Consejos para llenar el bar

5 claves para conseguir empleados comprometidos con tu negocio

En una ocasión, durante una rueda de prensa, dijo Lopetegui: "todos mis jugadores son los mejores del mundo en su posición". En el fútbol, un buen entrenador tiene que mantener motivados a sus cracks para obtener el máximo rendimiento individual y que triunfe el colectivo. Pero para conseguirlo, necesita el compromiso de todos y cada uno de los futbolistas. Lo mismo ocurre en cualquier bar o restaurante, necesitas que tus empleados se sientan identificados con tu idea, sepan que todos son importantes, que forman parte de un colectivo y que tienen un objetivo común. Para ayudarte, en #LoVemosEnElBar hemos recopilado algunos consejos para que, cual entrenador, seas capaz de conseguir que tus empleados estén comprometidos con tu negocio:

1. Promover la participación de tu equipo

De la España campeona de la Eurocopa de 2008 siempre quedará que Torres marcó el gol decisivo y Cesc el penalti que nos hizo pasar de cuartos por primera vez en muchos años. Pero, ¿hubiésemos llegado a la final sin el incansable Marcos Senna? ¿Sin la sobriedad defensiva de la dupla Marchena-Puyol? ¿Sin las paradas de Casillas? ¿Sin el trabajo táctico de Capdevila? Seguro que no. Todos los miembros de un equipo son importantes, cada uno en su tarea. Pero además de serlo, deben sentirse importantes. Por esto, es necesario darles parcelas de participación y que puedan comprobar que sus ideas se tienen en cuenta y se implementan.

Por ejemplo, ¿quién mejor que tus camareros sabe qué platos han gustado más? Son ellos lo que preguntan a los clientes si todo estaba a su gusto y los que reciben las alabanzas o críticas. En este sentido, cuenta con ellos para la confección de la carta. Que puedan proponer y sus opiniones sean consideradas. Lo mismo puede suceder a la hora de seleccionar los vinos que formarán parte de tu bodega.

2. Reconocer los éxitos de manera pública y privada

¿Recuerdas cuando, en el Mundial de Sudáfrica, Del Bosque dijo que “si yo fuera jugador me gustaría parecerme a Busquets"? Es una manera de reconocer públicamente a un empleado, de ensalzar su importancia para el grupo y de descubrir ante todos que alguien está haciendo realmente bien su trabajo. Esto es exactamente igual de aplicable en la gestión de un vestuario que de un restaurante. Es fundamental reconocer a tus trabajadores a nivel público, pero también privado, cuando hayan hecho algo que así lo merezca.

3. Escuchar, conocer, conciliar

Estamos convencidos de que sabes perfectamente cuáles son los puntos fuertes y débiles de tus camareros, cuál es el vino preferido del maître o en la preparación de qué platos disfruta más tu jefe de cocina. Sin embargo, ¿sabes algo sobre sus vidas fuera del trabajo? ¿Cuáles son sus aspiraciones profesionales y personales? ¿Qué puntos comparten sus objetivos con los de la empresa? El compromiso profesional también se consigue desde un vínculo emocional. Son muchos los factores personales que pueden afectar a un empleado, por lo que escucharles y conocer sus condicionantes te será útil desde una perspectiva doble: el trabajador se sentirá más comprometido con el negocio y a ti te ayudará a sacar el máximo partido de sus virtudes en la gestión diaria. Por otra parte, promover políticas de conciliación entre la vida personal y laboral del empleado repercutirá en un mejor desempeño por su parte, un mayor compromiso y, por ende, un mejor servicio.

4. Promoción interna

Pocas cosas generan tanto malestar en un equipo como cubrir una vacante con un profesional externo cuando en la casa hay otro con la capacidad suficiente para ocupar esa posición. Pongamos un ejemplo. El jefe de cocina decide marcharse y debes decidir si contratas a otro o asciendes a uno de sus ayudantes, que lleva años aprendiendo al lado del maestro y esperando una oportunidad de promoción. Estamos de acuerdo en que podrías contratar a un jefe de cocina externo con mucha experiencia, pero el mensaje que darías a tus empleados es que las posibilidades de promoción en la empresa son nulas o, al menos, escasas. Por esto, la opción más recomendable es que busques de puertas hacia dentro y ofrezcas una oportunidad a alguien que realmente lo merezca. Siempre podrás volver atrás si no funciona, pero el mensaje será inequívoco: confío en mi equipo y aquí podéis crecer profesionalmente.

5. Fomentar la comunicación y el buen ambiente

“Es el mejor vestuario en el que he estado”: muchos futbolistas tratan de ensalzar la importancia de un buen ambiente en el rendimiento del equipo con declaraciones como esa. Y razón no les falta. Cuando un trabajador se encuentra a gusto en el entorno de trabajo, el compromiso se incrementa. Y ello depende, en gran medida, de la labor del manager, gerente o propietario, que debe asegurarse de que en su restaurante existe un ambiente de trabajo positivo y enérgico. Y para que las relaciones sean buenas entre empleados, pero también a nivel empleado-jefe, la comunicación es parte esencial. O más bien la calidad de la misma. Comunicarse de manera directa y clara, tanto para los aspectos positivos como para los negativos; transmitir con transparencia cuáles son los objetivos de la empresa, pero también los problemas u obstáculos a los que deberá enfrentarse; hablar o reunirse frecuentemente con los empleados, en grupo y en reuniones individuales; y compartir expectativas para generar entendimiento y evitar los conflictos son aspectos clave a tener en cuenta.

Aplicando todas estas medidas conseguirás empleados más comprometidos y, lo más relevante, con una menor predisposición al absentismo laboral o a abandonar la empresa.

Quizás también te interese

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web.

Si continúa utilizando este sitio asumiremos que está de acuerdo... Más información