En La Barra hablamos de

ahorro

“Si yo hubiese nacido feo, nunca habrías oído hablar de Pelé”. Esta es una de las frases de George Best que pasaron a la historia del fútbol y que ya anticipaba que, en este deporte, la imagen es importante, extremo que confirmaron años después otros como Beckham o Ljungberg, convertidos en iconos de la moda no solo por sus habilidades con los pies. Al igual que los grandes clubes futbolísticos se preocupan de hasta el último detalle de todo lo relacionado con la imagen de marca, cualquier empresa, independientemente de su sector o tamaño, debe hacer lo mismo para ver crecer su negocio. Comenzando por dos de los elementos más visibles -especialmente en Internet- y que de una manera más sencilla pueden hablar bien de tu establecimiento: El logo y la carta. Tu logo, tu escudo El elemento más reconocible de tu bar para los usuarios de Internet es el logo. Es, por hacer un símil futbolístico, como el escudo de tu equipo. Si tienes menos idea de diseño que Nadal de dónde estaba el balón tras el regate de Caminero y, además, tienes otros frentes donde prefieres invertir, debes saber que existen aplicaciones y herramientas online para crear tu propio logo de una manera muy sencilla e intuitiva. Un buen ejemplo es logomakr.com, una web desde la que serás capaz de generar un logo con apariencia profesional para tu empresa en unos pocos minutos -y gratis-. La interfaz es muy simple. Una vez que accedes, aparecerá un lienzo en blanco con diferentes funciones que en esta imagen te indicamos: A partir de ese momento, ya puedes empezar a trabajar. Te recomendamos que hagas uso de los recursos e iconos previamente cargados desde el cuadro de búsqueda. Introduciendo, por ejemplo, la palabra “Food” -“comida” en español- podrás acceder a multitud de imágenes para tu logo. Como la herramienta está en inglés, a aquellos que desconozcáis la lengua de Gascoigne, Fowler, Vinnie Jones o McManaman os mostramos algunas palabras que podéis introducir en el buscador para encontrar logos relacionados con la restauración: Food - Comida Restaurant - Restaurante Burger - Hamburguesa Steak – Filete Wine – Vino Beer – Cerveza Hot dog – Perrito caliente Plate – Plato Drinks - Bebidas Otros, como pizza o sushi, podrás buscarlos tal cual. Selecciona una o varias imágenes y continúa trabajando en el logo. Una vez integrado en tu panel, puedes añadir textos, cambiar colores, redimensionar, etc. Recuerda, cuando hayas terminado, seleccionar el icono de guardar en la esquina superior derecha y podrás descargar tu logo gratis, escogiendo la opción “Free” (gratis). Diseños profesionales para tu carta Tan importante como el logo es una adecuada presentación de la carta, pues ahí es donde reflejas tu once ideal, a tus mejores jugadores, aquellos platos y bebidas que, junto al ambiente de tu bar, pueden hacerte ganar el partido frente a la competencia. Esos platos estrella necesitan un uniforme a su altura que les vista como reclaman, que les dé categoría. Por eso, olvídate de los folios recortados escritos a mano o en Word y busca otros recursos. En #LoVemosEnElBar, para facilitarte la labor, te recomendamos Canva (https://www.canva.com/). Se trata de una herramienta gratuita en la que, tras registrarte, podrás acceder a multitud de plantillas gratuitas. Ya registrado, el siguiente paso que se muestra es un panel de control en el que te dan la opción de generar tu propio diseño, así como la posibilidad de acceder a algunas plantillas. Pero a nosotros nos gusta el juego directo y la pelota cortita y al pie, así que vamos a darte el pase de gol definitivo. Más concretamente, te vamos a dar dos pases de gol. En primer lugar, ¿has pensado en personalizar tus cartas y platos con nombres de jugadores o equipos para los días de partido? Seguro que más de un cliente se anima a pedir un bocadillo si tiene el nombre de su jugador favorito. Nosotros hemos preparado nuestra particular lista de bocatas y raciones futboleras para compartir con todos. Sírvete tú mismo aquí. La segunda asistencia de gol es un enlace para acceder directamente y sin rodeos a las plantillas de cartas y menús que ofrece Canva. Sigue estos pasos: -Entra en https://www.canva.com/es_es/crear/menus-restaurante/ (asegúrate de haber iniciado sesión en tu cuenta antes) -Haz clic en este botón: -Te redirigirá a un panel similar al anterior pero con varias plantillas de cartas y menús cargados en el lateral. Hay muchísimas opciones, escoge la que quieras (las gratuitas vienen con el texto “Gratis” en la esquina inferior derecha de cada plantilla): -Selecciona la que quieras y comienza a trabajar sobre ella. Puedes añadir, eliminar y cambiar todos los textos que quieras por tus platos y especialidades, además de modificar los colores, añadir fotos de tu local, incluir nuevos iconos, etc. En el menú de la izquierda tienes todas las opciones para personalizar la plantilla y convertirla en la carta de tu bar. -Para terminar, cuando ya tengas la nueva carta, solo tienes que descargarla desde el botón “Descargar”. Elige el formato (recomendado “PDF para impresión” si la quieres para el bar, si la vas a utilizar para Internet puedes escoger otros como PNG o JPG) y se descargará el archivo. Ya tienes tu logo y tu carta, asegúrate de hacerlos bien visibles para tus clientes actuales y para los que están por venir.  

