En La Barra hablamos de

Consejos para llenar el bar

La seguridad siempre juega un punto a favor en la oferta de productos y servicios, especialmente en sectores como, la hostelería. Antes de la declaración del estado de alarma las medidas de higiene en bares y restaurantes ya eran muy exigentes, y se realizaban las inspecciones de sanidad pertinentes. Esto ahora cobra más relevancia que nunca. Como consecuencia de la crisis sanitaria que estamos viviendo, asegurar que un espacio cumple las medidas de higiene necesarias para evitar el contagio de COVID-19 se ha convertido en un ejercicio más que obligatorio. Es aquí donde entra un nuevo concepto que en las últimas semanas hemos podido ver: ´COVID Free´.  Convertir tu bar en ‘COVID Free’ no consiste solo en obtener un sello o una acreditación que, debido a la dificultad de certificar que un establecimiento está libre de virus, no es oficial. Si tienes un bar o restaurante debes inculcar la responsabilidad individual, tanto entre tus trabajadores como entre los clientes, para conseguir que tu establecimiento esté 100% libre de COVID. ¿Cómo convierto mi bar en ‘COVID Free’? Acompañando la tendencia de las noticias que se han publicado durante los últimos meses, esta iniciativa no se ha librado de la polémica. La razón: es realmente difícil certificar a nivel institucional que un establecimiento esté 100% libre de coronavirus. No obstante, si en tu bar o restaurante sigues las indicaciones  oficiales y tomas las medidas de prevención adecuadas, tus clientes deben saberlo. La transparencia es ahora más importante que nunca, pues a la mínima que desconfíen de que tu bar está correctamente desinfectado, se irán. Por tanto, asegúrate de transmitir la confianza que necesitan, y eso solo se consigue siendo muy riguroso con la desinfección y prevención, por incómodo que resulte. Medidas que ayudan a que tu bar sea un espacio libre de coronavirus Las medidas que debes tomar son las anunciadas por las instituciones gubernamentales, que al mismo tiempo dependen de la fase en la que se encuentra tu provincia. Si bien no todos los bares podrán empezar su actividad al mismo tiempo, todos están en la obligación de  adoptar estas medidas. Prepara tu establecimiento porque va a experimentar algunos cambios: el gel hidroalcohólico formará parte de tus pedidos principales, los baños serán de uso individual y el verbo limpiar se quedará en el pasado y será sustituido por desinfectar, entre otros. Además, y de manera generalizada en el conjunto de la sociedad, el uso de las mascarillas se ha hecho obligatorio en todos los ámbitos en los que no se pueda garantizar la distancia mínima interpersonal de dos metros. Sin embargo, la normativa incluye una excepción en la que las personas estarán liberadas de su uso, que es en el “desarrollo de actividades en las que, por la propia naturaleza de estas, resulte incompatible el uso de la mascarilla”.  No obstante, todo parece indicar que en el momento en el que los clientes coman o beban no tendrán que llevar la mascarilla, por la propia incompatibilidad entre ambas acciones. Guía específica para restaurantes, tu nueva hoja de ruta Por otra parte, el Ministerio de Industria Comercio y Turismo, ha creado una serie de guías en las que dan las recomendaciones necesarias en función de cada sector de actividad. Si tienes un negocio de restauración debes ceñirte a la guía para restaurantes. El documento especifica los protocolos y medidas de protección para el personal del sector y sus clientes. De esta manera, el documento divide en 7 los servicios que se contemplan en un restaurante. Resumimos algunas de las medidas que hay que tomar en cada situación: Reparto a domicilio: el establecimiento debe garantizar que el transporte seleccionado para llevar el producto cumple con los requisitos que indica la guía. Comida para llevar: el restaurante tendrá que habilitar un espacio específico para la recogida de pedidos. Barra: marcar el puesto que debe ocupar el cliente y mantener la distancia de seguridad son algunas de las recomendaciones. Sala: este espacio comprende dos tipos de servicio: En mesa: los camareros deberán garantizar las distancias de seguridad y, si no es posible, llevar mascarillas o pantallas protectoras. Mostrador: evitar aglomeraciones, desinfección de dispositivos y distancia de seguridad, entre otras medidas. Terraza: Se debe presentar cartelería con las pautas de higiene y desinfección e indicar que los clientes no pueden ocupar una mesa hasta que el personal les acomode. Buffet: este tipo de servicio deberá implementar fórmulas como el buffet asistido con pantalla de protección y retirar el material de uso común, entre otras medidas. Eventos: por ahora no está permitido realizar eventos, si bien cuando el Gobierno los autorice este apartado será completado con la información necesaria en el documento. ¿Y si quiero un sello en mi local? Aunque autoridades y organizaciones hacen hincapié en que lo más responsable será seguir las indicaciones oficiales, existe un sello que los negocios pueden solicitar para garantizar que su espacio es seguro. La Junta Directiva del Instituto para la Calidad Turística Española (ICTE), ha creado el ´Safe Tourism Certified’, que se consigue después de aprobar una auditoría que llevarían a cabo empresas independientes y que tiene como objetivo distinguir la labor de las empresas que hayan implantado un Sistema de Prevención de Riesgos frente a la COVID-19. Por tanto, es una decisión del propio restaurante o bar acceder a un certificado que refleje que el local es un espacio seguro. Sin embargo, seguir las recomendaciones sanitarias será fundamental para poder conceder a los clientes lo que van a reclamar sin miramientos: la seguridad de su salud.

Tras dos meses de confinamiento, más de la mitad del país inicia la fase 1 de la desescalada, en la que se levantan algunas restricciones hasta ahora obligatorias. Sin duda una buena noticia para los negocios de hostelería y restauración, que ya podrán recibir progresivamente a clientes. Sin embargo, la desescalada es progresiva, por lo que no todas las provincias tendrán los mismos permisos. Analizamos todas las novedades al respecto. Los establecimientos del sector hostelero esperaban el anuncio del avance en el plan de desescalada como agua de mayo, nunca mejor dicho. Algunos casi tanto como ver a los galácticos volver a pisar el terreno de juego para entrenar, aunque sea con mascarilla y guantes. La mitad de las provincias españolas ya están en la fase 1 de la desescalada, lo que significa que se levantan algunas de las restricciones impuestas hasta el momento. Sin embargo, la desescalada es progresiva, por lo que la reanudación de la actividad no será igual para todos los bares y restaurantes. Tras varios días de incertidumbre sobre cómo tendría lugar la reapertura de los negocios, el Ministerio de Sanidad ha publicado en el Boletín Oficial del Estado la orden al respecto. ¿Cómo puedo abrir mi bar o restaurante si estoy en la fase 1? Tal y como recoge el documento ministerial en su artículo 15, los establecimientos de restauración pueden volver a recibir a sus clientes habituales. Eso sí, con ciertas limitaciones y medidas de seguridad obligatorias: Solo pueden abrir las terrazas al aire libre: es decir, los clientes no pueden consumir dentro del local, sino en el espacio exterior que éste tenga habilitado. No se puede superar el 50% de aforo en terrazas: el espacio al aire libre reducirá su capacidad a la mitad de la habitual, garantizando además la distancia de seguridad de al menos dos metros. Máximo de 10 personas por mesa: las reuniones de hasta 10 personas son las únicas que están permitidas en esta fase de desescalada. Por tanto, no podrá haber grupos que superen esta cifra en una terraza. Además, el bar tendrá que proporcionar la cantidad de mesas suficientes por cada grupo para garantizar la distancia mínima de seguridad entre los clientes. ¿Qué medidas de higiene y prevención debo implantar? Si estás en una provincia en fase 1 y decides reabrir la terraza de tu bar o restaurante tendrás que asegurarte de cumplir con las siguientes medidas higiénicas: Desinfecta diariamente las mesas y sillas ubicadas en las terrazas Utiliza manteles desechables de un solo uso. Si esto no es posible, no uses el mismo mantel para diferentes clientes antes de lavarlo, como mínimo, a 60 grados. Pon a disposición de tus clientes gel hidroalcohólico o desinfectante. No hace falta que lo repartas en botes, puedes optar por colocar un dispensador a la entrada del local y asegurarte de que todos los clientes que entran se desinfectan previamente las manos. Olvídate de la carta en papel que pasa de unas manos a otras. Es preferible que utilices dispositivos electrónicos sencillos como una Tablet. En su defecto exhibe tu carta en pizarras o carteles que no requieran contacto físico por parte de tus clientes. La vajilla, la cubertería y la mantelería deberán guardarse en espacios cerrados o alejados de la zona de paso de clientes y trabajadores, con el fin de evitar el contacto físico. Sustituye los productos de uso múltiple por aquellos de uso único. Es decir, prioriza las servilletas de papel y los formatos monodosis en productos como el aceite, el vinagre o los palillos. Igualmente, avisa a tus clientes de que no pueden compartir tampoco estos artículos. Solamente podrá haber una persona ocupando los aseos (excepto si se trata de personas dependientes, en cuyo caso estarán con un acompañante). Además, debes limpiar y desinfectar el baño un mínimo de seis veces al día. ¿Cuándo puedo reabrir mi negocio? Para responder a esta pregunta tienes que informarte, en primer lugar, de en qué fase se encuentra la provincia o área sanitaria en la que regentas tu bar o restaurante. Únicamente podrás abrir la terraza de tu establecimiento si éste se encuentra en alguna provincia que ya esté en la fase 1 de la desescalada, señaladas en el siguiente mapa: ¿Qué medidas adicionales pide el sector hostelero? Además de las acciones que ha anunciado el Ejecutivo, el sector de la hostelería ha presentado un plan de apertura en el que recoge otras medidas. Así, ha denominado a este proyecto como un “plan de desescalada inteligente”. Más allá de las medidas de seguridad e higiene que ha aprobado el Gobierno, los empresarios hosteleros apuestan por otras de más difícil aplicación. Destacan tres: la posibilidad de realizar tests masivos, tomar la temperatura a los clientes cuando entren en el establecimiento y realizar un cuestionario epidemiológico para detectar posibles positivos en COVID-19 o personas de riesgo. En caso de que el hostelero los detectase, según la propuesta de las asociaciones del sector, podría denegarles la entrada para evitar su propagación. Estas medidas concretas no han sido por el momento aprobadas por el Ejecutivo. En cualquier caso, si tienes un bar o restaurante debes adaptarte a este nuevo período, en el que habrá ciertos hábitos que desaparecerán. No obstante, tu objetivo sigue siendo fidelizar clientes e invitarles a que acudan a tu bar para evadirse de los problemas y recuperar el contacto social, más necesario que nunca.

