Consejos para llenar el bar

Marketing gastronómico: cómo captar la atención de tus clientes a través del nombre

Ya lo dijo Alejandro Sanz: no es lo mismo. No es lo mismo ver una final de Champions solo que rodeado de aficionados. No es lo mismo llegar a cuartos que ganar tres orejonas seguidas. Y tampoco es igual ver en una carta “Nuggets de pollo” que “Lágrimas saladas”, por ejemplo.   

Como en casi todo en la vida, la primera impresión es quizá la más importante- después ya habrá tiempo de juzgar si nos equivocamos o no. En restauración, esta es una de las reglas de oro. El nombre de los platos es un factor que muchas veces puede ser decisivo, marcando la diferencia para que los comensales se decidan por uno u otro según se imaginen y les suene mejor.

El cliente busca vivir nuevas experiencias y probar cosas que hasta ahora no conoce. Y parte de esa sensación la causa el propio menú, en el que tenemos que buscar sorprenderle y ofrecerle platos originales, creativos y especiales. Para lograrlo es importante la materia prima, pero también crear una historia alrededor de ellos. Es decir, “vestir” a tus platos. Te damos las principales claves.

1. Para vender primero hay que convencer

Seguramente recordarás el “insomnio crónico” que alegó Ronaldinho en 2012 durante su etapa en el Flamengo para evitar ir a los entrenamientos matutinos. Algo que ni siquiera él se creía… Pues bien, esto es lo que nunca debes permitir que pase en tu negocio: vendas lo que vendas, hazlo estando convencido.

La pasión es esencial en cualquier negocio de hostelería, pues los clientes deben percibirla en todo momento. Esto implica que todas las personas que trabajen contigo también tienen que estar alineados con tu criterio. De lo contrario será imposible que sean capaces de transmitírselo a los comensales.

Asegúrate de que tu personal conoce al dedillo la carta que ofreces en tu restaurante o bar. Solo así tendrán capacidad para solventar las dudas que puedan tener los clientes y podrán recomendar los platos en caso de que éstos se lo pidan.

2. Creatividad para captar la atención

Tus platos deben reflejar la esencia de tu restaurante, tienen que tener ese “toque”, como diría Guardiola. Pero tranquilo, no tienes por qué hacerlo solo. Nombra a tu comité creativo especial e involucra a tus empleados. De esta manera sienten que forman parte de la toma de decisiones y ello se traducirá en una mayor motivación y confianza ante los clientes.

Si se te ocurre una idea “wow” para el nombre de tus platos no tengas miedo en llevarla a cabo. Eso sí, siempre que tenga sentido y esté relacionado con lo que luego sirves. Tan malo es no saber diferenciarte de la oferta de otros bares como crear falsas expectativas.

3. Emplea un lenguaje atractivo y sonoro

Son conceptos que deberían ser indisolubles: el nombre de tus platos tiene que ser atractivo pero sin ser malsonante. Y es que no es lo mismo cantar que dar el cante…

No es igual hacer la típica pregunta de “¿Vais a querer postre?” que “¿Cómo vais a endulzaros la tarde?”. Cuanto más ocurrente seas, más captarás la atención de tus clientes y, por tanto, incrementarás sus ganas de pedir postre. Es decir, utiliza el lenguaje para activar las emociones de tus clientes.

Lo mismo ocurre con el nombre de los platos. A continuación te proponemos un glosario de marketing gastronómico para inspirarte a la hora de elaborar tu carta:

  • Croquetas de boletus = Bocaditos de la tierra
  • Calamares a la andaluza = Los anillos de poder
  • Huevos estrellados = Del corral a tu mesa
  • Patatas bravas = Patatas encabronás
  • Merluza en salsa = Toma pan y moja
  • Hamburguesa completa = Que me quiten lo bailao
  • Pollo asado = La que has liao, pollito
  • Solomillo de cerdo = Peppa Meat
  • Brownie de chocolate = #PecadoOriginal
  • Tarta de galletas = Sueños de infancia

Consejo: debajo del título del plato especifica qué lleva exactamente para disipar las dudas de los clientes. Sobre todo en los más poéticos.

4. Una imagen vale más que mil palabras

Las imágenes siempre ayudan a visualizar el plato, y además impacta directamente en los clientes, llegando incluso a abrirles el apetito. Por ello te recomendamos, si es posible, incluir fotos con el resultado final del emplatado. Como suele ser complicado ilustrar toda la carta, nuestro consejo es que escojas aquellos platos que visualmente sean más atractivos para plasmarlos en imágenes.

5. Visibiliza tus creaciones en Instagram

La red social más visual sigue siendo Instagram, y es el mejor escaparate en el que mostrar tu potencial. Encárgate de elegir nombres originales y creativos para tus platos y, después, realiza buenas fotografías de ellos. Si ya lo has hecho, tienes todos los ingredientes necesarios para alimentar tu perfil en esta plataforma y conseguir que los usuarios vean qué platos puedes ofrecer. Recuerda que tu fuerza de venta debe ser permanente en las redes sociales, a través de las cuales puedes llegar a un público mucho más amplio.

Ahora que ya sabes qué debes hacer para potenciar tu estrategia de marketing gastronómico, es el momento de coger papel y boli y dar rienda suelta a tus ideas. Haz pequeñas encuestas entre las personas de tu entorno: cántales el nombre de los platos y pregúntales qué les sugiere. De esta forma te resultará más sencillo comprobar si los nombres que elijas son adecuados o debes seguir estrujándote los sesos.

Quizás también te interese