Si los beneficios de tu negocio no llegan a lo esperado y tienen una relación inversamente proporcional a la cantidad de comida que sobra en tu almacén cada día, tienes un problema. Y es que puede que lleves más años en esto de la restauración que Hiddink o Trapattoni en los banquillos, pero el mercado evoluciona, la cantidad y los gustos de tus clientes también y cada vez hay más proveedores y, por lo tanto, más opciones. Por eso, siempre es bueno optimizar tu táctica al hacer la compra para que sobre lo menos posible, ahorres e incrementes los beneficios. Desde #LoVemosEnElBar queremos ser lo que Monchi al entrenador del Sevilla y darte una lista de buenos consejos que aumenten el rendimiento de tu despensa para que tú elijas tus favoritos y hagas la mejor compra posible: 1. Parte siempre del escandallo: El escandallo una herramienta que nos permitirá determinar el coste de un plato por persona en función de la materia prima necesaria para prepararlo. Ojo, no se utiliza para determinar el precio de venta, ya que en él entran en juego otros factores como los gastos en personal, energía, costes de producción, etc. Es importante que siempre esté actualizado, pues los productos pueden cambiar de precio en función de su estacionalidad. Utilizando esta herramienta y haciendo un seguimiento de los costes podremos reducir la merma en hasta un 30% y por consiguiente ahorrar en nuestra compra. El escandallo se suele utilizar en formato tabla, incluyendo campos como los ingredientes necesarios para hacer el plato (si es ración, tendrás que dividir el coste total entre el número de personas para la que esté pensada), el peso bruto y neto, la merma, el precio unitario (coste que tiene cada ingrediente, normalmente expresado en euros por kilo) y el precio total (sobre el peso bruto. Lo que hemos pagado en total). Os mostramos un ejemplo: 2. Nombra una persona fija para hacer la compra: La experiencia es un grado, por lo que es recomendable que siempre sea la misma persona (o tú mismo) la que pueda hacer la compra o el pedido en el proveedor habitual, ya que conocerá los productos y los precios, pudiendo identificar cuándo estos suben o bajan y decidir las cantidades. 3. Prueba diferentes proveedores y encuentra uno de confianza: Para poder tomar una decisión con criterio, es necesario probar y valorar diferentes opciones para quedarte con la que mejor se adapte a tu negocio. Un buen proveedor será aquél que, además de aportarte productos de calidad, te permita ajustar mejor las cantidades del pedido a tu demanda, te aconseje sobre las mejores opciones y ejecute correctamente los envíos, en tiempo y forma. Encontrar al proveedor perfecto no significa que no sigas mirando opciones, ya que pueden aparecer nuevas oportunidades, pero sí favorecerá una continuidad en la materia prima de tus platos y la creación de una relación de confianza que permita sacar el máximo partido para tu local. 4. Prevé los picos de asistencia: Como en casi todo, la planificación juega un papel estratégico. Prever los grandes acontecimientos deportivos, festivos o culturales que vayan a incrementar la asistencia a tu local te ayudará a tener el almacén listo. Además, te permitirá adelantar la producción y guardar productos previamente elaborados, por ejemplo envasados al vacío, para que los precios de la materia no se disparen también para ti en fechas como la Navidad. 5. Prueba antes de comprar en grandes cantidades: Si has decidido ofrecer en tu establecimiento un nuevo pincho, ración o plato que necesita nuevos ingredientes, no te dejes llevar por el entusiasmo y evita una compra compulsiva. Primero tienes que evaluar si tendrá aceptación entre tus clientes o existe la posibilidad de que acabes con un almacén lleno de un ingrediente que no vas a usar porque apenas piden ese plato. Es decir, introduce poco a poco ese nuevo plato y testea si tiene éxito. Si es así, ya habrá tiempo de comprar grandes cantidades. 6. Ayúdate de la tecnología: Aplicaciones móviles como Shopping Leeks posibilitan un mayor control y automatización de tus pedidos de una forma más sencilla, permitiéndote guardar tus productos y proveedores habituales y hacer la compra en pocos clics, prescindiendo del papel y boli. Como consecuencia de un mayor control, te ayuda además a reducir las mermas.

