En La Barra hablamos de

camiseta

Todos recordamos haber hecho alguna colección de cromos e intercambiarlos con los compañeros de colegio, ese momento en el que las estampitas de nuestros futbolistas favoritos pasaban por nuestras manos a un ritmo vertiginoso, un movimiento accionado por dos palabras que, fuera de ese contexto, no tendrían mucho sentido: “sipi” o “nopi” y sus variantes territoriales, esto es, “sile” y “nole”, “ten” y “noten”, “loten” y “noloten”… Lejos del brillo de los cromos de Míchel, Koeman, Futre, Julen Guerrero, Laudrup o Hugo Sánchez, los 80 y 90 nos dejaron algunas joyas que conviene no olvidar. Comenzamos nuestro repaso por los mejores –o peores, según cómo se mire- cromos de futbolistas: Paqui, ¿futbolista? Sí, FUTBOLISTA en mayúsculas, con una amplia trayectoria en Primera División y campeón olímpico en Barcelona 92 con Kiko, Ferrer, Guardiola, Toni… Por si fuera poco, tiene una rotonda en Alicante, la “Glorieta Deportista Paqui Veza” y una peña en Pamplona, la “Paki Taldea”. En la temporada 2002-2003, jugando para Osasuna, podemos decir que no escogieron su mejor foto, haciéndonos dudar de si es la imagen de un futbolista de élite o de un cantante de heavy metal pasado de peso que está jugando el partidillo anual Artistas vs Toreros. Cuestión de la perspectiva sin duda, porque en realidad Paqui era un híbrido entre Michel Salgado y Cambiasso en sus comienzos, y tenemos cromo para demostrarlo: Pedro Jaro, suplentísimo Pedro Jaro pasó, entre otros, por equipos de la entidad del Real Madrid, Betis o Atlético de Madrid. Cierto es que quizá no disfrutó de muchas oportunidades para defender la portería del primero -competía con Paco Buyo- pero, ¿había que recordárselo también en los cromos? En la colección de la temporada 1994-1995 y de la 1998-1999 aparecía directamente con el chándal de suplente. Reces, da la cara Recesvinto Casero Úbeda, delantero del Hércules y Murcia en Primera División, en su cromo de la temporada 1985-1986. O eso creemos, porque ¿quién nos asegura que realmente fuese él? En aquellos tiempos no había números fijos y los titulares jugaban del 1 al 11, por lo que puede ser Reces u otro compañero. Confiamos en la buena fe de la empresa que publica la colección y del fotógrafo, pero la próxima… mejor de cara. Sebastián Losada, de blanco a celeste sin mover un músculo Losada fue un delantero que jugó en el Real Madrid, Espanyol o Sevilla F.C., entre otros. En 1993 dejó este último para fichar por el Celta de Vigo y, por lo que parece, la editorial ya había impreso su cromo con el uniforme sevillista. La solución, quitamos un poco de blanco de aquí y ponemos un poco de celeste por allí, le pintamos el escudo y voilà. Atila, rey de Las Gaunas El “goleador” serbio llegó al C.D. Logroñés en 1994 procedente del “todopoderoso” Becej con el objetivo de sustituir al ídolo local, Oleg Salenko, que ese mismo verano había fichado por el Valencia y marcado 5 goles en un solo partido en el Mundial, en el encuentro Rusia vs Camerún. Kasac jugó 11 partidos, solo 3 de titular, y no vio puerta. Su cromo no le anda a la zaga a su temporada, y en un ranking de montajes fotográficos tendría la misma puntuación que él en su carrera por el Pichichi, un 0. Observad esa cabeza pegada a ese cuerpo… Antonio González, no te rayes Corría la temporada 1973-1974 y el jugador del Castellón Antonio González aparecía así en su cromo, sin mirar de frente a la cámara. Pero si después de ver la imagen piensas que ese es el problema, vuelve a fijarte. González acababa de fichar procedente del Real Madrid y el diseñador tiró de rotulador para pintar encima de la camiseta blanca las rayas negras del Castellón, que hasta se le suben al cuello. Crack. José Alberto Izquierdo ya era hípster antes que tú Barba larga y camiseta retro: Izquierdo 1 – Malasaña 0. Nada más que apuntar. Meléndez, no nos engañas Este es un mensaje para el “Tato” Abadía: Eres de nuestros favoritos, un icono del fútbol de antaño. Disfrutamos viendo cómo corrías la banda del Vicente Calderón, Las Gaunas y San Lázaro. Pero te hemos pillado. Una simple peluca no iba a engañarnos. Sabemos que cuando no te convocaban jugabas de portero con el Espanyol. Neuville, este no es mi cuerpo Si Laudrup daba pases mirando a la grada, Oliver Neuville mejoró su técnica en la temporada 1996-1997 vistiendo los colores del Tenerife. El germano filtraba pases entre líneas mirando a la cámara. Qué injusticia que su técnica para despistar defensas haya pasado desapercibida en esto del fútbol. Un genio el alemán. Juan José, al abordaje del Carranza Juan José Jiménez Collar jugó en el Cádiz durante gran parte de su carrera deportiva, llegando incluso a fichar por el Real Madrid. Los aficionados del Carranza le pusieron el mote de Sandokán y Ulises 31, ambos muy apropiados a la vista de su cromo.

