Claves y consejos para decorar tu bar en Navidad

¿Te imaginas que en el campo del Liverpool nadie fuese de rojo? ¿O que en el mítico “Muro Amarillo” del campo del Dortmund no hubiese ni un aficionado vestido de ese color? En tu negocio, igual que en el fútbol, la ambientación es importante. Si el apoyo de la grada es esencial para que los jugadores de un equipo ganen un partido, “vestir” tu bar en épocas señaladas logrará crear el ambiente propicio para incentivar el consumo de los clientes.

Uno de los períodos del año que más se prestan a aprovechar el estado de euforia de los comensales y obtener más beneficios es el navideño. Y es que el espíritu de la Navidad inspira a los clientes y, guste o no, tendrás las de ganar si te contagias de éste, pues entre un restaurante decorado y otro no… la gran mayoría escogerán el primero. Por esto, te vamos a dar algunas claves para que puedas decorar tu bar o restaurante sin necesidad de invertir mucho dinero:

Frío en la calle, calor en el interior

De acuerdo, no es que en Navidad en España el frío sea igual que el de un Spartak de Moscú – Zenith en febrero, pero lo lógico es que en la calle la temperatura no sea precisamente agradable, por lo que debes ofrecer a los usuarios todo lo contrario, un ambiente cálido y que incite a pasar un buen rato.

Recurre a colores vivos para conseguirlo. En Navidad estás de suerte, ya que tampoco habrá que pensar mucho, pues las “tonalidades oficiales” de este período ya incluyen el rojo, el verde, el plateado o el dorado. Eso sí, cuidado con las combinaciones, no todos tienen que estar combinados a la vez ni en un mismo objeto.

El escaparate, como el mediapunta

Es inevitable que, cuando ves jugar a un equipo por primera vez, se te vayan los ojos hacia el jugador que más luce: el Laudrup, el Valerón, el Maradona o el Platini de turno. Ese número 10 que llama la atención más que el resto. Después ya te vas fijando en cómo se coloca el 5, cómo saca el balón el 4, cómo se incorpora el 2 y cómo centra el 7.

Con el escaparate pasa algo similar, es el primer y principal reclamo en el que se van a fijar los posibles clientes y como tal hay que dedicarle especial cuidado a la hora de decorarlo.

Las guirnaldas, las coronas y las luces pueden ser un adorno discreto y cumplir perfectamente con su función, esto es, llamar la atención y dar un toque navideño sin desmerecer al resto de los componentes del escaparate. Importante: que estos objetos no impidan a los usuarios ver lo que hay en el interior o acceder al local.

Sobre si es conveniente poner un árbol de Navidad en el escaparate (o en la entrada), es como jugar con doble pivote, hay opiniones para todos los gustos. Dependerá del hueco del que dispongas, pero si tienes que decidir entre dentro y fuera, te recomendamos que guardes el recurso para el interior y juegues con las luces en el exterior, llamarán más la atención.

Los adornos, en su justa medida

Hay futbolistas que, por volcánicos, pueden llegar a desesperar hasta a sus propios aficionados: Stoichkov, Roy Keane, Diego Costa, Gatuso… En el extremo contrario, los hay que logran poner nerviosos a sus seguidores con su aparente desidia: Pastore, Riquelme, Ganso, Benzema…

Y es que en el término medio está la virtud. Por eso, al decorar debes encontrar ese punto entre colocar una guirnalda en una esquina casi invisible y el exceso de decoración navideña, que no sabes si estás un restaurante o en Times Square en hora punta.

La decoración navideña debe sustituir o complementar a los objetos habituales, no añadirse a estos. Ten en cuenta además que, cuantos más adornos, mayor puede ser la sensación de agobio para el usuario y más las dificultades para que los trabajadores desempeñen su labor normalmente. En este sentido, algunos consejos:

  • Utiliza los adornos para decorar objetos que previamente ya tengas en el local: plantas, escaleras, cuadros, equipos de sonido o televisión, etc.
  • Las coronas son siempre una buena opción para decorar las paredes.
  • Añade figuras navideñas relacionadas con las Navidades a estanterías o muebles: renos, figuras de Papá Noel, muñecos de nieve, etc.

El árbol, el mediocentro organizador

El árbol es como el mediocentro, debe ser el eje de tu estrategia de decoración y debe estar siempre en tu equipo, sí o sí. Tú eliges si es natural (más bonito pero más sucio puesto que puede perder agujas) o si es sintético (menos personal aunque cumplidor, con 6 años de vida útil aproximadamente), pero es importante que si te decides a colocarlo, lo decores bien: estrellas, luces, bolas, guirnaldas… Un árbol apenas decorado causará en el cliente la sensación contraria a la que buscas.

La MCN aquí va de música

Si el PSG tiene en su “MCN” (Mbappé, Cavani y Neymar) una de las delanteras más temidas de Europa, tú tienes en tu “MCN” (Marimorena, Cantad pastores y Noche de paz) una de las bandas sonoras más reconocibles de toda Navidad que se precie.

Y es que los villancicos o las canciones eminentemente navideñas (Raphael y su tamborilero, Mariah Carey y su All I want for Christmas is You, etc.) son tus aliados para crear una atmósfera perfecta en esta época. Eso sí, asegúrate de tener una amplia selección (no reproducir 10 canciones en bucle) y que el volumen sea moderado.

¿Y la mesa?

Los objetos de la mesa también son susceptibles de decoración navideña, siempre y cuando no compliquemos o entorpezcamos al comensal: velas, centros de mesa con bolas y flores, manteles o servilletas personalizados con motivos navideños, cubresillas, etc…

Y, por supuesto, no te olvides de colocar un vaso para el champagne o el cava, pues si en algún momento del año se consumen estos productos, ese es la Navidad.

Busco Extra
Previous post
BuscoExtra: La app que consigue trabajadores para tu bar en 2 horas
Next post
El Día de los Inocentes en el fútbol: 10 inocentadas que no creerías
Back

Widget Support

SHARE

Claves y consejos para decorar tu bar en Navidad

© 2016 Vodafone España S.A.U. Avda. América 115, 28042 Madrid