En La Barra hablamos de

carta

Si tu cara cuando te hablan de Slow Food es la misma que pusieron los aficionados del Madrid con el fichaje de Altintop o la que ponen los del Betis cuando les dicen que Van der Vaart triunfó en su equipo, no te preocupes, no estás solo. Hay más gente que, como tú, se pierden entre los cientos de términos y palabras “foodies” (comidistas) que parecen estar, hoy más que nunca, de moda. Y es que igual que del deporte se han importado anglicismos como tackle, chance, córner, top, MVP o crack; la gastronomía no iba a ser menos y el cliente “foodie” también ha demostrado una especial querencia por términos en otros idiomas. Por eso, que no te extrañe que un día de estos se acerque a tu barra un/a joven que se defina como amante de la buena mesa y la comida gourmet y te pregunte por tus opciones detox. Ese y otros términos como mocktails, foodporn, dumpling o poke bowl están imponiéndose con más fuerza que Juanma López y Javi Navarro a los delanteros rivales. Pero tranquilo, te vamos a ayudar. Toma nota porque hemos preparado el diccionario “Foodbolístico” de la Real Academia de #LoVemosEnElBar: Nouvelle Cuisine. Es quizá el movimiento gastronómico causante de que este post sea necesario. Tiene lugar en los años 70 de una Francia en esplendor cultural, donde se llama a romper con la cocina clásica para dar prioridad a la estética y a la creación, utilizando técnicas y combinaciones de materias primas poco convencionales. Para que te hagas una idea: Es como si un jugador está toda la vida entrenando con Trapattoni y un día al llegar al campo se encuentra a Guardiola. Detox. Culmen de los alimentos modernos. Se refiere a todos aquellos alimentos que ayudan a limpiar el cuerpo de toxinas, líquidos y otras impurezas. Van desde zumos verdes a batidos, semillas y superalimentos. Símil futbolero: Es cuando el entrenador decide prescindir de todos aquellos jugadores que sacan a sus compañeros de fiesta el día antes del partido con el fin de “limpiar” el vestuario. Quinoa. Hace unos años nadie había oído hablar de este alimento proveniente de algunas zonas de Sudamérica. Y aunque no es un cereal exactamente, se le ha categorizado como tal y se le incluye en todas las dietas de adelgazamiento en forma de ensalada, plato principal, como guarnición, etc. Para entendernos: Si Ronaldo (el otro) fuese una hamburguesa doble, Valerón sería quinoa. Slow Food. Esta moda viene de Italia y combina la comida con el disfrute, sin prisa, sin presión, tanto para el que hace la comida como para el que la consume. Es decir, que prefieres ver a Pirlo controlar, acariciar el balón, levantar la cabeza y dar un pase al pie antes que a Walcott corriendo 50 metros en 5 segundos (para luego centrar mal). Cool hunter: Se traduce literalmente como cazador de tendencias. En gastronomía, sería una persona que busca patrones de consumo en el mundo de la restauración, que predice lo que se va a poner de moda próximamente. Llevándolo al fútbol, es como tener un secretario técnico que en el mismo mercado te trae e Beckham, Ljunberg y Cristiano Ronaldo. Mocktails. Mock -por simulación- y tail -por cocktail-. Una sociedad preocupada por el estilo de vida y por tener una rutina saludable ha puesto de moda estas bebidas sin alcohol similares a los cócteles de toda la vida. En resumen, Denilson: Fuegos artificiales en el campo pero sin ningún efecto. Kilómetro 0: Cuando prefieres que los platos que te vas a comer estén hechos con ingredientes de proximidad, es decir, criados, cultivados o elaborados en tu entorno. Muy fácil de entender: Eres del Atleti y prefieres en tu equipo a Torres que a Messi. Habrá quien no te entienda, pero es una cuestión de principios. Foodporn. Foodporn es el hashtag (etiqueta) por excelencia para todos los aficionados a la comida que quieren compartir sus degustaciones con el resto de la sociedad a través de las redes sociales. Lo verás acompañado, normalmente, por otros como #foodies, #delish o #yummy. Igual que le pasa a Arbeloa y Xabi Alonso o a Dani Alves y Neymar, que en las redes normalmente siempre van juntos. Dumpling Es un plato hecho a partir de masas de harina de trigo que suele tener forma de empanadilla. Son muy similares a los Dim Sum (traducido como pequeños bocados que tocan el corazón) típicos de la comida china. Si le preguntas a Pepe Reina, te dirá que Cesc era el Dumpling del equipo que ganó la Eurocopa y el Mundial. Poke Bowl. Sin duda debes conocer este nuevo plato que está de moda. Se trata de una ensalada de pescado crudo con una base de arroz y diferentes verduras. Como su propio nombre indica, siempre se sirven en bowls. Un plato exótico para añadir a tu carta. Eso debieron pensar en el Albacete cuando ficharon al azerí Velli Kasumov, en Donosti con Lee Chun-soo o en el Sevilla cuando se hicieron con el gambiano Biri-Biri. Cronut. Pieza de repostería mitad croissant, mitad donut. Vamos, Luis Enrique, que lo mismo te jugaba de lateral que de mediapunta.    

