En La Barra hablamos de

aumentar beneficios

Como si de un futbolista polivalente se tratase, hay bares y restaurantes que demuestran la misma maestría tras la barra y los fogones que gestionando sus perfiles en las redes sociales. Y es que el marketing online y la restauración han resultado ser totalmente compatibles, tanto o más que Villa y Torres, Javi Navarro y Pablo Alfaro u Oliver Atom y Tom Baker. Es más, algunos de estos negocios han conseguido combinar, en su justa medida, todos los ingredientes necesarios para realizar acciones en las redes sociales que han resultado un éxito rotundo, disparando su influencia entre los usuarios y logrando un retorno de la inversión muy alto. Como firmes defensores que somos de la utilidad de las redes para aumentar los beneficios de tu negocio -también de los genios incomprendidos como Faubert, Cerci, Anelka, Prosinecki, Maxi López o Dugarry, aunque de ellos hablaremos en otro momento-, hemos recopilado algunas de las estrategias y campañas de restaurantes más celebradas en las redes sociales. Toma nota e inspírate, porque son muchas las posibilidades: Goiko Grill Cadena de restaurantes conocida por la calidad de sus hamburguesas. En un post anterior hablábamos de su campaña de Instagram #KevinTeDeseo, pero esta solo es una pequeña muestra de su originalidad y creatividad a la hora de plantear sus acciones en redes sociales. Por ejemplo, fomentando la confianza y potenciando los conceptos de cercanía y experiencia en grupo a través del hashtag #familiagoikogrill. Para ello, publican imágenes de su equipo disfrutando de su trabajo, transmitiendo a los usuarios el entusiasmo y cariño que ponen en el producto que después degustarán. Sin embargo, si hubo una acción que nos gustó particularmente fue la llamada #MiniGoikoHistorias. En ella, incluían imágenes de unos pequeños muñecos que contaban historias relacionadas con los productos que utilizan en la elaboración de sus platos y que les hizo ganar muchos seguidores. No nos extraña: Cómodo En el restaurante Cómodo decidieron que, a la hora de pensar en su nuevo menú, nada mejor que escuchar a sus clientes y usuarios en las redes sociales. Una mecánica sencilla pero que les dio muy buenos resultados en sus perfiles. Y es que, ¿qué es lo más le gusta a los foodies además de disfrutar de la comida? Fotografiarla. Bajo el hashtag #comodomenu, el restaurante invitó a sus clientes a que tomaran imágenes de sus propios platos y lo subieran a las redes sociales con ese hashtag. De este modo, consiguieron implicarles y diseñar su nuevo menú en función de las recomendaciones de los verdaderos protagonistas, los usuarios. El Pimpi No hace falta ser una gran cadena para crear una campaña con gancho y demostrar un estilo propio en redes sociales. Un buen ejemplo es el restaurante El Pimpi, de Málaga, que deleita a sus clientes con sus platos, pero también con las imágenes que utiliza para sus redes sociales, en las que trata de transmitir la importancia de disfrutar bajo el hashtag #LaRevoluciónDelAmor. Bajo esta etiqueta, incluye espectaculares imágenes de amaneceres que les hacen llegar diferentes usuarios. El resultado, casi 14.000 followers en Twitter, más de 72.500 Me Gusta en Facebook y 12.800 seguidores en Instagram. Nando’s Viajamos virtualmente a la tierra de McManaman, Beckham, Toshack o nuestro admirado Michael Robinson. En el Reino Unido, el restaurante Nando’s puso en marcha una acción “distinta” para sus redes sociales, dando una vuelta de tuerca a los tan manidos selfies. En vez de pedir a sus clientes que se hiciesen un selfie al uso, introdujeron el hashtag #FingerSelfie incentivándoles a fotografiarse, de la manera más original posible, su propio dedo y subirlo a las redes sociales. A cambio, recibirían  una tarjeta descuento para consumir en el restaurante. La gente recogió el guante, nunca mejor dicho, y tiró de originalidad: En otra de sus acciones llamaban a sus clientes a nombrar su plato favorito con letras de canciones, siempre acompañadas del hashtag #NandosSongs. Por ejemplo, recordarás el Mambo Number 5, que fue canción del verano hace unos años y que escuchamos más veces que a Raúl diciendo “Sí bueno” o a Guardiola hablando de un “rival difícil”. O la canción de Beyoncé “Single Ladies”, que un cliente de Nando’s reversionó cambiando el “put a ring on it” por “put a wing (alita de pollo) on it”. Bravo. Como ves, independientemente del tamaño de tu negocio, en las redes sociales hay hueco para todos. Solo es necesario encontrar una buena idea y desarrollarla con la ayuda de tus clientes.

Ingenio, imaginación, creatividad, buen humor y una pizca de amor por los colores: estos son los ingredientes que han utilizado los bares en el primer mes del Programa de Premios Vodafone TV Bares para crear sus publicaciones estrella en las redes sociales, demostrando que se les da tan bien la gestión de sus perfiles como la de sus establecimientos. Cada uno en su estilo y apoyando a su equipo, lo cierto es que han sido muchos los bares que se han sumado al hashtag #LoVemosEnElBar y han descargado las imágenes gratuitas de su área privada para hacer sus publicaciones más atractivas y, de paso, ganar entradas para ver a su equipo en vivo y en directo. Hemos seleccionado solo algunas de ellas para que te sirvan de inspiración y te ayuden a promocionar tus retransmisiones deportivas: 1. Waksman 14 Bar Restaurante, Madrid El gerente de Waksman 14, establecimiento ubicado en Madrid, ha demostrado que domina perfectamente las redes sociales y que sabe cómo aprovechar todos los recursos que #LoVemosEnElBar le ofrece para promocionar los partidos que retransmitirá. Como podrás ver en las siguientes publicaciones, ha utilizado diferentes hashtags para combinar fútbol y gastronomía. Además, ha complementado uno de sus posts con imágenes extraídas de nuestra programación.   2. Duppy Café, Valencia Valenciano y valencianista, así es Duppy Café, un establecimiento donde el fútbol es el principal protagonista de su muro de Facebook. En este caso, Duppy también completa sus publicaciones con imágenes, a las que añade hashtags relacionados con el fútbol. Además, hace un guiño a su equipo, el Valencia, con el #siempreamunt. 3. Bar Garibaldi, Fuenlabrada José Lázaro, del Bar Garibaldi, nos ha enseñado cómo a través de un tweet puede dar a conocer muchos aspectos de su bar. Para conseguirlo, ha compartido la ficha de su establecimiento en #LoVemosEnElBar, donde ha incluido imágenes, localización, una descripción del bar, sus servicios (terraza, WiFi, etc.) y hasta los equipos favoritos de sus clientes. De esta forma, José utiliza tanto las redes sociales como el buscador de #LoVemosEnElBar para promocionar sus retransmisiones deportivas y hacerse visible ante los futboleros que estén buscando un lugar donde seguir a su equipo. 4. Cervecería El Muro Benimaclet, Valencia Volvemos a Valencia y nos dirigimos hasta un muro de Facebook que respira fútbol, el de la Cervecería El Muro Benimaclet. Además de una muy completa utilización de hashtags, incluye en sus publicaciones una oferta específica para dinamizar sus partidos: “Si vienes con la camiseta del Valencia, te invitamos al primer doble que te tomes”. Sin duda, un lugar donde ver a los “che” en un ambiente futbolero. 5. PanchitoAribau, Barcelona Y de Valencia a Barcelona para llegar al muro de PanchitoAribau, un restaurante mexicano que además utiliza las imágenes del área privada de #LoVemosEnElBar para avisar a sus clientes de los partidos que va a retransmitir. 6. La Tahona, Girona En Girona están de enhorabuena: en su primera temporada en LaLiga Santander, el conjunto de Pablo Machín está cuajando una actuación muy destacada, hasta el punto de que todo parece indicar que no pasará apuros para mantener la categoría. La ciudad vibra con su equipo y los bares no iban a ser menos. Tanto que se atreven con publicaciones tan originales como la siguiente: una composición con la camiseta del Girona, una apetecible ración de boquerones y un mensaje claro: “Nos lo vamos a comer… AMUNT GIRONA”. Y, por supuesto, que no falte el hashtag #LoVemosEnElBar. ¡Nos declaremos seguidores incondicionales de La Tahona!

Como si de un futbolista polivalente se tratase, hay bares y restaurantes que demuestran la misma maestría tras la barra y los fogones que gestionando sus perfiles en las redes sociales. Y es que el marketing online y la restauración han resultado ser totalmente compatibles, tanto o más que Villa y Torres, Javi Navarro y Pablo Alfaro u Oliver Atom y Tom Baker. Es más, algunos de estos negocios han conseguido combinar, en su justa medida, todos los ingredientes necesarios para realizar acciones en las redes sociales que han resultado un éxito rotundo, disparando su influencia entre los usuarios y logrando un retorno de la inversión muy alto. Como firmes defensores que somos de la utilidad de las redes para aumentar los beneficios de tu negocio -también de los genios incomprendidos como Faubert, Cerci, Anelka, Prosinecki, Maxi López o Dugarry, aunque de ellos hablaremos en otro momento-, hemos recopilado algunas de las estrategias y campañas de restaurantes más celebradas en las redes sociales. Toma nota e inspírate, porque son muchas las posibilidades: Goiko Grill Cadena de restaurantes conocida por la calidad de sus hamburguesas. En un post anterior hablábamos de su campaña de Instagram #KevinTeDeseo, pero esta solo es una pequeña muestra de su originalidad y creatividad a la hora de plantear sus acciones en redes sociales. Por ejemplo, fomentando la confianza y potenciando los conceptos de cercanía y experiencia en grupo a través del hashtag #familiagoikogrill. Para ello, publican imágenes de su equipo disfrutando de su trabajo, transmitiendo a los usuarios el entusiasmo y cariño que ponen en el producto que después degustarán. Sin embargo, si hubo una acción que nos gustó particularmente fue la llamada #MiniGoikoHistorias. En ella, incluían imágenes de unos pequeños muñecos que contaban historias relacionadas con los productos que utilizan en la elaboración de sus platos y que les hizo ganar muchos seguidores. No nos extraña: Cómodo En el restaurante Cómodo decidieron que, a la hora de pensar en su nuevo menú, nada mejor que escuchar a sus clientes y usuarios en las redes sociales. Una mecánica sencilla pero que les dio muy buenos resultados en sus perfiles. Y es que, ¿qué es lo más le gusta a los foodies además de disfrutar de la comida? Fotografiarla. Bajo el hashtag #comodomenu, el restaurante invitó a sus clientes a que tomaran imágenes de sus propios platos y lo subieran a las redes sociales con ese hashtag. De este modo, consiguieron implicarles y diseñar su nuevo menú en función de las recomendaciones de los verdaderos protagonistas, los usuarios. El Pimpi No hace falta ser una gran cadena para crear una campaña con gancho y demostrar un estilo propio en redes sociales. Un buen ejemplo es el restaurante El Pimpi, de Málaga, que deleita a sus clientes con sus platos, pero también con las imágenes que utiliza para sus redes sociales, en las que trata de transmitir la importancia de disfrutar bajo el hashtag #LaRevoluciónDelAmor. Bajo esta etiqueta, incluye espectaculares imágenes de amaneceres que les hacen llegar diferentes usuarios. El resultado, casi 14.000 followers en Twitter, más de 72.500 Me Gusta en Facebook y 12.800 seguidores en Instagram. Nando’s Viajamos virtualmente a la tierra de McManaman, Beckham, Toshack o nuestro admirado Michael Robinson. En el Reino Unido, el restaurante Nando’s puso en marcha una acción “distinta” para sus redes sociales, dando una vuelta de tuerca a los tan manidos selfies. En vez de pedir a sus clientes que se hiciesen un selfie al uso, introdujeron el hashtag #FingerSelfie incentivándoles a fotografiarse, de la manera más original posible, su propio dedo y subirlo a las redes sociales. A cambio, recibirían  una tarjeta descuento para consumir en el restaurante. La gente recogió el guante, nunca mejor dicho, y tiró de originalidad: En otra de sus acciones llamaban a sus clientes a nombrar su plato favorito con letras de canciones, siempre acompañadas del hashtag #NandosSongs. Por ejemplo, recordarás el Mambo Number 5, que fue canción del verano hace unos años y que escuchamos más veces que a Raúl diciendo “Sí bueno” o a Guardiola hablando de un “rival difícil”. O la canción de Beyoncé “Single Ladies”, que un cliente de Nando’s reversionó cambiando el “put a ring on it” por “put a wing (alita de pollo) on it”. Bravo. Como ves, independientemente del tamaño de tu negocio, en las redes sociales hay hueco para todos. Solo es necesario encontrar una buena idea y desarrollarla con la ayuda de tus clientes.