La seguridad siempre juega un punto a favor en la oferta de productos y servicios, especialmente en sectores como, la hostelería. Antes de la declaración del estado de alarma las medidas de higiene en bares y restaurantes ya eran muy exigentes, y se realizaban las inspecciones de sanidad pertinentes. Esto ahora cobra más relevancia que nunca. Como consecuencia de la crisis sanitaria que estamos viviendo, asegurar que un espacio cumple las medidas de higiene necesarias para evitar el contagio de COVID-19 se ha convertido en un ejercicio más que obligatorio. Es aquí donde entra un nuevo concepto que en las últimas semanas hemos podido ver: ´COVID Free´.  Convertir tu bar en ‘COVID Free’ no consiste solo en obtener un sello o una acreditación que, debido a la dificultad de certificar que un establecimiento está libre de virus, no es oficial. Si tienes un bar o restaurante debes inculcar la responsabilidad individual, tanto entre tus trabajadores como entre los clientes, para conseguir que tu establecimiento esté 100% libre de COVID. ¿Cómo convierto mi bar en ‘COVID Free’? Acompañando la tendencia de las noticias que se han publicado durante los últimos meses, esta iniciativa no se ha librado de la polémica. La razón: es realmente difícil certificar a nivel institucional que un establecimiento esté 100% libre de coronavirus. No obstante, si en tu bar o restaurante sigues las indicaciones  oficiales y tomas las medidas de prevención adecuadas, tus clientes deben saberlo. La transparencia es ahora más importante que nunca, pues a la mínima que desconfíen de que tu bar está correctamente desinfectado, se irán. Por tanto, asegúrate de transmitir la confianza que necesitan, y eso solo se consigue siendo muy riguroso con la desinfección y prevención, por incómodo que resulte. Medidas que ayudan a que tu bar sea un espacio libre de coronavirus Las medidas que debes tomar son las anunciadas por las instituciones gubernamentales, que al mismo tiempo dependen de la fase en la que se encuentra tu provincia. Si bien no todos los bares podrán empezar su actividad al mismo tiempo, todos están en la obligación de  adoptar estas medidas. Prepara tu establecimiento porque va a experimentar algunos cambios: el gel hidroalcohólico formará parte de tus pedidos principales, los baños serán de uso individual y el verbo limpiar se quedará en el pasado y será sustituido por desinfectar, entre otros. Además, y de manera generalizada en el conjunto de la sociedad, el uso de las mascarillas se ha hecho obligatorio en todos los ámbitos en los que no se pueda garantizar la distancia mínima interpersonal de dos metros. Sin embargo, la normativa incluye una excepción en la que las personas estarán liberadas de su uso, que es en el “desarrollo de actividades en las que, por la propia naturaleza de estas, resulte incompatible el uso de la mascarilla”.  No obstante, todo parece indicar que en el momento en el que los clientes coman o beban no tendrán que llevar la mascarilla, por la propia incompatibilidad entre ambas acciones. Guía específica para restaurantes, tu nueva hoja de ruta Por otra parte, el Ministerio de Industria Comercio y Turismo, ha creado una serie de guías en las que dan las recomendaciones necesarias en función de cada sector de actividad. Si tienes un negocio de restauración debes ceñirte a la guía para restaurantes. El documento especifica los protocolos y medidas de protección para el personal del sector y sus clientes. De esta manera, el documento divide en 7 los servicios que se contemplan en un restaurante. Resumimos algunas de las medidas que hay que tomar en cada situación: Reparto a domicilio: el establecimiento debe garantizar que el transporte seleccionado para llevar el producto cumple con los requisitos que indica la guía. Comida para llevar: el restaurante tendrá que habilitar un espacio específico para la recogida de pedidos. Barra: marcar el puesto que debe ocupar el cliente y mantener la distancia de seguridad son algunas de las recomendaciones. Sala: este espacio comprende dos tipos de servicio: En mesa: los camareros deberán garantizar las distancias de seguridad y, si no es posible, llevar mascarillas o pantallas protectoras. Mostrador: evitar aglomeraciones, desinfección de dispositivos y distancia de seguridad, entre otras medidas. Terraza: Se debe presentar cartelería con las pautas de higiene y desinfección e indicar que los clientes no pueden ocupar una mesa hasta que el personal les acomode. Buffet: este tipo de servicio deberá implementar fórmulas como el buffet asistido con pantalla de protección y retirar el material de uso común, entre otras medidas. Eventos: por ahora no está permitido realizar eventos, si bien cuando el Gobierno los autorice este apartado será completado con la información necesaria en el documento. ¿Y si quiero un sello en mi local? Aunque autoridades y organizaciones hacen hincapié en que lo más responsable será seguir las indicaciones oficiales, existe un sello que los negocios pueden solicitar para garantizar que su espacio es seguro. La Junta Directiva del Instituto para la Calidad Turística Española (ICTE), ha creado el ´Safe Tourism Certified’, que se consigue después de aprobar una auditoría que llevarían a cabo empresas independientes y que tiene como objetivo distinguir la labor de las empresas que hayan implantado un Sistema de Prevención de Riesgos frente a la COVID-19. Por tanto, es una decisión del propio restaurante o bar acceder a un certificado que refleje que el local es un espacio seguro. Sin embargo, seguir las recomendaciones sanitarias será fundamental para poder conceder a los clientes lo que van a reclamar sin miramientos: la seguridad de su salud.

Tras dos meses de confinamiento, más de la mitad del país inicia la fase 1 de la desescalada, en la que se levantan algunas restricciones hasta ahora obligatorias. Sin duda una buena noticia para los negocios de hostelería y restauración, que ya podrán recibir progresivamente a clientes. Sin embargo, la desescalada es progresiva, por lo que no todas las provincias tendrán los mismos permisos. Analizamos todas las novedades al respecto. Los establecimientos del sector hostelero esperaban el anuncio del avance en el plan de desescalada como agua de mayo, nunca mejor dicho. Algunos casi tanto como ver a los galácticos volver a pisar el terreno de juego para entrenar, aunque sea con mascarilla y guantes. La mitad de las provincias españolas ya están en la fase 1 de la desescalada, lo que significa que se levantan algunas de las restricciones impuestas hasta el momento. Sin embargo, la desescalada es progresiva, por lo que la reanudación de la actividad no será igual para todos los bares y restaurantes. Tras varios días de incertidumbre sobre cómo tendría lugar la reapertura de los negocios, el Ministerio de Sanidad ha publicado en el Boletín Oficial del Estado la orden al respecto. ¿Cómo puedo abrir mi bar o restaurante si estoy en la fase 1? Tal y como recoge el documento ministerial en su artículo 15, los establecimientos de restauración pueden volver a recibir a sus clientes habituales. Eso sí, con ciertas limitaciones y medidas de seguridad obligatorias: Solo pueden abrir las terrazas al aire libre: es decir, los clientes no pueden consumir dentro del local, sino en el espacio exterior que éste tenga habilitado. No se puede superar el 50% de aforo en terrazas: el espacio al aire libre reducirá su capacidad a la mitad de la habitual, garantizando además la distancia de seguridad de al menos dos metros. Máximo de 10 personas por mesa: las reuniones de hasta 10 personas son las únicas que están permitidas en esta fase de desescalada. Por tanto, no podrá haber grupos que superen esta cifra en una terraza. Además, el bar tendrá que proporcionar la cantidad de mesas suficientes por cada grupo para garantizar la distancia mínima de seguridad entre los clientes. ¿Qué medidas de higiene y prevención debo implantar? Si estás en una provincia en fase 1 y decides reabrir la terraza de tu bar o restaurante tendrás que asegurarte de cumplir con las siguientes medidas higiénicas: Desinfecta diariamente las mesas y sillas ubicadas en las terrazas Utiliza manteles desechables de un solo uso. Si esto no es posible, no uses el mismo mantel para diferentes clientes antes de lavarlo, como mínimo, a 60 grados. Pon a disposición de tus clientes gel hidroalcohólico o desinfectante. No hace falta que lo repartas en botes, puedes optar por colocar un dispensador a la entrada del local y asegurarte de que todos los clientes que entran se desinfectan previamente las manos. Olvídate de la carta en papel que pasa de unas manos a otras. Es preferible que utilices dispositivos electrónicos sencillos como una Tablet. En su defecto exhibe tu carta en pizarras o carteles que no requieran contacto físico por parte de tus clientes. La vajilla, la cubertería y la mantelería deberán guardarse en espacios cerrados o alejados de la zona de paso de clientes y trabajadores, con el fin de evitar el contacto físico. Sustituye los productos de uso múltiple por aquellos de uso único. Es decir, prioriza las servilletas de papel y los formatos monodosis en productos como el aceite, el vinagre o los palillos. Igualmente, avisa a tus clientes de que no pueden compartir tampoco estos artículos. Solamente podrá haber una persona ocupando los aseos (excepto si se trata de personas dependientes, en cuyo caso estarán con un acompañante). Además, debes limpiar y desinfectar el baño un mínimo de seis veces al día. ¿Cuándo puedo reabrir mi negocio? Para responder a esta pregunta tienes que informarte, en primer lugar, de en qué fase se encuentra la provincia o área sanitaria en la que regentas tu bar o restaurante. Únicamente podrás abrir la terraza de tu establecimiento si éste se encuentra en alguna provincia que ya esté en la fase 1 de la desescalada, señaladas en el siguiente mapa: ¿Qué medidas adicionales pide el sector hostelero? Además de las acciones que ha anunciado el Ejecutivo, el sector de la hostelería ha presentado un plan de apertura en el que recoge otras medidas. Así, ha denominado a este proyecto como un “plan de desescalada inteligente”. Más allá de las medidas de seguridad e higiene que ha aprobado el Gobierno, los empresarios hosteleros apuestan por otras de más difícil aplicación. Destacan tres: la posibilidad de realizar tests masivos, tomar la temperatura a los clientes cuando entren en el establecimiento y realizar un cuestionario epidemiológico para detectar posibles positivos en COVID-19 o personas de riesgo. En caso de que el hostelero los detectase, según la propuesta de las asociaciones del sector, podría denegarles la entrada para evitar su propagación. Estas medidas concretas no han sido por el momento aprobadas por el Ejecutivo. En cualquier caso, si tienes un bar o restaurante debes adaptarte a este nuevo período, en el que habrá ciertos hábitos que desaparecerán. No obstante, tu objetivo sigue siendo fidelizar clientes e invitarles a que acudan a tu bar para evadirse de los problemas y recuperar el contacto social, más necesario que nunca.

Ya se empieza a ver la luz al final del túnel: la desescalada por fin tiene fecha. Aunque será gradual y siempre en función de la evolución de la epidemia. La siguiente pregunta que nos hacemos, especialmente entre los profesionales del sector de hostelería, es: ¿y ahora qué? El período de confinamiento ha ocasionado, entre otras cosas, una reducción de la actividad y el ejercicio diario. Es probable que muchas personas decidan alimentarse de forma saludable, y por ello deberías ofrecer un menú con productos frescos, sanos y atractivos para tus clientes. Las propiedades saludables de los alimentos no es lo único que debes tener en cuenta. Además debes garantizar que la comida que ofrezcas cumpla con las condiciones sanitarias adecuadas para evitar que tus clientes se contagien, o que lo hagan tus trabajadores. A priori puede parecer una tarea complicada, pero con un poco de imaginación se convertirá en un reto y una oportunidad de relanzar tu negocio. Te damos algunas ideas sobre qué deberías ofrecer como menú en tu bar o restaurante en esta nueva etapa post COVID-19. Menús degustación individuales en vez de raciones para compartir La reapertura de los negocios debe realizarse de manera segura y evitando el contacto físico que pueda favorecer la expansión del virus. Salir a ‘picar’ unas raciones es algo que sin duda a los españoles nos gusta mucho. Pero compartirlas es algo que, por el momento, deberíamos evitar. La gran pregunta es: ¿qué puedes ofrecer a tus clientes para sustituir el hecho de pedir varias cosas para compartir y así poder probarlas todas? ¡Un menú degustación individual! Prepara un menú al que puedes llamar “Tapas4U” en el que tus comensales prueben un poquito de diferentes platos. Fuente: Excelencias Gourmet Puedes incluso establecer “tamaños”: uno más pequeño de 4 tapas, otro mediano de 6 y uno de 8 para los más hambrientos. De esta forma incentivas que tus clientes prueben “un poquito de todo” –que es lo que nos gusta- y lo hagan sin que varias personas estén en contacto con el mismo plato. Incrementa tu oferta ‘healthy’ Las siete semanas que llevamos confinados han tenido como consecuencia la falta de movimiento y ejercicio diario. Algunos han optado por realizar deporte en casa de manera estática, pero es posible que tengan un espacio reducido que les impida moverse tanto como lo harían en condiciones normales. Y, por si fuera poco, son muchos los ciudadanos que han decidido potenciar su vena repostera y se han dedicado a hacer dulces caseros. Es posible que la reanudación de actividad y la vuelta a la “nueva normalidad” produzcan una especie de ‘operación bikini’. Dejamos de lado los dulces y recuperamos el ejercicio y una dieta sana. Por tanto, aumentar tu oferta saludable es una motivación extra para que los clientes se decidan a ir a tu restaurante. Potencia los beneficios de los ‘súper alimentos’ Contar con una buena salud y un sistema inmunitario óptimo es ahora mismo la principal preocupación de cualquiera. Para conseguirlo es básico mantener una buena alimentación que fortalezca las defensas, algo en lo que los denominados ‘súper alimentos’ juegan un papel fundamental. Los súper alimentos son aquellos productos que tienen los valores nutricionales más elevados y que producen un efecto muy positivo en nuestro organismo. Te recomendamos incluirlos en los platos de tu menú y asegurarte de que tus comensales sepan qué beneficios les pueden aportar. Existe una amplia variedad de súper alimentos, entre los que se encuentran la chía, el aguacate, la quinoa, la espirulina, la espelta o la leche de coco. El pan y el aceite, mejor en formato monodosis La misma premisa que se aplica a la supresión de platos para compartir debemos tenerla en cuenta a la hora de ofrecer pan o aceite. A todos nos gusta una buena hogaza de masa madre, pero en lugar de hacerla en el tamaño habitual te recomendamos elaborarlas más pequeñas, en formato individual. De esta manera evitarás que varias personas toquen el mismo pan, lo que puede ser una fuente de contagio. Lo mismo ocurre con el aceite. Hasta ahora lo más común era ofrecer una misma aceitera a distintas mesas cuando lo necesitaran. Esto ya no será así. Opta por los packs monodosis de aceite, de uso individual, que cuentan con mayores garantías sanitarias. El bolsillo también influye en tu menú No debes olvidar que, de la misma forma que la crisis ha supuesto un gran impacto económico en tu negocio, muchas personas se encuentran en una situación económica diferente a la que tenían antes del confinamiento. Tienen ganas de salir, sí, pero probablemente sean más cautos a la hora de consumir para poder llegar a fin de mes. En este sentido, te recomendamos incluir opciones que resulten más económicas, lo cual fomentará que los clientes las pidan sin sentir que supone un gran gasto. La suerte que tenemos en España es que contamos con un gran elenco de productos que reúnen las dos características: son de calidad y bastante asequibles. La nueva era post COVID-19 requerirá una gran capacidad de adaptación, tanto para los dueños de los bares y restaurantes como para los clientes. Todos tenemos que ser conscientes de la situación y de la necesidad de mantener a raya los contagios para evitar un repunte de la enfermedad. Tener en cuenta todos estos aspectos ayudará  a que tus clientes tengan vuelvan a tu bar sin miedo de contraer la enfermedad. Solo así se retornará, progresivamente, a la deseada normalidad.