“Si yo hubiese nacido feo, nunca habrías oído hablar de Pelé”. Esta es una de las frases de George Best que pasaron a la historia del fútbol y que ya anticipaba que, en este deporte, la imagen es importante, extremo que confirmaron años después otros como Beckham o Ljungberg, convertidos en iconos de la moda no solo por sus habilidades con los pies. Al igual que los grandes clubes futbolísticos se preocupan de hasta el último detalle de todo lo relacionado con la imagen de marca, cualquier empresa, independientemente de su sector o tamaño, debe hacer lo mismo para ver crecer su negocio. Comenzando por dos de los elementos más visibles -especialmente en Internet- y que de una manera más sencilla pueden hablar bien de tu establecimiento: El logo y la carta. Tu logo, tu escudo El elemento más reconocible de tu bar para los usuarios de Internet es el logo. Es, por hacer un símil futbolístico, como el escudo de tu equipo. Si tienes menos idea de diseño que Nadal de dónde estaba el balón tras el regate de Caminero y, además, tienes otros frentes donde prefieres invertir, debes saber que existen aplicaciones y herramientas online para crear tu propio logo de una manera muy sencilla e intuitiva. Un buen ejemplo es logomakr.com, una web desde la que serás capaz de generar un logo con apariencia profesional para tu empresa en unos pocos minutos -y gratis-. La interfaz es muy simple. Una vez que accedes, aparecerá un lienzo en blanco con diferentes funciones que en esta imagen te indicamos: A partir de ese momento, ya puedes empezar a trabajar. Te recomendamos que hagas uso de los recursos e iconos previamente cargados desde el cuadro de búsqueda. Introduciendo, por ejemplo, la palabra “Food” -“comida” en español- podrás acceder a multitud de imágenes para tu logo. Como la herramienta está en inglés, a aquellos que desconozcáis la lengua de Gascoigne, Fowler, Vinnie Jones o McManaman os mostramos algunas palabras que podéis introducir en el buscador para encontrar logos relacionados con la restauración: Food - Comida Restaurant - Restaurante Burger - Hamburguesa Steak – Filete Wine – Vino Beer – Cerveza Hot dog – Perrito caliente Plate – Plato Drinks - Bebidas Otros, como pizza o sushi, podrás buscarlos tal cual. Selecciona una o varias imágenes y continúa trabajando en el logo. Una vez integrado en tu panel, puedes añadir textos, cambiar colores, redimensionar, etc. Recuerda, cuando hayas terminado, seleccionar el icono de guardar en la esquina superior derecha y podrás descargar tu logo gratis, escogiendo la opción “Free” (gratis). Diseños profesionales para tu carta Tan importante como el logo es una adecuada presentación de la carta, pues ahí es donde reflejas tu once ideal, a tus mejores jugadores, aquellos platos y bebidas que, junto al ambiente de tu bar, pueden hacerte ganar el partido frente a la competencia. Esos platos estrella necesitan un uniforme a su altura que les vista como reclaman, que les dé categoría. Por eso, olvídate de los folios recortados escritos a mano o en Word y busca otros recursos. En #LoVemosEnElBar, para facilitarte la labor, te recomendamos Canva (https://www.canva.com/). Se trata de una herramienta gratuita en la que, tras registrarte, podrás acceder a multitud de plantillas gratuitas. Ya registrado, el siguiente paso que se muestra es un panel de control en el que te dan la opción de generar tu propio diseño, así como la posibilidad