11 camisetas icónicas de la historia de los mundiales

Para muchos, el Campeonato del Mundo de fútbol es el evento deportivo por excelencia, solo equiparable a los Juegos Olímpicos. Una competición que perdura en la memoria de aficionados de todo el planeta, que acumulan recuerdos de jugadores, estadios, ciudades, árbitros -Al Ghandour siempre estará en nuestra memoria-, entrenadores y, también, camisetas.

Aunque, para ser justos, mientras que hay algunas que el peso de los años ha hecho olvidar, otras permanecen y permanecerán para siempre en la retina de los futboleros. En #LoVemosEnElBar queremos compartir nuestro particular armario de camisetas mundialistas, que han sido elegidas tanto por su diseño como por la historia que tienen detrás.

Mueve el cursor que encontrarás en cada imagen para conocer nuestras preferidas.

  • Brasil, 1970


Un equipo para la historia con un jugador para la eternidad, Edson Arantes do Nascimento, Pelé.

En 1970 en México, Brasil y el considerado “Mejor deportista del siglo XX” por el COI consiguieron su tercera estrella al vencer en la final a Italia en el primer mundial televisado en color. El broche de oro para la carrera de un genio al que siempre se le recuerda vistiendo la verdeamarela más clásica, sin marca, publicidad o extraños brillos. Una camiseta de culto que permanece totalmente vigente en el imaginario colectivo.

  • Holanda 1974

De acuerdo, nunca llegaron a ganar un Campeonato del Mundo. De hecho, perdieron las dos finales que jugaron (Alemania en 1974 y Argentina en 1978). Pero a la “Naranja Mecánica” es justo medirla por el legado que dejó y no por las copas que alzó.

Y es que pocas selecciones han sido capaces de ser reconocibles por su juego, evolucionar y revolucionar el balompié. Si acaso, el Brasil de 1970, la España del “Tiki-Taka” y ésta, la Holanda del fútbol total.

Dirigida por Rinus Michaels, capitaneada por Johan Cruyff y con jugadores de la talla de Johan Neeskens, Johnny Rep, Ruud Krol o los hermanos Van der Kerkhoff; fue pionera en la presión en todo el campo, en jugar sin un 9 puro, en intercambiar las posiciones entre jugadores y en llegar al área triangulación tras triangulación.

Su camiseta naranja es actualmente una de las más icónicas, solicitadas y vendidas entre los amantes del fútbol retro.

  • Inglaterra, 1982

Para muchos, una de las camisetas más perfectas que jamás se ha hecho. Con ella se plantó Inglaterra en el torneo de España en 1982. No podemos decir que les fuese muy bien, pues cayeron eliminados en segunda ronda a pesar de contar en sus filas con peloteros como Kevin Keegan o Glenn Hoodle.

Hoy en día es objeto de coleccionista, prácticamente pieza de museo, pues se trata de una prenda revolucionaria en la Inglaterra de la época. Y es que fue la primera vez que dejaron de lado los diseños planos característicos de entonces (camiseta blanca total y escudo).

Admiral fue la culpable. Una marca de ropa interior que llegó a vestir a la selección inglesa. Fue ella la que introdujo las franjas, de modo que si querías vestir como tu equipo debías tener una camiseta Admiral, no cualquier otra.

Tras un éxito mundial, Admiral se declaró en bancarrota en 1982 y fue vendida. Hace pocos años resurgió y es proveedor deportivo de, por ejemplo, la selección de Gibraltar.

  • Francia, 1984 y 1998

Barthez, Thuram, Lizarazu, Deschamps, Karembeu, Djorkaeff, Desailly… y Zidane, sobre todo Zidane. El genio salió una vez más de la lámpara en Saint Denis, en su casa, en una final en la que la Brasil de Rivaldo, Ronaldo o Bebeto no pudo hacer nada para contener a los “Bleu”. Cayeron por 3 a 0.

Para el recuerdo esa camiseta azul que portaba el 10 y que vio una de sus exhibiciones más recordadas. A su vez, se trata de un homenaje a la que vistió el combinado galo en 1984, en otro torneo que ganaron y que también se disputó en su país. Una final de infausto recuerdo para La Roja por cierto.

  • Argentina, 1986

Si la de Holanda de 1974 es una de las camisetas retro más solicitadas, la de Argentina de 1986 no le anda a la zaga, ni mucho menos.

Mítica elástica de Le Coq Sportif que pasó a la historia, en su versión azul, por enseñar al mundo cómo se marcan, en un mismo partido, un Gol del Siglo y otro con la Mano de Dios. ¿De qué planeta viniste, Diego?

  • Alemania, 1990

Nos acercamos a los mundiales más recientes, aquellos con un recuerdo más nítido, y viajamos hasta Italia 90, el primer Campeonato del Mundo con juego en disquete para ordenadores. Eso sí, en 3 colores.

