Consejos para llenar el bar

Playlists de #LoVemosEnElBar en Spotify

Piensa en ese jugador que maneja las dos piernas por igual, que es capaz de meter un pase medido al hueco con el interior pero también “romperla” desde fuera del área, que genera y además defiende, técnico cuando hay que bajar un balón imposible y contundente cuando el juego así lo requiere. Un futbolista visceral que levanta a la grada con sus gestos pero que siempre mantiene la corrección con el árbitro. Cualquiera querría contar con él en su equipo, ¿no? Ahora piensa en una red social en la que puedas dar a conocer tus mejores platos pero también a tu personal, que te permita llegar a muchos nuevos clientes pero además mantener una relación muy directa con tus seguidores, que posibilite colgar imágenes para la posteridad al mismo tiempo que retransmitir en directo o generar vídeos efímeros. Una red social en la que puedas incluir los datos de tu restaurante para que los usuarios contacten contigo o, si así lo prefieren, que reserven directamente su mesa. Aunque esta última funcionalidad te haya despistado, estás en lo cierto, nos referimos a Instagram, la red social con la que cualquier restaurante querría contar. Y sí, desde ahora también permite reservar mesa. Aunque es una opción que, por el momento, no está disponible en España, se ha probado con éxito en algunos negocios de Reino Unido y Estados Unidos y se estima que en breve estará habilitada en nuestro país. Con sus 800 millones de usuarios mensuales en el mundo, Instagram busca que, con la incorporación de este botón de acción, tu local se comunique de una forma más sencilla y rápida con tus seguidores, mejorando al mismo tiempo su experiencia de usuario. Pero, ¿cómo funciona? ¿Cómo se activa esta opción? Quizá lo que vamos a decir sea tan obvio como que la perilla tipo candado que Sergio Ramos lució en Rusia hace años que no se lleva (concretamente, desde USA 94), pero el primer paso y más importante es que, si todavía no la tienes, te hagas una cuenta de empresa en Instagram. Si ya dispones de una cuenta Instagram Business para tu bar, una vez que esta funcionalidad esté disponible el botón de “Reservar” se activará automáticamente y podrás acceder a las reservas recibidas y gestionarlas fácilmente. Dicho botón se sitúa junto a “Contactar” o “Enviar correo electrónico”, en el lado izquierdo de la biografía de tu negocio. En este sentido, es importante que sepas que la funcionalidad no será solo para reservas, sino que podrás también, por ejemplo, gestionar pedidos a domicilio, tal y como hace el restaurante HomeState: Metidos en harina, el funcionamiento “interno” de la funcionalidad es más sencillo que el juego de los equipos de Clemente (y de media liga inglesa), aunque requiere de un tercero. Concretamente, el “socio” de Instagram en este proceso es Resy, un servicio de reservas que se integra con la plataforma. Lo hemos probado para que puedas ver todo el proceso: 1. El usuario selecciona la opción “Reservar” 2. Se abre una nueva ventana en Resy. Ahí aparecerá toda la información sobre el establecimiento y las horas que quedan disponibles para realizar la reserva de una mesa. En caso de que no haya hueco en el momento que el cliente desea, la herramienta da la posibilidad de que el usuario cree una alerta seleccionando el botón “Avísame”, por si se cancelan otras reservas. 3. Se escoge el día, el número de personas que quieren disfrutar de la comida y la hora a la que se quiere acudir. 4. A continuación, es necesario que el cliente se dé de alta en Resy con nombre y apellidos, teléfono y correo electrónico. Y la reserva se completará. 5. Por último, el cliente recibirá un email de confirmación. En el caso de que el usuario quiera cancelar o modificar su reserva, podrá hacerlo desde el propio correo electrónico. Por su parte, el restaurante recibe todos los datos de las reservas.  Como ves, colgar imágenes era solo el principio en Instagram. La plataforma cada vez dispone de más funcionalidades para ayudar a bares y restaurantes a generar negocio.

Recientemente ha concluido una nueva edición del Campeonato del Mundo de fútbol. Un torneo que nos ha dejado para el recuerdo muchas imágenes: Lloris levantando el trofeo, los croatas abalanzándose sobre un fotógrafo, la “celebración” de Batshuayi, el perfecto contraataque belga ante Japón o los bailes de Yerry Mina. Sin embargo, si hay algo que siempre perdurará en la memoria de los futboleros es el VAR, esa sala llena de pantallas desde donde todo se veía y todo se controlaba. Nada escapaba a los ojos del videoarbitraje. Salvando las distancias, Google My Business sería el VAR de tu bar. ¿La razón? Que desde esta plataforma podrás controlar todas las funcionalidades de Google para tu negocio, unificando en un solo panel de control todos los productos que utilice tu empresa, potenciando su visibilidad y posicionamiento y accediendo a estadísticas de visitas e interacción. Pero para aprovecharte de todas esas ventajas, primero debes saber cómo crear tu ficha paso a paso y cómo sacarle todo el partido. Te ayudamos y, además, te enseñamos algunos ejemplos para que veas cómo lo utilizan otros restaurantes. Darte de alta, el primer paso Quizá lo que vamos a explicarte te parecerá muy lógico, pero es requisito indispensable que te abras una cuenta de empresa en Google si todavía no la tienes. Como verás en la siguiente imagen, es muy sencillo. Si ya dispones de ella, inicia sesión. Después de completar el formulario con toda la información sobre tu empresa, es el momento de rellenar algunos datos y, a continuación, escoger el tipo negocio que tienes. En tu caso, será “escaparate” o “área de servicio”, ya que eres un bar o restaurante con ubicación física.            Para asegurarse de que la información es auténtica, Google te pedirá que realices una verificación de tu negocio, que se puede llevar a cabo tanto por correo electrónico como por teléfono. Una vez verificada, se activará tu ficha de My Business. Cuantos más datos incluyas, mucho mejor: tipo de comida, imágenes del restaurante y de los platos, horario, web, teléfono, resumen, indicaciones, reseñas…  Google My Business o cómo gestionar el tridente perfecto Como te adelantábamos anteriormente, esta nueva aplicación te da la posibilidad de agrupar todos los servicios de Google en una sola herramienta. Un tridente de lujo para tu equipo formado por: Google Maps: el cliente podrá saber la distancia exacta a la que se encuentra tu establecimiento, cómo llegar, los tiempos medios de espera, los días más concurridos o las posibilidades de accesibilidad. En un futuro cercano será posible, además, reservar mesa desde Maps. Google+: la red social de Google te permite establecer una relación directa con tus clientes a través de tus publicaciones y comentarios. Si estás en esta plataforma, estarás además trabajando el posicionamiento SEO de tu página web. Buscador Google: aparecer en el buscador más importante es fundamental para que te encuentren y atraer a más clientes. ¿Cómo utilizan Google My Business otros restaurantes? Negocios grandes y pequeños juegan en la liga de Google My Business. Y todos son capaces de competir en ella. Porque un día un cliente quiere un restaurante especial para celebrar una efeméride, pero otro solo busca un sitio cercano que le dé su plato favorito, sin ninguna otra pretensión que saciar su sed y su hambre. O ver un partido, o tomarse algo a la salida del trabajo con los amigos, o beberse un café en un lugar tranquilo para recargar fuerzas… En Google hay sitio para todo tipo de bares y restaurantes.  Nosotros nos hemos fijado en algunos para ver cómo aprovechan todas las funcionalidades de la plataforma: Imágenes: Perrachica destaca por la cantidad de imágenes que publica sobre cómo es el negocio, sus instalaciones, los platos estrella y las personas que trabajan allí. Google My Business permite además establecer una serie de categorías para las imágenes. En este caso, “Carta”, “Ambiente”, “Vista de 360º”, etc. Las reseñas son la manera que tendrás de conocer cuáles son los productos y servicios que más interesan a tus clientes y cuáles son aquellos con los que no se sienten tan cómodos. En definitiva, es la forma de descubrir qué opinan los usuarios sobre tu negocio y qué es aquello que tienes que mejorar. En este sentido, Google My Business se configura como un aliado para mantener una interacción directa con los usuarios, pues permite contestar a las reseñas publicadas, algo que recomendamos hacer, tanto si son buenas como si no lo son. Un buen ejemplo es el restaurante La Encarna:     Con Google My Business, administra toda la información sobre tu bar o restaurante para que los clientes no tengan ninguna duda al respecto de los servicios que ofreces -y los que no-. Toma nota de cómo lo hace Fornería Ballaró, con un perfil muy completo en el que se incluye un extracto, la dirección, web, horario, dónde consultar la carta, cómo reservar mesa, etiquetas, servicios, ambiente, etc.     Concurrencia en vivo: una información muy útil para que los usuarios puedan planificar la visita y saber qué hora es la idónea para acudir al local. Marieta facilita esta información en directo. Como ves, Google pone a tu disposición, de manera gratuita, una herramienta con un gran potencial para atraer nuevos clientes a tu establecimiento. Simplemente requiere de un poco de tu tiempo para crear y optimizar la ficha, además de mantenerla actualizada y, si es posible, contestar a los usuarios.

