En La Barra hablamos de

ambiente

¿Lo escuchas? Sí, exacto, son los acordes del himno futbolero por antonomasia, esas notas que no por conocidas dejan de evocar el sueño de ver a tu equipo levantar la “orejona”, un coro de voces que solo con oírlo pone tu piel de gallina y te hace visualizar a los futbolistas formando concentrados, listos para darlo todo. Sí, vuelve la Champions League:   Y, con ella, vuelven los aficionados a llenar tu bar y vuelven sus voces -no tan celestiales como las del  himno- que piden otra ronda, una ración, un vaso de agua para afinar las gargantas o un café para permanecer despiertos y no perderse ni una jugada. Y vuelven los beneficios. Porque la Champions es la competición que, junto con la Eurocopa o el Mundial, más futboleros mueve a los bares. Si todo va bien para los intereses de los equipos españoles, el torneo será todavía largo, por lo que estos aficionados seguirán buscando en las próximas semanas un bar donde reunirse y empujar a su equipo. Por esto, es esencial que en tu local se encuentren mejor que en casa, que disfruten de una atmósfera sin igual y que sean conscientes de que, por fin, han encontrado su lugar para ver los partidos. Para conseguirlo, te recordamos cómo poner tu bar a punto para un día de fútbol y cómo rentabilizar las retransmisiones, pero además hemos preparado una lista de canciones especial para que, hasta que los comentaristas alcen sus voces y en el descanso, tu bar suene a fútbol de Champions.  De los himnos oficiales a los oficiosos, de canciones de grada a éxitos con los que los equipos Champions celebran las victorias, desde Plácido Domingo a AC/DC, del Arrebato a The Class: 50 canciones para que tu bar atrone fútbol. *Recuerda que esta lista es para que te inspires y obtengas ideas para una noche de Champions. La reproducción de listas de Spotify en un bar puede ser objeto de sanción. Para poder utilizar cualquier obra musical o audiovisual protegida, ya sea nacional o extranjera, necesitas una licencia SGAE.

El marketing es un mundo en constante evolución, tanto como los colores de las botas de los futbolistas. Sin embargo, dejando por un momento a un lado tendencias más actuales como el neuromarketing o el marketing automation, existe una rama que no por conocida ha perdido ni un ápice de efectividad para bares y restaurantes, el marketing visual. En el mundo del fútbol funciona igual, por eso los anuncios de calzoncillos los protagonizan Ljungberg, Beckham, Figo y Cannavaro mientras que Rooney, Di María, Tévez, Rustu, Jaap Stam y Mariano Pernía todavía están esperando una llamada. Vestidos. Bromas aparte, ¿qué es entonces el marketing visual? Se trata de la disciplina que estudia cómo utilizar elementos visuales para comunicar aquello que quieres transmitir sobre tu marca o negocio y orientar la decisión de compra. Si no te ha quedado del todo claro o le ves una aplicación para tu restaurante, apunta estas 7 tácticas: 1. Diseño y mobiliario acorde a tu comida Comer es un placer y, como tal, el cliente busca que sea una experiencia de la que disfrutar. Por eso, es necesario que se sienta realmente a gusto el tiempo que permanezca en tu restaurante. Pero para que así sea, primero tienes que captar su atención y conseguir que entre. El interiorismo es esencial para ello: Hay que atraer a los clientes desde la calle, por lo que es recomendable que el salón sea visible desde la misma. Escoge bien los colores, en consonancia con el tipo de comida que ofrezcas y la imagen que desees trasladar: evita los azules, el subconsciente lo asocia a toxinas y puede producir pérdida de apetito; los neutros dan imagen de seriedad y elegancia; los oscuros transmiten un ambiente más íntimo y acogedor; los claros y blancos se asocian a una imagen más fresca y desenfadada. Piensa la distribución de las mesas: tienen que estar lo suficientemente separadas para que no sea incómodo ni den sensación de agobio. No ubiques clientes al lado del baño o de la puerta. Otros elementos como la cubertería, las mesas y sillas o la barra deberán coordinarse con la decoración y complementar la idea que se quiera dar del restaurante. 2. Iluminación, en su justa medida El consejo aquí es claro y conciso: la iluminación tiene que transmitir intimidad y comodidad, por lo que no debe ser ni demasiado clara como en una tienda o un supermercado ni demasiado oscura. A ser posible, que sirva para potenciar colores y texturas. 3. Ubicación del producto En tu establecimiento hay ubicaciones preferentes para llamar la atención del usuario y orientar su decisión de compra. Por ejemplo, habrás percibido que algunos restaurantes sitúan cerca de las mesas los botelleros de vino para incentivar, a través del subconsciente, las ganas de consumir este producto en concreto. Otro ejemplo lo habrás visto en las marisquerías, que disponen de una pecera desde donde poder seleccionar el producto. En esta línea, los establecimientos especializados en carne suelen mostrar las piezas o cortes, ya sea en el escaparate o en una vitrina en el interior. Por último, no es extraño ver las botellas de bebidas detrás de la barra. De este modo, cuando un cliente va a pedir, ve toda la gama de producto, desde las marcas más asequibles a otras más caras. 4. La carta, esencial en tu estrategia de marketing visual Olvídate de cartas con cientos de platos que “aburran” a tus clientes y generen más dudas y desconcierto que apetito. En otras palabras, no seas como Denílson en el Betis, 500 regates y nula efectividad. Sé más como Busquets, pocos toques y todos con criterio. A nivel de diseño, destaca tipográficamente los platos más representativos del local, los de temporada o aquellas nuevas creaciones culinarias que quieres que prueben los comensales, es decir, lo que más te interese vender. En este punto, según El Tenedor, los clientes prestan más atención a los platos ubicados en la zona superior derecha de la carta y en la esquina inferior izquierda, el denominado “Triángulo de oro” de la restauración. Otros consejos: Incorpora una explicación breve de cada plato. Palabras como “fresco”, “orgánico”, “local” o “kilómetro 0” suelen funcionar bien. Si es posible, incluye una fotografía de los platos (o al menos de los más destacados). Recuerda que el hambre también entra por los ojos. Que sean realistas y apetitosas, nada de imágenes de Internet. Escoge bien los colores de la carta: vuelve a evitar el azul y elige otros como el verde, que transmite frescura y que el producto es saludable; o el naranja, que incentiva el apetito. Juega con el tamaño de las imágenes: Los productos que quieras vender por tener un margen más alto, ilústralos con fotografías más de mayor tamaño. Si un plato no vende, elimínalo de la carta. Ejemplo de carta breve, con un diseño sobrio, en la que se resaltan las especialidades y se incluyen imágenes cuidadas 5. Aprovechamiento de soportes para promociones Cuando buscas dar a conocer tus promociones y ofertas, utilizar todos los soportes a tu alcance puede marcar la diferencia entre el éxito y el fracaso de la iniciativa. Desde las clásicas pizarras a pantallas donde colocar vídeos con ofertas especiales, pasando por carteles en el centro de mesa o manteles de papel serigrafiados. Cualquier soporte es útil para “entrar por los ojos” del cliente, el objetivo del marketing visual. 6. Flyers o folletos La clave en este caso es definir perfectamente el mensaje que se quiere dar y resaltarlo gráficamente, no incluir tal cantidad de impactos que parezca la sección de anuncios del periódico. Puedes utilizar los flyers como soporte para dar a conocer menús especiales, ofertas, servicios a los clientes, eventos especiales o retransmisiones deportivas. A nivel de diseño, no olvides destacar aquellos beneficios que puedan hacer a un potencial cliente decantarse por tu restaurante frente a la competencia: precios, tamaño, calidad de los productos o velocidad en el servicio o la entrega, por ejemplo. Importantísimo: Cuida la resolución de las imágenes, que al imprimirlas se vean totalmente nítidas. Una imagen borrosa o descuidada empeorará la percepción del posible cliente. Por último, aunque no menos importante, incluye un texto que incite a la acción: “Sólo hoy”, “Promoción limitada”, “Válida hasta fin de existencias”, etc. Este flyer contiene los horarios, imágenes en alta resolución, una llamada a la acción y, además, resalta el precio.  7. El packaging, un reflejo en movimiento de tu restaurante Si tienes servicio a domicilio o para llevar, presta especial atención al packaging o embalaje de los productos. Ten en cuenta que es un elemento que contribuye a hacer imagen de marca y que, además, está en constante movimiento, pues depende de dónde lo lleve el cliente o repartidor, por lo que el alcance e impacto de tu servicio se incrementa. No te compliques en exceso, un diseño sencillo pero cuidado puede dar muy buenos resultados. Veámoslo con el ejemplo de Embutique, una empresa de comida española en Londres. En sus envases incluye el logo, el nombre de la empresa, una breve descripción del tipo de comida y, en las bolsas, frases con las que captar la atención. Además, introduce en cada envío una tarjeta.