En aquella edición reinó Alemania Federal. Al poco tiempo se uniría con Alemania Democrática, pero antes tuvo tiempo de conseguir su estrella a costa de la Argentina de Ruggeri, Maradona, Burruchaga o Sensini.

En el cuadro teutón, nombres que nos suenan familiares (Illgner, Klinsmann, Matthäus…) vistieron uno de los diseños más celebrados de Adidas, con los colores de la bandera presentes en el frontal. De hecho, en el próximo campeonato de Rusia el equipo germano llevará una camiseta inspirada en la de los campeones de 1990.

  • USA, 1994

Cuando se supo que Estados Unidos iba a organizar un campeonato de estas características, más de uno se echó las manos a la cabeza. ¿Cómo es posible? Un país para el que el fútbol ni siquiera se jugaba con los pies y donde llamaban “soccer” a nuestro deporte rey.

Pues bien, el torneo de 1994 no solo fue el espaldarazo definitivo para el fútbol en el país, sino que presentó ante los ojos del mundo a una selección con jugadores muy carismáticos (solo hay que recordar al “rockero” pelirrojo Alexi Lalas, las rastas de Cobi Jones, el look a lo “Machete” de Marcelo Balboa o a Tony Meola) y enfundados en una camiseta que dio mucho que hablar.

Y es que Adidas abandonó la sobriedad habitual en sus diseños para añadir un cuello en “v” nada común en la época y un estampado de grandes estrellas -en honor la bandera estadounidense- sobre un color azul que evocaba a un tejido vaquero, otra de las señas de identidad del país.

El equipo llegó a pasar de ronda, si bien se encontraron con el que a la postre sería el campeón, Brasil, y su aventura terminó en octavos.

  • España, 1994

No podemos dejar pasar la oportunidad de elegir una de las camisetas de España. Podríamos escoger la del torneo de Sudáfrica por el recuerdo que conlleva, pero la verdad es que si ha habido un diseño rompedor en La Roja ese ha sido, sin duda, el de 1994. Además, el modelo que llevaremos en Rusia está inspirado en éste, con los ya míticos -y polémicos- “rombos” conformando franjas verticales.

De aquél campeonato recordamos para siempre el codazo a Luis Enrique, el golazo de Goiko a Alemania, el fallo de Julio Salinas a lo Cardeñosa y… quedarnos a las puertas de las semifinales. Estamos convencidos de que este verano será totalmente diferente.

  • México, 1998


Bonita, lo que se dice bonita, para muchos no es. Tampoco le dio excesiva suerte a sus portadores, que cayeron eliminados en octavos de final. Sin embargo, se trata sin duda de una de las camisetas más particulares de cuantas se han visto en la historia de los mundiales.

Y es que la marca ABA Sport pensó que era un buen momento para innovar y decidieron hacer un guiño a la mitología azteca. Para ello, incluyeron en la zamarra mexicana La Piedra del Sol, que representa el rostro de Tonatiuh, precisamente el dios azteca del astro. Una combinación cuanto menos curiosa.

  • Italia, 2002

En 2002 los futbolistas ya eran considerados iconos de imagen para las marcas. La gomina y los tatuajes se hacían cada vez más visibles al tiempo que los bigotes desaparecían de los campos.

En este contexto se enmarca la camiseta que la selección italiana vistió en la cita de Corea del Sur en 2002 y en la que fue eliminada por la anfitriona en octavos. Una prenda revolucionaria que cambiaba las reglas de la indumentaria en el fútbol. De camisetas anchas en las que predominaba la comodidad se pasaba a elásticas ajustadas al cuerpo del futbolista y con tejidos transpirables. No aptas para todos los cuerpos: ¿te imaginas a Ronaldo o Puskas vistiéndolas?

  • Nigeria, 2018

Vale, quizá todavía no haya marcado la historia sobre el terreno de juego. Pero lo sucedido con la camiseta de Nigeria no tiene precedentes. No solo cuenta con un diseño totalmente rompedor e innovador, sino que antes de venderse su federación ya había recibido más de 3 millones de pre-pedidos.

Una vez puestas a la venta, las existencias se agotaron en minutos y son varias las tiendas que han encontrado colas de futboleros en busca de la elástica de “Las Águilas”. De hecho, se ha dado un fenómeno desconocido hasta ahora, la reventa, donde a día de hoy duplica su precio oficial.

Previous post
Consejos para atraer a otras aficiones a tu bar cuando no juega España
Next post
Los 5 chefs más virales en Instagram
Back

Widget Support

SHARE

11 camisetas icónicas de la historia de los mundiales

© 2016 Vodafone España S.A.U. Avda. América 115, 28042 Madrid