Piensa en ese jugador que maneja las dos piernas por igual, que es capaz de meter un pase medido al hueco con el interior pero también “romperla” desde fuera del área, que genera y además defiende, técnico cuando hay que bajar un balón imposible y contundente cuando el juego así lo requiere. Un futbolista visceral que levanta a la grada con sus gestos pero que siempre mantiene la corrección con el árbitro. Cualquiera querría contar con él en su equipo, ¿no? Ahora piensa en una red social en la que puedas dar a conocer tus mejores platos pero también a tu personal, que te permita llegar a muchos nuevos clientes pero además mantener una relación muy directa con tus seguidores, que posibilite colgar imágenes para la posteridad al mismo tiempo que retransmitir en directo o generar vídeos efímeros. Una red social en la que puedas incluir los datos de tu restaurante para que los usuarios contacten contigo o, si así lo prefieren, que reserven directamente su mesa. Aunque esta última funcionalidad te haya despistado, estás en lo cierto, nos referimos a Instagram, la red social con la que cualquier restaurante querría contar. Y sí, desde ahora también permite reservar mesa. Aunque es una opción que, por el momento, no está disponible en España, se ha probado con éxito en algunos negocios de Reino Unido y Estados Unidos y se estima que en breve estará habilitada en nuestro país. Con sus 800 millones de usuarios mensuales en el mundo, Instagram busca que, con la incorporación de este botón de acción, tu local se comunique de una forma más sencilla y rápida con tus seguidores, mejorando al mismo tiempo su experiencia de usuario. Pero, ¿cómo funciona? ¿Cómo se activa esta opción? Quizá lo que vamos a decir sea tan obvio como que la perilla tipo candado que Sergio Ramos lució en Rusia hace años que no se lleva (concretamente, desde USA 94), pero el primer paso y más importante es que, si todavía no la tienes, te hagas una cuenta de empresa en Instagram. Si ya dispones de una cuenta Instagram Business para tu bar, una vez que esta funcionalidad esté disponible el botón de “Reservar” se activará automáticamente y podrás acceder a las reservas recibidas y gestionarlas fácilmente. Dicho botón se sitúa junto a “Contactar” o “Enviar correo electrónico”, en el lado izquierdo de la biografía de tu negocio. En este sentido, es importante que sepas que la funcionalidad no será solo para reservas, sino que podrás también, por ejemplo, gestionar pedidos a domicilio, tal y como hace el restaurante HomeState: Metidos en harina, el funcionamiento “interno” de la funcionalidad es más sencillo que el juego de los equipos de Clemente (y de media liga inglesa), aunque requiere de un tercero. Concretamente, el “socio” de Instagram en este proceso es Resy, un servicio de reservas que se integra con la plataforma. Lo hemos probado para que puedas ver todo el proceso: 1. El usuario selecciona la opción “Reservar” 2. Se abre una nueva ventana en Resy. Ahí aparecerá toda la información sobre el establecimiento y las horas que quedan disponibles para realizar la reserva de una mesa. En caso de que no haya hueco en el momento que el cliente desea, la herramienta da la posibilidad de que el usuario cree una alerta seleccionando el botón “Avísame”, por si se cancelan otras reservas. 3. Se escoge el día, el número de personas que quieren disfrutar de la comida y la hora a la que se quiere acudir. 4. A continuación, es necesario que el cliente se dé de alta en Resy con nombre y apellidos, teléfono y correo electrónico. Y la reserva se completará. 5. Por último, el cliente recibirá un email de confirmación. En el caso de que el usuario quiera cancelar o modificar su reserva, podrá hacerlo desde el propio correo electrónico. Por su parte, el restaurante recibe todos los datos de las reservas.  Como ves, colgar imágenes era solo el principio en Instagram. La plataforma cada vez dispone de más funcionalidades para ayudar a bares y restaurantes a generar negocio.

Recientemente ha concluido una nueva edición del Campeonato del Mundo de fútbol. Un torneo que nos ha dejado para el recuerdo muchas imágenes: Lloris levantando el trofeo, los croatas abalanzándose sobre un fotógrafo, la “celebración” de Batshuayi, el perfecto contraataque belga ante Japón o los bailes de Yerry Mina. Sin embargo, si hay algo que siempre perdurará en la memoria de los futboleros es el VAR, esa sala llena de pantallas desde donde todo se veía y todo se controlaba. Nada escapaba a los ojos del videoarbitraje. Salvando las distancias, Google My Business sería el VAR de tu bar. ¿La razón? Que desde esta plataforma podrás controlar todas las funcionalidades de Google para tu negocio, unificando en un solo panel de control todos los productos que utilice tu empresa, potenciando su visibilidad y posicionamiento y accediendo a estadísticas de visitas e interacción. Pero para aprovecharte de todas esas ventajas, primero debes saber cómo crear tu ficha paso a paso y cómo sacarle todo el partido. Te ayudamos y, además, te enseñamos algunos ejemplos para que veas cómo lo utilizan otros restaurantes. Darte de alta, el primer paso Quizá lo que vamos a explicarte te parecerá muy lógico, pero es requisito indispensable que te abras una cuenta de empresa en Google si todavía no la tienes. Como verás en la siguiente imagen, es muy sencillo. Si ya dispones de ella, inicia sesión. Después de completar el formulario con toda la información sobre tu empresa, es el momento de rellenar algunos datos y, a continuación, escoger el tipo negocio que tienes. En tu caso, será “escaparate” o “área de servicio”, ya que eres un bar o restaurante con ubicación física.            Para asegurarse de que la información es auténtica, Google te pedirá que realices una verificación de tu negocio, que se puede llevar a cabo tanto por correo electrónico como por teléfono. Una vez verificada, se activará tu ficha de My Business. Cuantos más datos incluyas, mucho mejor: tipo de comida, imágenes del restaurante y de los platos, horario, web, teléfono, resumen, indicaciones, reseñas…  Google My Business o cómo gestionar el tridente perfecto Como te adelantábamos anteriormente, esta nueva aplicación te da la posibilidad de agrupar todos los servicios de Google en una sola herramienta. Un tridente de lujo para tu equipo formado por: Google Maps: el cliente podrá saber la distancia exacta a la que se encuentra tu establecimiento, cómo llegar, los tiempos medios de espera, los días más concurridos o las posibilidades de accesibilidad. En un futuro cercano será posible, además, reservar mesa desde Maps. Google+: la red social de Google te permite establecer una relación directa con tus clientes a través de tus publicaciones y comentarios. Si estás en esta plataforma, estarás además trabajando el posicionamiento SEO de tu página web. Buscador Google: aparecer en el buscador más importante es fundamental para que te encuentren y atraer a más clientes. ¿Cómo utilizan Google My Business otros restaurantes? Negocios grandes y pequeños juegan en la liga de Google My Business. Y todos son capaces de competir en ella. Porque un día un cliente quiere un restaurante especial para celebrar una efeméride, pero otro solo busca un sitio cercano que le dé su plato favorito, sin ninguna otra pretensión que saciar su sed y su hambre. O ver un partido, o tomarse algo a la salida del trabajo con los amigos, o beberse un café en un lugar tranquilo para recargar fuerzas… En Google hay sitio para todo tipo de bares y restaurantes.  Nosotros nos hemos fijado en algunos para ver cómo aprovechan todas las funcionalidades de la plataforma: Imágenes: Perrachica destaca por la cantidad de imágenes que publica sobre cómo es el negocio, sus instalaciones, los platos estrella y las personas que trabajan allí. Google My Business permite además establecer una serie de categorías para las imágenes. En este caso, “Carta”, “Ambiente”, “Vista de 360º”, etc. Las reseñas son la manera que tendrás de conocer cuáles son los productos y servicios que más interesan a tus clientes y cuáles son aquellos con los que no se sienten tan cómodos. En definitiva, es la forma de descubrir qué opinan los usuarios sobre tu negocio y qué es aquello que tienes que mejorar. En este sentido, Google My Business se configura como un aliado para mantener una interacción directa con los usuarios, pues permite contestar a las reseñas publicadas, algo que recomendamos hacer, tanto si son buenas como si no lo son. Un buen ejemplo es el restaurante La Encarna:     Con Google My Business, administra toda la información sobre tu bar o restaurante para que los clientes no tengan ninguna duda al respecto de los servicios que ofreces -y los que no-. Toma nota de cómo lo hace Fornería Ballaró, con un perfil muy completo en el que se incluye un extracto, la dirección, web, horario, dónde consultar la carta, cómo reservar mesa, etiquetas, servicios, ambiente, etc.     Concurrencia en vivo: una información muy útil para que los usuarios puedan planificar la visita y saber qué hora es la idónea para acudir al local. Marieta facilita esta información en directo. Como ves, Google pone a tu disposición, de manera gratuita, una herramienta con un gran potencial para atraer nuevos clientes a tu establecimiento. Simplemente requiere de un poco de tu tiempo para crear y optimizar la ficha, además de mantenerla actualizada y, si es posible, contestar a los usuarios.

