Consejos para llenar el bar

Consejos para adaptar tu terraza al frío

Llega el frío y con él muchos cambios en el día a día de los españoles. Las terrazas han servido como refugio a las recomendaciones dictadas por las autoridades sanitarias. Sin embargo, ahora, los bares y restaurantes tienen que pensar alternativas para que estos espacios sigan abiertos y den el mejor servicio a sus clientes. Te damos algunas alternativas para que la terraza de tu establecimiento siga siendo atractiva para tus comensales.

Hemos dicho adiós al calor y los días ya empiezan a ser más cortos debido al cambio de hora realizado a finales de octubre. Sin embargo, este año el frío no traerá consigo el cierre total de muchas de las terrazas de los bares. Estos espacios han ganado importancia como auténticos altares al ocio en la ciudad, ya que los interiores siguen siendo espacios a los usuarios se pueden mostrar algo más reticentes todavía. Permanecer al aire libre supone una garantía de seguridad mayor para muchos clientes en una época como la que vivimos.

Entonces, si empieza el frío ¿cómo pueden resistir las terrazas? Ante esta situación, asegurar un espacio al aire libre es la mejor carta de presentación para un restaurante. A continuación de presentamos diversas opciones para mantener abiertas las terrazas y captar la atención de tus clientes. Toma nota y saca el mayor provecho al aire libre en invierno.

Setas (de calor), el complemento más demandado

Sí, ya sabemos que la época de recoger setas empieza en otoño, pero a las que nos referimos no se comen. Repartir por la terraza los calefactores que se conocen como setas de calor atemperará el espacio y hará que tus clientes puedan llevar un poco mejor la estancia en el exterior. Estas estructuras funcionan como estufas de gas o eléctricas, según elijas la que quieres instalar. Sin duda, esta es una de las opciones más realistas para generar calor en el exterior.

Mantas por todas partes

No es una idea nueva, pero sí es una muy buena elección para el invierno. Coloca en las sillas de tu terraza una manta en cada una de ellas para que los clientes puedan elegir si usarla o no. Te recomendamos que, si eliges esta opción, te asegures de que las mantas estén limpias siempre, manteniendo así la prevención en el aspecto higiénico. Asimismo, encárgate de que tus clientes tengan la tranquilidad de que las mantas que utilizan están completamente desinfectadas.

Bebida caliente

Un buen reclamo para los clientes puede ser que nada más sentarse les ofrezcas una bebida caliente de cortesía: caldito, chocolate, café o, siguiendo las tradiciones del norte de Europa, vino caliente. Los clientes percibirán este gesto como un detalle a favor de su bienestar en la terraza, y ello les predispondrá muy positivamente hacia tu local.

Cerramientos, que no confinamientos

Incorporar estructuras que permitan cerrar parcialmente tu terraza es una buena opción para adaptarte a las temperaturas. Cuanto más frío haga, más podrás cerrar el espacio de tu terraza. Eso sí, procura mantener siempre uno de los lados abiertos, pues de lo contrario pasaría a ser un espacio interior. Instalar mamparas alrededor de la terraza es una gran opción para que si, por ejemplo, llueve puedas cerrarlas para que el agua no llegue a los comensales.

Opta por una decoración acogedora

El factor psicológico en estos casos es muy importante. La decoración puede hacer que los clientes se sientan en un espacio más acogedor y familiar, o todo lo contrario. Además, es una excusa perfecta para colocar farolillos de luz tenue o lámparas decorativas que proporcionen más calor. Los bares y restaurantes suelen centrar sus esfuerzos en la decoración para el interior del local, ahora los exteriores son casi igual de importantes. Así que, cuando comience la temporada navideña, cuida que la terraza de tu bar cuente con decoración típica de esta fiesta, ya que hará que los clientes se sientan más cómodos con el entorno.  

Estas son algunas de las opciones que te ofrecemos para que la terraza de tu negocio sea una alternativa (casi) igual de buena que el interior. Invertir tiempo en pensar cómo vas a ofrecer este espacio a tus clientes será un punto a favor para poder aprovechar la temporada de invierno y para que tus clientes sientan que te preocupas no solo por su alimentación, sino también por su bienestar. No obstante, no te olvides de ventilar el interior de tu local periódicamente para reforzar la prevención.

Quizás también te interese