La incertidumbre actual obliga a muchos empresarios hosteleros a pensar en cómo reinventar su negocio para salir adelante tras la crisis sanitaria y económica, en la que el sector de la hostelería es de los más castigados. Sin embargo, empezamos a ver la luz al final del túnel en el período de desescalada. Te damos varias ideas para reenfocar tu actividad. Parece que ya empezamos a ver el final del confinamiento. Según el último anuncio del Ejecutivo, nos adentramos en la ‘fase de desescalada’. Esto significa que los negocios, incluidos los de hostelería, irán recuperando muy progresivamente su actividad. De hecho, las terrazas podrán empezar a abrir en la denominada ‘Fase 1’, aunque con un aforo reducido al 30%. Y no serán los únicos, también los deportistas volverán a los entrenamientos, pero de forma individual. Aunque será una etapa muy gradual, es sin duda uno de los anuncios más esperados por los hosteleros. Es en este momento cuando surgen grandes dudas: ¿cómo cambiará el comportamiento de los clientes? ¿Cuáles son las principales medidas que debo tomar para reabrir? ¿Supondrá esta crisis un punto y aparte en la percepción que tienen los clientes de los bares y restaurantes? Lo cierto es que nadie sabe cómo va a evolucionar la situación a partir de ahora, pero debemos estar preparados y pensar cómo reenfocar nuestro negocio para recuperar su actividad normal. A continuación te damos algunas ideas. Reapertura sí, pero de forma segura Esto es lo principal en cualquier negocio de hostelería y restauración. El hecho de que se reabra el local al público es positivo, pero debemos ser conscientes de que la prevención será fundamental para evitar nuevos repuntes en los contagios. Elabora un ‘Plan de Reapertura Segura’ específico y compártelo con tus trabajadores para asegurarte de que todos sigan las medidas estrictas. Algunas de estas, tal y como avanzan asociaciones hosteleras, pueden ser: Mamparas o pantallas de separación entre mesas y en la barra Uso obligatorio de mascarillas por parte del personal Disposición de gel desinfectante tanto para trabajadores como para clientes Pago vía contactless, mediante tarjeta de crédito en lugar de efectivo Separación mínima de 1,5 metros entre las mesas y entre los empleados Limpieza y desinfección diaria del local Control de temperatura a los trabajadores Alimentación: adiós a los buffets libres De la misma forma que la seguridad personal es imprescindible, en un restaurante también lo es la garantía alimentaria. Los buffets libres, aunque resultan muy atractivos a los clientes, son un foco de contagio que es mejor prevenir. Evitar que la comida entre en contacto con múltiples personas es esencial para no extender la enfermedad. Por tanto, te recomendamos no ofrecerlos durante un tiempo, explicando a los clientes cuáles son tus razones. A modo de compensación puedes aumentar, por ejemplo, tu oferta de desayunos y ofrecer más diversidad de menús ya cerrados e individuales, incluso con guiños deportivos: Menú Harry Kane: desayuno inglés tradicional, con sus huevos revueltos, su bacon, tomates y champiñones fritos y salchichas. Todo lo que un cliente cogería en el buffet en un mismo plato (o fuente). Para recargar energía. Menú Pepe Reina: la opción de desayuno mediterráneo, en el que puedes ofrecer una tostada con tomate, jamón y aceite, tostada con aguacate y zumo de naranja. Menú Kasey Keller: el más puro estilo americano. Desayuno compuesto por tortitas (perdón, pancakes) con sirope de chocolate y nata. Menú Schuster: una opción alemana en la que puedes incluir panecillos variados, queso y mermelada. Sé flexible y amplía tus ofertas promocionales La crisis sanitaria de la COVID-19 está teniendo un impacto económico en prácticamente la totalidad de familias. Ya sea porque se han visto afectados por un ERTE o porque incluso han perdido su trabajo de forma definitiva, muchos clientes mirarán el bolsillo con mayor cautela. Por eso te recomendamos mostrarte empático con ellos y evitar una política de precios estática e inflexible. Aumenta la frecuencia de tus ofertas y no establezcas precios demasiado elevados. De esta forma los clientes percibirán que estás facilitándoles el consumo y optarán por ir a tu bar o restaurante. Distanciamiento físico, no social Si de algo nos estamos dando cuenta todos durante estas semanas de confinamiento es el valor del contacto social. En este sentido, los bares y restaurantes son lugares idóneos para establecer relaciones sociales. Al principio puede ser lógico que los clientes se muestren más reticentes a dicho contacto por prevención, y ahí es donde tienes que tomar las riendas como gerente del bar y fomentar este acercamiento. Entabla conversaciones amables con tus clientes e intenta que interactúen entre ellos. Eso sí, asegurándote siempre de que se mantenga la distancia física de seguridad entre ellos. De esta forma sentirán el calor de la gente y se recuperará más rápidamente la esencia tradicional de los bares y restaurantes. La responsabilidad sanitaria individual debe seguir vigente mientras siga habiendo riesgo de contagio. Sin embargo, los dueños de bares y restaurantes deben extremar, si cabe, las precauciones en su establecimiento para que la reapertura se realice de forma exitosa y para que los negocios puedan recuperar su actividad lo antes posible.

Ya se empieza a ver la luz al final del túnel: la desescalada por fin tiene fecha. Aunque será gradual y siempre en función de la evolución de la epidemia. La siguiente pregunta que nos hacemos, especialmente entre los profesionales del sector de hostelería, es: ¿y ahora qué? El período de confinamiento ha ocasionado, entre otras cosas, una reducción de la actividad y el ejercicio diario. Es probable que muchas personas decidan alimentarse de forma saludable, y por ello deberías ofrecer un menú con productos frescos, sanos y atractivos para tus clientes. Las propiedades saludables de los alimentos no es lo único que debes tener en cuenta. Además debes garantizar que la comida que ofrezcas cumpla con las condiciones sanitarias adecuadas para evitar que tus clientes se contagien, o que lo hagan tus trabajadores. A priori puede parecer una tarea complicada, pero con un poco de imaginación se convertirá en un reto y una oportunidad de relanzar tu negocio. Te damos algunas ideas sobre qué deberías ofrecer como menú en tu bar o restaurante en esta nueva etapa post COVID-19. Menús degustación individuales en vez de raciones para compartir La reapertura de los negocios debe realizarse de manera segura y evitando el contacto físico que pueda favorecer la expansión del virus. Salir a ‘picar’ unas raciones es algo que sin duda a los españoles nos gusta mucho. Pero compartirlas es algo que, por el momento, deberíamos evitar. La gran pregunta es: ¿qué puedes ofrecer a tus clientes para sustituir el hecho de pedir varias cosas para compartir y así poder probarlas todas? ¡Un menú degustación individual! Prepara un menú al que puedes llamar “Tapas4U” en el que tus comensales prueben un poquito de diferentes platos. Fuente: Excelencias Gourmet Puedes incluso establecer “tamaños”: uno más pequeño de 4 tapas, otro mediano de 6 y uno de 8 para los más hambrientos. De esta forma incentivas que tus clientes prueben “un poquito de todo” –que es lo que nos gusta- y lo hagan sin que varias personas estén en contacto con el mismo plato. Incrementa tu oferta ‘healthy’ Las siete semanas que llevamos confinados han tenido como consecuencia la falta de movimiento y ejercicio diario. Algunos han optado por realizar deporte en casa de manera estática, pero es posible que tengan un espacio reducido que les impida moverse tanto como lo harían en condiciones normales. Y, por si fuera poco, son muchos los ciudadanos que han decidido potenciar su vena repostera y se han dedicado a hacer dulces caseros. Es posible que la reanudación de actividad y la vuelta a la “nueva normalidad” produzcan una especie de ‘operación bikini’. Dejamos de lado los dulces y recuperamos el ejercicio y una dieta sana. Por tanto, aumentar tu oferta saludable es una motivación extra para que los clientes se decidan a ir a tu restaurante. Potencia los beneficios de los ‘súper alimentos’ Contar con una buena salud y un sistema inmunitario óptimo es ahora mismo la principal preocupación de cualquiera. Para conseguirlo es básico mantener una buena alimentación que fortalezca las defensas, algo en lo que los denominados ‘súper alimentos’ juegan un papel fundamental. Los súper alimentos son aquellos productos que tienen los valores nutricionales más elevados y que producen un efecto muy positivo en nuestro organismo. Te recomendamos incluirlos en los platos de tu menú y asegurarte de que tus comensales sepan qué beneficios les pueden aportar. Existe una amplia variedad de súper alimentos, entre los que se encuentran la chía, el aguacate, la quinoa, la espirulina, la espelta o la leche de coco. El pan y el aceite, mejor en formato monodosis La misma premisa que se aplica a la supresión de platos para compartir debemos tenerla en cuenta a la hora de ofrecer pan o aceite. A todos nos gusta una buena hogaza de masa madre, pero en lugar de hacerla en el tamaño habitual te recomendamos elaborarlas más pequeñas, en formato individual. De esta manera evitarás que varias personas toquen el mismo pan, lo que puede ser una fuente de contagio. Lo mismo ocurre con el aceite. Hasta ahora lo más común era ofrecer una misma aceitera a distintas mesas cuando lo necesitaran. Esto ya no será así. Opta por los packs monodosis de aceite, de uso individual, que cuentan con mayores garantías sanitarias. El bolsillo también influye en tu menú No debes olvidar que, de la misma forma que la crisis ha supuesto un gran impacto económico en tu negocio, muchas personas se encuentran en una situación económica diferente a la que tenían antes del confinamiento. Tienen ganas de salir, sí, pero probablemente sean más cautos a la hora de consumir para poder llegar a fin de mes. En este sentido, te recomendamos incluir opciones que resulten más económicas, lo cual fomentará que los clientes las pidan sin sentir que supone un gran gasto. La suerte que tenemos en España es que contamos con un gran elenco de productos que reúnen las dos características: son de calidad y bastante asequibles. La nueva era post COVID-19 requerirá una gran capacidad de adaptación, tanto para los dueños de los bares y restaurantes como para los clientes. Todos tenemos que ser conscientes de la situación y de la necesidad de mantener a raya los contagios para evitar un repunte de la enfermedad. Tener en cuenta todos estos aspectos ayudará  a que tus clientes tengan vuelvan a tu bar sin miedo de contraer la enfermedad. Solo así se retornará, progresivamente, a la deseada normalidad.

