Consejos para llenar el bar

Impresoras 3D de comida: la revolución definitiva para tu negocio

Estamos en un momento en el que la innovación tecnológica está dando lugar a nuevos modelos de negocio. Y es que, más allá del VAR en el mundo del fútbol o el ojo de halcón en el tenis, la tecnología está permitiendo adaptar otros ecosistemas, como los del sector de la restauración, al contexto digital actual.

Una de las grandes novedades que seguirá creciendo a lo largo del año es la impresión de comida en 3D. ¿Te imaginas poder imprimir los alimentos que más les apetezcan a tus visitantes y en el momento que quieran? Esta es la principal ventaja de este avance, además del carácter innovador y diferencial que supone para los clientes.

Muy probablemente hayas escuchado hablar de las impresoras 3D y de los usos que se le dan en a la hora de fabricar prótesis, calzado e incluso coches. Desde hace algunos años, este tipo de tecnología dio el salto a la producción de comida y no son pocos los bares y restaurantes que han decidido hacerse con estas impresoras.

¿Cómo funciona la impresión de comida en 3D?

Es normal que escuchar la frase “imprimir comida” suene más confuso que escuchar a Sergio Ramos hablar inglés. Sin embargo, la explicación a que se pueda elaborar contenido comestible a través de una impresora es mucho más sencilla que la táctica de un equipo de Clemente. 

El sistema es muy similar al de una impresora convencional. La comida, que sería la tinta, se introduce en una cápsula que, a su vez, está controlada por un mecanismo que la dirige según el aspecto que le quieras dar al alimento. Finalmente, la comida sale por una boquilla que irá dando la forma que hayas pensado para el plato.

Los ingredientes que puedes utilizar son muy variados. Sin embargo, es importante que tengas en cuenta que el único requisito es que quepan por la boquilla, la encargada de imprimir la comida. 

Ya quieras elaborar una pieza central del plato, un acompañamiento o una guarnición, podrás introducir cualquier tipo de materia prima como masas, azúcares, chocolate, carne picada e incluso cereales o frutos secos.

5 aplicaciones de la impresión en 3D en tu restaurante

Las impresoras 3D de comida ofrecen una serie de ventajas a los establecimientos que las utilizan. Por un lado, la sorpresa que generan al cliente. Los consumidores no están acostumbrados a ver comida impresa, por lo que ganarás un punto positivo sorprendiéndoles con un plato original. Por otra parte, permiten desarrollar plenamente la creatividad del cocinero, que puede diseñar los platos exactamente como quiera.

Sin embargo, probablemente nos cueste imaginar el alcance real de la impresión de comida en 3D. Estas son las principales aplicaciones que permite:

1. Elaboración de platos con diseños únicos y totalmente personalizados

Las impresoras 3D cuentan con la ventaja de que dan forma a cualquier tipo de diseño, sin importar la configuración que tengan. Esto otorga un toque único a tus platos, en los que cada cocinero puede “imprimir” su propio carácter. Por ejemplo, para hacer postres ya no es necesario ceñirse a la forma de un molde, sino que el chef puede hacer posible cualquier aspecto. Es el caso de Dinara Kasko, una pastelería ucraniana, que vende postres tan curiosos como este:

Foto: 3dnatives.com

2. Desarrollo creativo y sorpresivo de ingredientes muy tradicionales

Sin duda el chocolate es uno de los ingredientes estrella en las impresiones en 3D, pero también es quizá el más habitual en la carta de postres de cualquier restaurante. Este tipo de impresoras permite dotarle de un aspecto novedoso a la par que sorprendente, y contribuir una vez más a generar el factor sorpresa tan positivo para tus clientes. Por ejemplo, puedes imprimir chocolate en forma de teclado de ordenador.

Foto: Pinterest

3. Inclusión de más trampantojos en tu carta

Ya sabes que un trampantojo es la forma de denominar a un plato que parece algo totalmente distinto de lo que realmente es. Este tipo de creaciones, más tradicionales de la cocina vanguardista, se convierten en una opción muy recurrente de llevar a cabo gracias a las impresoras 3D. Una idea: puedes presentar un “huevo frito” en el que la yema sea un melocotón y la clara sea una nube de azúcar. En este caso ambos ingredientes se pueden obtener mediante impresión en 3D.

4. Aumento de las opciones veganas o celiacas en tu menú

Cada vez más comensales piden menús vegetarianos, veganos o celiacos, y no siempre los bares cuentan con una amplia variedad. Tener una impresora de comida en 3D te permite atender casi cualquier petición. Indirectamente muestra a tu restaurante como una alternativa vegana, evitando la “discriminación” que pueden sentir en ciertas ocasiones los clientes que siguen este tipo de alimentación.

5. Incremento del poder de viralización en redes sociales

La originalidad de los platos impresos en 3D hace que los comensales sientan la necesidad de compartir en sus redes sociales las fotos de lo que están comiendo. Es posible que algunos no mencionen a tu restaurante, pero muchos sí lo harán, y esto te permite ganar visibilidad también entre los usuarios de redes.

La impresión de comida en 3D es una alternativa que, si bien todavía no es muy común encontrarla en restaurantes, adquirirá cada vez mayor relevancia. En este contexto se abre ante ti la oportunidad perfecta de destacar sobre tu competencia. No solo por ofrecer platos curiosos y diferentes, sino por ser el primero en hacerlo. Como en todo, convertirte en pionero de una acción hace que todo el mundo se acuerde de ti. Todavía nos compadecemos de Karius…

Quizás también te interese