Dream Team

#LoVemosEnElBar: El Bar Santa María vibra con la Champions en Sevilla

Es el equipo más laureado de la historia de la Europa League, la antigua copa de la UEFA para los románticos. Hablar del Sevilla F.C. son palabras mayores. Y hablar de su afición, también. Por eso, en #LoVemosEnElBar quisimos compartir con ellos uno de los partidos de la temporada, el que les enfrentó a la Juventus de Turín en la Champions League, el próximo objetivo del conjunto de Nervión.

2017 es un año ilusionante para el sevillismo. Y si a alguien le queda alguna duda, solo tiene que acudir a los bares de la ciudad cuando juega el equipo. En el emblemático barrio de Los Remedios se encuentra uno de esos templos futboleros donde el palco de honor tiene forma de barra y los partidos grandes se viven como antes, de pie y con la emoción a flor de piel, una prolongación del mismísimo Pizjuán, el Bar Santa María (Calle Monte Carmelo 43).

Lo que vivimos allí lo expresó perfectamente El Arrebato en la letra del tan coreado como archiconocido himno del centenario del club: “Cuentan las lenguas antiguas que un 14 de octubre nació una ilusión. Su madre fue Sevilla y le prestó su nombre y para defenderlo le dio a una afición”. Y es que en el Bar Santa María se congregaron unos seguidores “ejemplo de sevillanía, familia roja y blanca del Sánchez Pizjuán”. Ilusión y empuje para ver a su equipo entre los mejores.

Y si al mando del Sevilla está actualmente Sampaoli, en el Bar Santa María quien dirige es José Pedro Romero, que cogió las riendas de un establecimiento que antes regentaron su abuelo, su tío y su padre. Tres generaciones pero la misma esencia: cercanía al cliente, un trato exquisito y unas tapas a la altura de esa atención. Los sevillistas que aprecian tanto el buen fútbol como el buen ambiente acuden a su bar “porque somos como una gran familia y quedan aquí para ver el fútbol”.

José Pedro es consciente del efecto que la pasión por el fútbol produce en su bar y que se traduce en un aumento de la clientela en los días de partido: “Antes no abríamos los sábados por la tarde pero, al retransmitir los partidos los sábados, lo hacemos”. Del mismo modo que los futbolistas calientan antes de un partido y cuando juegan como locales se sienten como en casa, los aficionados del Bar Santa María hacen lo propio: “Vienen a ver el partido y antes ya empiezan con las tapitas. Luego el día siguiente vienen a desayunar porque ya conocen el bar”.

Pero, ¿qué sería del fútbol sin la afición? Ellos lo tienen claro, para ver el fútbol, mejor en un bar que en casa. Los sevillistas que se acercaron al local  nos contaron por qué: “Por juntarnos con todos los amigos para verlo y para disfrutar”, “muchísimo mejor verlo aquí en el bar, con los amigos, con tu gente. No lo vives de la misma manera que en casa, lo vives mucho más”, “en mi casa es algo más aburrido, vienes al bar y te diviertes”, “la cervecita, la tapita… No hay color”.

Acabamos con uno de los clásicos de #LoVemosEnElBar, los aficionados y sus promesas si su equipo gana LaLiga Santander o la Champions. Tan lejos pero tan cerca, en Sevilla comparten con los bilbaínos su tendencia al chapuzón. Si los del Athletic amenazaban con tirarse a la Ría, en la capital andaluza se tirarían “del puente del V Centenario”.

Canta El Arrebato que “la Giralda presume orgullosa de ver al Sevilla”. Con estos aficionados, no nos extraña.

Quizás también te interese