La incertidumbre actual obliga a muchos empresarios hosteleros a pensar en cómo reinventar su negocio para salir adelante tras la crisis sanitaria y económica, en la que el sector de la hostelería es de los más castigados. Sin embargo, empezamos a ver la luz al final del túnel en el período de desescalada. Te damos varias ideas para reenfocar tu actividad. Parece que ya empezamos a ver el final del confinamiento. Según el último anuncio del Ejecutivo, nos adentramos en la ‘fase de desescalada’. Esto significa que los negocios, incluidos los de hostelería, irán recuperando muy progresivamente su actividad. De hecho, las terrazas podrán empezar a abrir en la denominada ‘Fase 1’, aunque con un aforo reducido al 30%. Y no serán los únicos, también los deportistas volverán a los entrenamientos, pero de forma individual. Aunque será una etapa muy gradual, es sin duda uno de los anuncios más esperados por los hosteleros. Es en este momento cuando surgen grandes dudas: ¿cómo cambiará el comportamiento de los clientes? ¿Cuáles son las principales medidas que debo tomar para reabrir? ¿Supondrá esta crisis un punto y aparte en la percepción que tienen los clientes de los bares y restaurantes? Lo cierto es que nadie sabe cómo va a evolucionar la situación a partir de ahora, pero debemos estar preparados y pensar cómo reenfocar nuestro negocio para recuperar su actividad normal. A continuación te damos algunas ideas. Reapertura sí, pero de forma segura Esto es lo principal en cualquier negocio de hostelería y restauración. El hecho de que se reabra el local al público es positivo, pero debemos ser conscientes de que la prevención será fundamental para evitar nuevos repuntes en los contagios. Elabora un ‘Plan de Reapertura Segura’ específico y compártelo con tus trabajadores para asegurarte de que todos sigan las medidas estrictas. Algunas de estas, tal y como avanzan asociaciones hosteleras, pueden ser: Mamparas o pantallas de separación entre mesas y en la barra Uso obligatorio de mascarillas por parte del personal Disposición de gel desinfectante tanto para trabajadores como para clientes Pago vía contactless, mediante tarjeta de crédito en lugar de efectivo Separación mínima de 1,5 metros entre las mesas y entre los empleados Limpieza y desinfección diaria del local Control de temperatura a los trabajadores Alimentación: adiós a los buffets libres De la misma forma que la seguridad personal es imprescindible, en un restaurante también lo es la garantía alimentaria. Los buffets libres, aunque resultan muy atractivos a los clientes, son un foco de contagio que es mejor prevenir. Evitar que la comida entre en contacto con múltiples personas es esencial para no extender la enfermedad. Por tanto, te recomendamos no ofrecerlos durante un tiempo, explicando a los clientes cuáles son tus razones. A modo de compensación puedes aumentar, por ejemplo, tu oferta de desayunos y ofrecer más diversidad de menús ya cerrados e individuales, incluso con guiños deportivos: Menú Harry Kane: desayuno inglés tradicional, con sus huevos revueltos, su bacon, tomates y champiñones fritos y salchichas. Todo lo que un cliente cogería en el buffet en un mismo plato (o fuente). Para recargar energía. Menú Pepe Reina: la opción de desayuno mediterráneo, en el que puedes ofrecer una tostada con tomate, jamón y aceite, tostada con aguacate y zumo de naranja. Menú Kasey Keller: el más puro estilo americano. Desayuno compuesto por tortitas (perdón, pancakes) con sirope de chocolate y nata. Menú Schuster: una opción alemana en la que puedes incluir panecillos variados, queso y mermelada. Sé flexible y amplía tus ofertas promocionales La crisis sanitaria de la COVID-19 está teniendo un impacto económico en prácticamente la totalidad de familias. Ya sea porque se han visto afectados por un ERTE o porque incluso han perdido su trabajo de forma definitiva, muchos clientes mirarán el bolsillo con mayor cautela. Por eso te recomendamos mostrarte empático con ellos y evitar una política de precios estática e inflexible. Aumenta la frecuencia de tus ofertas y no establezcas precios demasiado elevados. De esta forma los clientes percibirán que estás facilitándoles el consumo y optarán por ir a tu bar o restaurante. Distanciamiento físico, no social Si de algo nos estamos dando cuenta todos durante estas semanas de confinamiento es el valor del contacto social. En este sentido, los bares y restaurantes son lugares idóneos para establecer relaciones sociales. Al principio puede ser lógico que los clientes se muestren más reticentes a dicho contacto por prevención, y ahí es donde tienes que tomar las riendas como gerente del bar y fomentar este acercamiento. Entabla conversaciones amables con tus clientes e intenta que interactúen entre ellos. Eso sí, asegurándote siempre de que se mantenga la distancia física de seguridad entre ellos. De esta forma sentirán el calor de la gente y se recuperará más rápidamente la esencia tradicional de los bares y restaurantes. La responsabilidad sanitaria individual debe seguir vigente mientras siga habiendo riesgo de contagio. Sin embargo, los dueños de bares y restaurantes deben extremar, si cabe, las precauciones en su establecimiento para que la reapertura se realice de forma exitosa y para que los negocios puedan recuperar su actividad lo antes posible.

Si algo “bueno” trae consigo el coronavirus es la oleada de solidaridad que está mostrando la gente. A continuación recopilamos las iniciativas más importantes del sector de la restauración: desde la campaña #Daremoslacara promovida por chefs españoles hasta #Yococinoencasa. La crisis provocada por la COVID-19 y el ya bautizado como Gran Confinamiento está afectando a todos los sectores. Pero, como ocurre casi siempre, unos sufren más que otros. Los negocios de hostelería y restauración son algunos de los que más tardarán en volver a la normalidad. Todos los restaurantes y bares se han visto obligados a cerrar, lo que va a generar unas pérdidas millonarias en el sector. Por otro lado, las perspectivas de cara a los próximos meses tampoco son especialmente halagüeñas. Sin embargo, no todo está siendo negativo durante estas semanas. Para combatir este clima de incertidumbre que asola a estos empresarios, se han puesto en marcha numerosas iniciativas en el sector para intentar minimizar el impacto negativo económico y social que está teniendo la pandemia. A continuación recopilamos algunas de las principales. #DaremosLaCara La iniciativa que más repercusión está teniendo se llama #DaremosLaCara. En ella, grandes cocineros españoles unen fuerzas para hacer frente y ayudar a paliar la crisis generada por el coronavirus. A esta iniciativa se han sumado numerosos cocineros españoles, para dar voz a todos los hosteleros y así transmitir un mensaje de ánimo y esperanza, y para reclamar a las instituciones públicas las ayudas necesarias para facilitar la vuelta a la normalidad de los bares y restaurantes. Son 16 cocineros, con un total de 41 Soles Repsol y 30 estrellas Michelin, los que forman parte de esta iniciativa, entre los que se encuentran los mundialmente conocidos Ferran Adriá, Joan Roca, Martín Berasategui, Ángel León y Pepe Rodríguez, entre otros. Utilizan los hashtags #DemosLaCara y #YoDoyLaCara para hacer viral su iniciativa, y a través de ellos, invitan a otros cocineros y compañeros de profesión a unirse. "Se trata de lanzar un mensaje de esperanza a la hostelería y reclamar a las instituciones públicas las ayudas necesarias para facilitar la vuelta a la normalidad de bares y restaurantes, uno de los sectores más castigados económicamente por la crisis del COVID-19", explican los promotores de la iniciativa. Hostelería Unida La entidad Hostelería de España ha creado la web de Hostelería Unida, destinada a todos los establecimientos del sector que se están viendo afectados. En ella podrán leer información de utilidad, como diversas medidas que se están aplicando en las comunidades autónomas, además de consejos y guías prácticas. El portal también ofrece datos relacionados con la aplicación de ERTES o las líneas de financiación que pueden solicitar los hosteleros. Salvemos Nuestros Restaurantes Otra iniciativa del sector es la de Salvemos Nuestros Restaurantes. Esta la ha puesto en marcha ElTenedor, junto a algunas organizaciones gastronómicas como Eurotoques, Hostelería Madrid y Gremi de Restauració de Barcelona, entre otras. Pero, ¿en qué consiste esta iniciativa que ya lleva más de 100.000 euros recaudados? Consiste en adquirir un “bono prepago” para los clientes. De esta forma, aseguran que la gente vuelva a salir a las calles a comer a sus restaurantes, y así contribuyan a la recuperación de los restaurantes y todos los locales del sector de la hostelería después de la crisis. Se puede hacer una reserva a través de la web salvemosnuestrosrestaurantes.es. Entra y conoce más sobre esta iniciativa. #AdoptaUnBar Esta web tiene como objetivo apoyar económicamente a los bares que permanecen cerrados y sin ingresos desde hace más de un mes. Así, los usuarios pueden adquirir las consumiciones de su bar preferido e incluso dejar propina o invitar a otros usuarios. Se abonará en el momento la consumición mínima, de 9 euros, que se disfrutará una vez el bar vuelva a abrir. A través de esta acción se han recaudado ya más de 60.000 euros, y ésta se puede compartir vía redes sociales con el hashtag #gentecañera. #YoCocinoEnCasa Otra gran iniciativa es la de #YoCocinoEnCasa. Muchos cocineros aprovechan esta situación que estamos viviendo desde nuestras casas, para cocinar desde sus propios fogones. A través del hashtag #YoCocinoEnCasa, muestran sus recetas sencillas en Instagram a sus espectadores para que sus seguidores puedan hacerlas en sus propias casas. Pinche en la imagen para acceder Algunos de los chefs que se han sumado a esta iniciativa son Dani García, Javi Estévez, y Eneko Arxa, entre otros muchos. Lo que hacen es, normalmente, subir un vídeo del procedimiento, explicando paso a paso lo que se debe hacer para crear algunos de sus platos estrella. En el pie de imagen, ponen también todos los ingredientes y los pasos a seguir. Con esto, intentan hacer más amena la cuarentena para todos. Como veis, son muchas las iniciativas que se están llevando a cabo estos días frente a la crisis sanitaria que estamos viviendo. Se está sacando el lado más humano de las personas, para que todos arrimemos el hombro y hagamos de esta crisis, también algo positivo. O por lo menos, que cause el menor daño posible a nuestra sociedad. El sector de la hostelería está siendo un gran ejemplo de ello.

Ya lo dijo Alejandro Sanz: no es lo mismo. No es lo mismo ver una final de Champions solo que rodeado de aficionados. No es lo mismo llegar a cuartos que ganar tres orejonas seguidas. Y tampoco es igual ver en una carta “Nuggets de pollo” que “Lágrimas saladas”, por ejemplo.    Como en casi todo en la vida, la primera impresión es quizá la más importante- después ya habrá tiempo de juzgar si nos equivocamos o no. En restauración, esta es una de las reglas de oro. El nombre de los platos es un factor que muchas veces puede ser decisivo, marcando la diferencia para que los comensales se decidan por uno u otro según se imaginen y les suene mejor. El cliente busca vivir nuevas experiencias y probar cosas que hasta ahora no conoce. Y parte de esa sensación la causa el propio menú, en el que tenemos que buscar sorprenderle y ofrecerle platos originales, creativos y especiales. Para lograrlo es importante la materia prima, pero también crear una historia alrededor de ellos. Es decir, “vestir” a tus platos. Te damos las principales claves. 1. Para vender primero hay que convencer Seguramente recordarás el “insomnio crónico” que alegó Ronaldinho en 2012 durante su etapa en el Flamengo para evitar ir a los entrenamientos matutinos. Algo que ni siquiera él se creía… Pues bien, esto es lo que nunca debes permitir que pase en tu negocio: vendas lo que vendas, hazlo estando convencido. La pasión es esencial en cualquier negocio de hostelería, pues los clientes deben percibirla en todo momento. Esto implica que todas las personas que trabajen contigo también tienen que estar alineados con tu criterio. De lo contrario será imposible que sean capaces de transmitírselo a los comensales. Asegúrate de que tu personal conoce al dedillo la carta que ofreces en tu restaurante o bar. Solo así tendrán capacidad para solventar las dudas que puedan tener los clientes y podrán recomendar los platos en caso de que éstos se lo pidan. 2. Creatividad para captar la atención Tus platos deben reflejar la esencia de tu restaurante, tienen que tener ese “toque”, como diría Guardiola. Pero tranquilo, no tienes por qué hacerlo solo. Nombra a tu comité creativo especial e involucra a tus empleados. De esta manera sienten que forman parte de la toma de decisiones y ello se traducirá en una mayor motivación y confianza ante los clientes. Si se te ocurre una idea “wow” para el nombre de tus platos no tengas miedo en llevarla a cabo. Eso sí, siempre que tenga sentido y esté relacionado con lo que luego sirves. Tan malo es no saber diferenciarte de la oferta de otros bares como crear falsas expectativas. 3. Emplea un lenguaje atractivo y sonoro Son conceptos que deberían ser indisolubles: el nombre de tus platos tiene que ser atractivo pero sin ser malsonante. Y es que no es lo mismo cantar que dar el cante… No es igual hacer la típica pregunta de “¿Vais a querer postre?” que “¿Cómo vais a endulzaros la tarde?”. Cuanto más ocurrente seas, más captarás la atención de tus clientes y, por tanto, incrementarás sus ganas de pedir postre. Es decir, utiliza el lenguaje para activar las emociones de tus clientes. Lo mismo ocurre con el nombre de los platos. A continuación te proponemos un glosario de marketing gastronómico para inspirarte a la hora de elaborar tu carta: Croquetas de boletus = Bocaditos de la tierra Calamares a la andaluza = Los anillos de poder Huevos estrellados = Del corral a tu mesa Patatas bravas = Patatas encabronás Merluza en salsa = Toma pan y moja Hamburguesa completa = Que me quiten lo bailao Pollo asado = La que has liao, pollito Solomillo de cerdo = Peppa Meat Brownie de chocolate = #PecadoOriginal Tarta de galletas = Sueños de infancia Consejo: debajo del título del plato especifica qué lleva exactamente para disipar las dudas de los clientes. Sobre todo en los más poéticos. 4. Una imagen vale más que mil palabras Las imágenes siempre ayudan a visualizar el plato, y además impacta directamente en los clientes, llegando incluso a abrirles el apetito. Por ello te recomendamos, si es posible, incluir fotos con el resultado final del emplatado. Como suele ser complicado ilustrar toda la carta, nuestro consejo es que escojas aquellos platos que visualmente sean más atractivos para plasmarlos en imágenes. 5. Visibiliza tus creaciones en Instagram La red social más visual sigue siendo Instagram, y es el mejor escaparate en el que mostrar tu potencial. Encárgate de elegir nombres originales y creativos para tus platos y, después, realiza buenas fotografías de ellos. Si ya lo has hecho, tienes todos los ingredientes necesarios para alimentar tu perfil en esta plataforma y conseguir que los usuarios vean qué platos puedes ofrecer. Recuerda que tu fuerza de venta debe ser permanente en las redes sociales, a través de las cuales puedes llegar a un público mucho más amplio. Ahora que ya sabes qué debes hacer para potenciar tu estrategia de marketing gastronómico, es el momento de coger papel y boli y dar rienda suelta a tus ideas. Haz pequeñas encuestas entre las personas de tu entorno: cántales el nombre de los platos y pregúntales qué les sugiere. De esta forma te resultará más sencillo comprobar si los nombres que elijas son adecuados o debes seguir estrujándote los sesos.

