priori puede parecer una tarea complicada, pero con un poco de imaginación se convertirá en un reto y una oportunidad de relanzar tu negocio. Te damos algunas ideas sobre qué deberías ofrecer como menú en tu bar o restaurante en esta nueva etapa post COVID-19. Menús degustación individuales en vez de raciones para compartir La reapertura de los negocios debe realizarse de manera segura y evitando el contacto físico que pueda favorecer la expansión del virus. Salir a ‘picar’ unas raciones es algo que sin duda a los españoles nos gusta mucho. Pero compartirlas es algo que, por el momento, deberíamos evitar. La gran pregunta es: ¿qué puedes ofrecer a tus clientes para sustituir el hecho de pedir varias cosas para compartir y así poder probarlas todas? ¡Un menú degustación individual! Prepara un menú al que puedes llamar “Tapas4U” en el que tus comensales prueben un poquito de diferentes platos. Fuente: Excelencias Gourmet Puedes incluso establecer “tamaños”: uno más pequeño de 4 tapas, otro mediano de 6 y uno de 8 para los más hambrientos. De esta forma incentivas que tus clientes prueben “un poquito de todo” –que es lo que nos gusta- y lo hagan sin que varias personas estén en contacto con el mismo plato. Incrementa tu oferta ‘healthy’ Las siete semanas que llevamos confinados han tenido como consecuencia la falta de movimiento y ejercicio diario. Algunos han optado por realizar deporte en casa de manera estática, pero es posible que tengan un espacio reducido que les impida moverse tanto como lo harían en condiciones normales. Y, por si fuera poco, son muchos los ciudadanos que han decidido potenciar su vena repostera y se han dedicado a hacer dulces caseros. Es posible que la reanudación de actividad y la vuelta a la “nueva normalidad” produzcan una especie de ‘operación bikini’. Dejamos de lado los dulces y recuperamos el ejercicio y una dieta sana. Por tanto, aumentar tu oferta saludable es una motivación extra para que los clientes se decidan a ir a tu restaurante. Potencia los beneficios de los ‘súper alimentos’ Contar con una buena salud y un sistema inmunitario óptimo es ahora mismo la principal preocupación de cualquiera. Para conseguirlo es básico mantener una buena alimentación que fortalezca las defensas, algo en lo que los denominados ‘súper alimentos’ juegan un papel fundamental. Los súper alimentos son aquellos productos que tienen los valores nutricionales más elevados y que producen un efecto muy positivo en nuestro organismo. Te recomendamos incluirlos en los platos de tu menú y asegurarte de que tus comensales sepan qué beneficios les pueden aportar. Existe una amplia variedad de súper alimentos, entre los que se encuentran la chía, el aguacate, la quinoa, la espirulina, la espelta o la leche de coco. El pan y el aceite, mejor en formato monodosis La misma premisa que se aplica a la supresión de platos para compartir debemos tenerla en cuenta a la hora de ofrecer pan o aceite. A todos nos gusta una buena hogaza de masa madre, pero en lugar de hacerla en el tamaño habitual te recomendamos elaborarlas más pequeñas, en formato individual. De esta manera evitarás que varias personas toquen el mismo pan, lo que puede ser una fuente de contagio. Lo mismo ocurre con el aceite. Hasta ahora lo más común era ofrecer una misma aceitera a distintas mesas cuando lo necesitaran. Esto ya no será así. Opta por los packs monodosis de aceite, de uso individual, que cuentan con mayores garantías sanitarias. El bolsillo también influye en tu menú No debes olvidar que, de la misma forma que la crisis ha supuesto un gran impacto económico en tu negocio, muchas personas se encuentran en una situación económica diferente a la que tenían antes del confinamiento. Tienen ganas de salir, sí, pero probablemente sean más cautos a la hora de consumir para poder llegar a fin de mes. En este sentido, te recomendamos incluir opciones que resulten más económicas, lo cual fomentará que los clientes las pidan sin sentir que supone un gran gasto. La suerte que tenemos en España es que contamos con un gran elenco de productos que reúnen las dos características: son de calidad y bastante asequibles. La nueva era post COVID-19 requerirá una gran capacidad de adaptación, tanto para los dueños de los bares y restaurantes como para los clientes. Todos tenemos que ser conscientes de la situación y de la necesidad de mantener a raya los contagios para evitar un repunte de la enfermedad. Tener en cuenta todos estos aspectos ayudará  a que tus clientes tengan vuelvan a tu bar sin miedo de contraer la enfermedad. Solo así se retornará, progresivamente, a la deseada normalidad.