Cuando te pones la camiseta de tu equipo, todo cambia. Dejas de ser uno más en la calle y en los bares para pasar a formar parte de una pasión, de un sentimiento, de una manera de entender y de vivir la vida. Nunca se expresó tanto sin palabras, solo con un escudo y unos colores. Por eso, si todavía no tienes la de tu equipo preferido de la LaLiga Santander o LaLiga 1|2|3|, en Vodafone te la regalamos. Y si vistes la de otras temporadas, es tu oportunidad para actualizarla. Para conseguir tu camiseta, solo tienes que: Hacerte seguidor de @VodafoneEmpresa en Twitter Publicar un tuit con el hashtag #LoVemosEnElBar explicando por qué te gusta ver el fútbol en el bar. Así de fácil. Podrás participar desde el viernes 26 de mayo hasta el sábado 4 de junio, ambos inclusive. Consulta las condiciones generales del concurso en este enlace. ¡Suerte!

Todos recordamos haber hecho alguna colección de cromos e intercambiarlos con los compañeros de colegio, ese momento en el que las estampitas de nuestros futbolistas favoritos pasaban por nuestras manos a un ritmo vertiginoso, un movimiento accionado por dos palabras que, fuera de ese contexto, no tendrían mucho sentido: “sipi” o “nopi” y sus variantes territoriales, esto es, “sile” y “nole”, “ten” y “noten”, “loten” y “noloten”… Lejos del brillo de los cromos de Míchel, Koeman, Futre, Julen Guerrero, Laudrup o Hugo Sánchez, los 80 y 90 nos dejaron algunas joyas que conviene no olvidar. Comenzamos nuestro repaso por los mejores –o peores, según cómo se mire- cromos de futbolistas: Paqui, ¿futbolista? Sí, FUTBOLISTA en mayúsculas, con una amplia trayectoria en Primera División y campeón olímpico en Barcelona 92 con Kiko, Ferrer, Guardiola, Toni… Por si fuera poco, tiene una rotonda en Alicante, la “Glorieta Deportista Paqui Veza” y una peña en Pamplona, la “Paki Taldea”. En la temporada 2002-2003, jugando para Osasuna, podemos decir que no escogieron su mejor foto, haciéndonos dudar de si es la imagen de un futbolista de élite o de un cantante de heavy metal pasado de peso que está jugando el partidillo anual Artistas vs Toreros. Cuestión de la perspectiva sin duda, porque en realidad Paqui era un híbrido entre Michel Salgado y Cambiasso en sus comienzos, y tenemos cromo para demostrarlo: Pedro Jaro, suplentísimo Pedro Jaro pasó, entre otros, por equipos de la entidad del Real Madrid, Betis o Atlético de Madrid. Cierto es que quizá no disfrutó de muchas oportunidades para defender la portería del primero -competía con Paco Buyo- pero, ¿había que recordárselo también en los cromos? En la colección de la temporada 1994-1995 y de la 1998-1999 aparecía directamente con el chándal de suplente. Reces, da la cara Recesvinto Casero Úbeda, delantero del Hércules y Murcia en Primera División, en su cromo de la temporada 1985-1986. O eso creemos, porque ¿quién nos asegura que realmente fuese él? En aquellos tiempos no había números fijos y los titulares jugaban del 1 al 11, por lo que puede ser Reces u otro compañero. Confiamos en la buena fe de la empresa que publica la colección y del fotógrafo, pero la próxima… mejor de cara. Sebastián Losada, de blanco a celeste sin mover un músculo Losada fue un delantero que jugó en el Real Madrid, Espanyol o Sevilla F.C., entre