“Si yo hubiese nacido feo, nunca habrías oído hablar de Pelé”. Esta es una de las frases de George Best que pasaron a la historia del fútbol y que ya anticipaba que, en este deporte, la imagen es importante, extremo que confirmaron años después otros como Beckham o Ljungberg, convertidos en iconos de la moda no solo por sus habilidades con los pies. Al igual que los grandes clubes futbolísticos se preocupan de hasta el último detalle de todo lo relacionado con la imagen de marca, cualquier empresa, independientemente de su sector o tamaño, debe hacer lo mismo para ver crecer su negocio. Comenzando por dos de los elementos más visibles -especialmente en Internet- y que de una manera más sencilla pueden hablar bien de tu establecimiento: El logo y la carta. Tu logo, tu escudo El elemento más reconocible de tu bar para los usuarios de Internet es el logo. Es, por hacer un símil futbolístico, como el escudo de tu equipo. Si tienes menos idea de diseño que Nadal de dónde estaba el balón tras el regate de Caminero y, además, tienes otros frentes donde prefieres invertir, debes saber que existen aplicaciones y herramientas online para crear tu propio logo de una manera muy sencilla e intuitiva. Un buen ejemplo es logomakr.com, una web desde la que serás capaz de generar un logo con apariencia profesional para tu empresa en unos pocos minutos -y gratis-. La interfaz es muy simple. Una vez que accedes, aparecerá un lienzo en blanco con diferentes funciones que en esta imagen te indicamos: A partir de ese momento, ya puedes empezar a trabajar. Te recomendamos que hagas uso de los recursos e iconos previamente cargados desde el cuadro de búsqueda. Introduciendo, por ejemplo, la palabra “Food” -“comida” en español- podrás acceder a multitud de imágenes para tu logo. Como la herramienta está en inglés, a aquellos que desconozcáis la lengua de Gascoigne, Fowler, Vinnie Jones o McManaman os mostramos algunas palabras que podéis introducir en el buscador para encontrar logos relacionados con la restauración: Food - Comida Restaurant - Restaurante Burger - Hamburguesa Steak – Filete Wine – Vino Beer – Cerveza Hot dog – Perrito caliente Plate – Plato Drinks - Bebidas Otros, como pizza o sushi, podrás buscarlos tal cual. Selecciona una o varias imágenes y continúa trabajando en el logo. Una vez integrado en tu panel, puedes añadir textos, cambiar colores, redimensionar, etc. Recuerda, cuando hayas terminado, seleccionar el icono de guardar en la esquina superior derecha y podrás descargar tu logo gratis, escogiendo la opción “Free” (gratis). Diseños profesionales para tu carta Tan importante como el logo es una adecuada presentación de la carta, pues ahí es donde reflejas tu once ideal, a tus mejores jugadores, aquellos platos y bebidas que, junto al ambiente de tu bar, pueden hacerte ganar el partido frente a la competencia. Esos platos estrella necesitan un uniforme a su altura que les vista como reclaman, que les dé categoría. Por eso, olvídate de los folios recortados escritos a mano o en Word y busca otros recursos. En #LoVemosEnElBar, para facilitarte la labor, te recomendamos Canva (https://www.canva.com/). Se trata de una herramienta gratuita en la que, tras registrarte, podrás acceder a multitud de plantillas gratuitas. Ya registrado, el siguiente paso que se muestra es un panel de control en el que te dan la opción de generar tu propio diseño, así como la posibilidad de acceder a algunas plantillas. Pero a nosotros nos gusta el juego directo y la pelota cortita y al pie, así que vamos a darte el pase de gol definitivo. Más concretamente, te vamos a dar dos pases de gol. En primer lugar, ¿has pensado en personalizar tus cartas y platos con nombres de jugadores o equipos para los días de partido? Seguro que más de un cliente se anima a pedir un bocadillo si tiene el nombre de su jugador favorito. Nosotros hemos preparado nuestra particular lista de bocatas y raciones futboleras para compartir con todos. Sírvete tú mismo aquí. La segunda asistencia de gol es un enlace para acceder directamente y sin rodeos a las plantillas de cartas y menús que ofrece Canva. Sigue estos pasos: -Entra en https://www.canva.com/es_es/crear/menus-restaurante/ (asegúrate de haber iniciado sesión en tu cuenta antes) -Haz clic en este botón: -Te redirigirá a un panel similar al anterior pero con varias plantillas de cartas y menús cargados en el lateral. Hay muchísimas opciones, escoge la que quieras (las gratuitas vienen con el texto “Gratis” en la esquina inferior derecha de cada plantilla): -Selecciona la que quieras y comienza a trabajar sobre ella. Puedes añadir, eliminar y cambiar todos los textos que quieras por tus platos y especialidades, además de modificar los colores, añadir fotos de tu local, incluir nuevos iconos, etc. En el menú de la izquierda tienes todas las opciones para personalizar la plantilla y convertirla en la carta de tu bar. -Para terminar, cuando ya tengas la nueva carta, solo tienes que descargarla desde el botón “Descargar”. Elige el formato (recomendado “PDF para impresión” si la quieres para el bar, si la vas a utilizar para Internet puedes escoger otros como PNG o JPG) y se descargará el archivo. Ya tienes tu logo y tu carta, asegúrate de hacerlos bien visibles para tus clientes actuales y para los que están por venir.  