La incertidumbre actual obliga a muchos empresarios hosteleros a pensar en cómo reinventar su negocio para salir adelante tras la crisis sanitaria y económica, en la que el sector de la hostelería es de los más castigados. Sin embargo, empezamos a ver la luz al final del túnel en el período de desescalada. Te damos varias ideas para reenfocar tu actividad. Parece que ya empezamos a ver el final del confinamiento. Según el último anuncio del Ejecutivo, nos adentramos en la ‘fase de desescalada’. Esto significa que los negocios, incluidos los de hostelería, irán recuperando muy progresivamente su actividad. De hecho, las terrazas podrán empezar a abrir en la denominada ‘Fase 1’, aunque con un aforo reducido al 30%. Y no serán los únicos, también los deportistas volverán a los entrenamientos, pero de forma individual. Aunque será una etapa muy gradual, es sin duda uno de los anuncios más esperados por los hosteleros. Es en este momento cuando surgen grandes dudas: ¿cómo cambiará el comportamiento de los clientes? ¿Cuáles son las principales medidas que debo tomar para reabrir? ¿Supondrá esta crisis un punto y aparte en la percepción que tienen los clientes de los bares y restaurantes? Lo cierto es que nadie sabe cómo va a evolucionar la situación a partir de ahora, pero debemos estar preparados y pensar cómo reenfocar nuestro negocio para recuperar su actividad normal. A continuación te damos algunas ideas. Reapertura sí, pero de forma segura Esto es lo principal en cualquier negocio de hostelería y restauración. El hecho de que se reabra el local al público es positivo, pero debemos ser conscientes de que la prevención será fundamental para evitar nuevos repuntes en los contagios. Elabora un ‘Plan de Reapertura Segura’ específico y compártelo con tus trabajadores para asegurarte de que todos sigan las medidas estrictas. Algunas de estas, tal y como avanzan asociaciones hosteleras, pueden ser: Mamparas o pantallas de separación entre mesas y en la barra Uso obligatorio de mascarillas por parte del personal Disposición de gel desinfectante tanto para trabajadores como para clientes Pago vía contactless, mediante tarjeta de crédito en lugar de efectivo Separación mínima de 1,5 metros entre las mesas y entre los empleados Limpieza y desinfección diaria del local Control de temperatura a los trabajadores Alimentación: adiós a los buffets libres De la misma forma que la seguridad personal es imprescindible, en un restaurante también lo es la garantía alimentaria. Los buffets libres, aunque resultan muy atractivos a los clientes, son un foco de contagio que es mejor prevenir. Evitar que la comida entre en contacto con múltiples personas es esencial para no extender la enfermedad. Por tanto, te recomendamos no ofrecerlos durante un tiempo, explicando a los clientes cuáles son tus razones. A modo de compensación puedes aumentar, por ejemplo, tu oferta de desayunos y ofrecer más diversidad de menús ya cerrados e individuales, incluso con guiños deportivos: Menú Harry Kane: desayuno inglés tradicional, con sus huevos revueltos, su bacon, tomates y champiñones fritos y salchichas. Todo lo que un cliente cogería en el buffet en un mismo plato (o fuente). Para recargar energía. Menú Pepe Reina: la opción de desayuno mediterráneo, en el que puedes ofrecer una tostada con tomate, jamón y aceite, tostada con aguacate y zumo de naranja. Menú Kasey Keller: el más puro estilo americano. Desayuno compuesto por tortitas (perdón, pancakes) con sirope de chocolate y nata. Menú Schuster: una opción alemana en la que puedes incluir panecillos variados, queso y mermelada. Sé flexible y amplía tus ofertas promocionales La crisis sanitaria de la COVID-19 está teniendo un impacto económico en prácticamente la totalidad de familias. Ya sea porque se han visto afectados por un ERTE o porque incluso han perdido su trabajo de forma definitiva, muchos clientes mirarán el bolsillo con mayor cautela. Por eso te recomendamos mostrarte empático con ellos y evitar una política de precios estática e inflexible. Aumenta la frecuencia de tus ofertas y no establezcas precios demasiado elevados. De esta forma los clientes percibirán que estás facilitándoles el consumo y optarán por ir a tu bar o restaurante. Distanciamiento físico, no social Si de algo nos estamos dando cuenta todos durante estas semanas de confinamiento es el valor del contacto social. En este sentido, los bares y restaurantes son lugares idóneos para establecer relaciones sociales. Al principio puede ser lógico que los clientes se muestren más reticentes a dicho contacto por prevención, y ahí es donde tienes que tomar las riendas como gerente del bar y fomentar este acercamiento. Entabla conversaciones amables con tus clientes e intenta que interactúen entre ellos. Eso sí, asegurándote siempre de que se mantenga la distancia física de seguridad entre ellos. De esta forma sentirán el calor de la gente y se recuperará más rápidamente la esencia tradicional de los bares y restaurantes. La responsabilidad sanitaria individual debe seguir vigente mientras siga habiendo riesgo de contagio. Sin embargo, los dueños de bares y restaurantes deben extremar, si cabe, las precauciones en su establecimiento para que la reapertura se realice de forma exitosa y para que los negocios puedan recuperar su actividad lo antes posible.