Si algo “bueno” trae consigo el coronavirus es la oleada de solidaridad que está mostrando la gente. A continuación recopilamos las iniciativas más importantes del sector de la restauración: desde la campaña #Daremoslacara promovida por chefs españoles hasta #Yococinoencasa. La crisis provocada por la COVID-19 y el ya bautizado como Gran Confinamiento está afectando a todos los sectores. Pero, como ocurre casi siempre, unos sufren más que otros. Los negocios de hostelería y restauración son algunos de los que más tardarán en volver a la normalidad. Todos los restaurantes y bares se han visto obligados a cerrar, lo que va a generar unas pérdidas millonarias en el sector. Por otro lado, las perspectivas de cara a los próximos meses tampoco son especialmente halagüeñas. Sin embargo, no todo está siendo negativo durante estas semanas. Para combatir este clima de incertidumbre que asola a estos empresarios, se han puesto en marcha numerosas iniciativas en el sector para intentar minimizar el impacto negativo económico y social que está teniendo la pandemia. A continuación recopilamos algunas de las principales. #DaremosLaCara La iniciativa que más repercusión está teniendo se llama #DaremosLaCara. En ella, grandes cocineros españoles unen fuerzas para hacer frente y ayudar a paliar la crisis generada por el coronavirus. A esta iniciativa se han sumado numerosos cocineros españoles, para dar voz a todos los hosteleros y así transmitir un mensaje de ánimo y esperanza, y para reclamar a las instituciones públicas las ayudas necesarias para facilitar la vuelta a la normalidad de los bares y restaurantes. Son 16 cocineros, con un total de 41 Soles Repsol y 30 estrellas Michelin, los que forman parte de esta iniciativa, entre los que se encuentran los mundialmente conocidos Ferran Adriá, Joan Roca, Martín Berasategui, Ángel León y Pepe Rodríguez, entre otros. Utilizan los hashtags #DemosLaCara y #YoDoyLaCara para hacer viral su iniciativa, y a través de ellos, invitan a otros cocineros y compañeros de profesión a unirse. "Se trata de lanzar un mensaje de esperanza a la hostelería y reclamar a las instituciones públicas las ayudas necesarias para facilitar la vuelta a la normalidad de bares y restaurantes, uno de los sectores más castigados económicamente por la crisis del COVID-19", explican los promotores de la iniciativa. Hostelería Unida La entidad Hostelería de España ha creado la web de Hostelería Unida, destinada a todos los establecimientos del sector que se están viendo afectados. En ella podrán leer información de utilidad, como diversas medidas que se están aplicando en las comunidades autónomas, además de consejos y guías prácticas. El portal también ofrece datos relacionados con la aplicación de ERTES o las líneas de financiación que pueden solicitar los hosteleros. Salvemos Nuestros Restaurantes Otra iniciativa del sector es la de Salvemos Nuestros Restaurantes. Esta la ha puesto en marcha ElTenedor, junto a algunas organizaciones gastronómicas como Eurotoques, Hostelería Madrid y Gremi de Restauració de Barcelona, entre otras. Pero, ¿en qué consiste esta iniciativa que ya lleva más de 100.000 euros recaudados? Consiste en adquirir un “bono prepago” para los clientes. De esta forma, aseguran que la gente vuelva a salir a las calles a comer a sus restaurantes, y así contribuyan a la recuperación de los restaurantes y todos los locales del sector de la hostelería después de la crisis. Se puede hacer una reserva a través de la web salvemosnuestrosrestaurantes.es. Entra y conoce más sobre esta iniciativa. #AdoptaUnBar Esta web tiene como objetivo apoyar económicamente a los bares que permanecen cerrados y sin ingresos desde hace más de un mes. Así, los usuarios pueden adquirir las consumiciones de su bar preferido e incluso dejar propina o invitar a otros usuarios. Se abonará en el momento la consumición mínima, de 9 euros, que se disfrutará una vez el bar vuelva a abrir. A través de esta acción se han recaudado ya más de 60.000 euros, y ésta se puede compartir vía redes sociales con el hashtag #gentecañera. #YoCocinoEnCasa Otra gran iniciativa es la de #YoCocinoEnCasa. Muchos cocineros aprovechan esta situación que estamos viviendo desde nuestras casas, para cocinar desde sus propios fogones. A través del hashtag #YoCocinoEnCasa, muestran sus recetas sencillas en Instagram a sus espectadores para que sus seguidores puedan hacerlas en sus propias casas. Pinche en la imagen para acceder Algunos de los chefs que se han sumado a esta iniciativa son Dani García, Javi Estévez, y Eneko Arxa, entre otros muchos. Lo que hacen es, normalmente, subir un vídeo del procedimiento, explicando paso a paso lo que se debe hacer para crear algunos de sus platos estrella. En el pie de imagen, ponen también todos los ingredientes y los pasos a seguir. Con esto, intentan hacer más amena la cuarentena para todos. Como veis, son muchas las iniciativas que se están llevando a cabo estos días frente a la crisis sanitaria que estamos viviendo. Se está sacando el lado más humano de las personas, para que todos arrimemos el hombro y hagamos de esta crisis, también algo positivo. O por lo menos, que cause el menor daño posible a nuestra sociedad. El sector de la hostelería está siendo un gran ejemplo de ello.

Ya lo dijo Alejandro Sanz: no es lo mismo. No es lo mismo ver una final de Champions solo que rodeado de aficionados. No es lo mismo llegar a cuartos que ganar tres orejonas seguidas. Y tampoco es igual ver en una carta “Nuggets de pollo” que “Lágrimas saladas”, por ejemplo.    Como en casi todo en la vida, la primera impresión es quizá la más importante- después ya habrá tiempo de juzgar si nos equivocamos o no. En restauración, esta es una de las reglas de oro. El nombre de los platos es un factor que muchas veces puede ser decisivo, marcando la diferencia para que los comensales se decidan por uno u otro según se imaginen y les suene mejor. El cliente busca vivir nuevas experiencias y probar cosas que hasta ahora no conoce. Y parte de esa sensación la causa el propio menú, en el que tenemos que buscar sorprenderle y ofrecerle platos originales, creativos y especiales. Para lograrlo es importante la materia prima, pero también crear una historia alrededor de ellos. Es decir, “vestir” a tus platos. Te damos las principales claves. 1. Para vender primero hay que convencer Seguramente recordarás el “insomnio crónico” que alegó Ronaldinho en 2012 durante su etapa en el Flamengo para evitar ir a los entrenamientos matutinos. Algo que ni siquiera él se creía… Pues bien, esto es lo que nunca debes permitir que pase en tu negocio: vendas lo que vendas, hazlo estando convencido. La pasión es esencial en cualquier negocio de hostelería, pues los clientes deben percibirla en todo momento. Esto implica que todas las personas que trabajen contigo también tienen que estar alineados con tu criterio. De lo contrario será imposible que sean capaces de transmitírselo a los comensales. Asegúrate de que tu personal conoce al dedillo la carta que ofreces en tu restaurante o bar. Solo así tendrán capacidad para solventar las dudas que puedan tener los clientes y podrán recomendar los platos en caso de que éstos se lo pidan. 2. Creatividad para captar la atención Tus platos deben reflejar la esencia de tu restaurante, tienen que tener ese “toque”, como diría Guardiola. Pero tranquilo, no tienes por qué hacerlo solo. Nombra a tu comité creativo especial e involucra a tus empleados. De esta manera sienten que forman parte de la toma de decisiones y ello se traducirá en una mayor motivación y confianza ante los clientes. Si se te ocurre una idea “wow” para el nombre de tus platos no tengas miedo en llevarla a cabo. Eso sí, siempre que tenga sentido y esté relacionado con lo que luego sirves. Tan malo es no saber diferenciarte de la oferta de otros bares como crear falsas expectativas. 3. Emplea un lenguaje atractivo y sonoro Son conceptos que deberían ser indisolubles: el nombre de tus platos tiene que ser atractivo pero sin ser malsonante. Y es que no es lo mismo cantar que dar el cante… No es igual hacer la típica pregunta de “¿Vais a querer postre?” que “¿Cómo vais a endulzaros la tarde?”. Cuanto más ocurrente seas, más captarás la atención de tus clientes y, por tanto, incrementarás sus ganas de pedir postre. Es decir, utiliza el lenguaje para activar las emociones de tus clientes. Lo mismo ocurre con el nombre de los platos. A continuación te proponemos un glosario de marketing gastronómico para inspirarte a la hora de elaborar tu carta: Croquetas de boletus = Bocaditos de la tierra Calamares a la andaluza = Los anillos de poder Huevos estrellados = Del corral a tu mesa Patatas bravas = Patatas encabronás Merluza en salsa = Toma pan y moja Hamburguesa completa = Que me quiten lo bailao Pollo asado = La que has liao, pollito Solomillo de cerdo = Peppa Meat Brownie de chocolate = #PecadoOriginal Tarta de galletas = Sueños de infancia Consejo: debajo del título del plato especifica qué lleva exactamente para disipar las dudas de los clientes. Sobre todo en los más poéticos. 4. Una imagen vale más que mil palabras Las imágenes siempre ayudan a visualizar el plato, y además impacta directamente en los clientes, llegando incluso a abrirles el apetito. Por ello te recomendamos, si es posible, incluir fotos con el resultado final del emplatado. Como suele ser complicado ilustrar toda la carta, nuestro consejo es que escojas aquellos platos que visualmente sean más atractivos para plasmarlos en imágenes. 5. Visibiliza tus creaciones en Instagram La red social más visual sigue siendo Instagram, y es el mejor escaparate en el que mostrar tu potencial. Encárgate de elegir nombres originales y creativos para tus platos y, después, realiza buenas fotografías de ellos. Si ya lo has hecho, tienes todos los ingredientes necesarios para alimentar tu perfil en esta plataforma y conseguir que los usuarios vean qué platos puedes ofrecer. Recuerda que tu fuerza de venta debe ser permanente en las redes sociales, a través de las cuales puedes llegar a un público mucho más amplio. Ahora que ya sabes qué debes hacer para potenciar tu estrategia de marketing gastronómico, es el momento de coger papel y boli y dar rienda suelta a tus ideas. Haz pequeñas encuestas entre las personas de tu entorno: cántales el nombre de los platos y pregúntales qué les sugiere. De esta forma te resultará más sencillo comprobar si los nombres que elijas son adecuados o debes seguir estrujándote los sesos.

El escandallo es una herramienta fundamental en el mundo de la hostelería y la cocina, como muchos sabréis. Es como el árbitro como para jugar un partido: ¿Se podría jugar sin él? Probablemente. ¿Acabaría regular la experiencia? También. En una gestión profesionalizada de un restaurante el escandallo es esencial, como el colegiado en cualquier Liga de nivel.  El escandallo: concepto y utilidad Para los que no lo conozcan todavía, la RAE define escandallo como “en el régimen de tasas, determinación del precio de coste o de venta de una mercancía con relación a los factores que lo integran”. Simplificando esta definición, hacer el escandallo significa, en hostelería, controlar y definir qué precio poner a los platos para que sean rentables y para optimizar el gasto. “Control + definición”, al más puro estilo David Villa. En definitiva, el escandallo es la herramienta que hay que utilizar para calcular el coste total de un plato, por persona, teniendo en cuenta la materia prima que interviene en la elaboración del mismo. Consejos para hacer un escandallo Si consigues rentabilizar al máximo la comida que sirves en tu negocio, y cuidas otros detalles como los gastos en suministros, las posibilidades de hacer más rentable tu bar o restaurante se multiplican. Como ves, el escandallo es un componente más en esa fórmula que conduce a la rentabilidad, pero es uno de los más relevantes. Por eso, te contamos cómo puedes crearlo y/u optimizarlo. ¿Preparado? En primer lugar, has de saber que el control y la buena gestión de la materia prima es un aspecto fundamental para que puedas obtener rendimiento económico. Como en el caso de los clubes de fútbol y la cantera. Y si no, que se lo digan al Ajax, club para el que este verano y gracias a cuidar su “materia prima”, ha sido de lo más rentable: En segundo lugar, es importante mantener la trazabilidad de los productos que vas a utilizar para hacer un plato. Esto te facilitará el cálculo de los costes de la materia prima. Por ejemplo, no es lo mismo comprar una especia cualquiera en el supermercado más cercano que hacer traer una específica de su país de producción directamente. Esto acarreará unos gastos que añadir al coste de esa materia prima. Por último, aunque no menos importante dentro del apartado de consideraciones generales, en el escandallo no debes tener en cuenta los gastos coyunturales. Es decir, el importe que te dé el escandallo no es el precio de venta al público, porque para fijar este último debes considerar otros factores como el coste del personal, costes de gestión, de suministros, etc. Componentes del escandallo y modelo El escandallo se suele preparar en formato tabla, incluyendo campos como: Los ingredientes que vas a utilizar para preparar tu plato. Si es una ración, deberás dividir el coste total entre el número de personas para la que esté pensada esa ración. El peso bruto de cada ingrediente que vas a utilizar. Es decir, peso previo a la limpieza de los ingredientes. Imagina el pescado, al que hay que quitarle las espinas. O un plátano, al que deberás eliminar la cáscara. La merma. La mayoría de los ingredientes tiene una parte que, a la hora de cocinarlos, no se utiliza y se quita. Esa parte del producto que no se puede utilizar y se deshecha es la merma, la que no se puede aprovechar para su elaboración. Utilizando el escandallo, y haciendo un seguimiento pormenorizado de los costes, podremos reducir la merma en hasta un 30%. El peso neto de los ingredientes. Este es el peso que obtendremos después de la merma, es decir, el resultado de restarle al peso bruto la merma será el peso neto. El precio unitario. Esto es, el coste que tiene cada ingrediente, normalmente expresado en euros por kilo. El precio total. Este se calcula sobre el peso bruto, ya que refleja lo que has pagado en total por el producto. En cada plato que sirvas, este cálculo te ayudará a saber, además de las cantidades exactas que debes utilizar, el coste que ha tenido cada ingrediente, la merma que genera cada uno de ellos, es decir, lo que descontarás de cada producto; y sabrás con exactitud cuál es el coste total de la materia prima que utilizarás para cada plato. No olvides que, para hacer el cálculo más exacto y completo, deberás dividir, al final, el total entre el número de comensales, platos o raciones que has obtenido. Es importante que el escandallo siempre esté actualizado, pues los productos pueden cambiar de precio en función de su estacionalidad. Y si no, que se lo digan a Dani Alves, comprado por el Sevilla al Bahía por 500.000 € y vendido al Barça por 35 millones. La historia de la revalorización del aguacate llevada al fútbol. Hacer un escandallo para tus platos es la mejor opción que tienes para sacar la máxima rentabilidad a cada uno de ellos. Una vez que comiences a utilizarlo y a ajustar la rentabilidad, estamos seguros de que tus ganancias empezarán a subir tanto como el Getafe de Bordalás.