de acceder a algunas plantillas. Pero a nosotros nos gusta el juego directo y la pelota cortita y al pie, así que vamos a darte el pase de gol definitivo. Más concretamente, te vamos a dar dos pases de gol. En primer lugar, ¿has pensado en personalizar tus cartas y platos con nombres de jugadores o equipos para los días de partido? Seguro que más de un cliente se anima a pedir un bocadillo si tiene el nombre de su jugador favorito. Nosotros hemos preparado nuestra particular lista de bocatas y raciones futboleras para compartir con todos. Sírvete tú mismo aquí. La segunda asistencia de gol es un enlace para acceder directamente y sin rodeos a las plantillas de cartas y menús que ofrece Canva. Sigue estos pasos: -Entra en https://www.canva.com/es_es/crear/menus-restaurante/ (asegúrate de haber iniciado sesión en tu cuenta antes) -Haz clic en este botón: -Te redirigirá a un panel similar al anterior pero con varias plantillas de cartas y menús cargados en el lateral. Hay muchísimas opciones, escoge la que quieras (las gratuitas vienen con el texto “Gratis” en la esquina inferior derecha de cada plantilla): -Selecciona la que quieras y comienza a trabajar sobre ella. Puedes añadir, eliminar y cambiar todos los textos que quieras por tus platos y especialidades, además de modificar los colores, añadir fotos de tu local, incluir nuevos iconos, etc. En el menú de la izquierda tienes todas las opciones para personalizar la plantilla y convertirla en la carta de tu bar. -Para terminar, cuando ya tengas la nueva carta, solo tienes que descargarla desde el botón “Descargar”. Elige el formato (recomendado “PDF para impresión” si la quieres para el bar, si la vas a utilizar para Internet puedes escoger otros como PNG o JPG) y se descargará el archivo. Ya tienes tu logo y tu carta, asegúrate de hacerlos bien visibles para tus clientes actuales y para los que están por venir.  

Si tu cara cuando te hablan de Slow Food es la misma que pusieron los aficionados del Madrid con el fichaje de Altintop o la que ponen los del Betis cuando les dicen que Van der Vaart triunfó en su equipo, no te preocupes, no estás solo. Hay más gente que, como tú, se pierden entre los cientos de términos y palabras “foodies” (comidistas) que parecen estar, hoy más que nunca, de moda. Y es que igual que del deporte se han importado anglicismos como tackle, chance, córner, top, MVP o crack; la gastronomía no iba a ser menos y el cliente “foodie” también ha demostrado una especial querencia por términos en otros idiomas. Por eso, que no te extrañe que un día de estos se acerque a tu barra un/a joven que se defina como amante de la buena mesa y la comida gourmet y te pregunte por tus opciones detox. Ese y otros términos como mocktails, foodporn, dumpling o poke bowl están imponiéndose con más fuerza que Juanma López y Javi Navarro a los delanteros rivales. Pero tranquilo, te vamos a ayudar. Toma nota porque hemos preparado el diccionario “Foodbolístico” de la Real Academia de #LoVemosEnElBar: Nouvelle Cuisine. Es quizá el movimiento gastronómico causante de que este post sea necesario. Tiene lugar en los años 70 de una Francia en esplendor cultural, donde se llama a romper con la cocina clásica para dar prioridad a la estética y a la creación, utilizando técnicas y combinaciones de materias primas poco convencionales. Para que te hagas una idea: Es como si un jugador está toda la vida entrenando con