Ingenio, imaginación, creatividad, buen humor y una pizca de amor por los colores: estos son los ingredientes que han utilizado los bares en el primer mes del Programa de Premios Vodafone TV Bares para crear sus publicaciones estrella en las redes sociales, demostrando que se les da tan bien la gestión de sus perfiles como la de sus establecimientos. Cada uno en su estilo y apoyando a su equipo, lo cierto es que han sido muchos los bares que se han sumado al hashtag #LoVemosEnElBar y han descargado las imágenes gratuitas de su área privada para hacer sus publicaciones más atractivas y, de paso, ganar entradas para ver a su equipo en vivo y en directo. Hemos seleccionado solo algunas de ellas para que te sirvan de inspiración y te ayuden a promocionar tus retransmisiones deportivas: 1. Waksman 14 Bar Restaurante, Madrid El gerente de Waksman 14, establecimiento ubicado en Madrid, ha demostrado que domina perfectamente las redes sociales y que sabe cómo aprovechar todos los recursos que #LoVemosEnElBar le ofrece para promocionar los partidos que retransmitirá. Como podrás ver en las siguientes publicaciones, ha utilizado diferentes hashtags para combinar fútbol y gastronomía. Además, ha complementado uno de sus posts con imágenes extraídas de nuestra programación.   2. Duppy Café, Valencia Valenciano y valencianista, así es Duppy Café, un establecimiento donde el fútbol es el principal protagonista de su muro de Facebook. En este caso, Duppy también completa sus publicaciones con imágenes, a las que añade hashtags relacionados con el fútbol. Además, hace un guiño a su equipo, el Valencia, con el #siempreamunt. 3. Bar Garibaldi, Fuenlabrada José Lázaro, del Bar Garibaldi, nos ha enseñado cómo a través de un tweet puede dar a conocer muchos aspectos de su bar. Para conseguirlo, ha compartido la ficha de su establecimiento en #LoVemosEnElBar, donde ha incluido imágenes, localización, una descripción del bar, sus servicios (terraza, WiFi, etc.) y hasta los equipos favoritos de sus clientes. De esta forma, José utiliza tanto las redes sociales como el buscador de #LoVemosEnElBar para promocionar sus retransmisiones deportivas y hacerse visible ante los futboleros que estén buscando un lugar donde seguir a su equipo. 4. Cervecería El Muro Benimaclet, Valencia Volvemos a Valencia y nos dirigimos hasta un muro de Facebook que respira fútbol, el de la Cervecería El Muro Benimaclet. Además de una muy completa utilización de hashtags, incluye en sus publicaciones una oferta específica para dinamizar sus partidos: “Si vienes con la camiseta del Valencia, te invitamos al primer doble que te tomes”. Sin duda, un lugar donde ver a los “che” en un ambiente futbolero. 5. PanchitoAribau, Barcelona Y de Valencia a Barcelona para llegar al muro de PanchitoAribau, un restaurante mexicano que además utiliza las imágenes del área privada de #LoVemosEnElBar para avisar a sus clientes de los partidos que va a retransmitir. 6. La Tahona, Girona En Girona están de enhorabuena: en su primera temporada en LaLiga Santander, el conjunto de Pablo Machín está cuajando una actuación muy destacada, hasta el punto de que todo parece indicar que no pasará apuros para mantener la categoría. La ciudad vibra con su equipo y los bares no iban a ser menos. Tanto que se atreven con publicaciones tan originales como la siguiente: una composición con la camiseta del Girona, una apetecible ración de boquerones y un mensaje claro: “Nos lo vamos a comer… AMUNT GIRONA”. Y, por supuesto, que no falte el hashtag #LoVemosEnElBar. ¡Nos declaremos seguidores incondicionales de La Tahona!

El marketing es un mundo en constante evolución, tanto como los colores de las botas de los futbolistas. Sin embargo, dejando por un momento a un lado tendencias más actuales como el neuromarketing o el marketing automation, existe una rama que no por conocida ha perdido ni un ápice de efectividad para bares y restaurantes, el marketing visual. En el mundo del fútbol funciona igual, por eso los anuncios de calzoncillos los protagonizan Ljungberg, Beckham, Figo y Cannavaro mientras que Rooney, Di María, Tévez, Rustu, Jaap Stam y Mariano Pernía todavía están esperando una llamada. Vestidos. Bromas aparte, ¿qué es entonces el marketing visual? Se trata de la disciplina que estudia cómo utilizar elementos visuales para comunicar aquello que quieres transmitir sobre tu marca o negocio y orientar la decisión de compra. Si no te ha quedado del todo claro o le ves una aplicación para tu restaurante, apunta estas 7 tácticas: 1. Diseño y mobiliario acorde a tu comida Comer es un placer y, como tal, el cliente busca que sea una experiencia de la que disfrutar. Por eso, es necesario que se sienta realmente a gusto el tiempo que permanezca en tu restaurante. Pero para que así sea, primero tienes que captar su atención y conseguir que entre. El interiorismo es esencial para ello: Hay que atraer a los clientes desde la calle, por lo que es recomendable que el salón sea visible desde la misma. Escoge bien los colores, en consonancia con el tipo de comida que ofrezcas y la imagen que desees trasladar: evita los azules, el subconsciente lo asocia a toxinas y puede producir pérdida de apetito; los neutros dan imagen de seriedad y elegancia; los oscuros transmiten un ambiente más íntimo y acogedor; los claros y blancos se asocian a una imagen más fresca y desenfadada. Piensa la distribución de las mesas: tienen que estar lo suficientemente separadas para que no sea incómodo ni den sensación de agobio. No ubiques clientes al lado del baño o de la puerta. Otros elementos como la cubertería, las mesas y sillas o la barra deberán coordinarse con la decoración y complementar la idea que se quiera dar del restaurante. 2. Iluminación, en su justa medida El consejo aquí es claro y conciso: la iluminación tiene que transmitir intimidad y comodidad, por lo que no debe ser ni demasiado clara como en una tienda o un supermercado ni demasiado oscura. A ser posible, que sirva para potenciar colores y texturas. 3. Ubicación del producto En tu establecimiento hay ubicaciones preferentes para llamar la atención del usuario y orientar su decisión de compra. Por ejemplo, habrás percibido que algunos restaurantes sitúan cerca de las mesas los botelleros de vino para incentivar, a través del subconsciente, las ganas de consumir este producto en concreto. Otro ejemplo lo habrás visto en las marisquerías, que disponen de una pecera desde donde poder seleccionar el producto. En esta línea, los establecimientos especializados en carne suelen mostrar las piezas o cortes, ya sea en el escaparate o en una vitrina en el interior. Por último, no es extraño ver las botellas de bebidas detrás de la barra. De este modo, cuando un cliente va a pedir, ve toda la gama de producto, desde las marcas más asequibles a otras más caras. 4. La carta, esencial en tu estrategia de marketing visual Olvídate de cartas con cientos de platos que “aburran” a tus clientes y generen más dudas y desconcierto que apetito. En otras palabras, no seas como Denílson en el Betis, 500 regates y nula efectividad. Sé más como Busquets, pocos toques y todos con criterio. A nivel de diseño, destaca tipográficamente los platos más representativos del local, los de temporada o aquellas nuevas creaciones culinarias que quieres que prueben los comensales, es decir, lo que más te interese vender. En este punto, según El Tenedor, los clientes prestan más atención a los platos ubicados en la zona superior derecha de la carta y en la esquina inferior izquierda, el denominado “Triángulo de oro” de la restauración. Otros consejos: Incorpora una explicación breve de cada plato. Palabras como “fresco”, “orgánico”, “local” o “kilómetro 0” suelen funcionar bien. Si es posible, incluye una fotografía de los platos (o al menos de los más destacados). Recuerda que el hambre también entra por los ojos. Que sean realistas y apetitosas, nada de imágenes de Internet. Escoge bien los colores de la carta: vuelve a evitar el azul y elige otros como el verde, que transmite frescura y que el producto es saludable; o el naranja, que incentiva el apetito. Juega con el tamaño de las imágenes: Los productos que quieras vender por tener un margen más alto, ilústralos con fotografías más de mayor tamaño. Si un plato no vende, elimínalo de la carta. Ejemplo de carta breve, con un diseño sobrio, en la que se resaltan las especialidades y se incluyen imágenes cuidadas 5. Aprovechamiento de soportes para promociones Cuando buscas dar a conocer tus promociones y ofertas, utilizar todos los soportes a tu alcance puede marcar la diferencia entre el éxito y el fracaso de la iniciativa. Desde las clásicas pizarras a pantallas donde colocar vídeos con ofertas especiales, pasando por carteles en el centro de mesa o manteles de papel serigrafiados. Cualquier soporte es útil para “entrar por los ojos” del cliente, el objetivo del marketing visual. 6. Flyers o folletos La clave en este caso es definir perfectamente el mensaje que se quiere dar y resaltarlo gráficamente, no incluir tal cantidad de impactos que parezca la sección de anuncios del periódico. Puedes utilizar los flyers como soporte para dar a conocer menús especiales, ofertas, servicios a los clientes, eventos especiales o retransmisiones deportivas. A nivel de diseño, no olvides destacar aquellos beneficios que puedan hacer a un potencial cliente decantarse por tu restaurante frente a la competencia: precios, tamaño, calidad de los productos o velocidad en el servicio o la entrega, por ejemplo. Importantísimo: Cuida la resolución de las imágenes, que al imprimirlas se vean totalmente nítidas. Una imagen borrosa o descuidada empeorará la percepción del posible cliente. Por último, aunque no menos importante, incluye un texto que incite a la acción: “Sólo hoy”, “Promoción limitada”, “Válida hasta fin de existencias”, etc. Este flyer contiene los horarios, imágenes en alta resolución, una llamada a la acción y, además, resalta el precio.  7. El packaging, un reflejo en movimiento de tu restaurante Si tienes servicio a domicilio o para llevar, presta especial atención al packaging o embalaje de los productos. Ten en cuenta que es un elemento que contribuye a hacer imagen de marca y que, además, está en constante movimiento, pues depende de dónde lo lleve el cliente o repartidor, por lo que el alcance e impacto de tu servicio se incrementa. No te compliques en exceso, un diseño sencillo pero cuidado puede dar muy buenos resultados. Veámoslo con el ejemplo de Embutique, una empresa de comida española en Londres. En sus envases incluye el logo, el nombre de la empresa, una breve descripción del tipo de comida y, en las bolsas, frases con las que captar la atención. Además, introduce en cada envío una tarjeta.

¿Te imaginas que en el campo del Liverpool nadie fuese de rojo? ¿O que en el mítico “Muro Amarillo” del campo del Dortmund no hubiese ni un aficionado vestido de ese color? En tu negocio, igual que en el fútbol, la ambientación es importante. Si el apoyo de la grada es esencial para que los jugadores de un equipo ganen un partido, “vestir” tu bar en épocas señaladas logrará crear el ambiente propicio para incentivar el consumo de los clientes. Uno de los períodos del año que más se prestan a aprovechar el estado de euforia de los comensales y obtener más beneficios es el navideño. Y es que el espíritu de la Navidad inspira a los clientes y, guste o no, tendrás las de ganar si te contagias de éste, pues entre un restaurante decorado y otro no… la gran mayoría escogerán el primero. Por esto, te vamos a dar algunas claves para que puedas decorar tu bar o restaurante sin necesidad de invertir mucho dinero: Frío en la calle, calor en el interior De acuerdo, no es que en Navidad en España el frío sea igual que el de un Spartak de Moscú - Zenith en febrero, pero lo lógico es que en la calle la temperatura no sea precisamente agradable, por lo que debes ofrecer a los usuarios todo lo contrario, un ambiente cálido y que incite a pasar un buen rato. Recurre a colores vivos para conseguirlo. En Navidad estás de suerte, ya que tampoco habrá que pensar mucho, pues las “tonalidades oficiales” de este período ya incluyen el rojo, el verde, el plateado o el dorado. Eso sí, cuidado con las combinaciones, no todos tienen que estar combinados a la vez ni en un mismo objeto. El escaparate, como el mediapunta Es inevitable que, cuando ves jugar a un equipo por primera vez, se te vayan los ojos hacia el jugador que más luce: el Laudrup, el Valerón, el Maradona o el Platini de turno. Ese número 10 que llama la atención más que el resto. Después ya te vas fijando en cómo se coloca el 5, cómo saca el balón el 4, cómo se incorpora el 2 y cómo centra el 7. Con el escaparate pasa algo similar, es el primer y principal reclamo en el que se van a fijar los posibles clientes y como tal hay que dedicarle especial cuidado a la hora de decorarlo. Las guirnaldas, las coronas y las luces pueden ser un adorno discreto y cumplir perfectamente con su función, esto es, llamar la atención y dar un toque navideño sin desmerecer al resto de los componentes del escaparate. Importante: que estos objetos no impidan a los usuarios ver lo que hay en el interior o acceder al local. Sobre si es conveniente poner un árbol de Navidad en el escaparate (o en la entrada), es como jugar con doble pivote, hay opiniones para todos los gustos. Dependerá del hueco del que dispongas, pero si tienes que decidir entre dentro y fuera, te recomendamos que guardes el recurso para el interior y juegues con las luces en el exterior, llamarán más la atención. Los adornos, en su justa medida Hay futbolistas que, por volcánicos, pueden llegar a desesperar hasta a sus propios aficionados: Stoichkov, Roy Keane, Diego Costa, Gatuso… En el extremo contrario, los hay que logran poner nerviosos a sus seguidores con su aparente desidia: Pastore, Riquelme, Ganso, Benzema… Y es que en el término medio está la virtud. Por eso, al decorar debes encontrar ese punto entre colocar una guirnalda en una esquina casi invisible y el exceso de decoración navideña, que no sabes si estás un restaurante o en Times Square en hora punta. La decoración navideña debe sustituir o complementar a los objetos habituales, no añadirse a estos. Ten en cuenta además que, cuantos más adornos, mayor puede ser la sensación de agobio para el usuario y más las dificultades para que los trabajadores desempeñen su labor normalmente. En este sentido, algunos consejos: Utiliza los adornos para decorar objetos que previamente ya tengas en el local: plantas, escaleras, cuadros, equipos de sonido o televisión, etc. Las coronas son siempre una buena opción para decorar las paredes. Añade figuras navideñas relacionadas con las Navidades a estanterías o muebles: renos, figuras de Papá Noel, muñecos de nieve, etc. El árbol, el mediocentro organizador El árbol es como el mediocentro, debe ser el eje de tu estrategia de decoración y debe estar siempre en tu equipo, sí o sí. Tú eliges si es natural (más bonito pero más sucio puesto que puede perder agujas) o si es sintético (menos personal aunque cumplidor, con 6 años de vida útil aproximadamente), pero es importante que si te decides a colocarlo, lo decores bien: estrellas, luces, bolas, guirnaldas… Un árbol apenas decorado causará en el cliente la sensación contraria a la que buscas. La MCN aquí va de música Si el PSG tiene en su “MCN” (Mbappé, Cavani y Neymar) una de las delanteras más temidas de Europa, tú tienes en tu “MCN” (Marimorena, Cantad pastores y Noche de paz) una de las bandas sonoras más reconocibles de toda Navidad que se precie. Y es que los villancicos o las canciones eminentemente navideñas (Raphael y su tamborilero, Mariah Carey y su All I want for Christmas is You, etc.) son tus aliados para crear una atmósfera perfecta en esta época. Eso sí, asegúrate de tener una amplia selección (no reproducir 10 canciones en bucle) y que el volumen sea moderado. ¿Y la mesa? Los objetos de la mesa también son susceptibles de decoración navideña, siempre y cuando no compliquemos o entorpezcamos al comensal: velas, centros de mesa con bolas y flores, manteles o servilletas personalizados con motivos navideños, cubresillas, etc… Y, por supuesto, no te olvides de colocar un vaso para el champagne o el cava, pues si en algún momento del año se consumen estos productos, ese es la Navidad.