España es el país del mundo con más bares por habitante. La hostelería, al igual que el fútbol, está muy arraigada en nuestra cultura. Un sector con identidad propia que mueve masas, genera riqueza y evoluciona al ritmo de la sociedad. Si el mundo futbolístico se adapta a las nuevas tecnologías e introduce medidas como el VAR, la hostelería no puede ser menos. El sector hostelero se encuentra inmerso en un proceso de digitalización que busca mejorar la experiencia del cliente. Si novedades tecnológicas como el big data, la inteligencia artificial y la realidad virtual están incorporándose en grandes superficies o firmas de ropa, es hora de que los bares se sumen al carro con las tendencias que marcarán el futuro. Estas son algunas de las tecnologías que muy pronto podrías incorporar en tu local. Impresión de alimentos en 3D Aunque parezca una locura, la tecnología de las impresoras 3D ha llegado a las cocinas de algunos restaurantes que han probado esta tendencia e “imprimen” la comida a sus clientes. La impresión 3D aplicada al mundo de la gastronomía permite a los cocineros crear elaboraciones únicas con una precisión nunca vista, tanto en cantidades como en colores, texturas, sabores o nutrientes. La impresora Beehex es utilizada por el restaurante Donatos Pizza que ya ha comenzado a elaborar pizzas en 3D. Este dispositivo utilizado en este restaurante deposita capas de alimentos comestibles usando cartuchos llenos de los ingredientes de una pizza como la masa, el tomate o el bacon. En tan solo 5 minutos y controlado por un ordenador, la especialidad italiana estará lista para saborearla. Las posibilidades de esta tecnología son enormes. Además de la capacidad de diferenciar y personalizar cada plato, los procesos se agilizan y automatizan, reduciendo las probabilidades de error humano y acelerando el servicio al cliente.   Fuente: Ibermega  Menús interactivos y pantallas táctiles  Acortar los tiempos de pago y espera es uno de los grandes retos de los bares y restaurantes. Una forma de agilizar este proceso es a través de dispositivos táctiles o menús interactivos para realizar pedidos sin la intervención de camareros. Varias franquicias de comida rápida han sido pioneras en este servicio al poner a disposición del cliente este tipo de pantallas táctiles, evitarles la necesidad de pasar por barra y agilizar procesos. Más allá del fast-food, ya están viviéndose iniciativas de este estilo en restaurantes tradicionales que sustituyen los menús en papel de toda la vida por tablets o pantallas táctiles ubicadas en cada mesa, desde donde los clientes pueden hacer pedidos a cocina sin necesidad de levantarse de la silla o de llamar siquiera al camarero. Los restaurantes automatizados de Hema, ubicados en Shanghái, son un claro ejemplo de cómo serán los establecimientos hosteleros en el futuro. En este lugar, el cliente solicita su mesa a través de un código obtenido por la app móvil Hema que escanea en las pantallas táctiles del restaurante.  Con esta aplicación, el cliente pide los platos y un robot se lo sirve directamente en la mesa.   Fuente: Business Insider Menús en 3D Tu particular crack para ganar los partidos es ese plato estrella que hace que tus clientes vuelvan. ¿Imaginas poder mostrarlo en tres dimensiones para que luzca aún más apetitoso en tu carta? Esto será cada vez más común en los espacios digitales del bar del futuro. La tecnología en 3D permite ver de una forma mucho más realista que con una mera fotografía lo que le espera a tu cliente cuando llegue a tu establecimiento. KabaQ es una aplicación móvil que utiliza tecnología avanzada de escaneado para crear los platos en tres dimensiones y en alta resolución. Un golpe de efecto para hacer más atractiva tu oferta gastronómica. Además, le da la oportunidad a tu cliente de saber qué quiere incluso antes de que llegue a tu establecimiento, pudiendo realizar el pedido desde su smartphone. Fuente: kabaQ Pago a través del móvil Las cajas registradoras darán paso cada vez más al pago digitalizado y pago móvil, una manera de ahorrar tiempo y evitar el papel. Que los consumidores paguen con su teléfono móvil durante el proceso de compra es cada vez más habitual pero, ¿por qué esperar a la cuenta?  La digitalización dará la posibilidad de pedir y pagar directamente desde el smartphone sin intermediarios mediante un código QR. Actualemente, los pagos se realizan a través de un enlace de Paypal o una cartera digital como Apple Pay. Además, permitirá a tus clientes dividir la cuenta con otros comensales e incluso dejar propina. Un ejemplo reciente es la aplicación “Gourmet Pay”, con la que los usuarios pueden pagar en más de 30.000 bares y restaurantes. Entre los establecimientos que se han sumado se encuentran Goiko Grill, Rodilla o Faborit entre otros. Además, esta app permite crear descuentos, promociones y otros métodos de fidelización.    Fuente:InfoHoreca La revolución de los Chatbots  Los chatbots son sistemas de Inteligencia Artificial que funcionan como un asistente virtual que guiará a tus clientes en una conversación, tanto oral como escritasin necesidad de ninguna intervención humana. Se trata de una manera sencilla en la que cada usuario dirige sus preguntas al chatbot, que le informará de la dirección, de la lista de espera, del horario o de cualquier otra duda que le surja. Restaurantes como Hoypido.com ya utilizan este software para solicitar comida a domicilio a través Facebook Messenger. Mediante una conversación, el camarero virtual conocerá todos los datos necesarios del cliente para preparar el pedido. Después de la primera comunicación, los datos del comensal quedarán guardados para futuras reservas, ofreciendo sugerencias personalizadas en visitas posteriores.    Fuente: Hoypido.com La realidad virtual y su poder de transportarte a cualquier lugar Las experiencias gastronómicas se pueden mejorar de muchas maneras, pero una de las más innovadoras es gracias a la realidad virtual.  Esta tecnología permite transportar a tus clientes desde la mesa de tu restaurante a cualquier otro lugar, no sólo a través del gusto y el tacto, sino también a través de estímulos visuales y sonoros. Esto es posible gracias a las gafas de Realidad Virtual. Algunos establecimientos han empezado a probar esta nueva tendencia como es el caso de Carluccio’s, un restaurante italiano que, a través de estas gafas y auriculares, hace que los clientes viajen virtualmente a la costa siciliana para que disfruten todavía más de los platos de la zona. Los usuarios lo único que tienen que hacer será reproducir un video de youtube en su móvil y conectarlo a los dispositivos de realidad virtual para empezar a disfrutar de esta nueva aventura gastronómica.   Fuente: Carluccio´s La digitalización está modificando el mundo de la restauración a pasos agigantados y la velocidad del cambio ya está empezando a notarse. La transformación digital estará muy presente en los bares del futuro y tenemos que estar preparados para abrazar la tecnología en nuestro establecimiento sin olvidarnos de cuidar lo más importante: el cliente.