Ante la rápida extensión del COVID-19, muchos negocios de restauración y hostelería se han visto obligados a cerrar sus puertas al público de manera temporal. Otros han mantenido cierto nivel de actividad gracias a la modalidad de envío de comida a domicilio. Unos y otros, sin embargo, tienen algo en común: están ante un escenario desconocido y jugando un partido frente a un rival del que apenas tienen referencias. Aun así, todos saben que, empleándose a fondo, la victoria es segura y todo volverá a la normalidad. Para empezar, hay algo que sí está claro: al COVID-19 se le rompen las líneas defensivas con unos hábitos de higiene muy concretos, y evitando jugarle cuerpo a cuerpo, manteniendo las distancias. Esta táctica es especialmente necesaria en aquellos restaurantes o negocios que siguen abiertos para dar servicio a domicilio a los ciudadanos. Ante este partido, te explicamos cuáles son las medidas que debes tomar si regentas un negocio de hostelería, así como las que deben cumplir las empresas y personas encargadas de repartir tus productos. Medidas de higiene personal La Confederación Empresarial de Hostelería de España ha elaborado una guía de buenas prácticas para los establecimientos y trabajadores del sector turístico. Este documento pretende asegurar la actividad de estas empresas o negocios, con especial hincapié en la salud de los empleados y clientes. Para ello ha basado todas sus recomendaciones en las instrucciones proporcionadas por el Ministerio de Sanidad, entidades como HOSBEC (Asociación Empresarial Hostelera de Benidorm, Costa Blanca y Comunidad Valenciana) y organismos como CEPYME, CEOE, UGT y CCOO. Entrando en materia, hay una serie de medidas que, como ciudadanos, todos debemos tomar, independientemente de si somos responsables de un negocio o no: Hay que lavarse las manos frecuentemente, con agua y jabón o alcohol desinfectante. Es recomendable hacerlo a menudo, independientemente de los objetos que hayas tocado. La OMS ha publicado, además, una infografía con los pasos a seguir para lavarse bien las manos. Tanto los repartidores como los empleados de un negocio deben dejar, al menos, un metro de distancia con cualquier persona, especialmente con las que tengan síntomas. Es decir, a la hora de entregar un pedido al repartidor, debes evitar el contacto físico, y nunca acercarte demasiado. Cada vez que quieras toser o estornudar, hazlo en el hueco interior del codo, no sobre la mano. Después, lávate las manos. Evita tocarte con ellas la cara, concretamente los ojos, la boca y la nariz, pues son éstas las vías de entrada del virus a nuestro organismo. Desinfección de tu negocio Mantener abierta tu cocina para elaborar pedidos que posteriormente se entregarán a domicilio o con una finalidad social (por ejemplo, se han dado casos de restaurantes que entregan comida a los trabajadores sanitarios) es, sin duda, un gesto muy loable en esta circunstancia. Pero debes extremar las precauciones de limpieza del local para evitar que el virus se propague. En este sentido, sé extremadamente cauteloso y sigue estas medidas a rajatabla: El Ministerio de Sanidad advierte de que hay que realizar limpieza y desinfección de las instalaciones a menudo. Céntrate en la limpieza de superficies, pomos de las puertas, lavabos, suelos, teléfonos, fogones, caja, etc. Se recomienda utilizar lejía, además de guantes de vinilo o acrilonitrilo. En caso de usar guantes de látex, es recomendable llevar debajo unos de algodón. Recuerda ventilar el local a menudo, asegurando una renovación del aire suficiente. Instala dispensadores de gel desinfectante para que todo el que entre y salga de tu local pueda utilizarlos. Debes lavar y desinfectar la vajilla a temperaturas superiores a 80ºC, ya que el virus no es tan resistente al calor. No olvides lavar bien, y a menudo, los manteles, las servilletas y la ropa de trabajo, también a temperaturas elevadas a más de 60ºC. A la hora de cocinar los alimentos, también deberías intentar hacerlo por encima de los 70º, en la medida de lo posible, y mantener la cadena de frío. ¿Qué medidas de prevención deben tomar los repartidores? La cadena que sigue el alimento tiene que contar con garantías de seguridad en su totalidad. No sirve de nada que tú, como dueño del local, extremes las precauciones, si la persona que se encarga de transportar tu comida a su destinatario no lo hace. En este engranaje, el rol de los repartidores es clave, y por ello también deben seguir ciertas recomendaciones en aras de prevenir el contagio del COVID-19. Son las siguientes: El repartidor no debe tener ningún contacto físico con el cliente, respetando el metro mínimo de separación establecido. Lo recomendable es que el repartidor coloque la bolsa en la puerta del domicilio, toque el timbre para avisar al cliente, y se vaya para que éste pueda abrir la puerta y cogerlo. Además, no será necesaria la firma del ticket de entrega. Las bolsas deberán estar precintadas. Es recomendable que los pagos se realicen, en la medida de lo posible, con tarjeta de crédito, para que no haya contacto a través de monedas o billetes. Es cierto que, según afirma la OMS, el riesgo de contagio por billetes, monedas o tarjetas es muy bajo, pero siempre es preferible ser cautelosos. Es importante que tanto la propiedad como los trabajadores y las personas que entren en el negocio (repartidores, proveedores, etc.) cumplan estas medidas recomendadas por el Ministerio de Sanidad y la OMS. El objetivo es unir fuerzas para frenar la expansión del COVID-19 y volver a la normalidad lo antes posible. De igual manera, puedes utilizar plataformas como las redes sociales para avisar a tus clientes de que sigues cocinando para que ellos no tengan que salir, fomentando el movimiento #YoMeQuedoEnCasa.

El escandallo es una herramienta fundamental en el mundo de la hostelería y la cocina, como muchos sabréis. Es como el árbitro como para jugar un partido: ¿Se podría jugar sin él? Probablemente. ¿Acabaría regular la experiencia? También. En una gestión profesionalizada de un restaurante el escandallo es esencial, como el colegiado en cualquier Liga de nivel.  El escandallo: concepto y utilidad Para los que no lo conozcan todavía, la RAE define escandallo como “en el régimen de tasas, determinación del precio de coste o de venta de una mercancía con relación a los factores que lo integran”. Simplificando esta definición, hacer el escandallo significa, en hostelería, controlar y definir qué precio poner a los platos para que sean rentables y para optimizar el gasto. “Control + definición”, al más puro estilo David Villa. En definitiva, el escandallo es la herramienta que hay que utilizar para calcular el coste total de un plato, por persona, teniendo en cuenta la materia prima que interviene en la elaboración del mismo. Consejos para hacer un escandallo Si consigues rentabilizar al máximo la comida que sirves en tu negocio, y cuidas otros detalles como los gastos en suministros, las posibilidades de hacer más rentable tu bar o restaurante se multiplican. Como ves, el escandallo es un componente más en esa fórmula que conduce a la rentabilidad, pero es uno de los más relevantes. Por eso, te contamos cómo puedes crearlo y/u optimizarlo. ¿Preparado? En primer lugar, has de saber que el control y la buena gestión de la materia prima es un aspecto fundamental para que puedas obtener rendimiento económico. Como en el caso de los clubes de fútbol y la cantera. Y si no, que se lo digan al Ajax, club para el que este verano y gracias a cuidar su “materia prima”, ha sido de lo más rentable: En segundo lugar, es importante mantener la trazabilidad de los productos que vas a utilizar para hacer un plato. Esto te facilitará el cálculo de los costes de la materia prima. Por ejemplo, no es lo mismo comprar una especia cualquiera en el supermercado más cercano que hacer traer una específica de su país de producción directamente. Esto acarreará unos gastos que añadir al coste de esa materia prima. Por último, aunque no menos importante dentro del apartado de consideraciones generales, en el escandallo no debes tener en cuenta los gastos coyunturales. Es decir, el importe que te dé el escandallo no es el precio de venta al público, porque para fijar este último debes considerar otros factores como el coste del personal, costes de gestión, de suministros, etc. Componentes del escandallo y modelo El escandallo se suele preparar en formato tabla, incluyendo campos como: Los ingredientes que vas a utilizar para preparar tu plato. Si es una ración, deberás dividir el coste total entre el número de personas para la que esté pensada esa ración. El peso bruto de cada ingrediente que vas a utilizar. Es decir, peso previo a la limpieza de los ingredientes. Imagina el pescado, al que hay que quitarle las espinas. O un plátano, al que deberás eliminar la cáscara. La merma. La mayoría de los ingredientes tiene una parte que, a la hora de cocinarlos, no se utiliza y se quita. Esa parte del producto que no se puede utilizar y se deshecha es la merma, la que no se puede aprovechar para su elaboración. Utilizando el escandallo, y haciendo un seguimiento pormenorizado de los costes, podremos reducir la merma en hasta un 30%. El peso neto de los ingredientes. Este es el peso que obtendremos después de la merma, es decir, el resultado de restarle al peso bruto la merma será el peso neto. El precio unitario. Esto es, el coste que tiene cada ingrediente, normalmente expresado en euros por kilo. El precio total. Este se calcula sobre el peso bruto, ya que refleja lo que has pagado en total por el producto. En cada plato que sirvas, este cálculo te ayudará a saber, además de las cantidades exactas que debes utilizar, el coste que ha tenido cada ingrediente, la merma que genera cada uno de ellos, es decir, lo que descontarás de cada producto; y sabrás con exactitud cuál es el coste total de la materia prima que utilizarás para cada plato. No olvides que, para hacer el cálculo más exacto y completo, deberás dividir, al final, el total entre el número de comensales, platos o raciones que has obtenido. Es importante que el escandallo siempre esté actualizado, pues los productos pueden cambiar de precio en función de su estacionalidad. Y si no, que se lo digan a Dani Alves, comprado por el Sevilla al Bahía por 500.000 € y vendido al Barça por 35 millones. La historia de la revalorización del aguacate llevada al fútbol. Hacer un escandallo para tus platos es la mejor opción que tienes para sacar la máxima rentabilidad a cada uno de ellos. Una vez que comiences a utilizarlo y a ajustar la rentabilidad, estamos seguros de que tus ganancias empezarán a subir tanto como el Getafe de Bordalás.