El marketing es un mundo en constante evolución, tanto como los colores de las botas de los futbolistas. Sin embargo, dejando por un momento a un lado tendencias más actuales como el neuromarketing o el marketing automation, existe una rama que no por conocida ha perdido ni un ápice de efectividad para bares y restaurantes, el marketing visual. En el mundo del fútbol funciona igual, por eso los anuncios de calzoncillos los protagonizan Ljungberg, Beckham, Figo y Cannavaro mientras que Rooney, Di María, Tévez, Rustu, Jaap Stam y Mariano Pernía todavía están esperando una llamada. Vestidos. Bromas aparte, ¿qué es entonces el marketing visual? Se trata de la disciplina que estudia cómo utilizar elementos visuales para comunicar aquello que quieres transmitir sobre tu marca o negocio y orientar la decisión de compra. Si no te ha quedado del todo claro o le ves una aplicación para tu restaurante, apunta estas 7 tácticas: 1. Diseño y mobiliario acorde a tu comida Comer es un placer y, como tal, el cliente busca que sea una experiencia de la que disfrutar. Por eso, es necesario que se sienta realmente a gusto el tiempo que permanezca en tu restaurante. Pero para que así sea, primero tienes que captar su atención y conseguir que entre. El interiorismo es esencial para ello: Hay que atraer a los clientes desde la calle, por lo que es recomendable que el salón sea visible desde la misma. Escoge bien los colores, en consonancia con el tipo de comida que ofrezcas y la imagen que desees trasladar: evita los azules, el subconsciente lo asocia a toxinas y puede producir pérdida de apetito; los neutros dan imagen de seriedad y elegancia; los oscuros transmiten un ambiente más íntimo y acogedor; los claros y blancos se asocian a una imagen más fresca y desenfadada. Piensa la distribución de las mesas: tienen que estar lo suficientemente separadas para que no sea incómodo ni den sensación de agobio. No ubiques clientes al lado del baño o de la puerta. Otros elementos como la cubertería, las mesas y sillas o la barra deberán coordinarse con la decoración y complementar la idea que se quiera dar del restaurante. 2. Iluminación, en su justa medida El consejo aquí es claro y conciso: la iluminación tiene que transmitir intimidad y comodidad, por lo que no debe ser ni demasiado clara como en una tienda o un supermercado ni demasiado oscura. A ser posible, que sirva para potenciar colores y texturas. 3. Ubicación del producto En tu establecimiento hay ubicaciones preferentes para llamar la atención del usuario y orientar su decisión de compra. Por ejemplo, habrás percibido que algunos restaurantes sitúan cerca de las mesas los botelleros de vino para incentivar, a través del subconsciente, las ganas de consumir este producto en concreto. Otro ejemplo lo habrás visto en las marisquerías, que disponen de una pecera desde donde poder seleccionar el producto. En esta línea, los establecimientos especializados en carne suelen mostrar las piezas o cortes, ya sea en el escaparate o en una vitrina en el interior. Por último, no es extraño ver las botellas de bebidas detrás de la barra. De este modo, cuando un cliente va a pedir, ve toda la gama de producto, desde las marcas más asequibles a otras más caras. 4. La carta, esencial en tu estrategia de marketing visual Olvídate de cartas con cientos de platos que “aburran” a tus clientes y generen más dudas y desconcierto que apetito. En otras palabras, no seas como Denílson en el Betis, 500 regates y nula efectividad. Sé más como Busquets, pocos toques y todos con criterio. A nivel de diseño, destaca tipográficamente los platos más representativos del local, los de temporada o aquellas nuevas creaciones culinarias que quieres que prueben los comensales, es decir, lo que más te interese vender. En este punto, según El Tenedor, los clientes prestan más atención a los platos ubicados en la zona superior derecha de la carta y en la esquina inferior izquierda, el denominado “Triángulo de oro” de la restauración. Otros consejos: Incorpora una explicación breve de cada plato. Palabras como “fresco”, “orgánico”, “local” o “kilómetro 0” suelen funcionar bien. Si es posible, incluye una fotografía de los platos (o al menos de los más destacados). Recuerda que el hambre también entra por los ojos. Que sean realistas y apetitosas, nada de imágenes de Internet. Escoge bien los colores de la carta: vuelve a evitar el azul y elige otros como el verde, que transmite frescura y que el producto es saludable; o el naranja, que incentiva el apetito. Juega con el tamaño de las imágenes: Los productos que quieras vender por tener un margen más alto, ilústralos con fotografías más de mayor tamaño. Si un plato no vende, elimínalo de la carta. Ejemplo de carta breve, con un diseño sobrio, en la que se resaltan las especialidades y se incluyen imágenes cuidadas 5. Aprovechamiento de soportes para promociones Cuando buscas dar a conocer tus promociones y ofertas, utilizar todos los soportes a tu alcance puede marcar la diferencia entre el éxito y el fracaso de la iniciativa. Desde las clásicas pizarras a pantallas donde colocar vídeos con ofertas especiales, pasando por carteles en el centro de mesa o manteles de papel serigrafiados. Cualquier soporte es útil para “entrar por los ojos” del cliente, el objetivo del marketing visual. 6. Flyers o folletos La clave en este caso es definir perfectamente el mensaje que se quiere dar y resaltarlo gráficamente, no incluir tal cantidad de impactos que parezca la sección de anuncios del periódico. Puedes utilizar los flyers como soporte para dar a conocer menús especiales, ofertas, servicios a los clientes, eventos especiales o retransmisiones deportivas. A nivel de diseño, no olvides destacar aquellos beneficios que puedan hacer a un potencial cliente decantarse por tu restaurante frente a la competencia: precios, tamaño, calidad de los productos o velocidad en el servicio o la entrega, por ejemplo. Importantísimo: Cuida la resolución de las imágenes, que al imprimirlas se vean totalmente nítidas. Una imagen borrosa o descuidada empeorará la percepción del posible cliente. Por último, aunque no menos importante, incluye un texto que incite a la acción: “Sólo hoy”, “Promoción limitada”, “Válida hasta fin de existencias”, etc. Este flyer contiene los horarios, imágenes en alta resolución, una llamada a la acción y, además, resalta el precio.  7. El packaging, un reflejo en movimiento de tu restaurante Si tienes servicio a domicilio o para llevar, presta especial atención al packaging o embalaje de los productos. Ten en cuenta que es un elemento que contribuye a hacer imagen de marca y que, además, está en constante movimiento, pues depende de dónde lo lleve el cliente o repartidor, por lo que el alcance e impacto de tu servicio se incrementa. No te compliques en exceso, un diseño sencillo pero cuidado puede dar muy buenos resultados. Veámoslo con el ejemplo de Embutique, una empresa de comida española en Londres. En sus envases incluye el logo, el nombre de la empresa, una breve descripción del tipo de comida y, en las bolsas, frases con las que captar la atención. Además, introduce en cada envío una tarjeta.

¿Te imaginas que en el campo del Liverpool nadie fuese de rojo? ¿O que en el mítico “Muro Amarillo” del campo del Dortmund no hubiese ni un aficionado vestido de ese color? En tu negocio, igual que en el fútbol, la ambientación es importante. Si el apoyo de la grada es esencial para que los jugadores de un equipo ganen un partido, “vestir” tu bar en épocas señaladas logrará crear el ambiente propicio para incentivar el consumo de los clientes. Uno de los períodos del año que más se prestan a aprovechar el estado de euforia de los comensales y obtener más beneficios es el navideño. Y es que el espíritu de la Navidad inspira a los clientes y, guste o no, tendrás las de ganar si te contagias de éste, pues entre un restaurante decorado y otro no… la gran mayoría escogerán el primero. Por esto, te vamos a dar algunas claves para que puedas decorar tu bar o restaurante sin necesidad de invertir mucho dinero: Frío en la calle, calor en el interior De acuerdo, no es que en Navidad en España el frío sea igual que el de un Spartak de Moscú - Zenith en febrero, pero lo lógico es que en la calle la temperatura no sea precisamente agradable, por lo que debes ofrecer a los usuarios todo lo contrario, un ambiente cálido y que incite a pasar un buen rato. Recurre a colores vivos para conseguirlo. En Navidad estás de suerte, ya que tampoco habrá que pensar mucho, pues las “tonalidades oficiales” de este período ya incluyen el rojo, el verde, el plateado o el dorado. Eso sí, cuidado con las combinaciones, no todos tienen que estar combinados a la vez ni en un mismo objeto. El escaparate, como el mediapunta Es inevitable que, cuando ves jugar a un equipo por primera vez, se te vayan los ojos hacia el jugador que más luce: el Laudrup, el Valerón, el Maradona o el Platini de turno. Ese número 10 que llama la atención más que el resto. Después ya te vas fijando en cómo se coloca el 5, cómo saca el balón el 4, cómo se incorpora el 2 y cómo centra el 7. Con el escaparate pasa algo similar, es el primer y principal reclamo en el que se van a fijar los posibles clientes y como tal hay que dedicarle especial cuidado a la hora de decorarlo. Las guirnaldas, las coronas y las luces pueden ser un adorno discreto y cumplir perfectamente con su función, esto es, llamar la atención y dar un toque navideño sin desmerecer al resto de los componentes del escaparate. Importante: que estos objetos no impidan a los usuarios ver lo que hay en el interior o acceder al local. Sobre si es conveniente poner un árbol de Navidad en el escaparate (o en la entrada), es como jugar con doble pivote, hay opiniones para todos los gustos. Dependerá del hueco del que dispongas, pero si tienes que decidir entre dentro y fuera, te recomendamos que guardes el recurso para el interior y juegues con las luces en el exterior, llamarán más la atención. Los adornos, en su justa medida Hay futbolistas que, por volcánicos, pueden llegar a desesperar hasta a sus propios aficionados: Stoichkov, Roy Keane, Diego Costa, Gatuso… En el extremo contrario, los hay que logran poner nerviosos a sus seguidores con su aparente desidia: Pastore, Riquelme, Ganso, Benzema… Y es que en el término medio está la virtud. Por eso, al decorar debes encontrar ese punto entre colocar una guirnalda en una esquina casi invisible y el exceso de decoración navideña, que no sabes si estás un restaurante o en Times Square en hora punta. La decoración navideña debe sustituir o complementar a los objetos habituales, no añadirse a estos. Ten en cuenta además que, cuantos más adornos, mayor puede ser la sensación de agobio para el usuario y más las dificultades para que los trabajadores desempeñen su labor normalmente. En este sentido, algunos consejos: Utiliza los adornos para decorar objetos que previamente ya tengas en el local: plantas, escaleras, cuadros, equipos de sonido o televisión, etc. Las coronas son siempre una buena opción para decorar las paredes. Añade figuras navideñas relacionadas con las Navidades a estanterías o muebles: renos, figuras de Papá Noel, muñecos de nieve, etc. El árbol, el mediocentro organizador El árbol es como el mediocentro, debe ser el eje de tu estrategia de decoración y debe estar siempre en tu equipo, sí o sí. Tú eliges si es natural (más bonito pero más sucio puesto que puede perder agujas) o si es sintético (menos personal aunque cumplidor, con 6 años de vida útil aproximadamente), pero es importante que si te decides a colocarlo, lo decores bien: estrellas, luces, bolas, guirnaldas… Un árbol apenas decorado causará en el cliente la sensación contraria a la que buscas. La MCN aquí va de música Si el PSG tiene en su “MCN” (Mbappé, Cavani y Neymar) una de las delanteras más temidas de Europa, tú tienes en tu “MCN” (Marimorena, Cantad pastores y Noche de paz) una de las bandas sonoras más reconocibles de toda Navidad que se precie. Y es que los villancicos o las canciones eminentemente navideñas (Raphael y su tamborilero, Mariah Carey y su All I want for Christmas is You, etc.) son tus aliados para crear una atmósfera perfecta en esta época. Eso sí, asegúrate de tener una amplia selección (no reproducir 10 canciones en bucle) y que el volumen sea moderado. ¿Y la mesa? Los objetos de la mesa también son susceptibles de decoración navideña, siempre y cuando no compliquemos o entorpezcamos al comensal: velas, centros de mesa con bolas y flores, manteles o servilletas personalizados con motivos navideños, cubresillas, etc… Y, por supuesto, no te olvides de colocar un vaso para el champagne o el cava, pues si en algún momento del año se consumen estos productos, ese es la Navidad.