¿Lo escuchas? Sí, exacto, son los acordes del himno futbolero por antonomasia, esas notas que no por conocidas dejan de evocar el sueño de ver a tu equipo levantar la “orejona”, un coro de voces que solo con oírlo pone tu piel de gallina y te hace visualizar a los futbolistas formando concentrados, listos para darlo todo. Sí, vuelve la Champions League:   Y, con ella, vuelven los aficionados a llenar tu bar y vuelven sus voces -no tan celestiales como las del  himno- que piden otra ronda, una ración, un vaso de agua para afinar las gargantas o un café para permanecer despiertos y no perderse ni una jugada. Y vuelven los beneficios. Porque la Champions es la competición que, junto con la Eurocopa o el Mundial, más futboleros mueve a los bares. Si todo va bien para los intereses de los equipos españoles, el torneo será todavía largo, por lo que estos aficionados seguirán buscando en las próximas semanas un bar donde reunirse y empujar a su equipo. Por esto, es esencial que en tu local se encuentren mejor que en casa, que disfruten de una atmósfera sin igual y que sean conscientes de que, por fin, han encontrado su lugar para ver los partidos. Para conseguirlo, te recordamos cómo poner tu bar a punto para un día de fútbol y cómo rentabilizar las retransmisiones, pero además hemos preparado una lista de canciones especial para que, hasta que los comentaristas alcen sus voces y en el descanso, tu bar suene a fútbol de Champions.  De los himnos oficiales a los oficiosos, de canciones de grada a éxitos con los que los equipos Champions celebran las victorias, desde Plácido Domingo a AC/DC, del Arrebato a The Class: 50 canciones para que tu bar atrone fútbol. *Recuerda que esta lista es para que te inspires y obtengas ideas para una noche de Champions. La reproducción de listas de Spotify en un bar puede ser objeto de sanción. Para poder utilizar cualquier obra musical o audiovisual protegida, ya sea nacional o extranjera, necesitas una licencia SGAE.

El marketing es un mundo en constante evolución, tanto como los colores de las botas de los futbolistas. Sin embargo, dejando por un momento a un lado tendencias más actuales como el neuromarketing o el marketing automation, existe una rama que no por conocida ha perdido ni un ápice de efectividad para bares y restaurantes, el marketing visual. En el mundo del fútbol funciona igual, por eso los anuncios de calzoncillos los protagonizan Ljungberg, Beckham, Figo y Cannavaro mientras que Rooney, Di María, Tévez, Rustu, Jaap Stam y Mariano Pernía todavía están esperando una llamada. Vestidos. Bromas aparte, ¿qué es entonces el marketing visual? Se trata de la disciplina que estudia cómo utilizar elementos visuales para comunicar aquello que quieres transmitir sobre tu marca o negocio y orientar la decisión de compra. Si no te ha quedado del todo claro o le ves una aplicación para tu restaurante, apunta estas 7 tácticas: 1. Diseño y mobiliario acorde a tu comida Comer es un placer y, como tal, el cliente busca que sea una experiencia de la que disfrutar. Por eso, es necesario que se sienta realmente a gusto el tiempo que permanezca en tu restaurante. Pero para que así sea, primero tienes que captar su atención y conseguir que entre. El interiorismo es esencial para ello: Hay que atraer a los clientes desde la calle, por lo que es recomendable que el salón sea visible desde la misma. Escoge bien los colores, en consonancia con el tipo de comida que ofrezcas y la imagen que desees trasladar: evita los azules, el subconsciente lo asocia a toxinas y puede producir pérdida de apetito; los neutros dan imagen de seriedad y elegancia; los oscuros transmiten un ambiente más íntimo y acogedor; los claros y blancos se asocian a una imagen más fresca y desenfadada. Piensa la distribución de las mesas: tienen que estar lo suficientemente separadas para que no sea incómodo ni den sensación de agobio. No ubiques clientes al lado del baño o de la puerta. Otros elementos como la cubertería, las mesas y sillas o la barra deberán coordinarse con la decoración y complementar la idea que se quiera dar del restaurante. 2. Iluminación, en su justa medida El consejo aquí es claro y conciso: la iluminación tiene que transmitir intimidad y comodidad, por lo que no debe ser ni demasiado clara como en una tienda o un supermercado ni demasiado oscura. A ser posible, que sirva para potenciar colores y texturas. 3. Ubicación del producto En tu establecimiento hay ubicaciones preferentes para llamar la atención del usuario y orientar su decisión de compra. Por ejemplo, habrás percibido que algunos restaurantes sitúan cerca de las mesas los botelleros de vino para incentivar, a través del subconsciente, las ganas de consumir este producto en concreto. Otro ejemplo lo habrás visto en las marisquerías, que disponen de una pecera desde donde poder seleccionar el producto. En esta línea, los establecimientos especializados en carne suelen mostrar las piezas o cortes, ya sea en el escaparate o en una vitrina en el interior. Por último, no es extraño ver las botellas de bebidas detrás de la barra. De este modo, cuando un cliente va a pedir, ve toda la gama de producto, desde las marcas más asequibles a otras más caras. 4. La carta, esencial en tu estrategia de marketing visual Olvídate de cartas con cientos de platos que “aburran” a tus clientes y generen más dudas y desconcierto que apetito. En otras palabras, no seas como Denílson en el Betis, 500 regates y nula efectividad. Sé más como Busquets, pocos toques y todos con criterio. A nivel de diseño, destaca tipográficamente los platos más representativos del local, los de temporada o aquellas nuevas creaciones culinarias que quieres que prueben los comensales, es decir, lo que más te interese vender. En este punto, según El Tenedor, los clientes prestan más atención a los platos ubicados en la zona superior derecha de la carta y en la esquina inferior izquierda, el denominado “Triángulo de oro” de la restauración. Otros consejos: Incorpora una explicación breve de cada plato. Palabras como “fresco”, “orgánico”, “local” o “kilómetro 0” suelen funcionar bien. Si es posible, incluye una fotografía de los platos (o al menos de los más destacados). Recuerda que el hambre también entra por los ojos. Que sean realistas y apetitosas, nada de imágenes de Internet. Escoge bien los colores de la carta: vuelve a evitar el azul y elige otros como el verde, que transmite frescura y que el producto es saludable; o el naranja, que incentiva el apetito. Juega con el tamaño de las imágenes: Los productos que quieras vender por tener un margen más alto, ilústralos con fotografías más de mayor tamaño. Si un plato no vende, elimínalo de la carta. Ejemplo de carta breve, con un diseño sobrio, en la que se resaltan las especialidades y se incluyen imágenes cuidadas 5. Aprovechamiento de soportes para promociones Cuando buscas dar a conocer tus promociones y ofertas, utilizar todos los soportes a tu alcance puede marcar la diferencia entre el éxito y el fracaso de la iniciativa. Desde las clásicas pizarras a pantallas donde colocar vídeos con ofertas especiales, pasando por carteles en el centro de mesa o manteles de papel serigrafiados. Cualquier soporte es útil para “entrar por los ojos” del cliente, el objetivo del marketing visual. 6. Flyers o folletos La clave en este caso es definir perfectamente el mensaje que se quiere dar y resaltarlo gráficamente, no incluir tal cantidad de impactos que parezca la sección de anuncios del periódico. Puedes utilizar los flyers como soporte para dar a conocer menús especiales, ofertas, servicios a los clientes, eventos especiales o retransmisiones deportivas. A nivel de diseño, no olvides destacar aquellos beneficios que puedan hacer a un potencial cliente decantarse por tu restaurante frente a la competencia: precios, tamaño, calidad de los productos o velocidad en el servicio o la entrega, por ejemplo. Importantísimo: Cuida la resolución de las imágenes, que al imprimirlas se vean totalmente nítidas. Una imagen borrosa o descuidada empeorará la percepción del posible cliente. Por último, aunque no menos importante, incluye un texto que incite a la acción: “Sólo hoy”, “Promoción limitada”, “Válida hasta fin de existencias”, etc. Este flyer contiene los horarios, imágenes en alta resolución, una llamada a la acción y, además, resalta el precio.  7. El packaging, un reflejo en movimiento de tu restaurante Si tienes servicio a domicilio o para llevar, presta especial atención al packaging o embalaje de los productos. Ten en cuenta que es un elemento que contribuye a hacer imagen de marca y que, además, está en constante movimiento, pues depende de dónde lo lleve el cliente o repartidor, por lo que el alcance e impacto de tu servicio se incrementa. No te compliques en exceso, un diseño sencillo pero cuidado puede dar muy buenos resultados. Veámoslo con el ejemplo de Embutique, una empresa de comida española en Londres. En sus envases incluye el logo, el nombre de la empresa, una breve descripción del tipo de comida y, en las bolsas, frases con las que captar la atención. Además, introduce en cada envío una tarjeta.