No suele suceder, pero en esta ocasión es más que bienvenido. Estos días, todo el mundo del deporte se ha puesto de acuerdo para defender la misma camiseta, la de la solidaridad, y jugar un partido histórico frente a un mismo rival, la COVID-19. Ahora todos formamos parte de una misma afición, una hinchada que celebra cada despeje que contribuya a enviar bien lejos al virus y sus consecuencias. Seguidores que no vemos el momento de contemplar cómo se marca el gol de oro que tumbe la crisis en la que estamos inmersos. Desde hace más de un mes, hemos encontrado a nuestros cracks particulares en los sanitarios, mensajeros, farmacéuticos, trabajadores de los supermercados y tiendas de alimentación, cuerpos de seguridad y, también, en aquellos hosteleros que continúan trabajando y proponiendo iniciativas que contribuyen a la que será la victoria más celebrada del año. El mundo del fútbol, como el resto de los sectores, también se ha involucrado para poner su granito de arena y ayudar a juntar y adelantar las líneas para presionar y asfixiar al rival en su terreno. Recuperar, así, el control del juego de una vez por todas. A continuación, repasamos algunas de las campañas que han puesto en marcha clubes y futbolistas más allá de las donaciones personales que muchas personalidades y entidades deportivas han realizado. Una llamada desde Bolonia a Sevilla La idea partió del Bolonia, equipo de la Serie A italiana, y otros muchos clubs han tomado buena nota. Cuatro de los jugadores más carismáticos del equipo trasalpino cogieron el teléfono y llamaron a todos aquellos socios que viven solos para hablar de fútbol con ellos y hacerles más llevadera la cuarentena en soledad. En España, el Betis recogió el guante, aunque a su manera. El club de Heliópolis movilizó a sus empleados y a su Fundación para hacer llamadas a los 2.100 abonados que tiene la entidad mayores de 70 años y, por tanto, población de riesgo, para saber qué tal estaban, si se encontraban acompañados y, por supuesto, para comentar la temporada del equipo. Para muestra, este vídeo de Borja Iglesias: Un almacén farmacéutico en Concha Espina El Real Madrid ha apostado por transformar su estadio en un gigantesco depósito farmacéutico. Para ello, ha puesto en marcha una campaña de donaciones bajo el lema “Llenemos el Bernabéu de Solidaridad”, en colaboración con el Consejo Superior de Deportes. De este modo, el coliseo blanco se ha convertido en un espacio de almacenamiento y distribución de donaciones de material sanitario. Por otro lado, el Atlético de Madrid ha cedido las cocinas del Estadio Wanda Metropolitano y su personal a la Comunidad de Madrid con el objetivo de cocinar para familias sin recursos de la región. El Barcelona, por su parte, ha puesto a disposición del Departamento de Salud de la Generalitat de Cataluña sus instalaciones. Además, ha ofrecido la presencia territorial de su red de peñas para ayudar a las entidades locales. Son solo algunos ejemplos, pero todos los clubes están apostando por iniciativas solidarias. Apoyo tayiko a España Por muy increíble que parezca, todavía hay ligas que se están jugando. Concretamente, dos, la bielorrusa y la Vysshaya Liga, o lo que es lo mismo, la liga de Tayikistán. Ésta última tuvo un tan bonito como inesperado gesto de solidaridad con nuestro país. Durante el enfrentamiento entre el Lokomotiv-Pamir y el Dusambé-83, apareció el siguiente mensaje en una de las vallas publicitarias del estadio: “Stray Strong, Spain. Tajikistan is praying for you" (¡Mantente fuerte, España! Tayikistán reza por ti"). Una iniciativa que contribuye a incrementar el ánimo de todos frente a la pandemia. Fuente: El Desmarque Beckham vuelve a calzarse las botas El dueño de una de las mejores piernas derechas de las últimas décadas volverá a los terrenos de juego con un motivo solidario. David Beckham, de cuyos centros de precisión quirúrgica disfrutaron en Chamartín, organizará un partido solidario para recaudar fondos en la lucha contra la COVID-19 y marcarle un gol por toda la escuadra. A través de una subasta, los aficionados podrán jugar con Beckham un partido de 5 contra 5 en las instalaciones del equipo del que el inglés es propietario, el Inter Miami CF. Por supuesto, esto será cuando se pueda volver a