Consejos para llenar el bar

Marketing visual: 7 tácticas para aumentar las ventas en tu establecimiento

El marketing es un mundo en constante evolución, tanto como los colores de las botas de los futbolistas. Sin embargo, dejando por un momento a un lado tendencias más actuales como el neuromarketing o el marketing automation, existe una rama que no por conocida ha perdido ni un ápice de efectividad para bares y restaurantes, el marketing visual. En el mundo del fútbol funciona igual, por eso los anuncios de calzoncillos los protagonizan Ljungberg, Beckham, Figo y Cannavaro mientras que Rooney, Di María, Tévez, Rustu, Jaap Stam y Mariano Pernía todavía están esperando una llamada. Vestidos. Bromas aparte, ¿qué es entonces el marketing visual? Se trata de la disciplina que estudia cómo utilizar elementos visuales para comunicar aquello que quieres transmitir sobre tu marca o negocio y orientar la decisión de compra. Si no te ha quedado del todo claro o le ves una aplicación para tu restaurante, apunta estas 7 tácticas:

1. Diseño y mobiliario acorde a tu comida

Comer es un placer y, como tal, el cliente busca que sea una experiencia de la que disfrutar. Por eso, es necesario que se sienta realmente a gusto el tiempo que permanezca en tu restaurante. Pero para que así sea, primero tienes que captar su atención y conseguir que entre. El interiorismo es esencial para ello:
  • Hay que atraer a los clientes desde la calle, por lo que es recomendable que el salón sea visible desde la misma.
  • Escoge bien los colores, en consonancia con el tipo de comida que ofrezcas y la imagen que desees trasladar: evita los azules, el subconsciente lo asocia a toxinas y puede producir pérdida de apetito; los neutros dan imagen de seriedad y elegancia; los oscuros transmiten un ambiente más íntimo y acogedor; los claros y blancos se asocian a una imagen más fresca y desenfadada.
  • Piensa la distribución de las mesas: tienen que estar lo suficientemente separadas para que no sea incómodo ni den sensación de agobio. No ubiques clientes al lado del baño o de la puerta.
Otros elementos como la cubertería, las mesas y sillas o la barra deberán coordinarse con la decoración y complementar la idea que se quiera dar del restaurante.

2. Iluminación, en su justa medida

El consejo aquí es claro y conciso: la iluminación tiene que transmitir intimidad y comodidad, por lo que no debe ser ni demasiado clara como en una tienda o un supermercado ni demasiado oscura. A ser posible, que sirva para potenciar colores y texturas. Iluminación en restaurantes

3. Ubicación del producto

En tu establecimiento hay ubicaciones preferentes para llamar la atención del usuario y orientar su decisión de compra. Por ejemplo, habrás percibido que algunos restaurantes sitúan cerca de las mesas los botelleros de vino para incentivar, a través del subconsciente, las ganas de consumir este producto en concreto. Otro ejemplo lo habrás visto en las marisquerías, que disponen de una pecera desde donde poder seleccionar el producto. En esta línea, los establecimientos especializados en carne suelen mostrar las piezas o cortes, ya sea en el escaparate o en una vitrina en el interior. Por último, no es extraño ver las botellas de bebidas detrás de la barra. De este modo, cuando un cliente va a pedir, ve toda la gama de producto, desde las marcas más asequibles a otras más caras. Botellas tras la barra

4. La carta, esencial en tu estrategia de marketing visual

Olvídate de cartas con cientos de platos que “aburran” a tus clientes y generen más dudas y desconcierto que apetito. En otras palabras, no seas como Denílson en el Betis, 500 regates y nula efectividad. Sé más como Busquets, pocos toques y todos con criterio. A nivel de diseño, destaca tipográficamente los platos más representativos del local, los de temporada o aquellas nuevas creaciones culinarias que quieres que prueben los comensales, es decir, lo que más te interese vender. En este punto, según El Tenedor, los clientes prestan más atención a los platos ubicados en la zona superior derecha de la carta y en la esquina inferior izquierda, el denominado “Triángulo de oro” de la restauración. Otros consejos:
  • Incorpora una explicación breve de cada plato. Palabras como “fresco”, “orgánico”, “local” o “kilómetro 0” suelen funcionar bien.
  • Si es posible, incluye una fotografía de los platos (o al menos de los más destacados). Recuerda que el hambre también entra por los ojos. Que sean realistas y apetitosas, nada de imágenes de Internet.
  • Escoge bien los colores de la carta: vuelve a evitar el azul y elige otros como el verde, que transmite frescura y que el producto es saludable; o el naranja, que incentiva el apetito.
  • Juega con el tamaño de las imágenes: Los productos que quieras vender por tener un margen más alto, ilústralos con fotografías más de mayor tamaño.
  • Si un plato no vende, elimínalo de la carta.
Ejemplo de carta

Ejemplo de carta breve, con un diseño sobrio, en la que se resaltan las especialidades y se incluyen imágenes cuidadas

5. Aprovechamiento de soportes para promociones

Cuando buscas dar a conocer tus promociones y ofertas, utilizar todos los soportes a tu alcance puede marcar la diferencia entre el éxito y el fracaso de la iniciativa. Desde las clásicas pizarras a pantallas donde colocar vídeos con ofertas especiales, pasando por carteles en el centro de mesa o manteles de papel serigrafiados. Cualquier soporte es útil para “entrar por los ojos” del cliente, el objetivo del marketing visual.

6. Flyers o folletos

La clave en este caso es definir perfectamente el mensaje que se quiere dar y resaltarlo gráficamente, no incluir tal cantidad de impactos que parezca la sección de anuncios del periódico. Puedes utilizar los flyers como soporte para dar a conocer menús especiales, ofertas, servicios a los clientes, eventos especiales o retransmisiones deportivas. A nivel de diseño, no olvides destacar aquellos beneficios que puedan hacer a un potencial cliente decantarse por tu restaurante frente a la competencia: precios, tamaño, calidad de los productos o velocidad en el servicio o la entrega, por ejemplo. Importantísimo: Cuida la resolución de las imágenes, que al imprimirlas se vean totalmente nítidas. Una imagen borrosa o descuidada empeorará la percepción del posible cliente. Por último, aunque no menos importante, incluye un texto que incite a la acción: “Sólo hoy”, “Promoción limitada”, “Válida hasta fin de existencias”, etc. Folleto de restaurante Este flyer contiene los horarios, imágenes en alta resolución, una llamada a la acción y, además, resalta el precio.

 7. El packaging, un reflejo en movimiento de tu restaurante

Si tienes servicio a domicilio o para llevar, presta especial atención al packaging o embalaje de los productos. Ten en cuenta que es un elemento que contribuye a hacer imagen de marca y que, además, está en constante movimiento, pues depende de dónde lo lleve el cliente o repartidor, por lo que el alcance e impacto de tu servicio se incrementa. No te compliques en exceso, un diseño sencillo pero cuidado puede dar muy buenos resultados. Veámoslo con el ejemplo de Embutique, una empresa de comida española en Londres. En sus envases incluye el logo, el nombre de la empresa, una breve descripción del tipo de comida y, en las bolsas, frases con las que captar la atención. Además, introduce en cada envío una tarjeta. Embutique ejemplo packaging Embutique packaging tarjetas

Quizás también te interese

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web.

Si continúa utilizando este sitio asumiremos que está de acuerdo... Más información