De acuerdo, el bar de Paco tiene los banderines del Salamanca de todas las temporadas, el de Jose una foto firmada de Pandiani y el de la esquina de tu casa un futbolín como está mandado, con monigotes con las dos piernas y barras metálicas. No te quitamos razón, pero… ¿a que si pusiesen un banderín del Breogán, una foto de Iturriaga y una canasta del Alcampo no serían bares de baloncesto? Pues eso, que son bares donde el fútbol se ve muy a gusto, donde siempre encuentras a alguien con quien comentar el olfato goleador de Mascherano o donde has pasado algunos de los mejores momentos viendo a tu equipo, pero bares futboleros, del todo, no son. Y es que las comparaciones son odiosas, pero a lo largo y ancho del mundo hay algunos dueños de bares que han decidido que los suyos rezumen fútbol por las cuatro paredes. En #LoVemosEnElBar nos hemos puesto en plan Xabier Azkargorta -o Bora Milutinovic, como prefieras-  y nos hemos dado una vuelta por el planeta buscando la esencia del balompié sin importarnos lo lejos que esté el país. Estos son nuestros 4 bares 100% futboleros favoritos: Sinnotts, Dublín Al fútbol en este bar le pasa lo que le sucedía a Zigic con Munitis, que tenían que compartir protagonismo para triunfar. En este caso, con el rugby. Típica y auténtica taberna irlandesa (¡abierta desde 1840!) donde cada partido es una fiesta, especialmente cuando juega su selección -la del balón redondo o la del balón oval-. Y si no juega el combinado nacional, no te preocupes: la Premier se sigue con devoción. Todo el que ha estado dice que seguir allí un partido es algo único, pero si por lo que sea en vez de poner el partido de tu equipo están con el Doncaster- Rotherham de League One o con el Finn Harps-Limerick de la liga local, no te preocupes, tienen 14 pantallas y seguro que si miras a otro lado encuentras lo que buscas. Fuente: Facebook Sinnotts Y como recurso de última hora, si en el Sinnotts no hay suerte, prueba en el DTwo. Por si sus 20 pantallas o sus asientos estilo estadio de fútbol no fuesen razón suficiente, una imagen vale más que mil palabras: Fuente: Dtwo El Banderín, Buenos Aires En pocos lugares se vive la pasión del fútbol como en Argentina. Lo que ocurre en el campo, con aficionados animando y saltando durante todo el partido, tiene su reflejo en los bares, con auténticos locales-museo donde el verdadero protagonista es el fútbol. Pero si tuviésemos que elegir uno, sin duda nos quedaríamos con el bonaerense El Banderín. Fundado en 1929, su dueño comenzó coleccionando banderines de River Plate y… acabó así: Fuentes: Pinterest Una visita indispensable si estás en Buenos Aires. Ver un partido entre esas cuatro paredes, con la camiseta de Caniggia firmada como testigo, banderines de equipos de todo el mundo a tu alrededor y escuchando a Víctor Hugo Morales no tiene precio si te gusta el fútbol. También se comenta que su café es espectacular, aunque ya sabemos que a los futboleros les suelen gustar más las bebidas con cebada.   São Cristovão Bar e Restaurante, Sao Paulo No salimos de Sudamérica y viajamos hasta la cuna del Pentacampeão do Mundo, Brasil, cuna de Pelé, Mané Garrincha, “El fenómeno” Ronaldo, “El Doctor” Sócrates, Jairzinho o Romario, pero también de Claudemir Vitor, Douglas, Rochemback, Renaldo o Marol Brandao (famoso por acertar una Quiniela cuando jugaba en el Valladolid), que de todo tiene que haber. En Sao Paulo, más concretamente en Vila Madalena, se ubica el São Cristovão, una oda al fútbol con forma de restaurante. Haya partido o no, la visita es obligada. Todo lo que tenga que ver con el balompié tiene cabida en sus paredes: cuadros, fotos, bufandas, banderines, camisetas… Recuerdos de los equipos locales pero también de otros internacionales tan “exóticos” -futbolísticamente hablando- como el Brann noruego, el Budapest Honvéd o la selección de Angola. Fuente: Facebook São Cristovão 442 Soccer Bar, Portland Un oasis en el desierto. Esta sería la mejor definición del 442 Soccer Bar, un bar futbolero en un país donde el béisbol, el fútbol americano o el hockey sobre hielo acaparan gran parte de la afición y la atención deportiva. Por eso tiene más mérito todavía regentar un local de este tipo en Oregón. La iniciativa fue de Muhamed Mujcic-Mufko, un bosnio que vio cómo su selección se clasificaba por primera vez para el Mundial de 2014. Cuatro años antes abrió su bar, repleto ahora de camisetas y banderas de clubes de todo el mundo: Tottenham, Everton, Inter, Arsenal, Barcelona, Bayern… Y, por supuesto, referencias a su selección y a alguna de sus estrellas, como Pjanic o Spahic (los aficionados del Sevilla seguro que recuerdan alguno de sus despejes y sus rivales probablemente guarden todavía alguna marca en sus espinillas). Fuente: Portland Monthly

Partiendo de la base de que un futbolista que tenga las mejores botas o la camiseta más bonita no tiene por qué ser el mejor, con los restaurantes pasaría algo similar. La fachada, el escaparate o la apariencia exterior no lo es todo, lo realmente importante es su atención y comida, pero no hay duda de que cuidar el aspecto ayuda, y mucho, a atraer clientes. El refranero es sabio y uno de los clásicos ya lo avisaba: “El hábito no hace al monje”. A este dicho algunos han añadido “pero lo distingue”. Y no podemos estar más de acuerdo. Por eso, a la hora de llamar la atención de los viandantes que pasan por delante de un restaurante, algunos propietarios intentan captarles con sus mejores carnes o pescados, otros lo llenan de reclamos con menús especiales y ofertas y otros tratan de transmitir sofisticación con elementos decorativos. Por esto, desde #LoVemosEnElBar os damos algunos consejos para mostrar a los posibles clientes la mejor cara del restaurante: Descubre tu interior No, no es una frase motivacional que poner en una taza ni un anuncio de clases de yoga. Los restaurantes desde cuya fachada no se ve absolutamente nada del interior tienden a ser sospechosos para los clientes, que se los imaginan más oscuros que el futuro de Chygrynskiy y Douglas en el Barça. Por eso, es importante que se pueda ver el interior desde el escaparate, pero cuidado: debe haber un equilibrio entre transparencia y privacidad, que no se pueda escudriñar cada ingrediente que estén probando los comensales. La clave, mostrar siendo sugerente, no totalmente explícito. Exposición de objetos Si optas por la exposición en el escaparate de objetos o alimentos (carne, pescados, frutas, verduras, etc.), es importante que no esté totalmente lleno, pues no conseguirás captar la atención del usuario hacia un punto concreto, dispersándola. Por ejemplo, si trabajas con verduras recién cogidas de la huerta y con un aspecto espectacular, que sea el eje central de tu exposición; si tienes unos filetes de buey de un tamaño ingente, aprovéchalo, pero no los rodees de distracciones y dales casi todo el protagonismo. El cartel Es importante que sea legible a distancia y que sea visible tanto de día como de noche (ya sea mediante iluminación propia o aprovechando la iluminación de las calles). Es necesario también estudiar su ubicación para que ni los reflejos del sol ni las farolas de la calle puedan imposibilitar la visión. Si tienes la posibilidad de invertir, puedes recurrir a LEDs, pues te permitirán personalizar y adaptar el mensaje que quieras dar. La limpieza, tu aliada Si Raúl y Lineker son, según la clasificación de la UEFA, los jugadores más limpios de Europa -nunca fueron expulsados-, tu restaurante debería intentar serlo, por lo menos, de tu ciudad: ventanas, puertas, escaparates e incluso la misma entrada al bar deben estar impolutas. Pocos clientes se aventurarían a entrar en un local cuya entrada esté llena de mugre. La carta, siempre bien visible En la era de los clientes 2.0, donde todas las experiencias se comentan en webs y redes sociales, es preferible que los usuarios conozcan antes de entrar todos los platos y precios para saber qué tipo de restaurante eres, que no se lleven una sorpresa después con los costes o el tipo de cocina, pues no dudarán en compartir con el resto de usuarios una experiencia negativa. ¿Tienes WiFi? Presume de él Avisa a tus clientes de que tienes WiFi desde la misma entrada. Bien visible. Aunque no lo creas, es un reclamo muy potente para atraer consumidores desde la calle. Hoy en día, entre dos locales similares, si uno tiene conexión y otro no, la mayoría se decidirán por el primero. Además, para tu restaurante es una inversión segura: En un local con WiFi, un cliente consume hasta un 70% más de productos. Una cafetería con WiFi gratuito puede aumentar los ingresos hasta en un 80%. Un 37% de los clientes valora más el WiFi que la calidad del café. Promociona lo que te hace diferente Es posible que una cerveza o una hamburguesa las puedan conseguir en varios sitios de una misma zona, por lo que si apuestas por iniciativas para diferenciarte (música en directo, noches temáticas, retransmisión de eventos deportivos…), que sean visibles desde la calle, ya sea con una pizarra o un cartel anunciador. Escoge bien tus colores Algunos como Schuster tendrían problemas en este punto -jugó para Barça, Atleti y Real Madrid-, pero escoger el color adecuado para la fachada y entrada de tu restaurante, además de para la decoración que sea visible desde la calle, es un elemento esencial para captar clientes. Es lo que en marketing se llama “psicología del color”, disciplina que analiza cómo afectan los colores en la percepción y conducta de las personas. Por esto, al diseñar tu imagen de marca debes ser especialmente cuidadoso con la información que “envías” a los usuarios. Aunque no tenemos espacio para analizar todos los colores y gamas, aquí tienes alguna de las asociaciones más comunes: Rojo: Transmite calidez, pasión y visceralidad. Este color cálido no será el más adecuado si quieres evocar tranquilidad. Blanco: Esta gama se asocia a la pureza, la limpieza y la nobleza, un buen color por lo tanto para todos aquellos negocios que tengan que ver con la cocina. Azul: Es percibido como un lugar seguro, que genera confianza. Al ser un color frío, consigue que las personas se sientan tranquilas. Amarillo: Un color que transmite esperanza, motivación, optimismo. En definitiva, buenas vibraciones y energía positiva. Negro: El color de la sofisticación por excelencia, evoca valor y prestigio. Puede funcionar bien si se quiere transmitir sofisticación.