De acuerdo, tu bar parece La Bombonera cuando son las fiestas patronales, en la previa de Nochevieja, cuando juegan Barça y Madrid, en época de despedidas de soltero, cuando la asociación del barrio hace su cena anual y cuando la empresa de la esquina organiza su comida de Navidad. Pero, ¿y el resto del año? Seguramente habrá días -y temporadas- con más clientes y otros con menos. Lo ideal, a nivel de organizar pedidos y personal, es que además de en los “días grandes”, en el resto la afluencia de clientes sea regular y no haya malas rachas. Para esos días en los que se espera menos movimiento, diversificar puede ayudarte: charlas, exposiciones de un artista local, música en directo, una noche temática, una noche de “singles”… Complementar la oferta de tu local con actividades de ocio y eventos puede convertirlo en un lugar de referencia para nuevos usuarios. Eso sí, esto no es como jugar una pachanga el año, que te calzas las botas, te pones una camiseta cualquiera y ya veremos cómo sale el partido. Total, se trata de pasar un buen rato. Aquí no, esto son negocios y, para asegurarse el éxito de la convocatoria y su rentabilidad, hay que prepararla a conciencia. Te ayudamos con estas claves para que tus eventos sean un éxito: 1. Atento a la ley: evita sorpresas Si puedes o no puedes organizar ciertos tipos de eventos, como una noche de música en directo, está legislado por las leyes de espectáculos de cada comunidad autónoma. Existe cierta controversia en este sentido, pues dependiendo de la región, si eres un bar “al uso” y no un pub o discoteca, quizá no puedas hacerlo. Así que, antes de programarlo, consulta el boletín de tu comunidad. Un evento jamás podrá ser un éxito si está prohibido y la multa supera a la recaudación. Si la legislación te lo permite, adelante, pero no dejes de leerla en profundidad, porque es posible que limite los decibelios o no permita asistir a menores de edad. 2. Ante la falta de experiencia, busca aliados ¿A que no se te ocurriría correr un maratón sin antes haber hecho una carrera de 10 kilómetros? Si vas a organizar un evento por primera vez, es bueno que contactes con alguien con experiencia en estas lides. Por ejemplo, en el caso de un concierto, habla con una promotora. Podrá proponerte artistas y asesorarte en la elección del espacio y el montaje. Además, en Internet están surgiendo plataformas como Acqustic que ponen en contacto a músicos con bares para gestionar actuaciones en directo. Si es una exposición temporal de fotografía, asegúrate de que el autor dé su visto bueno a la disposición y de que la empresa de logística que se ocupe del transporte de las obras tenga experiencia y no deteriore la mercancía. 3. ¿Necesitas proveedores? Planifica, pregunta y compara Un evento, dependiendo del tipo, puede requerir de ayuda extra de proveedores: diseño e impresión de flyers para promocionarlo, montaje de escenario, elementos decorativos especiales para una noche temática, pantallas extra, un sistema de sonido… En este sentido, es imprescindible actuar con tiempo, no de un día para otro. Con el fin de optimizar los costes y quedarte con la mejor opción calidad-precio, la planificación es esencial. Desde unas semanas antes, pide presupuesto, experiencia y referencias a varios proveedores. Bucea en Internet en busca de opciones y opiniones y quédate con el que más te convenga. Ten en cuenta que hoy en día, con la generalización del comercio online, las alternativas se han multiplicado y puedes encontrar y contratar cualquier servicio en la red. 4. Establece metas y objetivos de retorno de la inversión Organizar un evento puede tener diversas finalidades: conseguir beneficios, mejorar la imagen de tu negocio, darte a conocer en tu localidad, atraer medios de comunicación u obtener nuevos clientes, entre otras. Sea cual sea el objetivo, es importante que previamente lo establezcas y, al finalizar la actividad, evalúes si ha sido rentable. Dos ejemplos: Programas una noche de música en directo que consta de dos actuaciones. Has contratado dos camareros extra en previsión de que el bar se llene y compartes ganancias con los artistas. Antes de que comience, toca echar números: ¿cuántas personas tendrán que asistir y cuál deberá ser su consumo medio para que ese gasto en personal, montaje y electricidad te sea rentable? Al final del concierto, evalúa si se han cubierto los gastos y si merece la pena repetir ese formato o, por el contrario, hay que darle una vuelta para la próxima, por ejemplo cobrando entrada o con un camarero menos. Cedes tu bar para acoger una presentación de una marca, artista o evento. No ganarás mucho en consumiciones. Es más, durante el tiempo que dure, deberás cerrar el bar para clientes. A cambio, el nombre de tu negocio aparecerá en medios de comunicación y redes sociales, llegando a más gente. ¿Te compensará? Espera un tiempo y evalúa si hay más clientes o pregunta a los nuevos cómo te han conocido. 5. Que se entere todo el mundo Habrás visto que los futbolistas se tapan la boca cuando hablan entre ellos para no ser captados por los medios de comunicación. Pues la clave es hacer todo lo contrario. De poco sirve que organices un evento si nadie se entera. Por esto, utiliza todos los medios a tu alcance para promocionarlo: Publícalo en tus redes sociales Incluye un banner o imagen en tu web Manda una newsletter con la programación mensual o semanal de actividades Pon carteles en el bar visibles desde la calle ¿Tienes pizarra? Utilízala también para anunciar los eventos En este punto es importante que te apoyes en la otra parte. El éxito de un evento es de todos, por lo que en un concierto, insiste al artista o grupo para que utilicen sus canales de comunicación y perfiles en redes sociales como altavoz. Lo mismo es aplicable a una exposición, una charla o una presentación de un libro. 6. El plan B, siempre a punto En ocasiones, circunstancias ajenas pueden hacer fracasar una buena idea o un evento: un micrófono que no funciona bien, el sonido se acopla, la decoración que has puesto en el techo no se fija bien y molesta a los clientes, etc. Igual que en el caso de los proveedores, la planificación es básica. Valorar todo aquello que puede salir mal y establecer un plan de contingencia previamente a la realización del evento te ahorrará más de un disgusto. Y es que tener un plan B es imprescindible, o ¿cuántos partidos del Dream Team desatascó Julio Salinas? ¿Quién no recuerda cómo Llorente desarmó a Portugal en el Mundial saliendo desde el banquillo? ¿Cuántos goles metió Morata el año pasado sin ser titular? Gol en el descuento: Las pre-bodas, al alza Quizá nunca te lo hayas planteado, pero las pre-bodas son cada vez más comunes: los invitados se reúnen el día anterior a la celebración para compartir un rato más informal con los novios. Normalmente suelen incluir catering y algunas horas de barra libre. Y sí, se suelen realizar en bares, que cierran sus puertas para acoger este tipo de eventos, muy rentables si se organizan bien. Piénsalo, puede ser una buena manera de rentabilizar tu local.

Imagina que eres el director deportivo de un club y que la delantera Neymar, Mbappé y Cavani, en vez de costarte los 466 millones de euros que ha pagado el PSG, la puedes comprar por 186, un 40% del precio real. La única limitación, que lo hagas el próximo viernes día 24 de noviembre. Un chollo, ¿no? Pues algo similar es el Black Friday (“Viernes Negro”, en su traducción al español), una tradición importada de Estados Unidos y que da el pistoletazo de salida, justo el día después de Acción de Gracias, al período de compras navideñas. Para celebrarlo, muchas empresas y grandes almacenes aplican importantes descuentos a sus productos, dando lugar a un día de compras casi compulsivas por parte de unos usuarios ávidos de encontrar gangas. Una práctica que hasta hace relativamente poco ha estado muy unida a los productos tecnológicos pero que, desde hace unos años, se ha extendido a prácticamente todos los tipos de comercio. Incluidos los establecimientos de restauración, que han buscado fórmulas para aumentar o fidelizar su clientela con el pretexto del Black Friday. Y es que según la NRA (Asociación Americana de Restaurantes), de los 38 millones de estadounidenses que saldrán a hacer compras ese día, un 60% tiene pensado comer o cenar en algún establecimiento cercano. En España puede suceder algo similar. ¿Por qué no aprovecharlo? En #LoVemosEnElBar hemos recopilado algunas ideas para que exprimas al máximo el Black Friday: 1 Cupones y “rascas” Varios restaurantes han probado ya esta estrategia. La mecánica es muy sencilla: desde una semana o unos días antes y hasta el día previo al Black Friday a las 23:59h, los usuarios podrán descargar desde tu web un cupón de descuento especial, que solo podrán utilizar el “Viernes Negro” en tu establecimiento. Otra modalidad diferente es ofrecer a cada cliente que coma o cene en tu local el mismo día 24 de noviembre un “rasca”, esto es, la posibilidad de rascar una tarjeta que le entregarás con su plato o menú. De estas, una o varias pueden contener un premio que sea, por ejemplo, un postre gratis, un cóctel, un batido, un descuento en la próxima reserva… 2 Promociones para grupos y descuentos “clásicos” Muchos establecimientos optan directamente por una promoción más “clásica” pero asociándola con el Black Friday: proponer un descuento de un tanto por ciento en la carta, un 2x1 o 3x2, promover una “happy hour”, etc. Otros, en cambio, buscan que cada persona o grupo anime a su entorno a acompañarle y lleve a más potenciales clientes al restaurante. ¿Cómo? Incentivando los menús de grupo o, por ejemplo, haciendo un descuento especial para un acompañante. 3 Postre por “like” Las redes sociales son tu aliado, más todavía teniendo en cuenta que el fenómeno del Black Friday se mueve y viraliza, especialmente, en el entorno digital. Por eso, puedes ofrecer un descuento en el menú a cambio de un RT en Twitter, un postre gratis a los usuarios que hayan comentado en una publicación de Facebook o un refresco a los que hayan dado a “Me Gusta” en Instagram. Si prevés que van a ser demasiados, puedes anunciar un sorteo y que ese postre, bebida o menú gratis sea sorteado entre todos los que hayan comentado una publicación o hayan compartido un contenido. 4 Posicionarse en marketplaces Muchos seguro que los conoces ya e incluso es posible que trabajes con ellos: El Tenedor, Just Eat, Deliveroo… Estos marketplaces suelen realizar algunas promociones en fechas especiales como el Black Friday, concentrando en una lista aquellos restaurantes que aceptan ofertas ese día, atrayendo a más usuarios e incrementando tu visibilidad ante ellos. Algunos ya lo están haciendo, como Atrápalo. 5 Acuerdos con tiendas cercanas al restaurante Una iniciativa que pusieron en marcha, con mucho éxito, los restaurantes Pizza Kitchen y DiBella’s Old Fashioned Submarines en California. Los usuarios que compraban en las tiendas cercanas recibían, solo por realizar esa compra, un vale de 20 dólares para comer en alguno de esos restaurantes.

De acuerdo, tu bar parece La Bombonera cuando son las fiestas patronales, en la previa de Nochevieja, cuando juegan Barça y Madrid, en época de despedidas de soltero, cuando la asociación del barrio hace su cena anual y cuando la empresa de la esquina organiza su comida de Navidad. Pero, ¿y el resto del año? Seguramente habrá días -y temporadas- con más clientes y otros con menos. Lo ideal, a nivel de organizar pedidos y personal, es que además de en los “días grandes”, en el resto la afluencia de clientes sea regular y no haya malas rachas. Para esos días en los que se espera menos movimiento, diversificar puede ayudarte: charlas, exposiciones de un artista local, música en directo, una noche temática, una noche de “singles”… Complementar la oferta de tu local con actividades de ocio y eventos puede convertirlo en un lugar de referencia para nuevos usuarios. Eso sí, esto no es como jugar una pachanga el año, que te calzas las botas, te pones una camiseta cualquiera y ya veremos cómo sale el partido. Total, se trata de pasar un buen rato. Aquí no, esto son negocios y, para asegurarse el éxito de la convocatoria y su rentabilidad, hay que prepararla a conciencia. Te ayudamos con estas claves para que tus eventos sean un éxito: 1. Atento a la ley: evita sorpresas Si puedes o no puedes organizar ciertos tipos de eventos, como una noche de música en directo, está legislado por las leyes de espectáculos de cada comunidad autónoma. Existe cierta controversia en este sentido, pues dependiendo de la región, si eres un bar “al uso” y no un pub o discoteca, quizá no puedas hacerlo. Así que, antes de programarlo, consulta el boletín de tu comunidad. Un evento jamás podrá ser un éxito si está prohibido y la multa supera a la recaudación. Si la legislación te lo permite, adelante, pero no dejes de leerla en profundidad, porque es posible que limite los decibelios o no permita asistir a menores de edad. 2. Ante la falta de experiencia, busca aliados ¿A que no se te ocurriría correr un maratón sin antes haber hecho una carrera de 10 kilómetros? Si vas a organizar un evento por primera vez, es bueno que contactes con alguien con experiencia en estas lides. Por ejemplo, en el caso de un concierto, habla con una promotora. Podrá proponerte artistas y asesorarte en la elección del espacio y el montaje. Además, en Internet están surgiendo plataformas como Acqustic que ponen en contacto a músicos con bares para gestionar actuaciones en directo. Si es una exposición temporal de fotografía, asegúrate de que el autor dé su visto bueno a la disposición y de que la empresa de logística que se ocupe del transporte de las obras tenga experiencia y no deteriore la mercancía. 3. ¿Necesitas proveedores? Planifica, pregunta y compara Un evento, dependiendo del tipo, puede requerir de ayuda extra de proveedores: diseño e impresión de flyers para promocionarlo, montaje de escenario, elementos decorativos especiales para una noche temática, pantallas extra, un sistema de sonido… En este sentido, es imprescindible actuar con tiempo, no de un día para otro. Con el fin de optimizar los costes y quedarte con la mejor opción calidad-precio, la planificación es esencial. Desde unas semanas antes, pide presupuesto, experiencia y referencias a varios proveedores. Bucea en Internet en busca de opciones y opiniones y quédate con el que más te convenga. Ten en cuenta que hoy en día, con la generalización del comercio online, las alternativas se han multiplicado y puedes encontrar y contratar cualquier servicio en la red. 4. Establece metas y objetivos de retorno de la inversión Organizar un evento puede tener diversas finalidades: conseguir beneficios, mejorar la imagen de tu negocio, darte a conocer en tu localidad, atraer medios de comunicación u obtener nuevos clientes, entre otras. Sea cual sea el objetivo, es importante que previamente lo establezcas y, al finalizar la actividad, evalúes si ha sido rentable. Dos ejemplos: Programas una noche de música en directo que consta de dos actuaciones. Has contratado dos camareros extra en previsión de que el bar se llene y compartes ganancias con los artistas. Antes de que comience, toca echar números: ¿cuántas personas tendrán que asistir y cuál deberá ser su consumo medio para que ese gasto en personal, montaje y electricidad te sea rentable? Al final del concierto, evalúa si se han cubierto los gastos y si merece la pena repetir ese formato o, por el contrario, hay que darle una vuelta para la próxima, por ejemplo cobrando entrada o con un camarero menos. Cedes tu bar para acoger una presentación de una marca, artista o evento. No ganarás mucho en consumiciones. Es más, durante el tiempo que dure, deberás cerrar el bar para clientes. A cambio, el nombre de tu negocio aparecerá en medios de comunicación y redes sociales, llegando a más gente. ¿Te compensará? Espera un tiempo y evalúa si hay más clientes o pregunta a los nuevos cómo te han conocido. 5. Que se entere todo el mundo Habrás visto que los futbolistas se tapan la boca cuando hablan entre ellos para no ser captados por los medios de comunicación. Pues la clave es hacer todo lo contrario. De poco sirve que organices un evento si nadie se entera. Por esto, utiliza todos los medios a tu alcance para promocionarlo: Publícalo en tus redes sociales Incluye un banner o imagen en tu web Manda una newsletter con la programación mensual o semanal de actividades Pon carteles en el bar visibles desde la calle ¿Tienes pizarra? Utilízala también para anunciar los eventos En este punto es importante que te apoyes en la otra parte. El éxito de un evento es de todos, por lo que en un concierto, insiste al artista o grupo para que utilicen sus canales de comunicación y perfiles en redes sociales como altavoz. Lo mismo es aplicable a una exposición, una charla o una presentación de un libro. 6. El plan B, siempre a punto En ocasiones, circunstancias ajenas pueden hacer fracasar una buena idea o un evento: un micrófono que no funciona bien, el sonido se acopla, la decoración que has puesto en el techo no se fija bien y molesta a los clientes, etc. Igual que en el caso de los proveedores, la planificación es básica. Valorar todo aquello que puede salir mal y establecer un plan de contingencia previamente a la realización del evento te ahorrará más de un disgusto. Y es que tener un plan B es imprescindible, o ¿cuántos partidos del Dream Team desatascó Julio Salinas? ¿Quién no recuerda cómo Llorente desarmó a Portugal en el Mundial saliendo desde el banquillo? ¿Cuántos goles metió Morata el año pasado sin ser titular? Gol en el descuento: Las pre-bodas, al alza Quizá nunca te lo hayas planteado, pero las pre-bodas son cada vez más comunes: los invitados se reúnen el día anterior a la celebración para compartir un rato más informal con los novios. Normalmente suelen incluir catering y algunas horas de barra libre. Y sí, se suelen realizar en bares, que cierran sus puertas para acoger este tipo de eventos, muy rentables si se organizan bien. Piénsalo, puede ser una buena manera de rentabilizar tu local.