No descubrimos nada nuevo si decimos que, como aficionados al fútbol, hay algunos nombres que nos ha costado mucho pronunciar correctamente, ¿o acaso sabrías decir con toda seguridad si Seedorf se pronuncia “Sidorf”, “Sedorf” o “Seidorf”? ¿O si Kluivert era “Kloivert”, "Kluiver” o “Klauvert”? Por no hablar de Müller, al que hemos llamado “Muler” o “Moler”, cuando lo correcto es “Múla”. A otros como Szczesny, Srna, Grzegorz Krychowiak, Mkhitaryan y Kolodziejczak los hemos dejado por imposibles. Sin embargo, siempre ha habido quien ha apostado porque nos entendamos todos y hacer una traducción libre que resulte simple y comprensible. Solo así se entiende que Chupe, jefe de peñas del Betis años atrás, decidiese llamar “Pepe” al central bosnio Faruk Hadzibegic o que el mito sevillista Alhaji Momodo Njle responda a “Biri-Biri”. En restauración esta práctica tiene más riesgo. Buscando que los menús sean entendibles para clientes de otros países, algunos bares y restaurantes traducen sus cartas de una manera, llamémoslo así, libre, “free style”, dando lugar a divertidas confusiones. Hemos recopilado 10 errores de traducción en menús que han conseguido sacarnos una sonrisa: El vino que viene y va En ocasiones, el traductor de Google tiene más peligro que Ramos en un córner en el descuento. De ahí que el siguiente restaurante confundiese el vino, la bebida, con la conjugación del verbo “venir”. El resultado: traducir “Vino en botella” como “He/She came in a bottle” (él/ella vino en una botella). Fuente: @iago_f_b La increíble historia del lomo saltarín Como lo lees. Si Cristiano o Godín pueden alcanzar casi cualquier balón en un salto de cabeza, la capacidad de salto de este filete no se queda atrás. O al menos es lo que se intuye de esta traducción. El “lomo saltado” con carne, patatas y verduras se transforma, cuando lo pide un cliente que no domina el español, en un “join jumped”, es decir, en la “unión saltada”. La traducción adecuada en este caso hubiese sido “stir-fried (salteado) loin (lomo). Fuente: PerúFail Pero esto no es todo, pues esta carta incluye otra maravillosa traducción. El “Pescado a lo macho” (con salsa de marisco) ha sido traducido, de manera literal, como “Male with fish”, es decir, “hombre con pescado”. ¿Qué pasa si le propones a un turista comer leones? Algo así es que lo sucede si interpretamos, de manera literal, la siguiente traducción. El plato ofertado es el cocido leonés, esto es, de León, que se sirve todos los días. La transcripción no tiene desperdicio y viene en dos partes: Fuente: @YagoBelmondo “Cooked Lions”: Leones cocidos. Que oye, para ser una carne tan exótica y venir con pan, bebida y poste, por 15 euros no está nada mal. “Everyone Days”: Todo el mundo días. Como Guardiola e Ibramihovic en el Barça: juntos pero no “in a mess” Seguro que en algún hotel has visto el típico letrero de “scrambled eggs” (huevos revueltos) para desayunar. Algo que claramente no han hecho en este restaurante de Toledo, donde sirven los ajos y las gambas “in a mess” (en un lío). Fuente: @Nylsa_ Una miel de armas tomar El mató es un tipo de queso fresco, típico de Baleares y Cataluña, que se puede servir con miel. Una vez más, Google Translate vino al rescate para deleitarnos con esta traducción: Fuente: @BonaBosch ¿Perdón? Todavía estamos buscando una explicación o un indicio que nos permita descifrar qué es lo que han intentado hacer aquí: Fuente: @NenaAbollada Ni para ti ni para mí, un poco en inglés y otro poco en español De pocas cosas nos alegramos más que del ascenso de un equipo modesto. Este año el Huesca jugará en LaLigaSantander y no vemos el momento de pasarnos por El Alcoraz. Eso sí, como el equipo dé la campanada y se clasifique para competiciones europeas, más vale que este restaurante oscense se prepare para recibir a las aficiones visitantes. Primera lección: “Ensalada” no se traduce como “ensalad” ni “fruta del tiempo” como “fruit time”. Fuente: @AliciaNindu Para no jugársela Los errores de traducción no solo se dan en inglés, también cuando se traduce al catalán. Desde aquí nos declaramos admiradores de quien tradujo la comida “callos” como si de las durezas del pie se tratase. Estamos convencidos de que ese día nadie pidió ese plato. Si pides boquerones, ten cuidado por dónde pisas “Big holes in vinegar”. O lo que es lo mismo, “grandes agujeros en vinagre”. No nos podemos imaginar qué pensarían todos aquellos que no supiesen español cuando lo leyeron. Fuente: @itgalan A los hijos del Rock and Roll, SAL-MO-NEEEEEE-TEEEEEEEEEES Seguro que lo que le vino a Miguel Ríos a la cabeza cuando vio este menú que intentaba traducir “Salmonetes de Roca”: Fuente: ABC Trans Links