Trapattoni y un día al llegar al campo se encuentra a Guardiola. Detox. Culmen de los alimentos modernos. Se refiere a todos aquellos alimentos que ayudan a limpiar el cuerpo de toxinas, líquidos y otras impurezas. Van desde zumos verdes a batidos, semillas y superalimentos. Símil futbolero: Es cuando el entrenador decide prescindir de todos aquellos jugadores que sacan a sus compañeros de fiesta el día antes del partido con el fin de “limpiar” el vestuario. Quinoa. Hace unos años nadie había oído hablar de este alimento proveniente de algunas zonas de Sudamérica. Y aunque no es un cereal exactamente, se le ha categorizado como tal y se le incluye en todas las dietas de adelgazamiento en forma de ensalada, plato principal, como guarnición, etc. Para entendernos: Si Ronaldo (el otro) fuese una hamburguesa doble, Valerón sería quinoa. Slow Food. Esta moda viene de Italia y combina la comida con el disfrute, sin prisa, sin presión, tanto para el que hace la comida como para el que la consume. Es decir, que prefieres ver a Pirlo controlar, acariciar el balón, levantar la cabeza y dar un pase al pie antes que a Walcott corriendo 50 metros en 5 segundos (para luego centrar mal). Cool hunter: Se traduce literalmente como cazador de tendencias. En gastronomía, sería una persona que busca patrones de consumo en el mundo de la restauración, que predice lo que se va a poner de moda próximamente. Llevándolo al fútbol, es como tener un secretario técnico que en el mismo mercado te trae e Beckham, Ljunberg y Cristiano Ronaldo. Mocktails. Mock -por simulación- y tail -por cocktail-. Una sociedad preocupada por el estilo de vida y por tener una rutina saludable ha puesto de moda estas bebidas sin alcohol similares a los cócteles de toda la vida. En resumen, Denilson: Fuegos artificiales en el campo pero sin ningún efecto. Kilómetro 0: Cuando prefieres que los platos que te vas a comer estén hechos con ingredientes de proximidad, es decir, criados, cultivados o elaborados en tu entorno. Muy fácil de entender: Eres del Atleti y prefieres en tu equipo a Torres que a Messi. Habrá quien no te entienda, pero es una cuestión de principios. Foodporn. Foodporn es el hashtag (etiqueta) por excelencia para todos los aficionados a la comida que quieren compartir sus degustaciones con el resto de la sociedad a través de las redes sociales. Lo verás acompañado, normalmente, por otros como #foodies, #delish o #yummy. Igual que le pasa a Arbeloa y Xabi Alonso o a Dani Alves y Neymar, que en las redes normalmente siempre van juntos. Dumpling Es un plato hecho a partir de masas de harina de trigo que suele tener forma de empanadilla. Son muy similares a los Dim Sum (traducido como pequeños bocados que tocan el corazón) típicos de la comida china. Si le preguntas a Pepe Reina, te dirá que Cesc era el Dumpling del equipo que ganó la Eurocopa y el Mundial. Poke Bowl. Sin duda debes conocer este nuevo plato que está de moda. Se trata de una ensalada de pescado crudo con una base de arroz y diferentes verduras. Como su propio nombre indica, siempre se sirven en bowls. Un plato exótico para añadir a tu carta. Eso debieron pensar en el Albacete cuando ficharon al azerí Velli Kasumov, en Donosti con Lee Chun-soo o en el Sevilla cuando se hicieron con el gambiano Biri-Biri. Cronut. Pieza de repostería mitad croissant, mitad donut. Vamos, Luis Enrique, que lo mismo te jugaba de lateral que de mediapunta.    