Imagina que eres el director deportivo de un club y que la delantera Neymar, Mbappé y Cavani, en vez de costarte los 466 millones de euros que ha pagado el PSG, la puedes comprar por 186, un 40% del precio real. La única limitación, que lo hagas el próximo viernes día 24 de noviembre. Un chollo, ¿no? Pues algo similar es el Black Friday (“Viernes Negro”, en su traducción al español), una tradición importada de Estados Unidos y que da el pistoletazo de salida, justo el día después de Acción de Gracias, al período de compras navideñas. Para celebrarlo, muchas empresas y grandes almacenes aplican importantes descuentos a sus productos, dando lugar a un día de compras casi compulsivas por parte de unos usuarios ávidos de encontrar gangas. Una práctica que hasta hace relativamente poco ha estado muy unida a los productos tecnológicos pero que, desde hace unos años, se ha extendido a prácticamente todos los tipos de comercio. Incluidos los establecimientos de restauración, que han buscado fórmulas para aumentar o fidelizar su clientela con el pretexto del Black Friday. Y es que según la NRA (Asociación Americana de Restaurantes), de los 38 millones de estadounidenses que saldrán a hacer compras ese día, un 60% tiene pensado comer o cenar en algún establecimiento cercano. En España puede suceder algo similar. ¿Por qué no aprovecharlo? En #LoVemosEnElBar hemos recopilado algunas ideas para que exprimas al máximo el Black Friday: 1 Cupones y “rascas” Varios restaurantes han probado ya esta estrategia. La mecánica es muy sencilla: desde una semana o unos días antes y hasta el día previo al Black Friday a las 23:59h, los usuarios podrán descargar desde tu web un cupón de descuento especial, que solo podrán utilizar el “Viernes Negro” en tu establecimiento. Otra modalidad diferente es ofrecer a cada cliente que coma o cene en tu local el mismo día 24 de noviembre un “rasca”, esto es, la posibilidad de rascar una tarjeta que le entregarás con su plato o menú. De estas, una o varias pueden contener un premio que sea, por ejemplo, un postre gratis, un cóctel, un batido, un descuento en la próxima reserva… 2 Promociones para grupos y descuentos “clásicos” Muchos establecimientos optan directamente por una promoción más “clásica” pero asociándola con el Black Friday: proponer un descuento de un tanto por ciento en la carta, un 2x1 o 3x2, promover una “happy hour”, etc. Otros, en cambio, buscan que cada persona o grupo anime a su entorno a acompañarle y lleve a más potenciales clientes al restaurante. ¿Cómo? Incentivando los menús de grupo o, por ejemplo, haciendo un descuento especial para un acompañante. 3 Postre por “like” Las redes sociales son tu aliado, más todavía teniendo en cuenta que el fenómeno del Black Friday se mueve y viraliza, especialmente, en el entorno digital. Por eso, puedes ofrecer un descuento en el menú a cambio de un RT en Twitter, un postre gratis a los usuarios que hayan comentado en una publicación de Facebook o un refresco a los que hayan dado a “Me Gusta” en Instagram. Si prevés que van a ser demasiados, puedes anunciar un sorteo y que ese postre, bebida o menú gratis sea sorteado entre todos los que hayan comentado una publicación o hayan compartido un contenido. 4 Posicionarse en marketplaces Muchos seguro que los conoces ya e incluso es posible que trabajes con ellos: El Tenedor, Just Eat, Deliveroo… Estos marketplaces suelen realizar algunas promociones en fechas especiales como el Black Friday, concentrando en una lista aquellos restaurantes que aceptan ofertas ese día, atrayendo a más usuarios e incrementando tu visibilidad ante ellos. Algunos ya lo están haciendo, como Atrápalo. 5 Acuerdos con tiendas cercanas al restaurante Una iniciativa que pusieron en marcha, con mucho éxito, los restaurantes Pizza Kitchen y DiBella’s Old Fashioned Submarines en California. Los usuarios que compraban en las tiendas cercanas recibían, solo por realizar esa compra, un vale de 20 dólares para comer en alguno de esos restaurantes.

“Plato de macarrones con queso: 5 euros”, “El mejor ambiente” o “Tenemos menú del día”. Estos son algunos mensajes que hemos podido ver en las redes sociales de muchos bares o restaurantes. Y seguro que cocinan la pasta como nadie, y su público hace del local una fiesta, pero parecen más textos fruto de la improvisación que de una estrategia en redes sociales que pueda potenciar las virtudes del establecimiento en Internet. Hoy en día, la manera de promocionarse de los bares ha cambiado debido a la aparición de las redes sociales. Este cambio ha venido principalmente motivado por un cliente 2.0 más digital, que no duda en consultar webs para conocer las opiniones de otros usuarios sobre un local y en compartir sus propias impresiones sobre la decoración, la comida o el servicio. Por esto, cuidar tu presencia, imagen y mensajes en redes sociales ha pasado de ser una opción a casi una obligación. Tu bar y las redes sociales: Un mismo equipo Antes de comenzar a utilizar las redes sociales, es necesario definir en cuáles quieres estar en función de las que usan habitualmente tus clientes. Te ayudamos con una pequeña introducción: Facebook: Es la red social más utilizada por los usuarios. Con un perfil de empresa o fanpage podrás interactuar con tus clientes sin límite de caracteres o palabras, publicar sorteos, dar a conocer tus promociones, mostrar imágenes de tu bar, presentar a tus trabajadores, etc. Twitter: Es la red social del momento, de la inmediatez. Para sacarle el máximo rendimiento, debes estar al tanto de las tendencias en tu sector, saber con quién interactuar y qué etiquetas -llamados hashtags y encabezados por “#”- utilizar en tus comentarios, que no podrán tener más de 140 caracteres. Descubre en este post cómo crear una cuenta de Twitter desde cero en 4 sencillos pasos. Instagram: La protagonista es la imagen. Podrás subir fotos de tus platos, de tu restaurante o de eventos especiales y añadirles un comentario. Es una red en continuo crecimiento. Aquí te damos algunas razones por las que tu bar debería estar en Instagram. Youtube: Si dispones de algún vídeo promocional de tu establecimiento, organizas fiestas y eventos, o en tu bar siempre hay muy buen ambiente en los partidos de fútbol, puedes plantearte dar el salto también a Youtube, la red social de los vídeos. Pero después de analizar todas estas opciones, quizás solo te interese que tu bar tenga una página en Facebook. Perfecto, estar en todas las redes no siempre es lo más eficiente. Lo importante es la calidad: Contenidos interesantes, perfil actualizado, ser ágiles en atender a quiénes se comunican con nosotros, etc. Sin embargo, en otros casos puede que prefieras tener presencia en varias redes. ¿Cómo coordinar y manejar entonces todas tus publicaciones en las distintas cuentas? Muy sencillo, aquí tienes 4 herramientas para gestionar el día a día de tus Redes Sociales de forma sencilla. Además, has de tener en cuenta las webs y agregadores más utilizados por los clientes del sector, como son TripAdvisor o Yelp. En este post tienes todas las claves para utilizarlos correctamente. A pie de campo Igual que el trabajo táctico de un equipo en los entrenamientos de poco sirve si no se pone en práctica en el partido, de nada vale que te contemos la teoría y no su aplicación, así que aquí van algunos ejemplos de los “balones de oro” de la restauración en las redes sociales. Imágenes: Los jugones de tus redes De que una imagen vale más que mil palabras hay muchos ejemplos: ¿Cuántos recordáis la imagen del gol con la mano de Maradona? ¿Y cuántos las palabras  del comentarista? Seguro que todos tenéis la imagen del momento en el que se produce “La Mano de Dios” grabada, pero no tanto los comentarios. Siempre que sea posible, utiliza imágenes en tus publicaciones en redes sociales y que sean atractivas e interesantes (trata de hacer al menos una al día, aunque preferiblemente dos -mañana y tarde-), pero hazlo con sentido: Las fotos no tienen que ser de una calidad impecable, pero es necesario que si son de platos sean apetecibles y, si son de ambiente, que conecten con los usuarios y transmitan sensación de cercanía. Tomemos como ejemplo algunas publicaciones en Facebook e Instagram de los restaurantes del Grupo Copenhagen: Como podrás ver, presentan sus platos con fotos reales y apetecibles (no de banco de imágenes), dirigiéndose en textos breves directamente al usuario y utilizando hashtags para aumentar su alcance. También utilizan las redes para presentar a sus equipos, transmitiendo transparencia al usuario. Además, hacen uso de imágenes de ambiente para que los potenciales clientes puedan ver la “animación” del establecimiento. Aprovecha todas las funcionalidades de las redes Varias redes sociales permiten incluir botones y call to action para realizar algunas acciones de manera directa desde los propios perfiles, sin tener que buscar en otros lugares de Internet. Es decir, facilitar al usuario al máximo posible la reserva, el contacto o conocer la ubicación. En el siguiente ejemplo vemos cómo establecimientos como Soda Bar (“Llamar”) o Samarkanda (“Reservar”, dirigiendo a su web, atrayendo tráfico a la misma) incluyen en su perfil de Facebook esos botones: En Instagram, las funcionalidades se mantienen e incluso se incrementan. Volvemos a tomar el ejemplo de Soda Bar, que incluye la posibilidad de llamar, ver la dirección u obtener las indicaciones para llegar al local: No olvides las fechas especiales San Valentín, Carnaval, fiestas patronales o del barrio, Navidad, Semana Santa, ferias gastronómicas… Son varias las ocasiones a lo largo del año propicias para promocionarse aprovechando el tirón. Así lo hicieron Kitchen 154 con Madrid Fusión o Kint preparando una imagen especial por Navidad. Nota: Recuerda utilizar el hashtag de la feria, el evento o la festividad en cuestión. Concursos Sin duda, organizar concursos en tus redes sociales es una buena manera de darse a conocer, aumentar la repercusión o conseguir más seguidores. Los tipos de concurso son tantos como puedas imaginar, pero, por si acaso, te damos algunas ideas: Adivina un plato de la carta a través de una imagen. Escoge tu plato favorito y cuenta por qué en tus redes. Qué comida o bebida te gustaría que tuviese el restaurante utilizando un hashtag determinado. El ganador será el que más likes consiga. Haz una foto con alguno de los platos o del restaurante y compártela en tus redes. La mejor foto será la ganadora. Comenta por qué te gusta nuestro restaurante con un hashtag. El premio para el ganador puede ser un cupón de descuento o una cena gratis, por ejemplo. Atención al cliente En este apartado el principal protagonista tiene nombre propio, Twitter. Además de para anunciar alguna oferta o promoción y replicar algunas publicaciones que hayas hecho en otras redes sociales, Twitter es una herramienta muy útil para gestionar la atención al cliente y responder en tiempo prácticamente real a tus usuarios, mejorando su experiencia y transmitiendo que te preocupas por ellos, como por ejemplo hace la cadena La Mafia. Además, puedes utilizar esta red social para avisar de cambios de horario o, como hizo uno de los mejores restaurantes del mundo, el danés Noma, para avisar de que una mesa se les había quedado libre a última hora: El fútbol, ese maravilloso compañero El fútbol es un fiel aliado para los bares, pues atrae a nuevos clientes, fideliza y aumenta el consumo y, por ende, los beneficios. Por esta razón, hemos creado una serie de imágenes para que puedas promocionar los partidos destacados de la jornada en tu bar en redes sociales o, si eres de los más clásicos, en la pared o la puerta de tu local. Accediendo a “Mi Bar” podrás descargarlas para imprimirlas o subirlas a tus redes. Pero, ¿cómo usarlas? ¿En qué tipo de posts o comentarios? Algunas ideas: Anuncia los partidos que vas a retransmitir en tus perfiles sociales. Recuerda a los clientes los días y horarios y anímales a ver los partidos en tu bar. Aprovecha para contar tus promociones y ofertas especiales durante los partidos. Explica si organizas porras u otro tipo de juegos o concursos para tus clientes. Trata de interactuar con tus seguidores haciéndoles preguntas del tipo: ¿Quién será el mejor jugador? ¿Cuál creéis que será el resultado? ¿Seguirá la racha? ¿A qué equipo apoyaréis? O realizando alguna encuesta en Facebook o Twitter. Y es que un post o mensaje llama mucho más la atención de los usuarios si va acompañado de una imagen atractiva.