jugar. Pero, sin duda, es una iniciativa de lo más original. De la Champions a fabricar geles Jo Love, jugadora del Glasgow City e internacional por Escocia, ha pasado poco tiempo de disputar la Champions a trabajar para erradicar el coronavirus. Love, además de futbolista, es científica, y ha pasado del campo al laboratorio para la creación de geles desinfectantes. Está jugando, sin duda, el partido más importante de su carrera, aunque no sea precisamente sobre césped. #WeKickCorona, la iniciativa de Kimmich y Goretzka Son varios los futbolistas que han realizado, a título personal, donaciones para luchar frente al coronavirus. Sin embargo, dos internacionales alemanes, ambos jugadores del Bayern Múnich, han creado la plataforma #WeKickCorona, cuyo objetivo es crear un fondo para ayudar a todas las entidades que trabajan para frenar el coronavirus. Otros futbolistas germanos como Mats Hummels, Julian Draxler o Leroy Sané ya se han sumado a un proyecto que ha recaudado, por el momento, 3,9 millones de euros.  Saldremos Juntos, el proyecto solidario liderado por Saúl Saúl Ñíguez, cuarto capitán del Atlético de Madrid, ha puesto en marcha esta iniciativa, que ya ha sido respaldada por otros compañeros como Morata, Busquets, Felipe Reyes y Antonio Lobato. Se trata de un crowdfunding cuyo objetivo es recaudar fondos para ayudar a Pymes y autónomos, el colectivo que quizá está sufriendo más las consecuencias económicas del coronavirus. Las donaciones pueden ser tanto económicas como de recursos materiales, acciones de marketing, etc. El propio jugador y su equipo protagonizan algunas de esas acciones con las que se pretende recaudar fondos: sorteará su camiseta, permitirá que los aficionados vayan a ver los entrenamientos y firmarán camisetas. Sin duda un ejemplo más de cómo los personajes públicos pueden aportar su granito de arena para salir de esta crisis. Como ves, el mundo del deporte, como cualquier otro sector, también se ha movilizado para luchar frente al coronavirus y paliar sus consecuencias. Todo el mundo está dando lo mejor de sí, así que estamos convencidos de que la victoria está más cerca.

No suele suceder, pero en esta ocasión es más que bienvenido. Estos días, todo el mundo del deporte se ha puesto de acuerdo para defender la misma camiseta, la de la solidaridad, y jugar un partido histórico frente a un mismo rival, la COVID-19. Ahora todos formamos parte de una misma afición, una hinchada que celebra cada despeje que contribuya a enviar bien lejos al virus y sus consecuencias. Seguidores que no vemos el momento de contemplar cómo se marca el gol de oro que tumbe la crisis en la que estamos inmersos. Desde hace más de un mes, hemos encontrado a nuestros cracks particulares en los sanitarios, mensajeros, farmacéuticos, trabajadores de los supermercados y tiendas de alimentación, cuerpos de seguridad y, también, en aquellos hosteleros que continúan trabajando y proponiendo iniciativas que contribuyen a la que será la victoria más celebrada del año. El mundo del fútbol, como el resto de los sectores, también se ha involucrado para poner su granito de arena y ayudar a juntar y adelantar las líneas para presionar y asfixiar al rival en su terreno. Recuperar, así, el control del juego de una vez por todas. A continuación, repasamos algunas de las campañas que han puesto en marcha clubes y futbolistas más allá de las donaciones personales que muchas personalidades y entidades deportivas han realizado. Una llamada desde Bolonia a Sevilla La idea partió del Bolonia, equipo de la Serie A italiana, y otros muchos clubs han tomado buena nota. Cuatro de los jugadores más carismáticos del equipo trasalpino cogieron el teléfono y llamaron a todos aquellos socios que viven solos para hablar de fútbol con ellos y hacerles más llevadera la cuarentena en soledad. En España, el Betis recogió el guante, aunque a su manera. El club de Heliópolis movilizó a sus empleados y a su Fundación para hacer llamadas a los 2.100 abonados que tiene la entidad mayores de 70 años y, por tanto, población de riesgo, para saber qué tal estaban, si se encontraban acompañados y, por supuesto, para comentar la temporada del equipo. Para muestra, este vídeo de Borja Iglesias: Un almacén farmacéutico en Concha Espina El