Consejos para llenar el bar

Las mejores recetas de mamá: platos clásicos que ganan finales en tu restaurante

Las madres deberían ser eternas. Nadie mejor que ellas para mimar y proteger a sus hijos sin importar la edad que tengan. Ya puede ser Ronaldo una estrella mundial que Dolores Aveiro, su mediática madre, siempre estará a su lado celebrando sus éxitos y consolándole en sus derrotas. En definitiva, se merecen todo y más.

El 5 de mayo se celebra el Día de la Madre y desde #LoVemosEnElBar queremos rendirles nuestro particular homenaje. ¿Cómo? Rescatando 8 de las recetas más clásicas que nos recuerdan a nuestras madres y abuelas. Qué mejor manera de conmemorar este día en tu restaurante que ofreciendo un menú en el que ellas sean las protagonistas.

8 recetas “de casa” para tu restaurante

Ese ingrediente secreto que se transmite de generación en generación es uno de los grandes legados que nos dejan nuestras madres. Es esa fórmula la que hace que los platos de tu establecimiento se diferencien del resto. Eso sí que es toque y no lo del Barça de Xavi, Iniesta y compañía. 

Compartir con tus clientes tus platos de la infancia es uno de los mejores homenajes que puedes hacerle a tu madre. Recopilamos 8 de las recetas más clásicas para incluir en el menú de tu restaurante el Día de la Madre.

1. Croquetas

“Están buenas pero no son como las de mi madre” es quizá la frase más repetida cuando probamos croquetas. Y es que es una de esas recetas a las que cada una le impregna su sello personal, eso que nos vuelve locos. Por eso, te recomendamos que sigas al pie de la letra las instrucciones de tu madre y triunfarás ante tus comensales. Sabor casero de toda la vida.

Nuestro toque #LoVemosEnElBar: añade la leche poco a poco para que la bechamel quede más fina, y termínala con una pizca de nuez moscada.

2. Pollo en pepitoria

Los clásicos nunca pasan de moda. Un plato que rezuma tradición y saber hacer, y que asociamos con esas comidas familiares en casa. Ya en el siglo XIX era una receta muy común incluso entre la realeza, y es que Isabel II era una de las mayores fans del pollo en pepitoria. La clave de este plato es la salsa, enriquecida con yema de huevo cocido y almendras molidas. Acierto seguro.

Foto: Hogarmanía

Nuestro toque #LoVemosEnElBar: utiliza azafrán en hebras para lograr un aroma más intenso. Y, si te gustan los sabores fuertes, añade un poco de cúrcuma.

3. Ensaladilla Rusa

Ahora que se acerca el buen tiempo, este es uno de los platos estrella de los hogares españoles. Una mezcla de verduras fresca y rica, que suele gustar tanto a niños como a adultos. Sin duda lo que diferencia la ensaladilla de tu madre del resto es la mayonesa, que además es el ingrediente que liga todo el plato. Para que te hagas una idea, la mayonesa es a la ensaladilla lo que Salah al Liverpool: si falla él, falla todo el equipo. Si sigues la receta de tu madre lograrás una mayonesa perfecta que convertirá a tu ensaladilla en un plato ganador.

Nuestro toque #LoVemosEnElBar: para conseguir una mayonesa más fina y esponjosa, monta previamente las claras de huevo a punto de nieve y añádelas poco a poco a la mayonesa, integrándolas con movimientos envolventes.

4. Canelones

Que ni el mejor restaurante italiano hace los canelones de tu madre, lo sabemos. Por eso es una de las recetas que deben formar parte de tu menú casero. Con ella, tus clientes experimentarán una sensación gastronómica que no se puede describir solo con palabras. Más o menos la misma devoción que los milaneses sienten por los Maldini. Este es, además, uno de los platos preferidos por los más pequeños.

Nuestro toque #LoVemosEnElBar: cuando introduzcas los canelones sobre la bandeja para hornear, coloca los pliegues hacia abajo. Así evitarás que se abran y que se salga el relleno.

5. Migas

Las migas es una de esas comidas que, dependiendo de la región en la que estés, se hacen de una forma u otra. De pan, de harina, de trigo o de sémola. Sea cual sea tu elección, se convertirá en todo un éxito, porque probablemente harás que tus clientes recuerden sus orígenes y los platos de su infancia.

Foto: Cocina Casera

Nuestro toque #LoVemosEnElBar: para diferenciarte de otros restaurantes te recomendamos servir las migas con uvas. Un contraste original y sorprendente.

6. Lentejas

Los platos calientes no suelen ser habituales durante los meses de verano, pero estamos seguros de que ningún amante de la buena comida rechazaría unas lentejas caseras, independientemente de la época que sea. Servir este guiso durante todo el año hará que te distingas de la competencia y ganarás clientes.

Nuestro toque #LoVemosEnElBar: acompaña las lentejas con un chorro de vinagre de Módena.

7. Capón (o pollo) relleno

Los alimentos rellenos en cantidades ingentes son otro sello de las madres. Este plato, que se puede sustituir por pollo e incluso por pavo, cambia mucho según los trucos que cada una le impregne. Algunas madres le añaden cerveza, otras se decantan por agregar jamón al relleno y otras se ciñen a la receta más clásica. Este plato es una buena opción para comidas familiares.

Nuestro toque #LoVemosEnElBar: añade unas láminas de trufa negra al relleno. Le aportará un aroma inigualable.

8. Natillas

La repostería es una parte de la cocina que las madres suelen dominar mucho, pero hay ciertos postres que nos recuerdan todavía más a ellas. Las natillas son el clásico por excelencia. Es como un Madrid-Barça, siempre hay hueco para ello. Un postre sencillo pero para chuparse los dedos. Y, por supuesto, coronado siempre con una galleta.

Nuestro toque #LoVemosEnElBar: sirve las natillas con un poco de merengue encima, para que al mezclarlo quede una textura mucho más esponjosa.

Madre solo hay una, y como su comida, ninguna. Aquí te damos varias ideas que tus comensales asociarán con los platos más tradicionales de las suyas. Pero cada una tiene sus propios trucos e ideas originales. Piensa en aquellas recetas que te recuerden a la tuya e inclúyelas en tu menú especial del Día de la Madre.     

Quizás también te interese