Si tu cara cuando te hablan de Slow Food es la misma que pusieron los aficionados del Madrid con el fichaje de Altintop o la que ponen los del Betis cuando les dicen que Van der Vaart triunfó en su equipo, no te preocupes, no estás solo. Hay más gente que, como tú, se pierden entre los cientos de términos y palabras “foodies” (comidistas) que parecen estar, hoy más que nunca, de moda. Y es que igual que del deporte se han importado anglicismos como tackle, chance, córner, top, MVP o crack; la gastronomía no iba a ser menos y el cliente “foodie” también ha demostrado una especial querencia por términos en otros idiomas. Por eso, que no te extrañe que un día de estos se acerque a tu barra un/a joven que se defina como amante de la buena mesa y la comida gourmet y te pregunte por tus opciones detox. Ese y otros términos como mocktails, foodporn, dumpling o poke bowl están imponiéndose con más fuerza que Juanma López y Javi Navarro a los delanteros rivales. Pero tranquilo, te vamos a ayudar. Toma nota porque hemos preparado el diccionario “Foodbolístico” de la Real Academia de #LoVemosEnElBar: Nouvelle Cuisine. Es quizá el movimiento gastronómico causante de que este post sea necesario. Tiene lugar en los años 70 de una Francia en esplendor cultural, donde se llama a romper con la cocina clásica para dar prioridad a la estética y a la creación, utilizando técnicas y combinaciones de materias primas poco convencionales. Para que te hagas una idea: Es como si un jugador está toda la vida entrenando con Trapattoni y un día al llegar al campo se encuentra a Guardiola. Detox. Culmen de los alimentos modernos. Se refiere a todos aquellos alimentos que ayudan a limpiar el cuerpo de toxinas, líquidos y otras impurezas. Van desde zumos verdes a batidos, semillas y superalimentos. Símil futbolero: Es cuando el entrenador decide prescindir de todos aquellos jugadores que sacan a sus compañeros de fiesta el día antes del partido con el fin de “limpiar” el vestuario. Quinoa. Hace unos años nadie había oído hablar de este alimento proveniente de algunas zonas de Sudamérica. Y aunque no es un cereal exactamente, se le ha categorizado como tal y se le incluye en todas las dietas de adelgazamiento en forma de ensalada, plato principal, como guarnición, etc. Para entendernos: Si Ronaldo (el otro) fuese una hamburguesa doble, Valerón sería quinoa. Slow Food. Esta moda viene de Italia y combina la comida con el disfrute, sin prisa, sin presión, tanto para el que hace la comida como para el que la consume. Es decir, que prefieres ver a Pirlo controlar, acariciar el balón, levantar la cabeza y dar un pase al pie antes que a Walcott corriendo 50 metros en 5 segundos (para luego centrar mal). Cool hunter: Se traduce literalmente como cazador de tendencias. En gastronomía, sería una persona que busca patrones de consumo en el mundo de la restauración, que predice lo que se va a poner de moda próximamente. Llevándolo al fútbol, es como tener un secretario técnico que en el mismo mercado te trae e Beckham, Ljunberg y Cristiano Ronaldo. Mocktails. Mock -por simulación- y tail -por cocktail-. Una sociedad preocupada por el estilo de vida y por tener una rutina saludable ha puesto de moda estas bebidas sin alcohol similares a los cócteles de toda la vida. En resumen, Denilson: Fuegos artificiales en el campo pero sin ningún efecto. Kilómetro 0: Cuando prefieres que los platos que te vas a comer estén hechos con ingredientes de proximidad, es decir, criados, cultivados o elaborados en tu entorno. Muy fácil de entender: Eres del Atleti y prefieres en tu equipo a Torres que a Messi. Habrá quien no te entienda, pero es una cuestión de principios. Foodporn. Foodporn es el hashtag (etiqueta) por excelencia para todos los aficionados a la comida que quieren compartir sus degustaciones con el resto de la sociedad a través de las redes sociales. Lo verás acompañado, normalmente, por otros como #foodies, #delish o #yummy. Igual que le pasa a Arbeloa y Xabi Alonso o a Dani Alves y Neymar, que en las redes normalmente siempre van juntos. Dumpling Es un plato hecho a partir de masas de harina de trigo que suele tener forma de empanadilla. Son muy similares a los Dim Sum (traducido como pequeños bocados que tocan el corazón) típicos de la comida china. Si le preguntas a Pepe Reina, te dirá que Cesc era el Dumpling del equipo que ganó la Eurocopa y el Mundial. Poke Bowl. Sin duda debes conocer este nuevo plato que está de moda. Se trata de una ensalada de pescado crudo con una base de arroz y diferentes verduras. Como su propio nombre indica, siempre se sirven en bowls. Un plato exótico para añadir a tu carta. Eso debieron pensar en el Albacete cuando ficharon al azerí Velli Kasumov, en Donosti con Lee Chun-soo o en el Sevilla cuando se hicieron con el gambiano Biri-Biri. Cronut. Pieza de repostería mitad croissant, mitad donut. Vamos, Luis Enrique, que lo mismo te jugaba de lateral que de mediapunta.    

“Plato de macarrones con queso: 5 euros”, “El mejor ambiente” o “Tenemos menú del día”. Estos son algunos mensajes que hemos podido ver en las redes sociales de muchos bares o restaurantes. Y seguro que cocinan la pasta como nadie, y su público hace del local una fiesta, pero parecen más textos fruto de la improvisación que de una estrategia en redes sociales que pueda potenciar las virtudes del establecimiento en Internet. Hoy en día, la manera de promocionarse de los bares ha cambiado debido a la aparición de las redes sociales. Este cambio ha venido principalmente motivado por un cliente 2.0 más digital, que no duda en consultar webs para conocer las opiniones de otros usuarios sobre un local y en compartir sus propias impresiones sobre la decoración, la comida o el servicio. Por esto, cuidar tu presencia, imagen y mensajes en redes sociales ha pasado de ser una opción a casi una obligación. Tu bar y las redes sociales: Un mismo equipo Antes de comenzar a utilizar las redes sociales, es necesario definir en cuáles quieres estar en función de las que usan habitualmente tus clientes. Te ayudamos con una pequeña introducción: Facebook: Es la red social más utilizada por los usuarios. Con un perfil de empresa o fanpage podrás interactuar con tus clientes sin límite de caracteres o palabras, publicar sorteos, dar a conocer tus promociones, mostrar imágenes de tu bar, presentar a tus trabajadores, etc. Twitter: Es la red social del momento, de la inmediatez. Para sacarle el máximo rendimiento, debes estar al tanto de las tendencias en tu sector, saber con quién interactuar y qué etiquetas -llamados hashtags y encabezados por “#”- utilizar en tus comentarios, que no podrán tener más de 140 caracteres. Descubre en este post cómo crear una cuenta de Twitter desde cero en 4 sencillos pasos. Instagram: La protagonista es la imagen. Podrás subir fotos de tus platos, de tu restaurante o de eventos especiales y añadirles un comentario. Es una red en continuo crecimiento. Aquí te damos algunas razones por las que tu bar debería estar en Instagram. Youtube: Si dispones de algún vídeo promocional de tu establecimiento, organizas fiestas y eventos, o en tu bar siempre hay muy buen ambiente en los partidos de fútbol, puedes plantearte dar el salto también a Youtube, la red social de los vídeos. Pero después de analizar todas estas opciones, quizás solo te interese que tu bar tenga una página en Facebook. Perfecto, estar en todas las redes no siempre es lo más eficiente. Lo importante es la calidad: Contenidos interesantes, perfil actualizado, ser ágiles en atender a quiénes se comunican con nosotros, etc. Sin embargo, en otros casos puede que prefieras tener presencia en varias redes. ¿Cómo coordinar y manejar entonces todas tus publicaciones en las distintas cuentas? Muy sencillo, aquí tienes 4 herramientas para gestionar el día a día de tus Redes Sociales de forma sencilla. Además, has de tener en cuenta las webs y agregadores más utilizados por los clientes del sector, como son TripAdvisor o Yelp. En este post tienes todas las claves para utilizarlos correctamente. A pie de campo Igual que el trabajo táctico de un equipo en los entrenamientos de poco sirve si no se pone en práctica en el partido, de nada vale que te contemos la teoría y no su aplicación, así que aquí van algunos ejemplos de los “balones de oro” de la restauración en las redes sociales. Imágenes: Los jugones de tus redes De que una imagen vale más que mil palabras hay muchos ejemplos: ¿Cuántos recordáis la imagen del gol con la mano de Maradona? ¿Y cuántos las palabras  del comentarista? Seguro que todos tenéis la imagen del momento en el que se produce “La Mano de Dios” grabada, pero no tanto los comentarios. Siempre que sea posible, utiliza imágenes en tus publicaciones en redes sociales y que sean atractivas e interesantes (trata de hacer al menos una al día, aunque preferiblemente dos -mañana y tarde-), pero hazlo con sentido: Las fotos no tienen que ser de una calidad impecable, pero es necesario que si son de platos sean apetecibles y, si son de ambiente, que conecten con los usuarios y transmitan sensación de cercanía. Tomemos como ejemplo algunas publicaciones en Facebook e Instagram de los restaurantes del Grupo Copenhagen: Como podrás ver, presentan sus platos con fotos reales y apetecibles (no de banco de imágenes), dirigiéndose en textos breves directamente al usuario y utilizando hashtags para aumentar su alcance. También utilizan las redes para presentar a sus equipos, transmitiendo transparencia al usuario. Además, hacen uso de imágenes de ambiente para que los potenciales clientes puedan ver la “animación” del establecimiento. Aprovecha todas las funcionalidades de las redes Varias redes sociales permiten incluir botones y call to action para realizar algunas acciones de manera directa desde los propios perfiles, sin tener que buscar en otros lugares de Internet. Es decir, facilitar al usuario al máximo posible la reserva, el contacto o conocer la ubicación. En el siguiente ejemplo vemos cómo establecimientos como Soda Bar (“Llamar”) o Samarkanda (“Reservar”, dirigiendo a su web, atrayendo tráfico a la misma) incluyen en su perfil de Facebook esos botones: En Instagram, las funcionalidades se mantienen e incluso se incrementan. Volvemos a tomar el ejemplo de Soda Bar, que incluye la posibilidad de llamar, ver la dirección u obtener las indicaciones para llegar al local: No olvides las fechas especiales San Valentín, Carnaval, fiestas patronales o del barrio, Navidad, Semana Santa, ferias gastronómicas… Son varias las ocasiones a lo largo del año propicias para promocionarse aprovechando el tirón. Así lo hicieron Kitchen 154 con Madrid Fusión o Kint preparando una imagen especial por Navidad. Nota: Recuerda utilizar el hashtag de la feria, el evento o la festividad en cuestión. Concursos Sin duda, organizar concursos en tus redes sociales es una buena manera de darse a conocer, aumentar la repercusión o conseguir más seguidores. Los tipos de concurso son tantos como puedas imaginar, pero, por si acaso, te damos algunas ideas: Adivina un plato de la carta a través de una imagen. Escoge tu plato favorito y cuenta por qué en tus redes. Qué comida o bebida te gustaría que tuviese el restaurante utilizando un hashtag determinado. El ganador será el que más likes consiga. Haz una foto con alguno de los platos o del restaurante y compártela en tus redes. La mejor foto será la ganadora. Comenta por qué te gusta nuestro restaurante con un hashtag. El premio para el ganador puede ser un cupón de descuento o una cena gratis, por ejemplo. Atención al cliente En este apartado el principal protagonista tiene nombre propio, Twitter. Además de para anunciar alguna oferta o promoción y replicar algunas publicaciones que hayas hecho en otras redes sociales, Twitter es una herramienta muy útil para gestionar la atención al cliente y responder en tiempo prácticamente real a tus usuarios, mejorando su experiencia y transmitiendo que te preocupas por ellos, como por ejemplo hace la cadena La Mafia. Además, puedes utilizar esta red social para avisar de cambios de horario o, como hizo uno de los mejores restaurantes del mundo, el danés Noma, para avisar de que una mesa se les había quedado libre a última hora: El fútbol, ese maravilloso compañero El fútbol es un fiel aliado para los bares, pues atrae a nuevos clientes, fideliza y aumenta el consumo y, por ende, los beneficios. Por esta razón, hemos creado una serie de imágenes para que puedas promocionar los partidos destacados de la jornada en tu bar en redes sociales o, si eres de los más clásicos, en la pared o la puerta de tu local. Accediendo a “Mi Bar” podrás descargarlas para imprimirlas o subirlas a tus redes. Pero, ¿cómo usarlas? ¿En qué tipo de posts o comentarios? Algunas ideas: Anuncia los partidos que vas a retransmitir en tus perfiles sociales. Recuerda a los clientes los días y horarios y anímales a ver los partidos en tu bar. Aprovecha para contar tus promociones y ofertas especiales durante los partidos. Explica si organizas porras u otro tipo de juegos o concursos para tus clientes. Trata de interactuar con tus seguidores haciéndoles preguntas del tipo: ¿Quién será el mejor jugador? ¿Cuál creéis que será el resultado? ¿Seguirá la racha? ¿A qué equipo apoyaréis? O realizando alguna encuesta en Facebook o Twitter. Y es que un post o mensaje llama mucho más la atención de los usuarios si va acompañado de una imagen atractiva.