España es el país del mundo con más bares por habitante. La hostelería, al igual que el fútbol, está muy arraigada en nuestra cultura. Un sector con identidad propia que mueve masas, genera riqueza y evoluciona al ritmo de la sociedad. Si el mundo futbolístico se adapta a las nuevas tecnologías e introduce medidas como el VAR, la hostelería no puede ser menos. El sector hostelero se encuentra inmerso en un proceso de digitalización que busca mejorar la experiencia del cliente. Si novedades tecnológicas como el big data, la inteligencia artificial y la realidad virtual están incorporándose en grandes superficies o firmas de ropa, es hora de que los bares se sumen al carro con las tendencias que marcarán el futuro. Estas son algunas de las tecnologías que muy pronto podrías incorporar en tu local. Impresión de alimentos en 3D Aunque parezca una locura, la tecnología de las impresoras 3D ha llegado a las cocinas de algunos restaurantes que han probado esta tendencia e “imprimen” la comida a sus clientes. La impresión 3D aplicada al mundo de la gastronomía permite a los cocineros crear elaboraciones únicas con una precisión nunca vista, tanto en cantidades como en colores, texturas, sabores o nutrientes. La impresora Beehex es utilizada por el restaurante Donatos Pizza que ya ha comenzado a elaborar pizzas en 3D. Este dispositivo utilizado en este restaurante deposita capas de alimentos comestibles usando cartuchos llenos de los ingredientes de una pizza como la masa, el tomate o el bacon. En tan solo 5 minutos y controlado por un ordenador, la especialidad italiana estará lista para saborearla. Las posibilidades de esta tecnología son enormes. Además de la capacidad de diferenciar y personalizar cada plato, los procesos se agilizan y automatizan, reduciendo las probabilidades de error humano y acelerando el servicio al cliente.   Fuente: Ibermega  Menús interactivos y pantallas táctiles  Acortar los tiempos de pago y espera es uno de los grandes retos de los bares y restaurantes. Una forma de agilizar este proceso es a través de dispositivos táctiles o menús interactivos para realizar pedidos sin la intervención de camareros. Varias franquicias de comida rápida han sido pioneras en este servicio al poner a disposición del cliente este tipo de pantallas táctiles, evitarles la necesidad de pasar por barra y agilizar procesos. Más allá del fast-food, ya están viviéndose iniciativas de este estilo en restaurantes tradicionales que sustituyen los menús en papel de toda la vida por tablets o pantallas táctiles ubicadas en cada mesa, desde donde los clientes pueden hacer pedidos a cocina sin necesidad de levantarse de la silla o de llamar siquiera al camarero. Los restaurantes automatizados de Hema, ubicados en Shanghái, son un claro ejemplo de cómo serán los establecimientos hosteleros en el futuro. En este lugar, el cliente solicita su mesa a través de un código obtenido por la app móvil Hema que escanea en las pantallas táctiles del restaurante.  Con esta aplicación, el cliente pide los platos y un robot se lo sirve directamente en la mesa.   Fuente: Business Insider Menús en 3D Tu particular crack para ganar los partidos es ese plato estrella que hace que tus clientes vuelvan. ¿Imaginas poder mostrarlo en tres dimensiones para que luzca aún más apetitoso en tu carta? Esto será cada vez más común en los espacios digitales del bar del futuro. La tecnología en 3D permite ver de una forma mucho más realista que con una mera fotografía lo que le espera a tu cliente cuando llegue a tu establecimiento. KabaQ es una aplicación móvil que utiliza tecnología avanzada de escaneado para crear los platos en tres dimensiones y en alta resolución. Un golpe de efecto para hacer más atractiva tu oferta gastronómica. Además, le da la oportunidad a tu cliente de saber qué quiere incluso antes de que llegue a tu establecimiento, pudiendo realizar el pedido desde su smartphone. Fuente: kabaQ Pago a través del móvil Las cajas registradoras darán paso cada vez más al pago digitalizado y pago móvil, una manera de ahorrar tiempo y evitar el papel. Que los consumidores paguen con su teléfono móvil durante el proceso de compra es cada vez más habitual pero, ¿por qué esperar a la cuenta?  La digitalización dará la posibilidad de pedir y pagar directamente desde el smartphone sin intermediarios mediante un código QR. Actualemente, los pagos se realizan a través de un enlace de Paypal o una cartera digital como Apple Pay. Además, permitirá a tus clientes dividir la cuenta con otros comensales e incluso dejar propina. Un ejemplo reciente es la aplicación “Gourmet Pay”, con la que los usuarios pueden pagar en más de 30.000 bares y restaurantes. Entre los establecimientos que se han sumado se encuentran Goiko Grill, Rodilla o Faborit entre otros. Además, esta app permite crear descuentos, promociones y otros métodos de fidelización.    Fuente:InfoHoreca La revolución de los Chatbots  Los chatbots son sistemas de Inteligencia Artificial que funcionan como un asistente virtual que guiará a tus clientes en una conversación, tanto oral como escritasin necesidad de ninguna intervención humana. Se trata de una manera sencilla en la que cada usuario dirige sus preguntas al chatbot, que le informará de la dirección, de la lista de espera, del horario o de cualquier otra duda que le surja. Restaurantes como Hoypido.com ya utilizan este software para solicitar comida a domicilio a través Facebook Messenger. Mediante una conversación, el camarero virtual conocerá todos los datos necesarios del cliente para preparar el pedido. Después de la primera comunicación, los datos del comensal quedarán guardados para futuras reservas, ofreciendo sugerencias personalizadas en visitas posteriores.    Fuente: Hoypido.com La realidad virtual y su poder de transportarte a cualquier lugar Las experiencias gastronómicas se pueden mejorar de muchas maneras, pero una de las más innovadoras es gracias a la realidad virtual.  Esta tecnología permite transportar a tus clientes desde la mesa de tu restaurante a cualquier otro lugar, no sólo a través del gusto y el tacto, sino también a través de estímulos visuales y sonoros. Esto es posible gracias a las gafas de Realidad Virtual. Algunos establecimientos han empezado a probar esta nueva tendencia como es el caso de Carluccio’s, un restaurante italiano que, a través de estas gafas y auriculares, hace que los clientes viajen virtualmente a la costa siciliana para que disfruten todavía más de los platos de la zona. Los usuarios lo único que tienen que hacer será reproducir un video de youtube en su móvil y conectarlo a los dispositivos de realidad virtual para empezar a disfrutar de esta nueva aventura gastronómica.   Fuente: Carluccio´s La digitalización está modificando el mundo de la restauración a pasos agigantados y la velocidad del cambio ya está empezando a notarse. La transformación digital estará muy presente en los bares del futuro y tenemos que estar preparados para abrazar la tecnología en nuestro establecimiento sin olvidarnos de cuidar lo más importante: el cliente.

No descubrimos nada nuevo si decimos que, como aficionados al fútbol, hay algunos nombres que nos ha costado mucho pronunciar correctamente, ¿o acaso sabrías decir con toda seguridad si Seedorf se pronuncia “Sidorf”, “Sedorf” o “Seidorf”? ¿O si Kluivert era “Kloivert”, "Kluiver” o “Klauvert”? Por no hablar de Müller, al que hemos llamado “Muler” o “Moler”, cuando lo correcto es “Múla”. A otros como Szczesny, Srna, Grzegorz Krychowiak, Mkhitaryan y Kolodziejczak los hemos dejado por imposibles. Sin embargo, siempre ha habido quien ha apostado porque nos entendamos todos y hacer una traducción libre que resulte simple y comprensible. Solo así se entiende que Chupe, jefe de peñas del Betis años atrás, decidiese llamar “Pepe” al central bosnio Faruk Hadzibegic o que el mito sevillista Alhaji Momodo Njle responda a “Biri-Biri”. En restauración esta práctica tiene más riesgo. Buscando que los menús sean entendibles para clientes de otros países, algunos bares y restaurantes traducen sus cartas de una manera, llamémoslo así, libre, “free style”, dando lugar a divertidas confusiones. Hemos recopilado 10 errores de traducción en menús que han conseguido sacarnos una sonrisa: El vino que viene y va En ocasiones, el traductor de Google tiene más peligro que Ramos en un córner en el descuento. De ahí que el siguiente restaurante confundiese el vino, la bebida, con la conjugación del verbo “venir”. El resultado: traducir “Vino en botella” como “He/She came in a bottle” (él/ella vino en una botella). Fuente: @iago_f_b La increíble historia del lomo saltarín Como lo lees. Si Cristiano o Godín pueden alcanzar casi cualquier balón en un salto de cabeza, la capacidad de salto de este filete no se queda atrás. O al menos es lo que se intuye de esta traducción. El “lomo saltado” con carne, patatas y verduras se transforma, cuando lo pide un cliente que no domina el español, en un “join jumped”, es decir, en la “unión saltada”. La traducción adecuada en este caso hubiese sido “stir-fried (salteado) loin (lomo). Fuente: PerúFail Pero esto no es todo, pues esta carta incluye otra maravillosa traducción. El “Pescado a lo macho” (con salsa de marisco) ha sido traducido, de manera literal, como “Male with fish”, es decir, “hombre con pescado”. ¿Qué pasa si le propones a un turista comer leones? Algo así es que lo sucede si interpretamos, de manera literal, la siguiente traducción. El plato ofertado es el cocido leonés, esto es, de León, que se sirve todos los días. La transcripción no tiene desperdicio y viene en dos partes: Fuente: @YagoBelmondo “Cooked Lions”: Leones cocidos. Que oye, para ser una carne tan exótica y venir con pan, bebida y poste, por 15 euros no está nada mal. “Everyone Days”: Todo el mundo días. Como Guardiola e Ibramihovic en el Barça: juntos pero no “in a mess” Seguro que en algún hotel has visto el típico letrero de “scrambled eggs” (huevos revueltos) para desayunar. Algo que claramente no han hecho en este restaurante de Toledo, donde sirven los ajos y las gambas “in a mess” (en un lío). Fuente: @Nylsa_ Una miel de armas tomar El mató es un tipo de queso fresco, típico de Baleares y Cataluña, que se puede servir con miel. Una vez más, Google Translate vino al rescate para deleitarnos con esta traducción: Fuente: @BonaBosch ¿Perdón? Todavía estamos buscando una explicación o un indicio que nos permita descifrar qué es lo que han intentado hacer aquí: Fuente: @NenaAbollada Ni para ti ni para mí, un poco en inglés y otro poco en español De pocas cosas nos alegramos más que del ascenso de un equipo modesto. Este año el Huesca jugará en LaLigaSantander y no vemos el momento de pasarnos por El Alcoraz. Eso sí, como el equipo dé la campanada y se clasifique para competiciones europeas, más vale que este restaurante oscense se prepare para recibir a las aficiones visitantes. Primera lección: “Ensalada” no se traduce como “ensalad” ni “fruta del tiempo” como “fruit time”. Fuente: @AliciaNindu Para no jugársela Los errores de traducción no solo se dan en inglés, también cuando se traduce al catalán. Desde aquí nos declaramos admiradores de quien tradujo la comida “callos” como si de las durezas del pie se tratase. Estamos convencidos de que ese día nadie pidió ese plato. Si pides boquerones, ten cuidado por dónde pisas “Big holes in vinegar”. O lo que es lo mismo, “grandes agujeros en vinagre”. No nos podemos imaginar qué pensarían todos aquellos que no supiesen español cuando lo leyeron. Fuente: @itgalan A los hijos del Rock and Roll, SAL-MO-NEEEEEE-TEEEEEEEEEES Seguro que lo que le vino a Miguel Ríos a la cabeza cuando vio este menú que intentaba traducir “Salmonetes de Roca”: Fuente: ABC Trans Links

