Consejos para llenar el bar

Restaurantes 4.0: un futuro muy presente

Últimamente se habla mucho de que cada vez son más los establecimientos que apuestan por la automatización integral de sus procesos. Y es que la consolidación de las innovaciones tecnológicas en el sector de la hostelería es algo casi tan esperado como la salida de Griezmann del club rojiblanco.

El escenario 4.0 en el que nos adentramos supera a lo que podemos llegar a imaginar que ocurrirá, y no solo en el ámbito de la restauración. Hablar de almacenes o vehículos automatizados posiblemente ya no resulta tan chocante como trasladarlo a restaurantes. Y, sin embargo, existen algunos que ya empiezan a implementar la automatización completa. Son los conocidos como restaurantes del futuro.

La automatización de los restaurantes, en auge

Siempre han existido figuras pioneras que van por delante del resto. Ya lo fue Luis Suárez en la década de los 60, siendo el único futbolista español que ha ganado el Balón de Oro. También Cruyff, revolucionando el estilo de juego del Barça. Y, como hemos dicho, visionarios hay en todos los ámbitos.

La digitalización ha propiciado que muchos negocios estén implementando diversas innovaciones. Los hay que ya utilizan tecnologías como IoT o Blockchain, otros que se decantan por las nuevas herramientas de Google y otros que ponen el foco en todas las oportunidades que ofrecen las redes sociales.

En este entorno digital queda un nuevo reto por explorar: los restaurantes automatizados. Aunque su puesta en marcha abarca una enorme complejidad, ya hay algunos establecimientos con un funcionamiento automatizado. A continuación, algunos ejemplos:

Spyce: cocina robótica

Este negocio ubicado en Boston se define como “el primer restaurante del mundo con una cocina robótica que cocina platos complejos”. Cuatro graduados del Instituto Tecnológico de Massachussetts (MIT) pusieron en marcha este restaurante en 2018. Aquí los “chefs” que preparan el menú, compuesto por bowl food, son robots. Eso sí, asesorados por Daniel Boulud, un reconocido cocinero francés. La finalidad del restaurante es actuar como un nexo entre la tecnología y la hospitalidad, tratando de humanizar a los robots y digitalizar a los clientes. Los siete robots que preparan las comidas cocinan por inducción.

Los pedidos se realizan a través de unos kioskos digitales cuya pantalla es táctil. Automáticamente los robots lo reciben y se ponen manos a la obra. Una vez que esto han preparado el bowl elegido por el cliente, éste pasa a un cocinero -humano-, quien le da los últimos toques de presentación antes de entregarlo. Así, el proceso de preparación de platos resulta mucho más eficiente y el número de menús que se sirven también se incrementa. Además, su oferta gastronómica incluye opciones para personas veganas, vegetarianas y celíacas.

Tipsy Robot: camareros alternativos

Si entras en este bar situado en Las Vegas no esperes ver camareros detrás de la barra. Lo que te encontrarás son robots como bartenders, con una capacidad de producir hasta 120 bebidas por hora. Y, además, son capaces de deleitar a los asistentes con sus propias coreografías de baile. Como Neymar y Alves celebrando un gol.

En Tipsy Robot la bebida se pide a través de una app en la que puedes elegir alguno de los cocktails predeterminados o personalizarlos. Mientras esperas por tu bebida puedes ver en la pared el estado de la misma: cuáles están en preparación, cuáles están terminadas y cuánto tiempo aproximado hay de espera.

Genki Sushi: ‘tren bala’ para entregar la comida

La cadena de comida japonesa se caracteriza por la rapidez en la entrega de los platos a través del ‘Bullet Express’, una cinta transportadora con forma de tren que se detiene ante cada cliente para que pueda recoger su comida. De hecho, el diseño de este tren está inspirado en el Shinkansen Bullet Train típico de Japón.

El pedido también se realiza vía iPad desde la propia mesa, tras lo cual el comensal recibe el sushi encima del tren. Después solo tendrá que apretar un botón para enviar el ferrocarril de vuelta a la cocina. Sin duda, una opción que además de funcional resulta divertida, especialmente para los niños.

Eatsa: cero interacción con personas

Su lema es “Better, faster food”, aludiendo a la rapidez que demandan con cada vez más asiduidad los clientes. Esta cadena de comida rápida de Estados Unidos, que abrió sus puertas hace casi cuatro años, se caracteriza por la nula presencia humana que hay en sus establecimientos. Los clientes no interactúan con personas, sino con máquinas a través de las cuales realizan los pedidos y todas las transacciones necesarias.

Mediante los terminales de pedidos o de la app, los clientes eligen su plato. Cuando esté preparado, verán su nombre en la pantalla principal y podrán recogerlo en los compartimentos habilitados debajo de ésta. Estas ventanas se mostrarán en rojo una vez que el plato esté disponible para recoger. Tendrás que tocar la pantalla dos veces, tras lo cual se abrirá y podrás coger el pedido y sentarte en la mesa para degustarlo.

Estos son algunos restaurantes automatizados que actualmente están ya en funcionamiento. Este tipo de establecimientos está cada vez más cerca también en España. De hecho, está prevista la apertura del primer restaurante manejado por robots de nuestro país a finales de 2019. España seguirá así la línea de otros países como Estados Unidos o Japón, en los que la integración de robots y humanos está presente en el día a día de muchos negocios.

Quizás también te interese