Si tu cara cuando te hablan de Slow Food es la misma que pusieron los aficionados del Madrid con el fichaje de Altintop o la que ponen los del Betis cuando les dicen que Van der Vaart triunfó en su equipo, no te preocupes, no estás solo. Hay más gente que, como tú, se pierden entre los cientos de términos y palabras “foodies” (comidistas) que parecen estar, hoy más que nunca, de moda. Y es que igual que del deporte se han importado anglicismos como tackle, chance, córner, top, MVP o crack; la gastronomía no iba a ser menos y el cliente “foodie” también ha demostrado una especial querencia por términos en otros idiomas. Por eso, que no te extrañe que un día de estos se acerque a tu barra un/a joven que se defina como amante de la buena mesa y la comida gourmet y te pregunte por tus opciones detox. Ese y otros términos como mocktails, foodporn, dumpling o poke bowl están imponiéndose con más fuerza que Juanma López y Javi Navarro a los delanteros rivales. Pero tranquilo, te vamos a ayudar. Toma nota porque hemos preparado el diccionario “Foodbolístico” de la Real Academia de #LoVemosEnElBar: Nouvelle Cuisine. Es quizá el movimiento gastronómico causante de que este post sea necesario. Tiene lugar en los años 70 de una Francia en esplendor cultural, donde se llama a romper con la cocina clásica para dar prioridad a la estética y a la creación, utilizando técnicas y combinaciones de materias primas poco convencionales. Para que te hagas una idea: Es como si un jugador está toda la vida entrenando con Trapattoni y un día al llegar al campo se encuentra a Guardiola. Detox. Culmen de los alimentos modernos. Se refiere a todos aquellos alimentos que ayudan a limpiar el cuerpo de toxinas, líquidos y otras impurezas. Van desde zumos verdes a batidos, semillas y superalimentos. Símil futbolero: Es cuando el entrenador decide prescindir de todos aquellos jugadores que sacan a sus compañeros de fiesta el día antes del partido con el fin de “limpiar” el vestuario. Quinoa. Hace unos años nadie había oído hablar de este alimento proveniente de algunas zonas de Sudamérica. Y aunque no es un cereal exactamente, se le ha categorizado como tal y se le incluye en todas las dietas de adelgazamiento en forma de ensalada, plato principal, como guarnición, etc. Para entendernos: Si Ronaldo (el otro) fuese una hamburguesa doble, Valerón sería quinoa. Slow Food. Esta moda viene de Italia y combina la comida con el disfrute, sin prisa, sin presión, tanto para el que hace la comida como para el que la consume. Es decir, que prefieres ver a Pirlo controlar, acariciar el balón, levantar la cabeza y dar un pase al pie antes que a Walcott corriendo 50 metros en 5 segundos (para luego centrar mal). Cool hunter: Se traduce literalmente como cazador de tendencias. En gastronomía, sería una persona que busca patrones de consumo en el mundo de la restauración, que predice lo que se va a poner de moda próximamente. Llevándolo al fútbol, es como tener un secretario técnico que en el mismo mercado te trae e Beckham, Ljunberg y Cristiano Ronaldo. Mocktails. Mock -por simulación- y tail -por cocktail-. Una sociedad preocupada por el estilo de vida y por tener una rutina saludable ha puesto de moda estas bebidas sin alcohol similares a los cócteles de toda la vida. En resumen, Denilson: Fuegos artificiales en el campo pero sin ningún efecto. Kilómetro 0: Cuando prefieres que los platos que te vas a comer estén hechos con ingredientes de proximidad, es decir, criados, cultivados o elaborados en tu entorno. Muy fácil de entender: Eres del Atleti y prefieres en tu equipo a Torres que a Messi. Habrá quien no te entienda, pero es una cuestión de principios. Foodporn. Foodporn es el hashtag (etiqueta) por excelencia para todos los aficionados a la comida que quieren compartir sus degustaciones con el resto de la sociedad a través de las redes sociales. Lo verás acompañado, normalmente, por otros como #foodies, #delish o #yummy. Igual que le pasa a Arbeloa y Xabi Alonso o a Dani Alves y Neymar, que en las redes normalmente siempre van juntos. Dumpling Es un plato hecho a partir de masas de harina de trigo que suele tener forma de empanadilla. Son muy similares a los Dim Sum (traducido como pequeños bocados que tocan el corazón) típicos de la comida china. Si le preguntas a Pepe Reina, te dirá que Cesc era el Dumpling del equipo que ganó la Eurocopa y el Mundial. Poke Bowl. Sin duda debes conocer este nuevo plato que está de moda. Se trata de una ensalada de pescado crudo con una base de arroz y diferentes verduras. Como su propio nombre indica, siempre se sirven en bowls. Un plato exótico para añadir a tu carta. Eso debieron pensar en el Albacete cuando ficharon al azerí Velli Kasumov, en Donosti con Lee Chun-soo o en el Sevilla cuando se hicieron con el gambiano Biri-Biri. Cronut. Pieza de repostería mitad croissant, mitad donut. Vamos, Luis Enrique, que lo mismo te jugaba de lateral que de mediapunta.    

Reconócelo: cuando no sabes algo, lo primero que haces, incluso antes de llamar a tu madre, es preguntárselo a Google. Internet es el Iniesta de la vida moderna: Siempre te resuelve el partido. Lo que no está en Internet es como si no existiera, y a tu bar le pasa lo mismo. Si estás, te resultará más fácil que te encuentren, así que ya va siendo hora de que aprendas cómo promocionarte a través de redes sociales o agregadores. Y es que aunque prepares las mejores tortillas de la ciudad, un buen número de clientes consultarán primero las opiniones de tu local en Yelp, ojearán el precio medio de la carta en TripAdvisor o buscarán si existen descuentos especiales reservando con El Tenedor. Imagina que un grupo de amigos termina su pachanga del domingo. Hambrientos, están a dos manzanas de tu restaurante y les entra el antojo implacable de devorar un bocata de calamares. Te remangas y colocas el gorro de cocinero. Eres todo un especialista en este plato. Pues recoge tus utensilios, porque si no estás bien posicionado en Google, te quedarás tan colgado como España en el Mundial del 94. Lo que ocurre en realidad es que esos amigos sacan su smartphone y teclean en Google “Bocata de calamares cerca de mí”. Si tu establecimiento no aparece ahí, acabarán pagando la cuenta al que tenga un mejor posicionamiento. Por eso, no permitas que te metan un gol y ten en cuenta estos fichajes para tu bar: Una web y un blog: El ataque perfecto Recomendación importante… Deberías tener una web, un espacio que hable de tu restaurante o bar, de su carta, de sus curiosidades, que incluya sus fotos y un mapa que despeje el camino más rápido que Beckenbauer. También es muy útil contar con un blog que actualices regularmente, al menos una vez al mes. Un blog te permite hablar de tu famoso bocata de calamares, y que Google se entere de quién es el mayor experto de este manjar y que cuando alguien te busque… te encuentre. Todo debe hacerse según unas pautas fundamentales que, a partir de keywords o palabras clave, te ubican en torno a los términos que te interesan. Dicho de otra forma, si en tu blog utilizas las palabras clave “bocatas de calamares” en diferentes posts, Google te posicionará como experto en ese plato. Tripadvisor: Tu centro del campo Es un agregador para hosteleros del que puede depender tu popularidad. Se trata de una herramienta que utilizan aquellos que quieren ir a un restaurante sin sorpresas, y que se basa en un algoritmo que prioriza unos establecimientos sobre otros en función de los comentarios de los clientes. ¿Y cómo se consigue una buena posición en esta red? Lo más importante es tener comentarios, muchos, positivos y recientes. Es un aspecto crucial, ya que una buena posición es una buena forma de atraer clientela. Así que pide a tus clientes que opinen en TripAdvisor sobre su maravillosa experiencia en tu restaurante. Pero contar solo con TripAdvisor es como tener un delantero chupón, y no hay nada mejor que un ataque en equipo coordinado. Por eso, existen otros lugares en Internet como El Tenedor que te permitirán un trabajo conjunto para conseguir la mejor reputación en este mundo tan digital. El Tenedor: lleva la delantera A la gente no solo le gusta comer bien, también quiere sentirse especial. Le encanta recibir ofertas y descuentos y se siente cómoda reservando de forma sencilla. Para eso existen herramientas de reserva -que también incluyen sistemas de puntuaciones- en las que tienes que estar. El Tenedor permite a tus clientes reservar de la forma más sencilla y, si así lo deseas, con descuentos: algo aconsejable para tener el restaurante siempre lleno. También existen otras opciones que debes tener en cuenta y que ayudarán a tus clientes potenciales a llegar a tu negocio: Restaurantes.com, Restalo o Pidemesa son solo algunas de ellas. Las redes sociales: Los “cracks” Todo lo expuesto hasta aquí es más que útil. Sin embargo, no podemos olvidarnos de las redes sociales clásicas, porque una jugada magistral no sirve de nada sin un buen remate. Para ello, un perfil de Instagram permite mostrar tus creaciones culinarias y los mejores momentos del local; así como un perfil de Facebook es un lugar donde podrás contarlo todo (y escucharlo todo). Son las redes sociales más cercanas y en las que vas a poder llegar de una forma más íntima a tu público objetivo. Google+ también puede dar un punto extra a tu posicionamiento en el buscador, algo que no te vendrá nada mal. Y no solo eso. Enlazar todos tus contenidos entre todas las redes te lanzará muy alto y no permitirá que se te escape nadie que te esté buscando. Así que, ya sabes, sumérgete en el mundo digital, apuesta por las redes sociales y márcate una remontada.

Partiendo de la base de que un futbolista que tenga las mejores botas o la camiseta más bonita no tiene por qué ser el mejor, con los restaurantes pasaría algo similar. La fachada, el escaparate o la apariencia exterior no lo es todo, lo realmente importante es su atención y comida, pero no hay duda de que cuidar el aspecto ayuda, y mucho, a atraer clientes. El refranero es sabio y uno de los clásicos ya lo avisaba: “El hábito no hace al monje”. A este dicho algunos han añadido “pero lo distingue”. Y no podemos estar más de acuerdo. Por eso, a la hora de llamar la atención de los viandantes que pasan por delante de un restaurante, algunos propietarios intentan captarles con sus mejores carnes o pescados, otros lo llenan de reclamos con menús especiales y ofertas y otros tratan de transmitir sofisticación con elementos decorativos. Por esto, desde #LoVemosEnElBar os damos algunos consejos para mostrar a los posibles clientes la mejor cara del restaurante: Descubre tu interior No, no es una frase motivacional que poner en una taza ni un anuncio de clases de yoga. Los restaurantes desde cuya fachada no se ve absolutamente nada del interior tienden a ser sospechosos para los clientes, que se los imaginan más oscuros que el futuro de Chygrynskiy y Douglas en el Barça. Por eso, es importante que se pueda ver el interior desde el escaparate, pero cuidado: debe haber un equilibrio entre transparencia y privacidad, que no se pueda escudriñar cada ingrediente que estén probando los comensales. La clave, mostrar siendo sugerente, no totalmente explícito. Exposición de objetos Si optas por la exposición en el escaparate de objetos o alimentos (carne, pescados, frutas, verduras, etc.), es importante que no esté totalmente lleno, pues no conseguirás captar la atención del usuario hacia un punto concreto, dispersándola. Por ejemplo, si trabajas con verduras recién cogidas de la huerta y con un aspecto espectacular, que sea el eje central de tu exposición; si tienes unos filetes de buey de un tamaño ingente, aprovéchalo, pero no los rodees de distracciones y dales casi todo el protagonismo. El cartel Es importante que sea legible a distancia y que sea visible tanto de día como de noche (ya sea mediante iluminación propia o aprovechando la iluminación de las calles). Es necesario también estudiar su ubicación para que ni los reflejos del sol ni las farolas de la calle puedan imposibilitar la visión. Si tienes la posibilidad de invertir, puedes recurrir a LEDs, pues te permitirán personalizar y adaptar el mensaje que quieras dar. La limpieza, tu aliada Si Raúl y Lineker son, según la clasificación de la UEFA, los jugadores más limpios de Europa -nunca fueron expulsados-, tu restaurante debería intentar serlo, por lo menos, de tu ciudad: ventanas, puertas, escaparates e incluso la misma entrada al bar deben estar impolutas. Pocos clientes se aventurarían a entrar en un local cuya entrada esté llena de mugre. La carta, siempre bien visible En la era de los clientes 2.0, donde todas las experiencias se comentan en webs y redes sociales, es preferible que los usuarios conozcan antes de entrar todos los platos y precios para saber qué tipo de restaurante eres, que no se lleven una sorpresa después con los costes o el tipo de cocina, pues no dudarán en compartir con el resto de usuarios una experiencia negativa. ¿Tienes WiFi? Presume de él Avisa a tus clientes de que tienes WiFi desde la misma entrada. Bien visible. Aunque no lo creas, es un reclamo muy potente para atraer consumidores desde la calle. Hoy en día, entre dos locales similares, si uno tiene conexión y otro no, la mayoría se decidirán por el primero. Además, para tu restaurante es una inversión segura: En un local con WiFi, un cliente consume hasta un 70% más de productos. Una cafetería con WiFi gratuito puede aumentar los ingresos hasta en un 80%. Un 37% de los clientes valora más el WiFi que la calidad del café. Promociona lo que te hace diferente Es posible que una cerveza o una hamburguesa las puedan conseguir en varios sitios de una misma zona, por lo que si apuestas por iniciativas para diferenciarte (música en directo, noches temáticas, retransmisión de eventos deportivos…), que sean visibles desde la calle, ya sea con una pizarra o un cartel anunciador. Escoge bien tus colores Algunos como Schuster tendrían problemas en este punto -jugó para Barça, Atleti y Real Madrid-, pero escoger el color adecuado para la fachada y entrada de tu restaurante, además de para la decoración que sea visible desde la calle, es un elemento esencial para captar clientes. Es lo que en marketing se llama “psicología del color”, disciplina que analiza cómo afectan los colores en la percepción y conducta de las personas. Por esto, al diseñar tu imagen de marca debes ser especialmente cuidadoso con la información que “envías” a los usuarios. Aunque no tenemos espacio para analizar todos los colores y gamas, aquí tienes alguna de las asociaciones más comunes: Rojo: Transmite calidez, pasión y visceralidad. Este color cálido no será el más adecuado si quieres evocar tranquilidad. Blanco: Esta gama se asocia a la pureza, la limpieza y la nobleza, un buen color por lo tanto para todos aquellos negocios que tengan que ver con la cocina. Azul: Es percibido como un lugar seguro, que genera confianza. Al ser un color frío, consigue que las personas se sientan tranquilas. Amarillo: Un color que transmite esperanza, motivación, optimismo. En definitiva, buenas vibraciones y energía positiva. Negro: El color de la sofisticación por excelencia, evoca valor y prestigio. Puede funcionar bien si se quiere transmitir sofisticación.