Real Madrid ha apostado por transformar su estadio en un gigantesco depósito farmacéutico. Para ello, ha puesto en marcha una campaña de donaciones bajo el lema “Llenemos el Bernabéu de Solidaridad”, en colaboración con el Consejo Superior de Deportes. De este modo, el coliseo blanco se ha convertido en un espacio de almacenamiento y distribución de donaciones de material sanitario. Por otro lado, el Atlético de Madrid ha cedido las cocinas del Estadio Wanda Metropolitano y su personal a la Comunidad de Madrid con el objetivo de cocinar para familias sin recursos de la región. El Barcelona, por su parte, ha puesto a disposición del Departamento de Salud de la Generalitat de Cataluña sus instalaciones. Además, ha ofrecido la presencia territorial de su red de peñas para ayudar a las entidades locales. Son solo algunos ejemplos, pero todos los clubes están apostando por iniciativas solidarias. Apoyo tayiko a España Por muy increíble que parezca, todavía hay ligas que se están jugando. Concretamente, dos, la bielorrusa y la Vysshaya Liga, o lo que es lo mismo, la liga de Tayikistán. Ésta última tuvo un tan bonito como inesperado gesto de solidaridad con nuestro país. Durante el enfrentamiento entre el Lokomotiv-Pamir y el Dusambé-83, apareció el siguiente mensaje en una de las vallas publicitarias del estadio: “Stray Strong, Spain. Tajikistan is praying for you" (¡Mantente fuerte, España! Tayikistán reza por ti"). Una iniciativa que contribuye a incrementar el ánimo de todos frente a la pandemia. Fuente: El Desmarque Beckham vuelve a calzarse las botas El dueño de una de las mejores piernas derechas de las últimas décadas volverá a los terrenos de juego con un motivo solidario. David Beckham, de cuyos centros de precisión quirúrgica disfrutaron en Chamartín, organizará un partido solidario para recaudar fondos en la lucha contra la COVID-19 y marcarle un gol por toda la escuadra. A través de una subasta, los aficionados podrán jugar con Beckham un partido de 5 contra 5 en las instalaciones del equipo del que el inglés es propietario, el Inter Miami CF. Por supuesto, esto será cuando se pueda volver a jugar. Pero, sin duda, es una iniciativa de lo más original. De la Champions a fabricar geles Jo Love, jugadora del Glasgow City e internacional por Escocia, ha pasado poco tiempo de disputar la Champions a trabajar para erradicar el coronavirus. Love, además de futbolista, es científica, y ha pasado del campo al laboratorio para la creación de geles desinfectantes. Está jugando, sin duda, el partido más importante de su carrera, aunque no sea precisamente sobre césped. #WeKickCorona, la iniciativa de Kimmich y Goretzka Son varios los futbolistas que han realizado, a título personal, donaciones para luchar frente al coronavirus. Sin embargo, dos internacionales alemanes, ambos jugadores del Bayern Múnich, han creado la plataforma #WeKickCorona, cuyo objetivo es crear un fondo para ayudar a todas las entidades que trabajan para frenar el coronavirus. Otros futbolistas germanos como Mats Hummels, Julian Draxler o Leroy Sané ya se han sumado a un proyecto que ha recaudado, por el momento, 3,9 millones de euros.  Saldremos Juntos, el proyecto solidario liderado por Saúl Saúl Ñíguez, cuarto capitán del Atlético de Madrid, ha puesto en marcha esta iniciativa, que ya ha sido respaldada por otros compañeros como Morata, Busquets, Felipe Reyes y Antonio Lobato. Se trata de un crowdfunding cuyo objetivo es recaudar fondos para ayudar a Pymes y autónomos, el colectivo que quizá está sufriendo más las consecuencias económicas del coronavirus. Las donaciones pueden ser tanto económicas como de recursos materiales, acciones de marketing, etc. El propio jugador y su equipo protagonizan algunas de esas acciones con las que se pretende recaudar fondos: sorteará su camiseta, permitirá que los aficionados vayan a ver los entrenamientos y firmarán camisetas. Sin duda un ejemplo más de cómo los personajes públicos pueden aportar su granito de arena para salir de esta crisis. Como ves, el mundo del deporte, como cualquier otro sector, también se ha movilizado para luchar frente al coronavirus y paliar sus consecuencias. Todo el mundo está dando lo mejor de sí, así que estamos convencidos de que la victoria está más cerca.