otros. En 1993 dejó este último para fichar por el Celta de Vigo y, por lo que parece, la editorial ya había impreso su cromo con el uniforme sevillista. La solución, quitamos un poco de blanco de aquí y ponemos un poco de celeste por allí, le pintamos el escudo y voilà. Atila, rey de Las Gaunas El “goleador” serbio llegó al C.D. Logroñés en 1994 procedente del “todopoderoso” Becej con el objetivo de sustituir al ídolo local, Oleg Salenko, que ese mismo verano había fichado por el Valencia y marcado 5 goles en un solo partido en el Mundial, en el encuentro Rusia vs Camerún. Kasac jugó 11 partidos, solo 3 de titular, y no vio puerta. Su cromo no le anda a la zaga a su temporada, y en un ranking de montajes fotográficos tendría la misma puntuación que él en su carrera por el Pichichi, un 0. Observad esa cabeza pegada a ese cuerpo… Antonio González, no te rayes Corría la temporada 1973-1974 y el jugador del Castellón Antonio González aparecía así en su cromo, sin mirar de frente a la cámara. Pero si después de ver la imagen piensas que ese es el problema, vuelve a fijarte. González acababa de fichar procedente del Real Madrid y el diseñador tiró de rotulador para pintar encima de la camiseta blanca las rayas negras del Castellón, que hasta se le suben al cuello. Crack. José Alberto Izquierdo ya era hípster antes que tú Barba larga y camiseta retro: Izquierdo 1 – Malasaña 0. Nada más que apuntar. Meléndez, no nos engañas Este es un mensaje para el “Tato” Abadía: Eres de nuestros favoritos, un icono del fútbol de antaño. Disfrutamos viendo cómo corrías la banda del Vicente Calderón, Las Gaunas y San Lázaro. Pero te hemos pillado. Una simple peluca no iba a engañarnos. Sabemos que cuando no te convocaban jugabas de portero con el Espanyol. Neuville, este no es mi cuerpo Si Laudrup daba pases mirando a la grada, Oliver Neuville mejoró su técnica en la temporada 1996-1997 vistiendo los colores del Tenerife. El germano filtraba pases entre líneas mirando a la cámara. Qué injusticia que su técnica para despistar defensas haya pasado desapercibida en esto del fútbol. Un genio el alemán. Juan José, al abordaje del Carranza Juan José Jiménez Collar jugó en el Cádiz durante gran parte de su carrera deportiva, llegando incluso a fichar por el Real Madrid. Los aficionados del Carranza le pusieron el mote de Sandokán y Ulises 31, ambos muy apropiados a la vista de su cromo.

Cuando te pones la camiseta de tu equipo, todo cambia. Dejas de ser uno más en la calle y en los bares para pasar a formar parte de una pasión, de un sentimiento, de una manera de entender y de vivir la vida. Nunca se expresó tanto sin palabras, solo con un escudo y unos colores. Por eso, si todavía no tienes la de tu equipo preferido de la LaLiga Santander o LaLiga 1|2|3|, en Vodafone te la regalamos. Y si vistes la de otras temporadas, es tu oportunidad para actualizarla. Para conseguir tu camiseta, solo tienes que: Hacerte seguidor de @VodafoneEmpresa en Twitter Publicar un tuit con el hashtag #LoVemosEnElBar explicando por qué te gusta ver el fútbol en el bar. Así de fácil. Podrás participar desde el viernes 26 de mayo hasta el sábado 4 de junio, ambos inclusive. Consulta las condiciones generales del concurso en este enlace. ¡Suerte!