“Si yo hubiese nacido feo, nunca habrías oído hablar de Pelé”. Esta es una de las frases de George Best que pasaron a la historia del fútbol y que ya anticipaba que, en este deporte, la imagen es importante, extremo que confirmaron años después otros como Beckham o Ljungberg, convertidos en iconos de la moda no solo por sus habilidades con los pies. Al igual que los grandes clubes futbolísticos se preocupan de hasta el último detalle de todo lo relacionado con la imagen de marca, cualquier empresa, independientemente de su sector o tamaño, debe hacer lo mismo para ver crecer su negocio. Comenzando por dos de los elementos más visibles -especialmente en Internet- y que de una manera más sencilla pueden hablar bien de tu establecimiento: El logo y la carta. Tu logo, tu escudo El elemento más reconocible de tu bar para los usuarios de Internet es el logo. Es, por hacer un símil futbolístico, como el escudo de tu equipo. Si tienes menos idea de diseño que Nadal de dónde estaba el balón tras el regate de Caminero y, además, tienes otros frentes donde prefieres invertir, debes saber que existen aplicaciones y herramientas online para crear tu propio logo de una manera muy sencilla e intuitiva. Un buen ejemplo es logomakr.com, una web desde la que serás capaz de generar un logo con apariencia profesional para tu empresa en unos pocos minutos -y gratis-. La interfaz es muy simple. Una vez que accedes, aparecerá un lienzo en blanco con diferentes funciones que en esta imagen te indicamos: A partir de ese momento, ya puedes empezar a trabajar. Te recomendamos que hagas uso de los recursos e iconos previamente cargados desde el cuadro de búsqueda. Introduciendo, por ejemplo, la palabra “Food” -“comida” en español- podrás acceder a multitud de imágenes para tu logo. Como la herramienta está en inglés, a aquellos que desconozcáis la lengua de Gascoigne, Fowler, Vinnie Jones o McManaman os mostramos algunas palabras que podéis introducir en el buscador para encontrar logos relacionados con la restauración: Food - Comida Restaurant - Restaurante Burger - Hamburguesa Steak – Filete Wine – Vino Beer – Cerveza Hot dog – Perrito caliente Plate – Plato Drinks - Bebidas Otros, como pizza o sushi, podrás buscarlos tal cual. Selecciona una o varias imágenes y continúa trabajando en el logo. Una vez integrado en tu panel, puedes añadir textos, cambiar colores, redimensionar, etc. Recuerda, cuando hayas terminado, seleccionar el icono de guardar en la esquina superior derecha y podrás descargar tu logo gratis, escogiendo la opción “Free” (gratis). Diseños profesionales para tu carta Tan importante como el logo es una adecuada presentación de la carta, pues ahí es donde reflejas tu once ideal, a tus mejores jugadores, aquellos platos y bebidas que, junto al ambiente de tu bar, pueden hacerte ganar el partido frente a la competencia. Esos platos estrella necesitan un uniforme a su altura que les vista como reclaman, que les dé categoría. Por eso, olvídate de los folios recortados escritos a mano o en Word y busca otros recursos. En #LoVemosEnElBar, para facilitarte la labor, te recomendamos Canva (https://www.canva.com/). Se trata de una herramienta gratuita en la que, tras registrarte, podrás acceder a multitud de plantillas gratuitas. Ya registrado, el siguiente paso que se muestra es un panel de control en el que te dan la opción de generar tu propio diseño, así como la posibilidad de acceder a algunas plantillas. Pero a nosotros nos gusta el juego directo y la pelota cortita y al pie, así que vamos a darte el pase de gol definitivo. Más concretamente, te vamos a dar dos pases de gol. En primer lugar, ¿has pensado en personalizar tus cartas y platos con nombres de jugadores o equipos para los días de partido? Seguro que más de un cliente se anima a pedir un bocadillo si tiene el nombre de su jugador favorito. Nosotros hemos preparado nuestra particular lista de bocatas y raciones futboleras para compartir con todos. Sírvete tú mismo aquí. La segunda asistencia de gol es un enlace para acceder directamente y sin rodeos a las plantillas de cartas y menús que ofrece Canva. Sigue estos pasos: -Entra en https://www.canva.com/es_es/crear/menus-restaurante/ (asegúrate de haber iniciado sesión en tu cuenta antes) -Haz clic en este botón: -Te redirigirá a un panel similar al anterior pero con varias plantillas de cartas y menús cargados en el lateral. Hay muchísimas opciones, escoge la que quieras (las gratuitas vienen con el texto “Gratis” en la esquina inferior derecha de cada plantilla): -Selecciona la que quieras y comienza a trabajar sobre ella. Puedes añadir, eliminar y cambiar todos los textos que quieras por tus platos y especialidades, además de modificar los colores, añadir fotos de tu local, incluir nuevos iconos, etc. En el menú de la izquierda tienes todas las opciones para personalizar la plantilla y convertirla en la carta de tu bar. -Para terminar, cuando ya tengas la nueva carta, solo tienes que descargarla desde el botón “Descargar”. Elige el formato (recomendado “PDF para impresión” si la quieres para el bar, si la vas a utilizar para Internet puedes escoger otros como PNG o JPG) y se descargará el archivo. Ya tienes tu logo y tu carta, asegúrate de hacerlos bien visibles para tus clientes actuales y para los que están por venir.  