De acuerdo, el bar de Paco tiene los banderines del Salamanca de todas las temporadas, el de Jose una foto firmada de Pandiani y el de la esquina de tu casa un futbolín como está mandado, con monigotes con las dos piernas y barras metálicas. No te quitamos razón, pero… ¿a que si pusiesen un banderín del Breogán, una foto de Iturriaga y una canasta del Alcampo no serían bares de baloncesto? Pues eso, que son bares donde el fútbol se ve muy a gusto, donde siempre encuentras a alguien con quien comentar el olfato goleador de Mascherano o donde has pasado algunos de los mejores momentos viendo a tu equipo, pero bares futboleros, del todo, no son. Y es que las comparaciones son odiosas, pero a lo largo y ancho del mundo hay algunos dueños de bares que han decidido que los suyos rezumen fútbol por las cuatro paredes. En #LoVemosEnElBar nos hemos puesto en plan Xabier Azkargorta -o Bora Milutinovic, como prefieras-  y nos hemos dado una vuelta por el planeta buscando la esencia del balompié sin importarnos lo lejos que esté el país. Estos son nuestros 4 bares 100% futboleros favoritos: Sinnotts, Dublín Al fútbol en este bar le pasa lo que le sucedía a Zigic con Munitis, que tenían que compartir protagonismo para triunfar. En este caso, con el rugby. Típica y auténtica taberna irlandesa (¡abierta desde 1840!) donde cada partido es una fiesta, especialmente cuando juega su selección -la del balón redondo o la del balón oval-. Y si no juega el combinado nacional, no te preocupes: la Premier se sigue con devoción. Todo el que ha estado dice que seguir allí un partido es algo único, pero si por lo que sea en vez de poner el partido de tu equipo están con el Doncaster- Rotherham de League One o con el Finn Harps-Limerick de la liga local, no te preocupes, tienen 14 pantallas y seguro que si miras a otro lado encuentras lo que buscas. Fuente: Facebook Sinnotts Y como recurso de última hora, si en el Sinnotts no hay suerte, prueba en el DTwo. Por si sus 20 pantallas o sus asientos estilo estadio de fútbol no fuesen razón suficiente, una imagen vale más que mil palabras: Fuente: Dtwo El Banderín, Buenos Aires En pocos lugares se vive la pasión del fútbol como en Argentina. Lo que ocurre en el campo, con aficionados animando y saltando durante todo el partido, tiene su reflejo en los bares, con auténticos locales-museo donde el verdadero protagonista es el fútbol. Pero si tuviésemos que elegir uno, sin duda nos quedaríamos con el bonaerense El Banderín. Fundado en 1929, su dueño comenzó coleccionando banderines de River Plate y… acabó así: Fuentes: Pinterest Una visita indispensable si estás en Buenos Aires. Ver un partido entre esas cuatro paredes, con la camiseta de Caniggia firmada como testigo, banderines de equipos de todo el mundo a tu alrededor y escuchando a Víctor Hugo Morales no tiene precio si te gusta el fútbol. También se comenta que su café es espectacular, aunque ya sabemos que a los futboleros les suelen gustar más las bebidas con cebada.   São Cristovão Bar e Restaurante, Sao Paulo No salimos de Sudamérica y viajamos hasta la cuna del Pentacampeão do Mundo, Brasil, cuna de Pelé, Mané Garrincha, “El fenómeno” Ronaldo, “El Doctor” Sócrates, Jairzinho o Romario, pero también de Claudemir Vitor, Douglas, Rochemback, Renaldo o Marol Brandao (famoso por acertar una Quiniela cuando jugaba en el Valladolid), que de todo tiene que haber. En Sao Paulo, más concretamente en Vila Madalena, se ubica el São Cristovão, una oda al fútbol con forma de restaurante. Haya partido o no, la visita es obligada. Todo lo que tenga que ver con el balompié tiene cabida en sus paredes: cuadros, fotos, bufandas, banderines, camisetas… Recuerdos de los equipos locales pero también de otros internacionales tan “exóticos” -futbolísticamente hablando- como el Brann noruego, el Budapest Honvéd o la selección de Angola. Fuente: Facebook São Cristovão 442 Soccer Bar, Portland Un oasis en el desierto. Esta sería la mejor definición del 442 Soccer Bar, un bar futbolero en un país donde el béisbol, el fútbol americano o el hockey sobre hielo acaparan gran parte de la afición y la atención deportiva. Por eso tiene más mérito todavía regentar un local de este tipo en Oregón. La iniciativa fue de Muhamed Mujcic-Mufko, un bosnio que vio cómo su selección se clasificaba por primera vez para el Mundial de 2014. Cuatro años antes abrió su bar, repleto ahora de camisetas y banderas de clubes de todo el mundo: Tottenham, Everton, Inter, Arsenal, Barcelona, Bayern… Y, por supuesto, referencias a su selección y a alguna de sus estrellas, como Pjanic o Spahic (los aficionados del Sevilla seguro que recuerdan alguno de sus despejes y sus rivales probablemente guarden todavía alguna marca en sus espinillas). Fuente: Portland Monthly

Partiendo de la base de que un futbolista que tenga las mejores botas o la camiseta más bonita no tiene por qué ser el mejor, con los restaurantes pasaría algo similar. La fachada, el escaparate o la apariencia exterior no lo es todo, lo realmente importante es su atención y comida, pero no hay duda de que cuidar el aspecto ayuda, y mucho, a atraer clientes. El refranero es sabio y uno de los clásicos ya lo avisaba: “El hábito no hace al monje”. A este dicho algunos han añadido “pero lo distingue”. Y no podemos estar más de acuerdo. Por eso, a la hora de llamar la atención de los viandantes que pasan por delante de un restaurante, algunos propietarios intentan captarles con sus mejores carnes o pescados, otros lo llenan de reclamos con menús especiales y ofertas y otros tratan de transmitir sofisticación con elementos decorativos. Por esto, desde #LoVemosEnElBar os damos algunos consejos para mostrar a los posibles clientes la mejor cara del restaurante: Descubre tu interior No, no es una frase motivacional que poner en una taza ni un anuncio de clases de yoga. Los restaurantes desde cuya fachada no se ve absolutamente nada del interior tienden a ser sospechosos para los clientes, que se los imaginan más oscuros que el futuro de Chygrynskiy y Douglas en el Barça. Por eso, es importante que se pueda ver el interior desde el escaparate, pero cuidado: debe haber un equilibrio entre transparencia y privacidad, que no se pueda escudriñar cada ingrediente que estén probando los comensales. La clave, mostrar siendo sugerente, no totalmente explícito. Exposición de objetos Si optas por la exposición en el escaparate de objetos o alimentos (carne, pescados, frutas, verduras, etc.), es importante que no esté totalmente lleno, pues no conseguirás captar la atención del usuario hacia un punto concreto, dispersándola. Por ejemplo, si trabajas con verduras recién cogidas de la huerta y con un aspecto espectacular, que sea el eje central de tu exposición; si tienes unos filetes de buey de un tamaño ingente, aprovéchalo, pero no los rodees de distracciones y dales casi todo el protagonismo. El cartel Es importante que sea legible a distancia y que sea visible tanto de día como de noche (ya sea mediante iluminación propia o aprovechando la iluminación de las calles). Es necesario también estudiar su ubicación para que ni los reflejos del sol ni las farolas de la calle puedan imposibilitar la visión. Si tienes la posibilidad de invertir, puedes recurrir a LEDs, pues te permitirán personalizar y adaptar el mensaje que quieras dar. La limpieza, tu aliada Si Raúl y Lineker son, según la clasificación de la UEFA, los jugadores más limpios de Europa -nunca fueron expulsados-, tu restaurante debería intentar serlo, por lo menos, de tu ciudad: ventanas, puertas, escaparates e incluso la misma entrada al bar deben estar impolutas. Pocos clientes se aventurarían a entrar en un local cuya entrada esté llena de mugre. La carta, siempre bien visible En la era de los clientes 2.0, donde todas las experiencias se comentan en webs y redes sociales, es preferible que los usuarios conozcan antes de entrar todos los platos y precios para saber qué tipo de restaurante eres, que no se lleven una sorpresa después con los costes o el tipo de cocina, pues no dudarán en compartir con el resto de usuarios una experiencia negativa. ¿Tienes WiFi? Presume de él Avisa a tus clientes de que tienes WiFi desde la misma entrada. Bien visible. Aunque no lo creas, es un reclamo muy potente para atraer consumidores desde la calle. Hoy en día, entre dos locales similares, si uno tiene conexión y otro no, la mayoría se decidirán por el primero. Además, para tu restaurante es una inversión segura: En un local con WiFi, un cliente consume hasta un 70% más de productos. Una cafetería con WiFi gratuito puede aumentar los ingresos hasta en un 80%. Un 37% de los clientes valora más el WiFi que la calidad del café. Promociona lo que te hace diferente Es posible que una cerveza o una hamburguesa las puedan conseguir en varios sitios de una misma zona, por lo que si apuestas por iniciativas para diferenciarte (música en directo, noches temáticas, retransmisión de eventos deportivos…), que sean visibles desde la calle, ya sea con una pizarra o un cartel anunciador. Escoge bien tus colores Algunos como Schuster tendrían problemas en este punto -jugó para Barça, Atleti y Real Madrid-, pero escoger el color adecuado para la fachada y entrada de tu restaurante, además de para la decoración que sea visible desde la calle, es un elemento esencial para captar clientes. Es lo que en marketing se llama “psicología del color”, disciplina que analiza cómo afectan los colores en la percepción y conducta de las personas. Por esto, al diseñar tu imagen de marca debes ser especialmente cuidadoso con la información que “envías” a los usuarios. Aunque no tenemos espacio para analizar todos los colores y gamas, aquí tienes alguna de las asociaciones más comunes: Rojo: Transmite calidez, pasión y visceralidad. Este color cálido no será el más adecuado si quieres evocar tranquilidad. Blanco: Esta gama se asocia a la pureza, la limpieza y la nobleza, un buen color por lo tanto para todos aquellos negocios que tengan que ver con la cocina. Azul: Es percibido como un lugar seguro, que genera confianza. Al ser un color frío, consigue que las personas se sientan tranquilas. Amarillo: Un color que transmite esperanza, motivación, optimismo. En definitiva, buenas vibraciones y energía positiva. Negro: El color de la sofisticación por excelencia, evoca valor y prestigio. Puede funcionar bien si se quiere transmitir sofisticación.

