Consejos para llenar el bar

El neuromarketing del color: cómo elegir el más adecuado para tu bar o restaurante

El poder del color es mucho mayor del que podemos imaginar. Las diferentes tonalidades pueden influirnos tanto en nuestras emociones como en nuestro estado mental. Un color puede relajarnos, enfadarnos, calmarnos, agobiarnos, estresarnos, etc., sin apenas darnos cuenta. En la hostelería, igual que en el mundo del fútbol, los colores se sienten. Aunque unas personas más que otras, eso está claro:

Nuestro cerebro reacciona de diferentes maneras ante lo que nos rodea y, enfocados en el marketing, existe una ciencia que lo estudia: el neuromarketing. Pongamos el ejemplo de un equipo, el Real Madrid en este caso, que busca motivar a sus aficionados y que vayan al estadio ante una eliminatoria de Champions en la que parten con desventaja y deben remontar. Para ello, utiliza un vídeo que debe hacer creer a sus aficionados que la remontada es posible. El club, con buen criterio, incluirá el gol de Ramos al Atleti o el de Mijatovic a la Juve, que generan en la parroquia merengue una emoción mucho mayor que una recopilación de grandes jugadas de Drenthe, de pases diagonales de Woodgate o una secuencia de carreras por la banda de Faubert. Diferente contexto = diferentes emociones. Ahí reside la clave del buen neuromarketing.

Existen tres tipos de neuromarketing: el auditivo (los sonidos), el kinestésico (el gusto, olfato y tacto) y el visual. Nosotros, en esta ocasión, nos vamos a centrar en el visual, para poder hablar de cómo afectan los colores en las decisiones de los consumidores.

El color es la forma más poderosa de impacto visual que se puede utilizar, ya que tienen efectos muy directos en el subconsciente de las personas.

Aspectos previos a tener en cuenta

Antes de utilizar un color u otro, hay que tener claros algunos puntos para aprovechar la técnica de los colores de la mejor manera posible. ¿Cuál es el público al que te quieres dirigir? No es lo mismo dirigirse a niños, que a jóvenes o adultos. Dependiendo de la edad, nos llegan las percepciones de formas distintas.

Por otro lado, ¿cuáles son los valores que quieres asociar a tu negocio? Un ejemplo claro y sencillo es lo eco. Si se quiere dar una imagen de negocio ecológico y responsable, el color que elegirás es bastante evidente (el que visten el Cacereño, el Guijuelo, el Atlético Mancha Real, el Cornellá, el Coruxo y el archiconocido Ludogorets. ¿Lo tienes?).

Por último, ¿qué sensaciones quieres transmitir y suscitar con tu negocio? Cada color genera emociones diferentes.

Neuromarketing de los colores

En algunos casos puede resultar muy obvio cuál es la sensación que se asocia a un determinado color, pero en otros es realmente sorprendente. A continuación analizamos qué expresa cada uno según esta ciencia. Toma nota, porque te ayudará a decidir por ejemplo los tonos predominantes en la decoración de tu local o el color de vajilla y manteles.

Blanco

Foto: Twitter

El blanco es el color de la inocencia, la pureza, la bondad, la luz, el respeto. Es un color simple y limpio. Por eso, las empresas que suelen utilizar este color buscan transmitir sencillez y cuidado. A la hora de decorar tu restaurante, el blanco es también muy luminoso y ligero.  

Rojo

Foto: Twitter

El color excitante. Aumenta el ritmo cardíaco, y con él cualquier tipo de deseo, como el del apetito. Incita a la acción, y así lo está demostrando el Liverpool esta temporada. Tiene un gran nivel emocional y es un color que se relaciona con el amor, la pasión, la fortaleza, etc. Son muchas las marcas que utilizan este color para generar deseo en sus clientes, y así despertar sus emociones. Se utiliza, sobre todo, para lanzar ofertas y rebajas de las marcas.

Sin embargo, no se recomienda utilizarlo en exceso, ya que si se hace puede provocar estrés e irritabilidad. Es decir, que tus clientes quieran irse cuanto antes del local porque no se sientan a gusto. Un color solo recomendado para los detalles.

Azul

Foto: Twitter

¿En qué lugares piensas cuando visualizas el color azul? Fácil, ¿no? Cielo y mar. Al contrario que el color rojo, el azul disminuye el ritmo cardíaco de las personas. De hecho, este color se asocia a la libertad, la paz, la confianza, la seguridad, la lealtad, etc.

Las empresas que más utilizan estos colores son las de seguros y transportes, entre otras, ya que generan confianza en los clientes. Entre los restaurantes, aquellos con un claro matiz marinero. Resulta curioso que las redes sociales, en su mayoría, se decanten también por el color azul, con el objetivo claro de transmitir seguridad.

Amarillo

Foto: Twitter

El amarillo anima a la acción. Es energético, alegre, denota felicidad e inteligencia. Segrega serotonina, lo que nos hace sentir creativos y alegres. Al ser un color que llama mucho la atención, al igual que con el rojo, hay que tener cuidado con su uso excesivo, ya que puede generar irritación y sobresaturación. Seguro que tienes en mente qué famosa hamburguesería utiliza el amarillo tanto en su logo como en sus locales. Por tanto, corremos el riesgo de que se asocie el restaurante con la comida rápida. Utilizar con cautela (como a Vinicius).

Naranja

Foto: Twitter

El color juvenil. El naranja tiene algunas características similares al amarillo, como la felicidad, y al rojo, como la energía. Es el color de la diversión, por eso, algunas empresas lo utilizan para el call to action, invitando así al movimiento en eventos y lanzamientos de manera juvenil y divertida.

Verde

Foto: Twitter

Armonía, naturaleza, frescura, salud, vida, tranquilidad, ecología… El llamado color de la esperanza es muy buscado y utilizado por numerosas empresas y negocios, ya que genera menos estrés, que, al fin y al cabo, es lo que todas las personas anhelan. Es, además, el color con el que se identifica a un local responsable, sostenible y que cuida el medio ambiente. Y sí, el Ludogorets y el Atlético Mancha Real visten de verde.

Rosa

Foto: 20 Minutos

A nadie se le olvida el impacto positivo que tuvo la camiseta rosa en el Real Madrid. Es el color de la amistad y el amor. Se asocia con la belleza, los perfumes, la feminidad, el romanticismo, etc.

Morado

Foto: LaNazione.it

El morado es un color que proyecta lujo y sofisticación, poder y ambición. Ayuda a solucionar los problemas, aporta calma y relajación. Equipos como la mítica Fiorentina en el Calcio (inolvidable ver a los Chiesa, Mijatovic, Batistuta, Rui Costa o Roberto Baggio enfundados en la zamarra viola) o el Anderlecht belga siempre lo han vestido orgullosos. Hasta el Real Madrid vistió una camiseta morada en la 2016-2017.

Negro

Foto: ABC

El negro es el color elegante por excelencia. Representa la formalidad, la seriedad, el poder, el misterio… Quizá por eso no hay muchos equipos que lo elijan como color oficial de su primera equipación. Algunos como el Barça, el Chelsea o el Sevilla se han atrevido con el negro en su segunda camiseta. Contrastándolo con otros colores se potencia mucho más su efecto.

Elegir un color para representar los valores de un negocio no es algo sencillo ni sin importancia. Por esta razón debes conocer el impacto que tienen los colores en los posibles clientes antes de elegir uno, y poder, así, escoger el más indicado según lo que quieras transmitir a tus visitantes.

Quizás también te interese