Si hablamos de futbolistas y apodos, llegaremos pronto a una conclusión: un mismo mote sirve para varios jugadores. A Migueli, Puyol y Sergio Ramos se les ha conocido en diferentes etapas de su carrera como “Tarzán”; a Cruyff y Valerón, como “El Flaco”; “Il Bello” fue el sobrenombre de Cannavaro, pero también de Maldini; por no hablar de “La Bestia” Baptista, apelativo que compartía con el checo Jan Koller. Por lo tanto, a cada apodo le corresponden diferentes nombres, dependiendo del país o la época. Lo mismo ocurre con bebidas tan presentes en nuestro día a día como el café. Dependiendo de dónde se tome, se pedirá de una u otra manera. Ninguna igual. De hecho, ni parecida. Porque seguro que más de una vez, detrás de la barra, te has quedado en blanco cuando te han pedido un “champú”, o has tenido que preguntar al cliente que a qué se refería con eso de una “maceta”. Desde #LoVemosEnElBar te invitamos a que compruebes si conoces los tragos regionales de España o tienes más dudas que Camacho con el funcionamiento del VAR. El mecanismo es sencillo: 10 tragos, 10 preguntas y una puntuación. ¿Eres el que más sabe de tragos regionales? //

En el fútbol no hay tiempo para lamentos. Aunque todavía perdure cierto regusto amargo por el papel de la selección en el Campeonato del Mundo, las competiciones oficiales están a punto de retomarse y el aficionado ya tiene la mente puesta en el comienzo de una nueva temporada. Sin embargo, lo cierto es que ahora mismo estamos inmersos en un período que, a los futboleros, ni fu ni fa. Más o menos como la temporada pasada de la Real Sociedad o el paso de Huntelaar por el Madrid, que te deja frío. Por eso, antes de que los internacionales vuelvan de vacaciones, de que el balón vuelva a rodar en LaLiga y de que Joaquín vuelva a enseñarnos a los 37 años de qué va eso de “la finta y el sprint”, queremos dar carpetazo definitivo a la temporada 2017-2018. Algunos dirán que eso es cosa del Balón de Oro, pero nosotros somos como Guti, vamos por libre. Así que inauguramos unos galardones un poco particulares, los Premios gastro-futboleros de #LoVemosEnElBar, en los que destacamos a los mejores (o peores, según cómo se mire), jugadores y equipos de la pasada temporada. Porque nada nos gusta más que mezclar bares y fútbol. ¡Comenzamos! //

Si hablamos de futbolistas y apodos, llegaremos pronto a una conclusión: un mismo mote sirve para varios jugadores. A Migueli, Puyol y Sergio Ramos se les ha conocido en diferentes etapas de su carrera como “Tarzán”; a Cruyff y Valerón, como “El Flaco”; “Il Bello” fue el sobrenombre de Cannavaro, pero también de Maldini; por no hablar de “La Bestia” Baptista, apelativo que compartía con el checo Jan Koller. Por lo tanto, a cada apodo le corresponden diferentes nombres, dependiendo del país o la época. Lo mismo ocurre con bebidas tan presentes en nuestro día a día como el café. Dependiendo de dónde se tome, se pedirá de una u otra manera. Ninguna igual. De hecho, ni parecida. Porque seguro que más de una vez, detrás de la barra, te has quedado en blanco cuando te han pedido un “champú”, o has tenido que preguntar al cliente que a qué se refería con eso de una “maceta”. Desde #LoVemosEnElBar te invitamos a que compruebes si conoces los tragos regionales de España o tienes más dudas que Camacho con el funcionamiento del VAR. El mecanismo es sencillo: 10 tragos, 10 preguntas y una puntuación. ¿Eres el que más sabe de tragos regionales? //

En el fútbol no hay tiempo para lamentos. Aunque todavía perdure cierto regusto amargo por el papel de la selección en el Campeonato del Mundo, las competiciones oficiales están a punto de retomarse y el aficionado ya tiene la mente puesta en el comienzo de una nueva temporada. Sin embargo, lo cierto es que ahora mismo estamos inmersos en un período que, a los futboleros, ni fu ni fa. Más o menos como la temporada pasada de la Real Sociedad o el paso de Huntelaar por el Madrid, que te deja frío. Por eso, antes de que los internacionales vuelvan de vacaciones, de que el balón vuelva a rodar en LaLiga y de que Joaquín vuelva a enseñarnos a los 37 años de qué va eso de “la finta y el sprint”, queremos dar carpetazo definitivo a la temporada 2017-2018. Algunos dirán que eso es cosa del Balón de Oro, pero nosotros somos como Guti, vamos por libre. Así que inauguramos unos galardones un poco particulares, los Premios gastro-futboleros de #LoVemosEnElBar, en los que destacamos a los mejores (o peores, según cómo se mire), jugadores y equipos de la pasada temporada. Porque nada nos gusta más que mezclar bares y fútbol. ¡Comenzamos! //