Reconócelo: cuando no sabes algo, lo primero que haces, incluso antes de llamar a tu madre, es preguntárselo a Google. Internet es el Iniesta de la vida moderna: Siempre te resuelve el partido. Lo que no está en Internet es como si no existiera, y a tu bar le pasa lo mismo. Si estás, te resultará más fácil que te encuentren, así que ya va siendo hora de que aprendas cómo promocionarte a través de redes sociales o agregadores. Y es que aunque prepares las mejores tortillas de la ciudad, un buen número de clientes consultarán primero las opiniones de tu local en Yelp, ojearán el precio medio de la carta en TripAdvisor o buscarán si existen descuentos especiales reservando con El Tenedor. Imagina que un grupo de amigos termina su pachanga del domingo. Hambrientos, están a dos manzanas de tu restaurante y les entra el antojo implacable de devorar un bocata de calamares. Te remangas y colocas el gorro de cocinero. Eres todo un especialista en este plato. Pues recoge tus utensilios, porque si no estás bien posicionado en Google, te quedarás tan colgado como España en el Mundial del 94. Lo que ocurre en realidad es que esos amigos sacan su smartphone y teclean en Google “Bocata de calamares cerca de mí”. Si tu establecimiento no aparece ahí, acabarán pagando la cuenta al que tenga un mejor posicionamiento. Por eso, no permitas que te metan un gol y ten en cuenta estos fichajes para tu bar: Una web y un blog: El ataque perfecto Recomendación importante… Deberías tener una web, un espacio que hable de tu restaurante o bar, de su carta, de sus curiosidades, que incluya sus fotos y un mapa que despeje el camino más rápido que Beckenbauer. También es muy útil contar con un blog que actualices regularmente, al menos una vez al mes. Un blog te permite hablar de tu famoso bocata de calamares, y que Google se entere de quién es el mayor experto de este manjar y que cuando alguien te busque… te encuentre. Todo debe hacerse según unas pautas fundamentales que, a partir de keywords o palabras clave, te ubican en torno a los términos que te interesan. Dicho de otra forma, si en tu blog utilizas las palabras clave “bocatas de calamares” en diferentes posts, Google te posicionará como experto en ese plato. Tripadvisor: Tu centro del campo Es un agregador para hosteleros del que puede depender tu popularidad. Se trata de una herramienta que utilizan aquellos que quieren ir a un restaurante sin sorpresas, y que se basa en un algoritmo que prioriza unos establecimientos sobre otros en función de los comentarios de los clientes. ¿Y cómo se consigue una buena posición en esta red? Lo más importante es tener comentarios, muchos, positivos y recientes. Es un aspecto crucial, ya que una buena posición es una buena forma de atraer clientela. Así que pide a tus clientes que opinen en TripAdvisor sobre su maravillosa experiencia en tu restaurante. Pero contar solo con TripAdvisor es como tener un delantero chupón, y no hay nada mejor que un ataque en equipo coordinado. Por eso, existen otros lugares en Internet como El Tenedor que te permitirán un trabajo conjunto para conseguir la mejor reputación en este mundo tan digital. El Tenedor: lleva la delantera A la gente no solo le gusta comer bien, también quiere sentirse especial. Le encanta recibir ofertas y descuentos y se siente cómoda reservando de forma sencilla. Para eso existen herramientas de reserva -que también incluyen sistemas de puntuaciones- en las que tienes que estar. El Tenedor permite a tus clientes reservar de la forma más sencilla y, si así lo deseas, con descuentos: algo aconsejable para tener el restaurante siempre lleno. También existen otras opciones que debes tener en cuenta y que ayudarán a tus clientes potenciales a llegar a tu negocio: Restaurantes.com, Restalo o Pidemesa son solo algunas de ellas. Las redes sociales: Los “cracks” Todo lo expuesto hasta aquí es más que útil. Sin embargo, no podemos olvidarnos de las redes sociales clásicas, porque una jugada magistral no sirve de nada sin un buen remate. Para ello, un perfil de Instagram permite mostrar tus creaciones culinarias y los mejores momentos del local; así como un perfil de Facebook es un lugar donde podrás contarlo todo (y escucharlo todo). Son las redes sociales más cercanas y en las que vas a poder llegar de una forma más íntima a tu público objetivo. Google+ también puede dar un punto extra a tu posicionamiento en el buscador, algo que no te vendrá nada mal. Y no solo eso. Enlazar todos tus contenidos entre todas las redes te lanzará muy alto y no permitirá que se te escape nadie que te esté buscando. Así que, ya sabes, sumérgete en el mundo digital, apuesta por las redes sociales y márcate una remontada.

Partiendo de la base de que un futbolista que tenga las mejores botas o la camiseta más bonita no tiene por qué ser el mejor, con los restaurantes pasaría algo similar. La fachada, el escaparate o la apariencia exterior no lo es todo, lo realmente importante es su atención y comida, pero no hay duda de que cuidar el aspecto ayuda, y mucho, a atraer clientes. El refranero es sabio y uno de los clásicos ya lo avisaba: “El hábito no hace al monje”. A este dicho algunos han añadido “pero lo distingue”. Y no podemos estar más de acuerdo. Por eso, a la hora de llamar la atención de los viandantes que pasan por delante de un restaurante, algunos propietarios intentan captarles con sus mejores carnes o pescados, otros lo llenan de reclamos con menús especiales y ofertas y otros tratan de transmitir sofisticación con elementos decorativos. Por esto, desde #LoVemosEnElBar os damos algunos consejos para mostrar a los posibles clientes la mejor cara del restaurante: Descubre tu interior No, no es una frase motivacional que poner en una taza ni un anuncio de clases de yoga. Los restaurantes desde cuya fachada no se ve absolutamente nada del interior tienden a ser sospechosos para los clientes, que se los imaginan más oscuros que el futuro de Chygrynskiy y Douglas en el Barça. Por eso, es importante que se pueda ver el interior desde el escaparate, pero cuidado: debe haber un equilibrio entre transparencia y privacidad, que no se pueda escudriñar cada ingrediente que estén probando los comensales. La clave, mostrar siendo sugerente, no totalmente explícito. Exposición de objetos Si optas por la exposición en el escaparate de objetos o alimentos (carne, pescados, frutas, verduras, etc.), es importante que no esté totalmente lleno, pues no conseguirás captar la atención del usuario hacia un punto concreto, dispersándola. Por ejemplo, si trabajas con verduras recién cogidas de la huerta y con un aspecto espectacular, que sea el eje central de tu exposición; si tienes unos filetes de buey de un tamaño ingente, aprovéchalo, pero no los rodees de distracciones y dales casi todo el protagonismo. El cartel Es importante que sea legible a distancia y que sea visible tanto de día como de noche (ya sea mediante iluminación propia o aprovechando la iluminación de las calles). Es necesario también estudiar su ubicación para que ni los reflejos del sol ni las farolas de la calle puedan imposibilitar la visión. Si tienes la posibilidad de invertir, puedes recurrir a LEDs, pues te permitirán personalizar y adaptar el mensaje que quieras dar. La limpieza, tu aliada Si Raúl y Lineker son, según la clasificación de la UEFA, los jugadores más limpios de Europa -nunca fueron expulsados-, tu restaurante debería intentar serlo, por lo menos, de tu ciudad: ventanas, puertas, escaparates e incluso la misma entrada al bar deben estar impolutas. Pocos clientes se aventurarían a entrar en un local cuya entrada esté llena de mugre. La carta, siempre bien visible En la era de los clientes 2.0, donde todas las experiencias se comentan en webs y redes sociales, es preferible que los usuarios conozcan antes de entrar todos los platos y precios para saber qué tipo de restaurante eres, que no se lleven una sorpresa después con los costes o el tipo de cocina, pues no dudarán en compartir con el resto de usuarios una experiencia negativa. ¿Tienes WiFi? Presume de él Avisa a tus clientes de que tienes WiFi desde la misma entrada. Bien visible. Aunque no lo creas, es un reclamo muy potente para atraer consumidores desde la calle. Hoy en día, entre dos locales similares, si uno tiene conexión y otro no, la mayoría se decidirán por el primero. Además, para tu restaurante es una inversión segura: En un local con WiFi, un cliente consume hasta un 70% más de productos. Una cafetería con WiFi gratuito puede aumentar los ingresos hasta en un 80%. Un 37% de los clientes valora más el WiFi que la calidad del café. Promociona lo que te hace diferente Es posible que una cerveza o una hamburguesa las puedan conseguir en varios sitios de una misma zona, por lo que si apuestas por iniciativas para diferenciarte (música en directo, noches temáticas, retransmisión de eventos deportivos…), que sean visibles desde la calle, ya sea con una pizarra o un cartel anunciador. Escoge bien tus colores Algunos como Schuster tendrían problemas en este punto -jugó para Barça, Atleti y Real Madrid-, pero escoger el color adecuado para la fachada y entrada de tu restaurante, además de para la decoración que sea visible desde la calle, es un elemento esencial para captar clientes. Es lo que en marketing se llama “psicología del color”, disciplina que analiza cómo afectan los colores en la percepción y conducta de las personas. Por esto, al diseñar tu imagen de marca debes ser especialmente cuidadoso con la información que “envías” a los usuarios. Aunque no tenemos espacio para analizar todos los colores y gamas, aquí tienes alguna de las asociaciones más comunes: Rojo: Transmite calidez, pasión y visceralidad. Este color cálido no será el más adecuado si quieres evocar tranquilidad. Blanco: Esta gama se asocia a la pureza, la limpieza y la nobleza, un buen color por lo tanto para todos aquellos negocios que tengan que ver con la cocina. Azul: Es percibido como un lugar seguro, que genera confianza. Al ser un color frío, consigue que las personas se sientan tranquilas. Amarillo: Un color que transmite esperanza, motivación, optimismo. En definitiva, buenas vibraciones y energía positiva. Negro: El color de la sofisticación por excelencia, evoca valor y prestigio. Puede funcionar bien si se quiere transmitir sofisticación.

Síguenos en redes sociales

10,2 k followers 2.9k fans

Tweets #LoVemosEnElBar


@VodafoneEmpresa
@VodafoneEmpresa

Hoy nos jugamos el pase a las semis de #LigadeNaciones 🏆 🇭🇷 Croacia vs 🇪🇸 España ¿Tienes todo preparado? En #LoVemosEnElBar te contamos cómo ambientar tu bar para atraer más clientes 👉 https://t.co/NHFySHCym4 https://t.co/3qCbGuQxbE


@VodafoneEmpresa
@VodafoneEmpresa

⚽ Llena tu bar con el mejor #Fútbol, llena tu bar con #VodafoneTVBares: ✅ LaLiga Santander ✅ LaLiga 1|2|3 ✅ Copa del Rey ✅ UEFA Champions League ✅ UEFA Europea League Infórmate en 👉 https://t.co/y2RELatUSw o en el nº gratuito 1443 #LoVemosEnElBar https://t.co/S9C2JvIt9O


@VodafoneEmpresa
@VodafoneEmpresa

✅ Madrugar y levantar la persiana del bar es un reto ✅ Hacerlo con buena cara, un desafío ✅ Por contagiar una sonrisa te mereces una medalla Y con los consejos de #LoVemosEnElBar, tu equipo más motivado para ganar la Champions de #Hosteleríahttps://t.co/g30AWaLISU


@VodafoneEmpresa
@VodafoneEmpresa

Calzar el último modelo de botas no hace a un futbolista ser el mejor. Lo mismo pasa con los negocios de #Hostelería. Desde #LoVemosEnElBar te damos estos consejos para mostrar tu mejor cara: https://t.co/AmwCCFW7oe ✅ Presume de #WiFi ✅ Promociona lo que te hace diferente


Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web.

Si continúa utilizando este sitio asumiremos que está de acuerdo... Más información