Igual que la Ley Bosman transformó el fútbol de alto nivel como lo conocemos, la Ley de Información Alimentaria hizo lo propio con la hostelería. ¿Sabías que más de 2 millones de personas tienen alguna alergia alimenticia en España? Como profesional, tienes que prestar especial atención a los ingredientes que contienen tus platos… y a sus derivados. En este post, te dejamos algunas recomendaciones para no mandar al banquillo a tus consumidores sin proponértelo. ¿Estás obligado a informar a los clientes? ¿Y sobre qué alimentos? En primer lugar, sí: desde 2014, estás obligado a informar sobre los ingredientes alérgenos en tus platos a tus clientes. Así lo estipula el Reglamento europeo sobre información alimentaria redactado y aprobado en 2011. Igual que en un partido pueden jugar hasta 14 jugadores, estos son los 14 tipos de alérgenos que tienes que identificar en tu carta en todo momento: Cereales Huevos Lácteos Pescado Moluscos Crustáceos Cacahuetes Soja Frutos secos Sésamo Apio Mostaza Altramuces Sulfitos ¿Cómo puedes informar de los alérgenos a tus clientes? Has de saber que debes proporcionar la información en cuestión de manera oral, escrita o mediante dispositivos electrónicos, sin coste para el consumidor y en las lenguas oficiales de tu comunidad autónoma. Te aconsejamos utilizar un sencillo código de colores e iconos en tu carta, que de manera visual e intuitiva ayude a tus clientes a identificar qué pueden consumir y qué no: Ante cualquier duda, no estás solo: la Federación Española de Hostelería (FEHR) ha puesto a tu disposición una página web con toda la información que necesitas al respecto. Otras obligaciones: formarte y estar preparado Además de informar a tus clientes, debes contar con un plan de control y estar preparado si tienes un caso de alergia en tu local. Tanto el personal de cocina, como el de sala y los responsables de la gestión debéis formaros en la materia. La Federación Española de Hostelería (FEHR) ofrece cursos asequibles, algunos incluso online, que podrán serte de utilidad. Asimismo, te dejamos una breve lista de instrucciones que te ayudará a prevenir situaciones indeseadas: Fórmate. Aprende qué debes evitar y qué se te exige como profesional (aunque lo sintetizamos arriba, recuerda acudir siempre a las fuentes de información oficiales) Crea un listado de tus platos y sus ingredientes. ¡La información es poder! Identifica los riesgos. Revisa meticulosamente la información de alérgenos de estos ingredientes, así como su proceso de almacenamiento y de producción (¡cuidado con las contaminaciones cruzadas!) Define cómo vas a informar a tus clientes, en función de los puntos anteriores. Habrá muchas maneras, y tienes que elegir la que mejor se adapte a las necesidades de tu negocio En la batalla contra los alérgenos, es importante ser consciente en todo momento de tu responsabilidad: regalar un dulce tras la comida o acompañar un café con pastas que pueden contener gluten son actos que, por su naturalidad, pasan desapercibidos, pero pueden tener consecuencias negativas. También, no está demás ser especialmente atento con los clientes que padezcan alguna alergia: sin abrumarles ni hacerles sentir incómodos, ofréceles alternativas. Te lo agradecerán. Si tienes más dudas sobre las alergias alimentarias, puedes visitar la página de la Sociedad Española de la Alergología e Inmunología Clínica (SEAIC), donde podrás descargar su libro sobre las enfermedades alérgicas (y entre las páginas 217 y 275, ver el tema que nos ocupa).