Ante la rápida extensión del COVID-19, muchos negocios de restauración y hostelería se han visto obligados a cerrar sus puertas al público de manera temporal. Otros han mantenido cierto nivel de actividad gracias a la modalidad de envío de comida a domicilio. Unos y otros, sin embargo, tienen algo en común: están ante un escenario desconocido y jugando un partido frente a un rival del que apenas tienen referencias. Aun así, todos saben que, empleándose a fondo, la victoria es segura y todo volverá a la normalidad. Para empezar, hay algo que sí está claro: al COVID-19 se le rompen las líneas defensivas con unos hábitos de higiene muy concretos, y evitando jugarle cuerpo a cuerpo, manteniendo las distancias. Esta táctica es especialmente necesaria en aquellos restaurantes o negocios que siguen abiertos para dar servicio a domicilio a los ciudadanos. Ante este partido, te explicamos cuáles son las medidas que debes tomar si regentas un negocio de hostelería, así como las que deben cumplir las empresas y personas encargadas de repartir tus productos. Medidas de higiene personal La Confederación Empresarial de Hostelería de España ha elaborado una guía de buenas prácticas para los establecimientos y trabajadores del sector turístico. Este documento pretende asegurar la actividad de estas empresas o negocios, con especial hincapié en la salud de los empleados y clientes. Para ello ha basado todas sus recomendaciones en las instrucciones proporcionadas por el Ministerio de Sanidad, entidades como HOSBEC (Asociación Empresarial Hostelera de Benidorm, Costa Blanca y Comunidad Valenciana) y organismos como CEPYME, CEOE, UGT y CCOO. Entrando en materia, hay una serie de medidas que, como ciudadanos, todos debemos tomar, independientemente de si somos responsables de un negocio o no: Hay que lavarse las manos frecuentemente, con agua y jabón o alcohol desinfectante. Es recomendable hacerlo a menudo, independientemente de los objetos que hayas tocado. La OMS ha publicado, además, una infografía con los pasos a seguir para lavarse bien las manos. Tanto los repartidores como los empleados de un negocio deben dejar, al menos, un metro de distancia con cualquier persona, especialmente con las que tengan síntomas. Es decir, a la hora de entregar un pedido al repartidor, debes evitar el contacto físico, y nunca acercarte demasiado. Cada vez que quieras toser o estornudar, hazlo en el hueco interior del codo, no sobre la mano. Después, lávate las manos. Evita tocarte con ellas la cara, concretamente los ojos, la boca y la nariz, pues son éstas las vías de entrada del virus a nuestro organismo. Desinfección de tu negocio Mantener abierta tu cocina para elaborar pedidos que posteriormente se entregarán a domicilio o con una finalidad social (por ejemplo, se han dado casos de restaurantes que entregan comida a los trabajadores sanitarios) es, sin duda, un gesto muy loable en esta circunstancia. Pero debes extremar las precauciones de limpieza del local para evitar que el virus se propague. En este sentido, sé extremadamente cauteloso y sigue estas medidas a rajatabla: El Ministerio de Sanidad advierte de que hay que realizar limpieza y desinfección de las instalaciones a menudo. Céntrate en la limpieza de superficies, pomos de las puertas, lavabos, suelos, teléfonos, fogones, caja, etc. Se recomienda utilizar lejía, además de guantes de vinilo o acrilonitrilo. En caso de usar guantes de látex, es recomendable llevar debajo unos de algodón. Recuerda ventilar el local a menudo, asegurando una renovación del aire suficiente. Instala dispensadores de gel desinfectante para que todo el que entre y salga de tu local pueda utilizarlos. Debes lavar y desinfectar la vajilla a temperaturas superiores a 80ºC, ya que el virus no es tan resistente al calor. No olvides lavar bien, y a menudo, los manteles, las servilletas y la ropa de trabajo, también a temperaturas elevadas a más de 60ºC. A la hora de cocinar los alimentos, también deberías intentar hacerlo por encima de los 70º, en la medida de lo posible, y mantener la cadena de frío. ¿Qué medidas de prevención deben tomar los repartidores? La cadena que sigue el alimento tiene que contar con garantías de seguridad en su totalidad. No sirve de nada que tú, como dueño del local, extremes las precauciones, si la persona que se encarga de transportar tu comida a su destinatario no lo hace. En este engranaje, el rol de los repartidores es clave, y por ello también deben seguir ciertas recomendaciones en aras de prevenir el contagio del COVID-19. Son las siguientes: El repartidor no debe tener ningún contacto físico con el cliente, respetando el metro mínimo de separación establecido. Lo recomendable es que el repartidor coloque la bolsa en la puerta del domicilio, toque el timbre para avisar al cliente, y se vaya para que éste pueda abrir la puerta y cogerlo. Además, no será necesaria la firma del ticket de entrega. Las bolsas deberán estar precintadas. Es recomendable que los pagos se realicen, en la medida de lo posible, con tarjeta de crédito, para que no haya contacto a través de monedas o billetes. Es cierto que, según afirma la OMS, el riesgo de contagio por billetes, monedas o tarjetas es muy bajo, pero siempre es preferible ser cautelosos. Es importante que tanto la propiedad como los trabajadores y las personas que entren en el negocio (repartidores, proveedores, etc.) cumplan estas medidas recomendadas por el Ministerio de Sanidad y la OMS. El objetivo es unir fuerzas para frenar la expansión del COVID-19 y volver a la normalidad lo antes posible. De igual manera, puedes utilizar plataformas como las redes sociales para avisar a tus clientes de que sigues cocinando para que ellos no tengan que salir, fomentando el movimiento #YoMeQuedoEnCasa.

La pandemia está paralizando la economía europea, y en España ha tomado tal velocidad que todo ha cambiado de forma radical en las últimas semanas. El pasado sábado 14 de marzo, se hacía efectiva la medida tomada por la Comunidad de Madrid: la Administración regional ordenó, la clausura de todos sus comercios (salvo los de alimentación y primera necesidad), entre los que se encuentran bares y restaurantes. Esta decisión, provocada por el rápido avance del coronavirus, se trata de una medida inaudita en la historia de la Comunidad. El mismo sábado, el Gobierno decretaba el estado de alarma, durante al menos 15 días, que limita el movimiento de los ciudadanos en toda España. Dados los efectos negativos que acarreará esta decisión, el Consejo de Ministros anunció el pasado el 17 de marzo, a través de un Real Decreto-ley firmado el mismo organismo y publicado en el BOE del día 18, un paquete de medidas económicas para inyectar al sector empresarial toda la liquidez que necesita para mantenerse operativo durante la crisis del coronavirus. Analizamos de qué manera influye al sector HORECA. Ayudas al sector turístico y hostelería El presidente del Gobierno Pedro Sánchez dio a conocer el plan de choque con cuatro paquetes de medidas para hacer frente al impacto que la emergencia del COVID-19 está teniendo ya en la sociedad y en la economía. Una parte de las medidas tiene como objetivo ofrecer apoyo a los colectivos y sectores más directamente afectados por el COVID-19, entre los que se incluyen las pequeñas y medianas empresas, el colectivo de los autónomos y el sector turístico y el hostelero, afectado de inmediato por las cancelaciones de reservas y la limitación de movimientos y reuniones. Sin embargo, no están solos. Las empresas del sector turístico y hostelero recibirán ayudas para minimizar los efectos del COVID-19. Estas son las que se refieren directamente a la hostelería: - Financiación específica para autónomos del sector Se dispone una línea de financiación dotada con 400 millones de euros para otorgar préstamos a las empresas y trabajadores por cuenta propia del sector turístico a través del Instituto de Crédito Oficial, así como de las actividades relacionadas que se estén viendo afectadas por la actual situación. - Ampliación de bonificaciones a la Seguridad Social Se amplía la protección de los trabajadores fijos discontinuos del sector turístico, de forma que las empresas se reducen un 50% las cotizaciones que pagan por sus trabajadores siempre que "que inicien o mantengan" en alta en la Seguridad Social a dichos empleados con contratos "fijos discontinuos" durante los meses de "febrero, marzo, abril, mayo, junio" de 2020. Así lo señala el artículo 13 Real Decreto-ley 7/2020, de 12 de marzo, por el que se adoptan medidas urgentes para responder al impacto económico del COVID-19. - Aplazamientos del pago de impuestos En ese mismo Decreto-ley, en el artículo 14, se especifica que para evitar posibles tensiones de tesorería de autónomos y pequeñas y medianas empresas, el Gobierno flexibiliza los aplazamientos del pago de impuestos durante seis meses, previa solicitud, con bonificación en los tipos de interés. Según cálculos del Ejecutivo, permitirá inyectar hasta 14.000 millones de euros de liquidez. - Aplazamiento del reembolso de los préstamos La tercera medida específica permite que las empresas que han recibido préstamos de la Secretaría General de Industria y de la Pequeña y Mediana Empresa puedan aplazar su reembolso. No obstante, hay que tener en cuenta los siguientes supuestos: Que la crisis sanitaria provocada por el COVID 19 haya originado en los beneficiarios de estos préstamos períodos de “inactividad, reducción en el volumen de las ventas o interrupciones en el suministro en la cadena de valor que les dificulte o impida atender al pago de la misma”. En otras palabras, que pueda demostrar que la pandemia está afectando directamente a su actividad. Que su plazo de vencimiento sea inferior a 6 meses. - Los autónomos que vean reducidos sus ingresos, podrán recibir prestación por falta de actividad En el capítulo II de Real Decreto-ley 8/2020, de 17 de marzo, de medidas urgentes extraordinarias para hacer frente al impacto económico y social del COVID-19.  El Gobierno facilitará también la prestación por cese de actividad a los trabajadores por cuenta propia afectados por esta crisis sanitaria. El cobro de la prestación será "compatible con la exoneración del pago de cuotas a la Seguridad Social" y con la aprobación de ERTE para sus trabajadores, si el autónomo tiene asalariados contratados. Según se apunta desde la Administración, la prestación será para aquellos autónomos que hayan visto sus actividades suspendidas o sus facturaciones decaídas un 75%. Las empresas del sector de la hostelería, restauración y turismo son una de las grandes afectadas por la crisis sanitaria provocada por el coronavirus. Estas ayudas constituyen una forma de minimizar todo lo posible los efectos que este período pueda causar. No obstante, es una situación transitoria que recuperará la normalidad. Volveremos a ver los bares repletos de gente, y podremos volver a disfrutar del fútbol en ellos.

En marzo vuelven las competiciones europeas: se juegan los octavos de final de la Champions y los dieciseisavos de la Europa League. Martes, miércoles y jueves vuelven a convertirse en noches especiales en las que grupos de amigos se reúnen en los bares para disfrutar del mejor fútbol. Son días en los que los aficionados al balompié, sin importar a qué equipo apoyen, salen a la calle en busca de un lugar donde tomar algo y relajarse. No hay duda de que la afluencia de público en hostelería crece durante estas semanas, por lo que bares y restaurantes deben estar preparados para la ocasión. El reto es diferenciar tu negocio del resto y conseguir atraer a los aficionados esos días clave. Y, al igual que los grandes partidos, éste se decidirá por los detalles, por iniciativas originales y atractivas. Por esto, si tienes un bar es aconsejable que dediques tu tiempo a pensar cómo sorprender a tus clientes y tener todo listo para una cita tan importante. No querrás que te pase como a Madrid y Barça en Copa del Rey, que verán la final desde el sofá de su casa. En este post te traemos la checklist definitiva, la lista de cosas que no pueden faltar en tu bar o restaurante en las noches de Champions. Coge papel y boli. Haz la previa y organiza tu propia quiniela Si algo nos gusta hacer en los bares es apostarnos la siguiente ronda… Adelántate al partido y crea tu propia quiniela en el bar para que tus clientes ‘se piquen’ entre ellos. Un pique sano, no como el de Setién y Bordalás o el de Ibrahimovic y Guardiola. Más bien como el de Jenni Hermoso y Oshoala, delanteras del FC Barcelona ambas y que están luchando por el pichichi en la liga este año. Según lleguen los clientes al bar, incítales a participar en la quiniela para dar más emoción a la noche de Champions. Calentando motores en 3, 2, 1… Pantalla de televisión o proyector, a punto No hay nada más frustrante que encender la televisión en el momento álgido, bebida en mano y dispuesto a dejarte la piel por tu equipo, y que no funcione. No puede haber incidencias técnicas de última hora, así que es importante que te asegures de que tu proyector no dará problemas a la hora de la verdad. Si tu equipo audiovisual tiene más recaídas que Dembelé, no te lo pienses: llama a tu técnico de confianza para que ponga a punto tu televisor. Más vale prevenir que curar. Ten en cuenta que en noches de Champions se juegan simultáneamente dos partidos. Si tienes más de una pantalla, averigua cómo puedes ofrecer a la vez ambos partidos. De este modo, no estarás limitando tu oferta y conseguirás atraer a más clientes. Incluso puedes “provocar” una competición entre ellos para ver quién canta el gol más alto. El local, un estadio en miniatura Como sabes, la Champions es una competición especial. ¿Quién no se emociona al escuchar el himno más reconocible del mundo del fútbol? Por eso, no deben faltar los elementos decorativos que hagan sentir a tus clientes como si estuviesen en el propio estadio. Pon a punto tus altavoces, porque el himno de la Liga de Campeones se tiene que escuchar hasta en Parla. Si no quieres que la música deje de sonar, te proponemos unas cuantas ideas para que tu bar suene a Champions. Puedes aprovechar también para crear un Wall Of Fame en tu bar o incluso enmarcar la equipación de fútbol, lo que favorecerá crear un entorno futbolero.  Si no te convence la idea de las vitrinas y las camisetas enmarcadas, puedes hacerte con un par de pizarras y escribir en ella datos interesantes del mundo del fútbol. ¡Los hay de todo tipo! También puedes optar por llamar la atención con ofertas como esta: Foto: Ideal Comida, bebida y pipas, por favor Como son días laborables, tus clientes acudirán al bar hambrientos y sedientos tras un duro día de trabajo. Es importante que no falte tanto la bebida como la comida. ¡Que no te pille el toro! Aprovisiónate de patatas fritas, frutos secos o una buena oferta de bocadillos. Puedes aprovechar para darles nombres ingeniosos y relacionados con el entorno futbolístico. ¿Necesitas inspiración? No te preocupes porque también aquí puedes encontrar un buen puñado de ideas. Las bebidas también son un aspecto importante y que no puedes dejar al azar. Como ocurre con la comida, te damos algunas ideas para rebautizar las bebidas de tu establecimiento con nombres de ‘jugones’. Recuerda que la originalidad y la creatividad son muy relevantes para captar clientes, y es que ofrecer algo único suele ser la mejor idea para que vengan a tu negocio. ¿Por qué no innovar en tu carta de bebidas aunque sea solo en días de partido? Las redes sociales, en tu 11 ideal Las redes sociales son tu mejor aliado. Tu socio ideal. Ellas son Xavi y tú eres Messi. Si vas a poner tu establecimiento a punto para vivir una noche de Champions especial, es muy importante que lo compartas con tus usuarios. Hay muchas formas creativas de hacerlo. Por ejemplo, puedes organizar una porra en Twitter y sortear un refresco o una ración de croquetas entre los que acierten el resultado. Tampoco esperes a los últimos días, anuncia a bombo y platillo el esperado encuentro. Que tus potenciales clientes sepan que pueden ver toda la jornada en tu bar será un plus, así que una buena idea para que se queden con la copla es compartiendo creatividades como esta, anunciando el partido en cuestión: Marzo es el mes perfecto para engancharte a la temporada futbolera, por lo que puede convertirse en el inicio de una época comercialmente muy activa y positiva para los bares y restaurantes. Por ello, te recomendamos prepararla muy bien e impresionar a tus clientes con ideas originales que les despierten las ganas de acudir a tu local durante las jornadas de Champions, pero también por qué no, de LaLiga. Aprovecha el tirón de una competición como esta y convierte a tu establecimiento en la referencia futbolera de tu barrio o ciudad.