David contra Goliat, un recién ascendido frente a “El Rey de Copas”, dos ciudades volcadas con sus equipos y una pasión compartida independientemente de que vistieses rayas blaugranas o albiazules. Y es que en el considerado para muchos como el “partido más bonito de la temporada”, cualquier cosa podía pasar. Aunque el cuadro culé partía como favorito, Vitoria entera iba a empujar a su equipo siguiendo a rajatabla su conocido “Beti Alavés”. El conjunto gasteiztarra llegaba crecido y con ganas de resarcirse de aquella fatídica final de Dortmund, donde un autogol de Delfí Geli les arrebató de la manera más cruel la copa de la UEFA a los Tomic, Desio, Karmona, Téllez, Javi Moreno, Contra o Cruyff. Pero el fútbol les deparaba otra cita para la historia y 17 años después la escuadra comandada por Manu García se enfrentaba al más difícil todavía, el Barcelona de la “MSN”. Si bien la final se jugaba en el Vicente Calderón, en #LoVemosEnElBar quisimos comprobar de primera mano cómo Vitoria-Gasteiz se volcaba desde primera hora con su equipo, el “Glorioso”. La ciudad aguardaba a que rodase el balón engalanada, con múltiples banderas decorando de blanco y azul los balcones de la capital vasca. En las calles, las gargantas calentaban motores camino del bar para ver la final de la Copa del Rey en compañía y compartir los nervios con el resto de futboleros. Precisamente uno de los establecimientos donde más seguidores vascos se concentraron fue el O’Connor’s Irish Pub, un clásico del centro de Vitoria donde el deporte juega un papel protagonista, al más puro estilo irlandés. Aficionados de todas las edades se preparaban allí para el partido desde las horas previas, ataviados con sus camisetas albiazules y dispuestos a vivir una jornada histórica. Antes del pitido inicial, Luis Touza, propietario del O’Connor’s Irish Pub, nos atendió para contarnos que el bar se abrió “en 1997, por lo que va a hacer 20 años”. En su caso particular, son ya 16 al frente y recuerda que “son muchas las anécdotas” vividas. Si tuviese que encontrar un denominador común en toda esta etapa, ese sería “el fútbol. Es un bar muy céntrico y con el deporte conseguimos juntar a todos los amigos. Especialmente en los días de fútbol, se nota mucho. Ya veis cómo está el bar hoy”. Y tanto. Los alavesistas que llenaron el O’Connor’s vibraron con su equipo, se dejaron llevar por la euforia con el gol de Theo Hernández, se vieron capaces de dar la sorpresa y, al final, aunque con una derrota, continuaron celebrando con orgullo la temporada que su equipo les ha brindado.

Acaba la Liga, comienza el verano y el ‘terraceo’. Es el ciclo de la vida. Seguro que más de una vez has pensado en instalar en una terraza en tu local (si no lo has hecho ya) para aprovechar las visitas de los turistas, los días con más horas de luz y, en general, la vidilla que el buen tiempo da a los bares. Y también, claro que sí, la pretemporada o las competiciones nacionales e internacionales que se disputan en julio y agosto (fútbol, Formula 1®, MotoGP™, Eurobasket, Campeonato del Mundo de Lanzamiento de Hueso de Oliva de Cieza…) ¿Qué necesitas para montar tu terraza? Primero de todo, consulta en tu Ayuntamiento qué mobiliario puedes instalar si tienes en mente algo fuera de lo común o mobiliario voluminoso: siempre es mejor ir sobre seguro. En cualquier caso, recuerda que lo más importante para evitar problemas es ceñirse al espacio asignado y a los horarios establecidos. Respetar el descanso de los vecinos y garantizar el correcto uso del espacio público son los dos deberes más importantes que tienes que tener en cuenta. Como ejemplo, tienes el cierre de un restaurante en el barrio de Salamanca, en Madrid, que fue sonado. 7+1 consejos para una terraza de 10 Vigila tu inversión: sí, una terraza puede ser una jugosa fuente de ingresos extra, incluso te puede salvar todo el año, pero ¡ojo con los gastos! Imagina que el buen tiempo se retrasa este año y tú ya tienes todo preparado desde hace semanas. Sería un despilfarro. Sé precavido, ten un colchón financiero para imprevistos y también contempla estas partidas: Licencias administrativas Salario del personal eventual El mobiliario que instalarás… y espacio de almacenamiento. Aumenta tu equipo en consecuencia: si tienes terraza, tendrás más clientes ocupando más espacio. Lógicamente, para prestar un servicio igual de bueno y rápido que el resto del año, tendrás que contar con manos extra. Es una buena ocasión para tirar de “canteranos” y, si demuestran su valían, llamarles el año que viene para el primer equipo. Así, estarás más seguro de tu elección y podrás formarles mejor. ¿Cobrar un suplemento? Puede que sí. Puede que no. Los clientes lo entenderán… salvo si el bar de enfrente no lo cobra. Estudia a tu competencia y trata de ser competitivo. Ten en cuenta que tu liga se juega en tu zona. Mesas para todos. Coloca mesas de diferentes tamaños para poder amoldarte a la parejita que va a tomar algo pero también al grupo que está de cena de equipo. Cuida el mobiliario y ambiente en general: aprovecha y crea un “microclima”. Haz que, además del buen tiempo, tus clientes disfruten de elementos que les aporten algo más, desde una simple sombrilla hasta un vaporizador de agua, música ambiental suave, plantas para separar la terraza de la calle o… Barra exterior. Hemos estado en verbenas de pueblo con más gente que en Cibeles, Canaletas y Neptuno celebrando un título. Por eso, piensa en qué eventos hay durante el verano en tu ciudad (fiestas patronales, festivales, etc.) y plantéate si instalar una barra para atender la terraza podría ayudarte a optimizar tu trabajo. ¿Malos humos? Trata de separar en dos espacios tu terraza: para fumadores y para no fumadores. Aunque la terraza esté (obviamente) al aire libre y esté permitido fumar, los clientes que no fumen pueden sentirse molestos. Quizás no lleguen a quejarse, porque efectivamente puedan pensar que es lo que conlleva estar al aire libre. Pero si puedes delimitar un espacio para ellos, seguro que lo agradecerán. Stanley Matthews: Cómo hemos cambiado Bola extra: eventos y acciones especiales. De manera ocasional, puedes probar a ampliar tu carta, ofrecer nuevos productos de temporada, organizar una fiesta temática mensual… ¡Sé creativo y aprovecha el buen tiempo!

