Consejos para llenar el bar

Climatización y ventilación de tu bar: ¿Qué hacer este verano?

Igual que el titular de que Bale está más enchufado que nunca, que Neymar quiere salir del PSG o que Messi se plantea dejar la selección argentina, cada año por estas fechas aparece un tema recurrente en el mundo de la hostelería: ¿Cómo climatizar correctamente el local? ¿Cómo conseguir que los clientes estén a gusto sin gastar un dineral en la factura eléctrica?

Este verano, más que nunca, la ventilación y la climatización de tu bar o restaurante cobran una especial importancia. Y es que el modo de proceder con el aire acondicionado en un contexto marcado por la COVID-19 genera más dudas que la defensa del Espanyol.

Por esto, primero y más importante, queremos desmentir o confirmar algunas informaciones con respecto a la COVID-19 y si el aire acondicionado contribuye o no a propagar la enfermedad.

Mitos y realidades sobre el aire acondicionado y la COVID-19

Nos toca remontarnos al mes de enero, cuando desde Guangzhou, China, llegó una noticia que atemorizó a todo el sector de la hostelería: un único infectado contagió a nueve personas en un restaurante favorecido por, supuestamente, la acción del aire acondicionado. Desde entonces, son muchos los interrogantes que se han abierto, y ni siquiera todos los expertos están de acuerdo.

Aun así, parece que sí que hay acuerdo en, al menos, tres puntos:

  • El aire acondicionado NO transmite el virus, son las personas las que lo transmiten.
  • El problema no está en la climatización, si no en la renovación del aire.
  • Una correcta ventilación y un uso responsable del aire acondicionado minimizarán el riesgo de contagio del virus en locales de hostelería

Recomendaciones para bares y restaurantes

Ahora que ya tenemos claro qué es cierto y qué no, procedemos a detallar algunas buenas prácticas para que tus clientes pasen un verano a cobijo de las altas temperaturas en tu negocio sin mayores preocupaciones más allá de las de elegir qué beber o qué partido ver.

No, Cristiano, a ti no te van a ver, este año no hay Eurocopa. Te vemos el próximo verano o, si le dais la vuelta a la eliminatoria, en agosto en Champions.

1. Renueva constantemente el aire

Estamos, sin duda, ante una de las recomendaciones más importantes que debes poner en práctica este verano. Tanto el Ministerio de Sanidad como la OMS coinciden: la renovación del aire es clave para reducir el riesgo de contagio por Sars-CoV-2. Esta renovación la puedes llevar a cabo mediante ventilación natural o a través de sistemas de climatización que reemplacen el aire. Dicho de otra forma, debes evitar aquellos aparatos que hacen recircular el aire en los diferentes espacios, porque esos sí pueden contribuir al contagio.

En este sentido, aplicar una correcta ventilación a tu local no es una decisión, sino una obligación, pues la Orden SND/388/2020, de 3 de mayo, que establece las normas y condiciones para la apertura al público de algunos comercios y servicios, indica en su artículo 2.3 textualmente que “se garantizará una ventilación adecuada de todos los establecimientos y locales comerciales”.

2. Actúa en función del tipo de aparato de aire acondicionado

La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), ante las dudas de los hosteleros y otros comerciantes, ha afirmado que el aire acondicionado puede seguir utilizándose, si bien desaconseja aquellos aparatos de aire centralizados y con conductos, puesto que, varios de ellos, funcionan haciendo recircular el aire entre espacios, lo que es preferible evitar en una situación como la que todavía estamos viviendo.

Este tipo de aire es más habitual en grandes edificios comerciales y, básicamente, coge aire del exterior para después pasar por sus conductos, enfriarse y distribuirse por todas las estancias. El problema es que, una vez que ya se ha recogido ese aire exterior, para contribuir a la eficiencia energética, el mismo aire se hace recircular por todos los espacios nuevamente. Esto es, el aire no se renueva desde que se ha recogido por primera vez del exterior.

Si aun así tienes este tipo de aparato en tu local, puedes incrementar las tasas de flujo de aire y programar períodos de ventilación natural, abriendo puertas y ventanas.

También está la climatización con split, la más común en locales de dimensiones reducidas. Este tipo de equipos no recoge aire del exterior y tampoco lo recircula, sino que en cada estancia se puede regular la temperatura. Sin embargo, como habrás podido imaginar, al no recoger aire del exterior, éste no se renueva en ningún momento, sino que queda siempre en el espacio, “dando vueltas”. Nuevamente, la clave va a ser una ventilación natural pautada que permita renovar el aire cada cierto tiempo y eliminar las bacterias o partículas en suspensión que puedan estar en el aire.

Si tienes alguno de estos dos tipos de aire acondicionado, toma buena nota.

3. Mantenimiento continuado

Todas estas medidas deben complementarse con un correcto mantenimiento del equipo de aire acondicionado. Consulta con el fabricante de tu aire acondicionado para saber con qué frecuencia debes limpiar los filtros y las rejillas de tu equipo y qué método debes seguir. Generalmente, se recomienda hacerlo al menos una vez al año (con más razón este año), pero siempre es mejor realizar una consulta previa.

Esta limpieza de filtros deberás hacerla con guantes y mascarilla. Recuerda, por último, que la temperatura idónea para un salón de un restaurante es de entre 21 y 23 grados, no “congeles” a tus comensales.

Quizás también te interese