La pandemia está paralizando la economía europea, y en España ha tomado tal velocidad que todo ha cambiado de forma radical en las últimas semanas. El pasado sábado 14 de marzo, se hacía efectiva la medida tomada por la Comunidad de Madrid: la Administración regional ordenó, la clausura de todos sus comercios (salvo los de alimentación y primera necesidad), entre los que se encuentran bares y restaurantes. Esta decisión, provocada por el rápido avance del coronavirus, se trata de una medida inaudita en la historia de la Comunidad. El mismo sábado, el Gobierno decretaba el estado de alarma, durante al menos 15 días, que limita el movimiento de los ciudadanos en toda España. Dados los efectos negativos que acarreará esta decisión, el Consejo de Ministros anunció el pasado el 17 de marzo, a través de un Real Decreto-ley firmado el mismo organismo y publicado en el BOE del día 18, un paquete de medidas económicas para inyectar al sector empresarial toda la liquidez que necesita para mantenerse operativo durante la crisis del coronavirus. Analizamos de qué manera influye al sector HORECA. Ayudas al sector turístico y hostelería El presidente del Gobierno Pedro Sánchez dio a conocer el plan de choque con cuatro paquetes de medidas para hacer frente al impacto que la emergencia del COVID-19 está teniendo ya en la sociedad y en la economía. Una parte de las medidas tiene como objetivo ofrecer apoyo a los colectivos y sectores más directamente afectados por el COVID-19, entre los que se incluyen las pequeñas y medianas empresas, el colectivo de los autónomos y el sector turístico y el hostelero, afectado de inmediato por las cancelaciones de reservas y la limitación de movimientos y reuniones. Sin embargo, no están solos. Las empresas del sector turístico y hostelero recibirán ayudas para minimizar los efectos del COVID-19. Estas son las que se refieren directamente a la hostelería: - Financiación específica para autónomos del sector Se dispone una línea de financiación dotada con 400 millones de euros para otorgar préstamos a las empresas y trabajadores por cuenta propia del sector turístico a través del Instituto de Crédito Oficial, así como de las actividades relacionadas que se estén viendo afectadas por la actual situación. - Ampliación de bonificaciones a la Seguridad Social Se amplía la protección de los trabajadores fijos discontinuos del sector turístico, de forma que las empresas se reducen un 50% las cotizaciones que pagan por sus trabajadores siempre que "que inicien o mantengan" en alta en la Seguridad Social a dichos empleados con contratos "fijos discontinuos" durante los meses de "febrero, marzo, abril, mayo, junio" de 2020. Así lo señala el artículo 13 Real Decreto-ley 7/2020, de 12 de marzo, por el que se adoptan medidas urgentes para responder al impacto económico del COVID-19. - Aplazamientos del pago de impuestos En ese mismo Decreto-ley, en el artículo 14, se especifica que para evitar posibles tensiones de tesorería de autónomos y pequeñas y medianas empresas, el Gobierno flexibiliza los aplazamientos del pago de impuestos durante seis meses, previa solicitud, con bonificación en los tipos de interés. Según cálculos del Ejecutivo, permitirá inyectar hasta 14.000 millones de euros de liquidez. - Aplazamiento del reembolso de los préstamos La tercera medida específica permite que las empresas que han recibido préstamos de la Secretaría General de Industria y de la Pequeña y Mediana Empresa puedan aplazar su reembolso. No obstante, hay que tener en cuenta los siguientes supuestos: Que la crisis sanitaria provocada por el COVID 19 haya originado en los beneficiarios de estos préstamos períodos de “inactividad, reducción en el volumen de las ventas o interrupciones en el suministro en la cadena de valor que les dificulte o impida atender al pago de la misma”. En otras palabras, que pueda demostrar que la pandemia está afectando directamente a su actividad. Que su plazo de vencimiento sea inferior a 6 meses. - Los autónomos que vean reducidos sus ingresos, podrán recibir prestación por falta de actividad En el capítulo II de Real Decreto-ley 8/2020, de 17 de marzo, de medidas urgentes extraordinarias para hacer frente al impacto económico y social del COVID-19.  El Gobierno facilitará también la prestación por cese de actividad a los trabajadores por cuenta propia afectados por esta crisis sanitaria. El cobro de la prestación será "compatible con la exoneración del pago de cuotas a la Seguridad Social" y con la aprobación de ERTE para sus trabajadores, si el autónomo tiene asalariados contratados. Según se apunta desde la Administración, la prestación será para aquellos autónomos que hayan visto sus actividades suspendidas o sus facturaciones decaídas un 75%. Las empresas del sector de la hostelería, restauración y turismo son una de las grandes afectadas por la crisis sanitaria provocada por el coronavirus. Estas ayudas constituyen una forma de minimizar todo lo posible los efectos que este período pueda causar. No obstante, es una situación transitoria que recuperará la normalidad. Volveremos a ver los bares repletos de gente, y podremos volver a disfrutar del fútbol en ellos.

En marzo vuelven las competiciones europeas: se juegan los octavos de final de la Champions y los dieciseisavos de la Europa League. Martes, miércoles y jueves vuelven a convertirse en noches especiales en las que grupos de amigos se reúnen en los bares para disfrutar del mejor fútbol. Son días en los que los aficionados al balompié, sin importar a qué equipo apoyen, salen a la calle en busca de un lugar donde tomar algo y relajarse. No hay duda de que la afluencia de público en hostelería crece durante estas semanas, por lo que bares y restaurantes deben estar preparados para la ocasión. El reto es diferenciar tu negocio del resto y conseguir atraer a los aficionados esos días clave. Y, al igual que los grandes partidos, éste se decidirá por los detalles, por iniciativas originales y atractivas. Por esto, si tienes un bar es aconsejable que dediques tu tiempo a pensar cómo sorprender a tus clientes y tener todo listo para una cita tan importante. No querrás que te pase como a Madrid y Barça en Copa del Rey, que verán la final desde el sofá de su casa. En este post te traemos la checklist definitiva, la lista de cosas que no pueden faltar en tu bar o restaurante en las noches de Champions. Coge papel y boli. Haz la previa y organiza tu propia quiniela Si algo nos gusta hacer en los bares es apostarnos la siguiente ronda… Adelántate al partido y crea tu propia quiniela en el bar para que tus clientes ‘se piquen’ entre ellos. Un pique sano, no como el de Setién y Bordalás o el de Ibrahimovic y Guardiola. Más bien como el de Jenni Hermoso y Oshoala, delanteras del FC Barcelona ambas y que están luchando por el pichichi en la liga este año. Según lleguen los clientes al bar, incítales a participar en la quiniela para dar más emoción a la noche de Champions. Calentando motores en 3, 2, 1… Pantalla de televisión o proyector, a punto No hay nada más frustrante que encender la televisión en el momento álgido, bebida en mano y dispuesto a dejarte la piel por tu equipo, y que no funcione. No puede haber incidencias técnicas de última hora, así que es importante que te asegures de que tu proyector no dará problemas a la hora de la verdad. Si tu equipo audiovisual tiene más recaídas que Dembelé, no te lo pienses: llama a tu técnico de confianza para que ponga a punto tu televisor. Más vale prevenir que curar. Ten en cuenta que en noches de Champions se juegan simultáneamente dos partidos. Si tienes más de una pantalla, averigua cómo puedes ofrecer a la vez ambos partidos. De este modo, no estarás limitando tu oferta y conseguirás atraer a más clientes. Incluso puedes “provocar” una competición entre ellos para ver quién canta el gol más alto. El local, un estadio en miniatura Como sabes, la Champions es una competición especial. ¿Quién no se emociona al escuchar el himno más reconocible del mundo del fútbol? Por eso, no deben faltar los elementos decorativos que hagan sentir a tus clientes como si estuviesen en el propio estadio. Pon a punto tus altavoces, porque el himno de la Liga de Campeones se tiene que escuchar hasta en Parla. Si no quieres que la música deje de sonar, te proponemos unas cuantas ideas para que tu bar suene a Champions. Puedes aprovechar también para crear un Wall Of Fame en tu bar o incluso enmarcar la equipación de fútbol, lo que favorecerá crear un entorno futbolero.  Si no te convence la idea de las vitrinas y las camisetas enmarcadas, puedes hacerte con un par de pizarras y escribir en ella datos interesantes del mundo del fútbol. ¡Los hay de todo tipo! También puedes optar por llamar la atención con ofertas como esta: Foto: Ideal Comida, bebida y pipas, por favor Como son días laborables, tus clientes acudirán al bar hambrientos y sedientos tras un duro día de trabajo. Es importante que no falte tanto la bebida como la comida. ¡Que no te pille el toro! Aprovisiónate de patatas fritas, frutos secos o una buena oferta de bocadillos. Puedes aprovechar para darles nombres ingeniosos y relacionados con el entorno futbolístico. ¿Necesitas inspiración? No te preocupes porque también aquí puedes encontrar un buen puñado de ideas. Las bebidas también son un aspecto importante y que no puedes dejar al azar. Como ocurre con la comida, te damos algunas ideas para rebautizar las bebidas de tu establecimiento con nombres de ‘jugones’. Recuerda que la originalidad y la creatividad son muy relevantes para captar clientes, y es que ofrecer algo único suele ser la mejor idea para que vengan a tu negocio. ¿Por qué no innovar en tu carta de bebidas aunque sea solo en días de partido? Las redes sociales, en tu 11 ideal Las redes sociales son tu mejor aliado. Tu socio ideal. Ellas son Xavi y tú eres Messi. Si vas a poner tu establecimiento a punto para vivir una noche de Champions especial, es muy importante que lo compartas con tus usuarios. Hay muchas formas creativas de hacerlo. Por ejemplo, puedes organizar una porra en Twitter y sortear un refresco o una ración de croquetas entre los que acierten el resultado. Tampoco esperes a los últimos días, anuncia a bombo y platillo el esperado encuentro. Que tus potenciales clientes sepan que pueden ver toda la jornada en tu bar será un plus, así que una buena idea para que se queden con la copla es compartiendo creatividades como esta, anunciando el partido en cuestión: Marzo es el mes perfecto para engancharte a la temporada futbolera, por lo que puede convertirse en el inicio de una época comercialmente muy activa y positiva para los bares y restaurantes. Por ello, te recomendamos prepararla muy bien e impresionar a tus clientes con ideas originales que les despierten las ganas de acudir a tu local durante las jornadas de Champions, pero también por qué no, de LaLiga. Aprovecha el tirón de una competición como esta y convierte a tu establecimiento en la referencia futbolera de tu barrio o ciudad.