Igual que Pirlo siempre encontraba la mejor opción de pase, hay aficionados que siempre dan con la forma de hacerse oír entre las miles de personas que pueblan las gradas de los estadios. Los hay que cantan voz en grito a coro con sus compañeros de tribuna. Otros, los menos, expresan todo aquello que quieren contar a través de las pancartas, un trozo de tela, plástico o papel que les sirve para mandar mensajes de todo tipo. Porque las hay reivindicativas, grandes, pequeñas, desafortunadas, con gracia, irónicas, directas, preparadas con juegos de palabras… Estamos seguros de que ahora mismo recuerdas al menos una que te ha sacado una sonrisa. Nosotros también, pero puestos a pensar, decidimos que era más útil recopilar las mejores en un post. Así que hemos tirado de memoria futbolera -la misma a la que invocamos para que nos haga olvidar rápido el España vs Rusia o el peinado de Neymar- para reunir las mejores que hemos visto en un campo de fútbol. La importancia de medir bien los tiempos A buen seguro estos hinchas ingleses no se esperaban que su selección cayese tan pronto en el torneo de Brasil de 2014 (fueron últimos en su grupo). Es de alabar que, más allá de la decepción con su equipo, decidiesen tomárselo con tan buen humor y hacer esta pancarta: “Vuelos a Río – 1.200 libras Disfrutar del ambiente – 2.000 libras Hotel – 2.000 libras Llegar después de que te eliminen – No tiene precio”   Messi, los extraterrestres vienen a por ti Vale, quizá la pancarta por sí sola no quede en el recuerdo, pero ¿y si la combinas con semejante disfraz? Todo cobra sentido. Y nosotros que pensábamos que con vestirnos de sevillana o de torero para animar a La Roja éramos de lo más pintoresco de una grada…. Isco, yo que tú me lo pensaba Isco, ¿tú has probado los miguelitos de La Roda? Hemos estado en Albacete y sabemos de lo que hablamos: hojaldre, crema, azúcar glasé… Sales ganando con el cambio, créenos. Skrtel, un tipo muy duro El Liverpool tiene, gracias a Anfield, uno de los campos con mayor mística de todo el mundo, con el You’ll Never Walk Alone uno de los himnos más emocionantes del fútbol mundial, con The Kop uno de los grupos de animación más intensos, con Salah uno de los mejores jugadores… Y con el eslovaco Skrtel tenía un tipo muy muy duro. Es más, tras leer esta pancarta uno piensa que Pablo Alfaro, Vinnie Jones o Juanma López eran angelitos: “Martin Skrtel es tan duro que pide un BigMac en el Burger King y se lo ponen”. Bravo. El Signal Iduna Park y una de las mejores aficiones de Europa “En el camino de la Copa perdida”. Este fue el mensaje del impresionante tifo que los aficionados del Borussia Dortmund formaron durante la visita del Málaga al Signal Iduna Park en la Champions de 2013. El conjunto alemán acabó llegando a la final de ese año, que perdió ante el Bayern Munich.   Una aldea poblada por irreductibles renanos que resiste, todavía y como siempre, al invasor El Bochum es un equipo alemán de Renania del Norte que actualmente juega en segunda división. Lejos queda su mejor época, con varios años seguidos en la Bundesliga. En un partido frente al Kaiserlautern, otro clásico germano venido a menos en los últimos tiempos, sus hinchas colocaron esta pancarta de Asterix, el pequeño e irreductible galo, expulsando a la mascota de su rival de un puntapié. Quizá en ese momento no lo necesitaban, pero ahora mismo no les vendría mal darle un buen trago a la marmita para, al menos, volver a la Bundesliga. El Emirates da la bienvenida a sus nuevos ¿fichajes? Ya sabemos que, en la prensa y en TV, la rumorología sobre fichajes está a la orden del día. Esto provoca la ilusión del aficionado de a pie, al que se le ilumina la mirada solo con leer los titulares y pensar en el equipazo que va a tener el próximo año. Pero, ¿qué pasa si luego no llega ninguno? ¿Qué ocurre si te prometen a Suárez y te tienes que conformar con Bendtner? ¿Si ya ves a Rooney vestido de gunner y te traen a Gervinho? Una de dos, o te resignas o haces como estos aficionados que se plantaron en el Emirates con esta pancarta, con la que dan la bienvenida al club a todos aquellos fichajes que sonaron pero jamás llegaron. En Argentina no hay discusión Devoción es lo que sienten los argentinos con Diego Armando Maradona. En una de las múltiples batallas que se libran en la guerra por saber quién fue el mejor del siglo pasado, si “el Diego” o Pelé, los aficionados albicelestes lo dejaron bien claro con esta pancarta. Y claro, Maradona encantado: Twitter, no eres bienvenido en Glasgow Los aficionados del Rangers se han cansado de perder contra su eterno rival, el Celtic. Y puestos a buscar culpables, parece que no les hace mucha gracia que sus jugadores lo den todo en las redes sociales… y no en el campo de fútbol. Así que les dejaron este mensajito: Menos tiempo tuiteando y más tiempo entrenando”. Porque los árbitros también tienen sus fans El inglés Mark Clattenburg es uno de los árbitros más mediáticos del mundo del fútbol. Ha impartido justicia en la Premier, en mundiales, en Juegos Olímpicos y en la Champions League. De hecho, fue el encargado de arbitrar la final entre Atlético de Madrid y Real Madrid en 2016. Actualmente continúa en activo en la liga de Arabia Saudí. Antes de partir, los aficionados ingleses quisieron despedirle con honores e incluso se vio una pancarta dedicada a su persona, algo nada común al tratarse de un árbitro. En ella se podía leer “Clattenburg: Árbitro, líder, leyenda”. Un ejemplo a seguir. El colombiano que, en realidad, no quería estar allí Este aficionado colombiano utilizó una pancarta para dar explicaciones a su pareja por haberse marchado a Brasil a ver a su selección. La excusa no tiene desperdicio. Un mensaje para su ex “Saludos para mi ex, la paso mejor sin ti” fue el mensaje que un aficionado mexicano aprovechó para mandar a su expareja en un partido de la “tri”. No se le ve muy apesadumbrado por la ruptura, para ser sinceros. Siempre positivo, nunca negativo Si en España Louis Van Gaal llegó a ser objeto de chanzas y hasta le dedicaron un guiñol con cabeza de ladrillo, en Manchester su figura fue mucho más respetada. Tanto como para cambiar el nombre a la ciudad, a pesar de que al mando de los Red Devils solo consiguió una FA Cup. “El Elegido” no es Lebron, es un asturiano Como lo lees. Uno de los apodos de Lebron James es “El Elegido”, sin embargo, en Manchester no opinan lo mismo. Juan Mata tuvo un reconocimiento “peculiar” por parte de una afición que siempre le ha apreciado. En inglés, “El Elegido” se traduce como “The Chosen One”. Jugando con el parecido en la pronunciación de “One” y “Juan”, los hinchas ingleses le dedicaron esta pancarta. El Sabio eterno Porque con él sí que empezó todo, y no con Kevin Roldán. El fallecimiento de Luis Aragonés, artífice desde el banquillo de la primera Eurocopa de España, llenó los campos de toda España de pancartas en homenaje a “El Sabio”. “Zapatones” seguro que guardaría con especial cariño las que le dedicaron en el Calderón y esta de Valencia, con un mensaje “Usted nos guio hacia la gloria” que resume como ninguna el legado de Luis en el fútbol español.