David contra Goliat, un recién ascendido frente a “El Rey de Copas”, dos ciudades volcadas con sus equipos y una pasión compartida independientemente de que vistieses rayas blaugranas o albiazules. Y es que en el considerado para muchos como el “partido más bonito de la temporada”, cualquier cosa podía pasar. Aunque el cuadro culé partía como favorito, Vitoria entera iba a empujar a su equipo siguiendo a rajatabla su conocido “Beti Alavés”. El conjunto gasteiztarra llegaba crecido y con ganas de resarcirse de aquella fatídica final de Dortmund, donde un autogol de Delfí Geli les arrebató de la manera más cruel la copa de la UEFA a los Tomic, Desio, Karmona, Téllez, Javi Moreno, Contra o Cruyff. Pero el fútbol les deparaba otra cita para la historia y 17 años después la escuadra comandada por Manu García se enfrentaba al más difícil todavía, el Barcelona de la “MSN”. Si bien la final se jugaba en el Vicente Calderón, en #LoVemosEnElBar quisimos comprobar de primera mano cómo Vitoria-Gasteiz se volcaba desde primera hora con su equipo, el “Glorioso”. La ciudad aguardaba a que rodase el balón engalanada, con múltiples banderas decorando de blanco y azul los balcones de la capital vasca. En las calles, las gargantas calentaban motores camino del bar para ver la final de la Copa del Rey en compañía y compartir los nervios con el resto de futboleros. Precisamente uno de los establecimientos donde más seguidores vascos se concentraron fue el O’Connor’s Irish Pub, un clásico del centro de Vitoria donde el deporte juega un papel protagonista, al más puro estilo irlandés. Aficionados de todas las edades se preparaban allí para el partido desde las horas previas, ataviados con sus camisetas albiazules y dispuestos a vivir una jornada histórica. Antes del pitido inicial, Luis Touza, propietario del O’Connor’s Irish Pub, nos atendió para contarnos que el bar se abrió “en 1997, por lo que va a hacer 20 años”. En su caso particular, son ya 16 al frente y recuerda que “son muchas las anécdotas” vividas. Si tuviese que encontrar un denominador común en toda esta etapa, ese sería “el fútbol. Es un bar muy céntrico y con el deporte conseguimos juntar a todos los amigos. Especialmente en los días de fútbol, se nota mucho. Ya veis cómo está el bar hoy”. Y tanto. Los alavesistas que llenaron el O’Connor’s vibraron con su equipo, se dejaron llevar por la euforia con el gol de Theo Hernández, se vieron capaces de dar la sorpresa y, al final, aunque con una derrota, continuaron celebrando con orgullo la temporada que su equipo les ha brindado.

Acaba la Liga, comienza el verano y el ‘terraceo’. Es el ciclo de la vida. Seguro que más de una vez has pensado en instalar en una terraza en tu local (si no lo has hecho ya) para aprovechar las visitas de los turistas, los días con más horas de luz y, en general, la vidilla que el buen tiempo da a los bares. Y también, claro que sí, la pretemporada o las competiciones nacionales e internacionales que se disputan en julio y agosto (fútbol, Formula 1®, MotoGP™, Eurobasket, Campeonato del Mundo de Lanzamiento de Hueso de Oliva de Cieza…) ¿Qué necesitas para montar tu terraza? Primero de todo, consulta en tu Ayuntamiento qué mobiliario puedes instalar si tienes en mente algo fuera de lo común o mobiliario voluminoso: siempre es mejor ir sobre seguro. En cualquier caso, recuerda que lo más importante para evitar problemas es ceñirse al espacio asignado y a los horarios establecidos. Respetar el descanso de los vecinos y garantizar el correcto uso del espacio público son los dos deberes más importantes que tienes que tener en cuenta. Como ejemplo, tienes el cierre de un restaurante en el barrio de Salamanca, en Madrid, que fue sonado. 7+1 consejos para una terraza de 10 Vigila tu inversión: sí, una terraza puede ser una jugosa fuente de ingresos extra, incluso te puede salvar todo el año, pero ¡ojo con los gastos! Imagina que el buen tiempo se retrasa este año y tú ya tienes todo preparado desde hace semanas. Sería un despilfarro. Sé precavido, ten un colchón financiero para imprevistos y también contempla estas partidas: Licencias administrativas Salario del personal eventual El mobiliario que instalarás… y espacio de almacenamiento. Aumenta tu equipo en consecuencia: si tienes terraza, tendrás más clientes ocupando más espacio. Lógicamente, para prestar un servicio igual de bueno y rápido que el resto del año, tendrás que contar con manos extra. Es una buena ocasión para tirar de “canteranos” y, si demuestran su valían, llamarles el año que viene para el primer equipo. Así, estarás más seguro de tu elección y podrás formarles mejor. ¿Cobrar un suplemento? Puede que sí. Puede que no. Los clientes lo entenderán… salvo si el bar de enfrente no lo cobra. Estudia a tu competencia y trata de ser competitivo. Ten en cuenta que tu liga se juega en tu zona. Mesas para todos. Coloca mesas de diferentes tamaños para poder amoldarte a la parejita que va a tomar algo pero también al grupo que está de cena de equipo. Cuida el mobiliario y ambiente en general: aprovecha y crea un “microclima”. Haz que, además del buen tiempo, tus clientes disfruten de elementos que les aporten algo más, desde una simple sombrilla hasta un vaporizador de agua, música ambiental suave, plantas para separar la terraza de la calle o… Barra exterior. Hemos estado en verbenas de pueblo con más gente que en Cibeles, Canaletas y Neptuno celebrando un título. Por eso, piensa en qué eventos hay durante el verano en tu ciudad (fiestas patronales, festivales, etc.) y plantéate si instalar una barra para atender la terraza podría ayudarte a optimizar tu trabajo. ¿Malos humos? Trata de separar en dos espacios tu terraza: para fumadores y para no fumadores. Aunque la terraza esté (obviamente) al aire libre y esté permitido fumar, los clientes que no fumen pueden sentirse molestos. Quizás no lleguen a quejarse, porque efectivamente puedan pensar que es lo que conlleva estar al aire libre. Pero si puedes delimitar un espacio para ellos, seguro que lo agradecerán. Stanley Matthews: Cómo hemos cambiado Bola extra: eventos y acciones especiales. De manera ocasional, puedes probar a ampliar tu carta, ofrecer nuevos productos de temporada, organizar una fiesta temática mensual… ¡Sé creativo y aprovecha el buen tiempo!

El Dépor-Celta es ‘O Noso Derbi’, el duelo gallego por excelencia, el día D para celestes y blanquiazules, ese que tienen marcado en rojo desde el principio de la temporada. Son partidos reñidos y disputados, donde fútbol y tensión comparten rectángulo de juego en Balaídos o Riazor, el mismo terreno en el que Fran o Karpin dejaron sobrada muestra de su clase, campos en los que llegaron a enfrentarse incluso hermanos (Patxi y Julio Salinas) y en los que se vio la colleja más famosa de Galicia, la de Djalminha al primer y único “Zar” de Vigo, Mostovoi. Son también partidos para disfrutar rodeado de futboleros y amigos, en un ambiente agradable donde dar rienda suelta a toda la pasión que el fútbol genera. En #LoVemosEnElBar encontramos el sitio perfecto en A Coruña, el Café Bar Mosquera (Av. De Oza, 250). Allí nos recibió Miguel Mosquera -ataviado con la camiseta del Dépor como está mandado para los grandes partidos- quien nos contó un poco más sobre este bar: “Lo abrieron mis padres hace 30 años. Nosotros somos parte del barrio ya. Hay un ambiente muy familiar, nos gusta que la gente se sienta como en casa”. Él mejor que nadie puede dar cuenta de todos los derbis vividos en el Mosquera: “Yo llevo aquí desde que tengo un año y medio, toda la vida”. Por esta misma razón, Miguel sabe que el fútbol “es un acompañamiento de lo nuestro. Poder ver los partidos, echarte unas risas, disfrutar con la gente y además picar algo”. Añade que retransmitiendo los partidos “haces más caja, tienes más gente, más ambiente… Además la gente de fuera ve que está lleno y ya te invita a entrar. Es todo una suma”. En el otro lado de la barra, los deportivistas que llenaron el Café Bar Mosquera lo tenían muy claro: el fútbol, siempre en el bar. “Yo prefiero verlo en el bar, sin duda. Estás con la gente, ves el ambiente…En casa es más solitario” explicaba un aficionado. Otro aficionado definió como nadie cuáles son los ingredientes que hacen de ver un partido en el bar, toda una experiencia: “Cañas, pinchos y el ambiente. En el bar hay un montón de gente, en casa estás solo”. Cuánta razón.