Si los beneficios de tu negocio no llegan a lo esperado y tienen una relación inversamente proporcional a la cantidad de comida que sobra en tu almacén cada día, tienes un problema. Y es que puede que lleves más años en esto de la restauración que Hiddink o Trapattoni en los banquillos, pero el mercado evoluciona, la cantidad y los gustos de tus clientes también y cada vez hay más proveedores y, por lo tanto, más opciones. Por eso, siempre es bueno optimizar tu táctica al hacer la compra para que sobre lo menos posible, ahorres e incrementes los beneficios. Desde #LoVemosEnElBar queremos ser lo que Monchi al entrenador del Sevilla y darte una lista de buenos consejos que aumenten el rendimiento de tu despensa para que tú elijas tus favoritos y hagas la mejor compra posible: 1. Parte siempre del escandallo: El escandallo una herramienta que nos permitirá determinar el coste de un plato por persona en función de la materia prima necesaria para prepararlo. Ojo, no se utiliza para determinar el precio de venta, ya que en él entran en juego otros factores como los gastos en personal, energía, costes de producción, etc. Es importante que siempre esté actualizado, pues los productos pueden cambiar de precio en función de su estacionalidad. Utilizando esta herramienta y haciendo un seguimiento de los costes podremos reducir la merma en hasta un 30% y por consiguiente ahorrar en nuestra compra. El escandallo se suele utilizar en formato tabla, incluyendo campos como los ingredientes necesarios para hacer el plato (si es ración, tendrás que dividir el coste total entre el número de personas para la que esté pensada), el peso bruto y neto, la merma, el precio unitario (coste que tiene cada ingrediente, normalmente expresado en euros por kilo) y el precio total (sobre el peso bruto. Lo que hemos pagado en total). Os mostramos un ejemplo: 2. Nombra una persona fija para hacer la compra: La experiencia es un grado, por lo que es recomendable que siempre sea la misma persona (o tú mismo) la que pueda hacer la compra o el pedido en el proveedor habitual, ya que conocerá los productos y los precios, pudiendo identificar cuándo estos suben o bajan y decidir las cantidades. 3. Prueba diferentes proveedores y encuentra uno de confianza: Para poder tomar una decisión con criterio, es necesario probar y valorar diferentes opciones para quedarte con la que mejor se adapte a tu negocio. Un buen proveedor será aquél que, además de aportarte productos de calidad, te permita ajustar mejor las cantidades del pedido a tu demanda, te aconseje sobre las mejores opciones y ejecute correctamente los envíos, en tiempo y forma. Encontrar al proveedor perfecto no significa que no sigas mirando opciones, ya que pueden aparecer nuevas oportunidades, pero sí favorecerá una continuidad en la materia prima de tus platos y la creación de una relación de confianza que permita sacar el máximo partido para tu local. 4. Prevé los picos de asistencia: Como en casi todo, la planificación juega un papel estratégico. Prever los grandes acontecimientos deportivos, festivos o culturales que vayan a incrementar la asistencia a tu local te ayudará a tener el almacén listo. Además, te permitirá adelantar la producción y guardar productos previamente elaborados, por ejemplo envasados al vacío, para que los precios de la materia no se disparen también para ti en fechas como la Navidad. 5. Prueba antes de comprar en grandes cantidades: Si has decidido ofrecer en tu establecimiento un nuevo pincho, ración o plato que necesita nuevos ingredientes, no te dejes llevar por el entusiasmo y evita una compra compulsiva. Primero tienes que evaluar si tendrá aceptación entre tus clientes o existe la posibilidad de que acabes con un almacén lleno de un ingrediente que no vas a usar porque apenas piden ese plato. Es decir, introduce poco a poco ese nuevo plato y testea si tiene éxito. Si es así, ya habrá tiempo de comprar grandes cantidades. 6. Ayúdate de la tecnología: Aplicaciones móviles como Shopping Leeks posibilitan un mayor control y automatización de tus pedidos de una forma más sencilla, permitiéndote guardar tus productos y proveedores habituales y hacer la compra en pocos clics, prescindiendo del papel y boli. Como consecuencia de un mayor control, te ayuda además a reducir las mermas.