Consejos para llenar el bar

5 menús para ofrecer a tus clientes celiacos

Que LaLiga se haya acabado no significa que los futbolistas deban descuidar su forma. Lo mismo ocurre en tu restaurante: no es el momento de fiar todo al gazpacho y el pescado frito, debes seguir teniendo alternativas en tu menú para todo tipo de clientes, igual que en el resto de año. Y los celiacos o intolerantes no son una excepción. Imagínate que llega Rakitić a comer a tu negocio, o Djokovic, ambos intolerantes al gluten. Y no tienes platos específicos para sus necesidades. ¿Vaya oportunidad perdida, no? Pues como ellos, existen miles de personas que no pueden comer ciertos alimentos.

Los restaurantes tienen que informar a los clientes que lo pidan sobre los alérgenos que pueden contener sus platos. Por eso es fundamental que conozcas todo tu menú y sepas identificar qué puede comer un celiaco y qué no.

Pero, ¿cómo concretar un menú apto para celiacos? ¿Es muy complejo? ¿Qué debes tener en cuenta? Te ayudamos con este post.

Primero y más importante, pon mucho cuidado en cocina

Esencial. Porque no es lo mismo que un alimento no contenga gluten a que sea apto para celíacos. Esta es la regla número 1 que debes tener en cuenta. De manera resumida, el gluten es una proteína presente en cereales como la cebada, el trigo o el centeno. Por lo tanto, el pan, la cerveza o la pasta la contienen.

Todo controlado, pensarás. Lo mismo que creyeron con el mítico “Se queda” de Piqué y Neymar en Can Barça.

Puedes crear platos que no tengan ingredientes con gluten y asunto solucionado. Pues no. Debes andar ojo avizor con la contaminación cruzada, esa que se puede producir en cocina o al manipular los platos.

Un ejemplo: sueles poner los cubiertos en la cesta del pan, algo bastante habitual. Llega un cliente celiaco, que te avisa de que no puede tomar pan. Tú sacas los cubiertos de la cesta del pan y se los dejas en la mesa. Da igual que los platos que pida a continuación no tengan componentes con gluten, esos cubiertos están “contaminados” por su contacto con el pan. Algo muy peligroso para el cliente intolerante. Lo mismo sucede si en una freidora utilizas un aceite que ha estado en contacto con productos con gluten. Es un aceite contaminado.

Ahora sí: ejemplos de menús para celíacos

Partiendo de que el gluten es la base de las masas de harina, lo que hay que hacer es evitarlo. Para ello, podemos recurrir a alimentos como los huevos, las legumbres, la fruta, las verduras o la carne. Además de, claro, utilizar alimentos sin gluten como pan o pastas específicas.

En caso de que no tengas claro si un alimento contiene gluten o no te recomendamos consultar la “Lista de alimentos sin gluten” que publica anualmente la Federación de Asociaciones de Celiacos de España (FACE). Pero vamos a aterrizar toda esta teoría a varios menús que puedes utilizar en tu bar o restaurante:

  • Menú 1: Sensaciones naturales

*Aperitivo:

Tabla de quesos

*Entrante:

Parrillada de verduras aderezada con salsa romesco y esferas de aceite (para elaborar la salsa tienes que utilizar pan sin gluten)

*Plato principal:

Tiras de solomillo de ternera con reducción de vino tinto y pimentón

*Postre:

Tarta de zanahoria (recuerda usar harina sin gluten). Un truco: añade un puñado de arroz, otro de maicena y un poco de almendra.

  • Menú 2: Mar y montaña

*Aperitivo:

Gazpacho de sandía y remolacha con aceite de menta

*Entrante:

Mejillones al vapor con vino blanco

*Plato principal:

Alcachofas gratinadas de temporada con velouté de pollo

*Postre:

Flan de la casa

  • Menú 3: Frescor de verano

*Aperitivo:

Hummus de garbanzos con perlas de sésamo

*Entrante:

Canelones veganos: rollitos de calabacín al horno con salsa boloñesa

*Plato principal:

Solomillo de pollo a las finas hierbas con queso fresco de oveja

*Postre:

Brownie de chocolate (te aconsejamos incluir harina de arroz o de maíz para que no contenga gluten)

  • Menú 4: Tradición y perdición

*Aperitivo:

Cazuelita de setas del bosque con huevo de corral y trufa

*Entrante:

Ensalada Capresse: con mozzarella de búfala, albahaca y tomate

*Plato principal:

Pulpo a la brasa con puré de patata

*Postre:

Natillas caseras

  • Menú 5: Sencilla delicadez

*Aperitivo:

Chips de boniato con salsa de yogur natural e hinojo

*Entrante:

Ventresca de atún sobre cama de tomate y cebolla morada

*Plato principal:

Lubina a la espalda

*Postre:

Tarta de queso (para la base de la tarta utiliza galletas sin gluten)

Como ves, dentro de las limitaciones de no utilizar pan o cereales en tu cocina, las combinaciones posibles son casi interminables. De hecho, te animamos a que estos mismos menús puedas mezclarlos y adaptarlos a los productos que manejas en tu negocio y a tus especialidades. Escoge un buen vino para maridarlos o hazte con unas cervezas sin gluten y te aseguramos que será un éxito entre tus clientes celiacos y que hasta el mismísimo Rakitic quedará encantado.

Quizás también te interese