Igual que la Ley Bosman transformó el fútbol de alto nivel como lo conocemos, la Ley de Información Alimentaria hizo lo propio con la hostelería. ¿Sabías que más de 2 millones de personas tienen alguna alergia alimenticia en España? Como profesional, tienes que prestar especial atención a los ingredientes que contienen tus platos… y a sus derivados. En este post, te dejamos algunas recomendaciones para no mandar al banquillo a tus consumidores sin proponértelo. ¿Estás obligado a informar a los clientes? ¿Y sobre qué alimentos? En primer lugar, sí: desde 2014, estás obligado a informar sobre los ingredientes alérgenos en tus platos a tus clientes. Así lo estipula el Reglamento europeo sobre información alimentaria redactado y aprobado en 2011. Igual que en un partido pueden jugar hasta 14 jugadores, estos son los 14 tipos de alérgenos que tienes que identificar en tu carta en todo momento: Cereales Huevos Lácteos Pescado Moluscos Crustáceos Cacahuetes Soja Frutos secos Sésamo Apio Mostaza Altramuces Sulfitos ¿Cómo puedes informar de los alérgenos a tus clientes? Has de saber que debes proporcionar la información en cuestión de manera oral, escrita o mediante dispositivos electrónicos, sin coste para el consumidor y en las lenguas oficiales de tu comunidad autónoma. Te aconsejamos utilizar un sencillo código de colores e iconos en tu carta, que de manera visual e intuitiva ayude a tus clientes a identificar qué pueden consumir y qué no: Ante cualquier duda, no estás solo: la Federación Española de Hostelería (FEHR) ha puesto a tu disposición una página web con toda la información que necesitas al respecto. Otras obligaciones: formarte y estar preparado Además de informar a tus clientes, debes contar con un plan de control y estar preparado si tienes un caso de alergia en tu local. Tanto el personal de cocina, como el de sala y los responsables de la gestión debéis formaros en la materia. La Federación Española de Hostelería (FEHR) ofrece cursos asequibles, algunos incluso online, que podrán serte de utilidad. Asimismo, te dejamos una breve lista de instrucciones que te ayudará a prevenir situaciones indeseadas: Fórmate. Aprende qué debes evitar y qué se te exige como profesional (aunque lo sintetizamos arriba, recuerda acudir siempre a las fuentes de información oficiales) Crea un listado de tus platos y sus ingredientes. ¡La información es poder! Identifica los riesgos. Revisa meticulosamente la información de alérgenos de estos ingredientes, así como su proceso de almacenamiento y de producción (¡cuidado con las contaminaciones cruzadas!) Define cómo vas a informar a tus clientes, en función de los puntos anteriores. Habrá muchas maneras, y tienes que elegir la que mejor se adapte a las necesidades de tu negocio En la batalla contra los alérgenos, es importante ser consciente en todo momento de tu responsabilidad: regalar un dulce tras la comida o acompañar un café con pastas que pueden contener gluten son actos que, por su naturalidad, pasan desapercibidos, pero pueden tener consecuencias negativas. También, no está demás ser especialmente atento con los clientes que padezcan alguna alergia: sin abrumarles ni hacerles sentir incómodos, ofréceles alternativas. Te lo agradecerán. Si tienes más dudas sobre las alergias alimentarias, puedes visitar la página de la Sociedad Española de la Alergología e Inmunología Clínica (SEAIC), donde podrás descargar su libro sobre las enfermedades alérgicas (y entre las páginas 217 y 275, ver el tema que nos ocupa).