Si hay un partido capaz de paralizar una ciudad entera, al menos dos veces al año, ese es el Sevilla-Betis -o Betis-Sevilla, como prefiera cada uno-. 122 partidos oficiales contemplan esta rivalidad, la de Nervión contra Heliópolis, la de “un corazón que late gritando Sevilla” frente a la “luz en la mañana y en la noche quejío y quiebro”, la de Cardeñosa, Gordillo, Finidi, Reyes y Kanouté; pero también la de Joaquín, Luis Aragonés, Poli Rincón, Anton Polster, Tsartas, Simeone y hasta el mismísimo Maradona. La ciudad hispalense, vestida con sus mejores galas futboleras, recibió al equipo de #LoVemosEnElBar con ganas de disfrutar de un gran partido. Y vaya si lo hizo. No solo en el Benito Villamarín, también muy cerca del Sánchez Pizjuán, concretamente en el Coffee & Play, un local donde los aficionados que allí se congregaron -en su mayoría sevillistas- pudieron vivir un derbi lleno de emoción con los goles de Durmisi, Mercado e Iborra. Entre gol y gol y cántico y cántico, Andrés Soto, dueño de Coffee & Play, nos contó que llevan “escasos 3 meses abiertos” y que, en ese tiempo, el fútbol se ha convertido en pieza básica para su negocio, porque “en los partidos se ambienta mucho”. Tanto, que “algunos días tenemos más gente de lo normal, no cabemos”. Y es que el deporte en general y el fútbol en particular tienen un lugar muy destacado en Coffee & Play: “Pensamos que un bar de copas, con salón de juegos y temas deportivos, funcionaría”, afirma Soto. A la vista de cómo estaba durante el derbi, han acertado totalmente en apostar por este concepto, que cuidan hasta el extremo: “Retransmitimos todos los deportes: Superbowl, tenis, baloncesto… De hecho, si viene algún cliente y quiere ver algún evento que no estamos poniendo, como tenemos multipantalla, se lo ponemos”. Entre los aficionados, alegría por una victoria sevillista muy competida y por poder vivirla con otros aficionados con los que comparten pasión además de colores: “Este tipo de partidos es para verlo en el bar, con tus amigos y tus colegas y pasándolo bien. Y que haya el buen rollo que hay”. Suscribimos palabra por palabra. Mientras tanto, seguimos en ruta por toda España conociendo cómo se viven los mejores partidos en compañía. Porque nosotros, el fútbol, #LoVemosEnElBar.

El Dépor-Celta es ‘O Noso Derbi’, el duelo gallego por excelencia, el día D para celestes y blanquiazules, ese que tienen marcado en rojo desde el principio de la temporada. Son partidos reñidos y disputados, donde fútbol y tensión comparten rectángulo de juego en Balaídos o Riazor, el mismo terreno en el que Fran o Karpin dejaron sobrada muestra de su clase, campos en los que llegaron a enfrentarse incluso hermanos (Patxi y Julio Salinas) y en los que se vio la colleja más famosa de Galicia, la de Djalminha al primer y único “Zar” de Vigo, Mostovoi. Son también partidos para disfrutar rodeado de futboleros y amigos, en un ambiente agradable donde dar rienda suelta a toda la pasión que el fútbol genera. En #LoVemosEnElBar encontramos el sitio perfecto en A Coruña, el Café Bar Mosquera (Av. De Oza, 250). Allí nos recibió Miguel Mosquera -ataviado con la camiseta del Dépor como está mandado para los grandes partidos- quien nos contó un poco más sobre este bar: “Lo abrieron mis padres hace 30 años. Nosotros somos parte del barrio ya. Hay un ambiente muy familiar, nos gusta que la gente se sienta como en casa”. Él mejor que nadie puede dar cuenta de todos los derbis vividos en el Mosquera: “Yo llevo aquí desde que tengo un año y medio, toda la vida”. Por esta misma razón, Miguel sabe que el fútbol “es un acompañamiento de lo nuestro. Poder ver los partidos, echarte unas risas, disfrutar con la gente y además picar algo”. Añade que retransmitiendo los partidos “haces más caja, tienes más gente, más ambiente… Además la gente de fuera ve que está lleno y ya te invita a entrar. Es todo una suma”. En el otro lado de la barra, los deportivistas que llenaron el Café Bar Mosquera lo tenían muy claro: el fútbol, siempre en el bar. “Yo prefiero verlo en el bar, sin duda. Estás con la gente, ves el ambiente…En casa es más solitario” explicaba un aficionado. Otro aficionado definió como nadie cuáles son los ingredientes que hacen de ver un partido en el bar, toda una experiencia: “Cañas, pinchos y el ambiente. En el bar hay un montón de gente, en casa estás solo”. Cuánta razón.

Si hay un partido capaz de paralizar una ciudad entera, al menos dos veces al año, ese es el Sevilla-Betis -o Betis-Sevilla, como prefiera cada uno-. 122 partidos oficiales contemplan esta rivalidad, la de Nervión contra Heliópolis, la de “un corazón que late gritando Sevilla” frente a la “luz en la mañana y en la noche quejío y quiebro”, la de Cardeñosa, Gordillo, Finidi, Reyes y Kanouté; pero también la de Joaquín, Luis Aragonés, Poli Rincón, Anton Polster, Tsartas, Simeone y hasta el mismísimo Maradona. La ciudad hispalense, vestida con sus mejores galas futboleras, recibió al equipo de #LoVemosEnElBar con ganas de disfrutar de un gran partido. Y vaya si lo hizo. No solo en el Benito Villamarín, también muy cerca del Sánchez Pizjuán, concretamente en el Coffee & Play, un local donde los aficionados que allí se congregaron -en su mayoría sevillistas- pudieron vivir un derbi lleno de emoción con los goles de Durmisi, Mercado e Iborra. Entre gol y gol y cántico y cántico, Andrés Soto, dueño de Coffee & Play, nos contó que llevan “escasos 3 meses abiertos” y que, en ese tiempo, el fútbol se ha convertido en pieza básica para su negocio, porque “en los partidos se ambienta mucho”. Tanto, que “algunos días tenemos más gente de lo normal, no cabemos”. Y es que el deporte en general y el fútbol en particular tienen un lugar muy destacado en Coffee & Play: “Pensamos que un bar de copas, con salón de juegos y temas deportivos, funcionaría”, afirma Soto. A la vista de cómo estaba durante el derbi, han acertado totalmente en apostar por este concepto, que cuidan hasta el extremo: “Retransmitimos todos los deportes: Superbowl, tenis, baloncesto… De hecho, si viene algún cliente y quiere ver algún evento que no estamos poniendo, como tenemos multipantalla, se lo ponemos”. Entre los aficionados, alegría por una victoria sevillista muy competida y por poder vivirla con otros aficionados con los que comparten pasión además de colores: “Este tipo de partidos es para verlo en el bar, con tus amigos y tus colegas y pasándolo bien. Y que haya el buen rollo que hay”. Suscribimos palabra por palabra. Mientras tanto, seguimos en ruta por toda España conociendo cómo se viven los mejores partidos en compañía. Porque nosotros, el fútbol, #LoVemosEnElBar.

El Villarreal-Valencia es un derbi que año tras año gana en atractivo. Tanto, que ya puede ser considerado como uno de los choques de rivalidad regional más importantes de LaLiga Santander. Y es que el Submarino Amarillo ha demostrado en las últimas temporadas que ya puede, por derecho propio, formar parte del selecto grupo de los “grandes” de la competición española, puesto que desde hace mucho ocupan los ché. El Estadio de La Cerámica acogía el primer enfrentamiento de la campaña entre los dos conjuntos de la Comunidad Valenciana y el primero desde su cambio de denominación. El que no la ha cambiado es el Bar El Madrigal, un rincón con historia junto al estadio con el que hasta hace escasos meses compartía nombre. José Díaz, su propietario, recibió al equipo de #LoVemosEnElBar en un establecimiento célebre por sus tapas y su comida casera que además se llenó para la ocasión. El Bar el Madrigal es un clásico de la ciudad castellonense, “uno de los bares más antiguos de Villarreal. En el año 70 lo compró mi abuelo Enrique, pasó de generación en generación, primero mis padres y ahora yo”. 47 años en los que han cambiado muchas cosas, pero no la capacidad del fútbol de movilizar a la gente y de abarrotar los bares. José es muy consciente del poder del balompié para generar negocio en la hostelería: “Tener el fútbol es un valor añadido. Si tienes fútbol, la gente viene a verlo y consume. Si no tienes fútbol, la gente no va”. Y no desaprovecha ni una oportunidad: “Doy todos los partidos, y encima ahora los hacen escalonados, no es como antes que ponían todos a las 15h o todos a las 19h, ahora los damos todos”. Tras unos cuantos partidos vividos y bares visitados, si algo tenemos claro es que los futboleros prefieren ver a su equipo en el bar, principalmente por el ambiente. En Villarreal, aficionados de ambos equipos volvieron a corroborarlo: “En España somos de bar, y los bares son el mejor lugar donde se ven los partidos”, “estás con la gente que te apetece estar” o “por estar con los amigos, te tomas una cervecita, el ambiente...”, fueron algunas de las razones que los seguidores nos dieron. Estamos en el tramo decisivo de la temporada y nosotros seguiremos compartiendo partidos con los aficionados, aunque siempre cerca de una barra. Porque nosotros, el fútbol, #LoVemosEnElBar.

El Barça - Madrid no es solo El Clásico del fútbol español. Es el de todo el mundo. 600 millones de personas en más de 180 países vieron su último enfrentamiento, el de la jornada 14 de LaLiga Santander. Una audiencia que triplica la de la Superbowl y duplica la de la final de la última Eurocopa. Por supuesto, en #LoVemosEnElBar no podíamos perdérnoslo y el Restaurante El Valle Hermoso nos abrió sus puertas para vivirlo con ellos. Ubicado en el barrio de Alameda de Osuna de la capital y especializado en cocina española tradicional, durante todo el partido fue “territorio madridista”. Entre regate y regate de Messi y Cristiano, las paradas de Ter Stegen y Keylor Navas y las carreras por la banda de Carvajal o Jordi Alba, conocimos a otro de los protagonistas de la tarde, Pedro Arenas, encargado de El Valle Hermoso, donde lleva más de 21 años trabajando. Pedro lo tiene claro, el fútbol es un apoyo para su negocio: “Yo aconsejaría a todos los bares que lo contratasen, ya que de tenerlo a no tenerlo se nota un aumento de la facturación. Es un motivo de satisfacción disfrutar del ambiente, la gente y el bar lleno”. Y si los actores principales sobre el césped del Camp Nou fueron los goleadores Luis Suárez y Sergio Ramos, en el Restaurante El Valle Hermoso fueron los aficionados los que llevaron la voz cantante, comentando cada jugada y celebrando el gol en el tiempo de descuento del capitán de la selección española. Aunque no todos coincidían en quién fue el mejor jugador del encuentro o qué equipo había estado mejor, sí lo hacían en que si el fútbol se disfruta en el bar como en ningún otro sitio es “por el ambiente, que siempre es mejor que en casa”. En #LoVemosEnElBar no podemos estar más de acuerdo con ellos.

El Villarreal-Valencia es un derbi que año tras año gana en atractivo. Tanto, que ya puede ser considerado como uno de los choques de rivalidad regional más importantes de LaLiga Santander. Y es que el Submarino Amarillo ha demostrado en las últimas temporadas que ya puede, por derecho propio, formar parte del selecto grupo de los “grandes” de la competición española, puesto que desde hace mucho ocupan los ché. El Estadio de La Cerámica acogía el primer enfrentamiento de la campaña entre los dos conjuntos de la Comunidad Valenciana y el primero desde su cambio de denominación. El que no la ha cambiado es el Bar El Madrigal, un rincón con historia junto al estadio con el que hasta hace escasos meses compartía nombre. José Díaz, su propietario, recibió al equipo de #LoVemosEnElBar en un establecimiento célebre por sus tapas y su comida casera que además se llenó para la ocasión. El Bar el Madrigal es un clásico de la ciudad castellonense, “uno de los bares más antiguos de Villarreal. En el año 70 lo compró mi abuelo Enrique, pasó de generación en generación, primero mis padres y ahora yo”. 47 años en los que han cambiado muchas cosas, pero no la capacidad del fútbol de movilizar a la gente y de abarrotar los bares. José es muy consciente del poder del balompié para generar negocio en la hostelería: “Tener el fútbol es un valor añadido. Si tienes fútbol, la gente viene a verlo y consume. Si no tienes fútbol, la gente no va”. Y no desaprovecha ni una oportunidad: “Doy todos los partidos, y encima ahora los hacen escalonados, no es como antes que ponían todos a las 15h o todos a las 19h, ahora los damos todos”. Tras unos cuantos partidos vividos y bares visitados, si algo tenemos claro es que los futboleros prefieren ver a su equipo en el bar, principalmente por el ambiente. En Villarreal, aficionados de ambos equipos volvieron a corroborarlo: “En España somos de bar, y los bares son el mejor lugar donde se ven los partidos”, “estás con la gente que te apetece estar” o “por estar con los amigos, te tomas una cervecita, el ambiente...”, fueron algunas de las razones que los seguidores nos dieron. Estamos en el tramo decisivo de la temporada y nosotros seguiremos compartiendo partidos con los aficionados, aunque siempre cerca de una barra. Porque nosotros, el fútbol, #LoVemosEnElBar.

El Barça - Madrid no es solo El Clásico del fútbol español. Es el de todo el mundo. 600 millones de personas en más de 180 países vieron su último enfrentamiento, el de la jornada 14 de LaLiga Santander. Una audiencia que triplica la de la Superbowl y duplica la de la final de la última Eurocopa. Por supuesto, en #LoVemosEnElBar no podíamos perdérnoslo y el Restaurante El Valle Hermoso nos abrió sus puertas para vivirlo con ellos. Ubicado en el barrio de Alameda de Osuna de la capital y especializado en cocina española tradicional, durante todo el partido fue “territorio madridista”. Entre regate y regate de Messi y Cristiano, las paradas de Ter Stegen y Keylor Navas y las carreras por la banda de Carvajal o Jordi Alba, conocimos a otro de los protagonistas de la tarde, Pedro Arenas, encargado de El Valle Hermoso, donde lleva más de 21 años trabajando. Pedro lo tiene claro, el fútbol es un apoyo para su negocio: “Yo aconsejaría a todos los bares que lo contratasen, ya que de tenerlo a no tenerlo se nota un aumento de la facturación. Es un motivo de satisfacción disfrutar del ambiente, la gente y el bar lleno”. Y si los actores principales sobre el césped del Camp Nou fueron los goleadores Luis Suárez y Sergio Ramos, en el Restaurante El Valle Hermoso fueron los aficionados los que llevaron la voz cantante, comentando cada jugada y celebrando el gol en el tiempo de descuento del capitán de la selección española. Aunque no todos coincidían en quién fue el mejor jugador del encuentro o qué equipo había estado mejor, sí lo hacían en que si el fútbol se disfruta en el bar como en ningún otro sitio es “por el ambiente, que siempre es mejor que en casa”. En #LoVemosEnElBar no podemos estar más de acuerdo con ellos.

Síguenos en redes sociales

10,1 k followers 2.9k fans

Tweets #LoVemosEnElBar


Retwitteado por Julio San-Matías
@PasarelaGrupo
@PasarelaGrupo

Hoy a las 20;00h partido de copa del Rey, juega nuestro Elche CF. #LovemosenelBAR


@VodafoneEmpresa
@VodafoneEmpresa

Cómo usar #Facebook si tienes un restaurante 👉https://t.co/aosV5RdaFE ✅ Crea una fanpage, no un perfil personal ✅ Comparte imágenes de calidad ✅ Escucha a tus seguidores #LoVemosEnElBar #Hostelería


@VodafoneEmpresa
@VodafoneEmpresa

⚽ Sácale partido a #VodafoneTVBares y ofrece el mejor #Fútbol en tu negocio de #Hosterlería: ✅ LaLiga Santander ✅ LaLiga 1|2|3 ✅ Copa del Rey ✅ UEFA Champions League ✅ UEFA Europea League Infórmate en 👉 https://t.co/y2RELatUSw o en el nº gratuito 1443 #LoVemosEnElBar https://t.co/AjDz0WzefX


@VodafoneEmpresa
@VodafoneEmpresa

🍽 ¿Sabes que @instagram cuenta con una opción para reservar mesa en restaurantes directamente desde su app? Te explicamos cómo funciona y cómo ponerlo en marcha en tu #negocio para atraer #clientes https://t.co/ZNhs7zlSaU #LoVemosEnElBar #Horeca


Retwitteado por Diario Franjiverde
@PasarelaGrupo
@PasarelaGrupo

Hoy a las 20;00h partido de copa del Rey, juega nuestro Elche CF. #LovemosenelBAR


@PasarelaGrupo
@PasarelaGrupo

Hoy a las 20;00h partido de copa del Rey, juega nuestro Elche CF. #LovemosenelBAR


Retwitteado por @wachufleibor
@wachufleibor
@wachufleibor

Rajoy se invita a las rondas en el bar? #LoVemosEnElBar https://t.co/uEv321BQU4


@VodafoneEmpresa
@VodafoneEmpresa

Si tienes un negocio de #Hostelería, una app muy útil para ganar clientes es @instagram. Saca partido a tus #Stories con estas ideas 👉 https://t.co/wDThzUPF48 #LoVemosEnElBar #Horeca


Retwitteado por Almu
@VodafoneEmpresa
@VodafoneEmpresa

⚽ Crea ambiente futbolero en tu bar con estas 10 pancartas originales y divertidas https://t.co/PtBmA3e7N3 Porque el mejor fútbol #LoVemosEnElBar y nada más apropiado que contar con la mejor decoración #Hostelería #Horeca https://t.co/l9cq07VKHC


Retwitteado por Juan Martín-Albo
@VodafoneEmpresa
@VodafoneEmpresa

⚽ Crea ambiente futbolero en tu bar con estas 10 pancartas originales y divertidas https://t.co/PtBmA3e7N3 Porque el mejor fútbol #LoVemosEnElBar y nada más apropiado que contar con la mejor decoración #Hostelería #Horeca https://t.co/l9cq07VKHC


@VodafoneEmpresa
@VodafoneEmpresa

⚽ Crea ambiente futbolero en tu bar con estas 10 pancartas originales y divertidas https://t.co/PtBmA3e7N3 Porque el mejor fútbol #LoVemosEnElBar y nada más apropiado que contar con la mejor decoración #Hostelería #Horeca https://t.co/l9cq07VKHC


@VodafoneEmpresa
@VodafoneEmpresa

⚽ Con #VodafoneTVBares tienes todo el fútbol: ✅ LaLiga Santander ✅ LaLiga 1|2|3 ✅ Copa del Rey ✅ UEFA Champions League ✅ UEFA Europea League El mejor fútbol #LoVemosEnElBar, ¿dónde si no? Infórmate en 👉 https://t.co/y2RELaLwh6 o en el nº gratuito 1443 #Horeca #Hostelería https://t.co/90AW1MOsax


Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web.

Si continúa utilizando este sitio asumiremos que está de acuerdo... Más información