Las redes sociales son una herramienta de gran utilidad para promocionar tu negocio de hostelería y conseguir que tus clientes hablen bien de ti. Por eso, si quieres que tu restaurante se convierta en el Wembley del sector y tu objetivo es ganarle el partido de la reputación a tu competencia, te recomendamos que cuides cada detalle y que seas lo más original posible en tus perfiles, que al fin y al cabo son como las giras veraniegas de los equipos, toda una ventana abierta al mundo Desde compartir tus menús, promociones u ofertas especiales, hasta presumir de ambiente deportivo: las redes sociales te permiten darte a conocer y mostrar imágenes atractivas para enseñarle a todo el mundo por qué tu restaurante es un verdadero “jugón”. En este sentido, no basta solo con publicar por publicar, sino que debes tirar a colocar para destacar sobre el resto. Por esto, te damos algunas claves e ideas para que apuntes en tu pizarra táctica: Ante todo, respeto y “buen rollo” Una de las reglas no escritas del deporte es la de que hay que respetar a todos los contrarios. En las redes sucede algo similar: lo primero que debes tener presente es que, cuando abres tu restaurante al mundo de las redes sociales, te estás exponiendo a que los usuarios viertan opiniones sobre él, y no todas tienen por qué ser positivas. De eso saben mucho los técnicos, que cada vez que hacen una alineación tienen a varios “entrenadores” de salón o de barra criticando sus decisiones en Internet. La clave está en no perder la compostura cuando se dan estas situaciones. Y ahí es donde se ha de ver la mano del buen entrenador que es capaz de cambiar por completo el sino de un encuentro con su toma de decisiones. Ante un cliente insatisfecho muéstrate dialogante y respetuoso, no rehúyas la respuesta y aborda su queja con determinación. Si consideras que tiene la razón en su comentario, que no se te caigan los anillos por reconocer tu responsabilidad en la derrota y pedir disculpas. Tal vez este gesto tan honrado y transparente te ayude a ganarte su confianza o la de otros potenciales clientes que pueden llegar a visitar tu local. Intenta compensar en la medida de lo posible al cliente que muestre su queja ofreciéndole algún servicio gratuito en su próxima visita. De ese modo podrías revertir la situación y no sólo recuperar al cliente sino además fidelizarlo, pues estarás demostrando que te preocupas por la satisfacción del usuario. Por tanto, una de las principales premisas que debes interiorizar si quieres que hablen bien de ti en las redes sociales es que debes mostrarte activo e interactuar siempre con los usuarios. Una vez asumido este concepto táctico, estas son algunas iniciativas que puedes llevar a cabo en tu bar para provocar que los clientes hablen bien de ti en las redes: Platos del día ganadores. La imagen cobra una importancia fundamental en las redes, pues está demostrado que los contenidos audiovisuales son los más compartidos por los internautas. De hecho, Instagram se consolida como una de las redes favoritas en España, con especial aceptación para dar a conocer momentos gastronómicos. Cuando se acerca la hora de comer y el hambre empieza a hacer estragos, ¿por qué no subes cada día una foto de ese plato estrella de tu menú? ¿O quizás un buen emplatado de esa ración de croquetas de la casa? Conseguirás que la gente entre deseando probarlo. Crea un hashtag propio para que, quien quiera, pueda localizar rápidamente otros platos del día habituales en tu cocina y te pregunte por ellos. Invita además a tus clientes a que vayan y repitan la foto para demostrar que tus emplatados son reales. Fotos y photocalls, un buen tándem. Tu local no es el Camp Nou, ni el Bernabéu ni el Wanda ni San Mamés, por poner algunos ejemplos. Por eso, tienes que hacer algo para que los clientes se sientan tentados a hacerse fotos y subirlas a sus redes sociales. Una idea para conseguirlo es colocar un photocall en tu negocio. Puedes ser todo lo creativo que quieras. Imágenes divertidas de personajes para meter la cabeza, fondos emotivos, frases optimistas, efectos visuales… Si prefieres controlar todavía más la acción, puedes contar con un fotógrafo que tome las imágenes y las suba a tu perfil del local. Es una buena forma de mostrar la vida social que se mueve en tu restaurante y enseñar abiertamente que se trata de un local de éxito al que la gente va a disfrutar. Es posible que esta simple acción ejerza de efecto llamada y ayude a ponerlo de moda. La emoción del sorteo. Otra idea que funciona muy bien y que te ayudará a que tus clientes hablen bien de ti en las redes es la de celebrar sorteos entre tus seguidores. Pondrás el marcador a tu favor si, por ejemplo, anuncias con unos días de antelación que vas a regalar al ganador del concurso una cena, unas copas o lo que se te ocurra, con el requisito de compartir tu publicación en su muro y dar un like a tu contenido. Vinculándolo a la acción anterior, también puedes crear un sorteo entre todos los que se hagan una fotografía en tu local y usen tu hashtag. La revolución del vídeo. El vídeo no sólo está llamado a revolucionar el arbitraje en el fútbol, sino que también es una gran herramienta de promoción para tu local. Cuando muestras, por ejemplo, cómo prepararas un plato, cómo tu local se va llenando o cómo se celebran los goles, haces más real tu promesa de ofrecer a tus clientes una experiencia inolvidable. Crea espectáculo: eventos y acciones especiales. Sácale partido en las redes a cada actividad que organices, como actuaciones musicales, campeonatos de futbolín o cualquier evento que se te ocurra. Todo lo que ofrezcas será un valor añadido a tu servicio y te ayudará a captar a potenciales clientes. Pero lo importante es que sepas venderlo en tus perfiles. Unido a la idea anterior, haz vídeos en directo y emítelos a través de portales como Facebook. Haz uso de ellos y enséñale a la gente en tiempo real el ambientazo que hay en ese momento en tu negocio y lo que se está perdiendo por no haber acudido a la cita. En resumen, el poder de difusión que tienen las redes sociales hará posible que muchos potenciales clientes descubran tu negocio y, al menos, se puedan llegar a plantear visitarlo para conocer de primera mano las bondades que vendes a través de tus perfiles.

Igual que Pirlo siempre encontraba la mejor opción de pase, hay aficionados que siempre dan con la forma de hacerse oír entre las miles de personas que pueblan las gradas de los estadios. Los hay que cantan voz en grito a coro con sus compañeros de tribuna. Otros, los menos, expresan todo aquello que quieren contar a través de las pancartas, un trozo de tela, plástico o papel que les sirve para mandar mensajes de todo tipo. Porque las hay reivindicativas, grandes, pequeñas, desafortunadas, con gracia, irónicas, directas, preparadas con juegos de palabras… Estamos seguros de que ahora mismo recuerdas al menos una que te ha sacado una sonrisa. Nosotros también, pero puestos a pensar, decidimos que era más útil recopilar las mejores en un post. Así que hemos tirado de memoria futbolera -la misma a la que invocamos para que nos haga olvidar rápido el España vs Rusia o el peinado de Neymar- para reunir las mejores que hemos visto en un campo de fútbol. La importancia de medir bien los tiempos A buen seguro estos hinchas ingleses no se esperaban que su selección cayese tan pronto en el torneo de Brasil de 2014 (fueron últimos en su grupo). Es de alabar que, más allá de la decepción con su equipo, decidiesen tomárselo con tan buen humor y hacer esta pancarta: “Vuelos a Río – 1.200 libras Disfrutar del ambiente – 2.000 libras Hotel – 2.000 libras Llegar después de que te eliminen – No tiene precio”   Messi, los extraterrestres vienen a por ti Vale, quizá la pancarta por sí sola no quede en el recuerdo, pero ¿y si la combinas con semejante disfraz? Todo cobra sentido. Y nosotros que pensábamos que con vestirnos de sevillana o de torero para animar a La Roja éramos de lo más pintoresco de una grada…. Isco, yo que tú me lo pensaba Isco, ¿tú has probado los miguelitos de La Roda? Hemos estado en Albacete y sabemos de lo que hablamos: hojaldre, crema, azúcar glasé… Sales ganando con el cambio, créenos. Skrtel, un tipo muy duro El Liverpool tiene, gracias a Anfield, uno de los campos con mayor mística de todo el mundo, con el You’ll Never Walk Alone uno de los himnos más emocionantes del fútbol mundial, con The Kop uno de los grupos de animación más intensos, con Salah uno de los mejores jugadores… Y con el eslovaco Skrtel tenía un tipo muy muy duro. Es más, tras leer esta pancarta uno piensa que Pablo Alfaro, Vinnie Jones o Juanma López eran angelitos: “Martin Skrtel es tan duro que pide un BigMac en el Burger King y se lo ponen”. Bravo. El Signal Iduna Park y una de las mejores aficiones de Europa “En el camino de la Copa perdida”. Este fue el mensaje del impresionante tifo que los aficionados del Borussia Dortmund formaron durante la visita del Málaga al Signal Iduna Park en la Champions de 2013. El conjunto alemán acabó llegando a la final de ese año, que perdió ante el Bayern Munich.   Una aldea poblada por irreductibles renanos que resiste, todavía y como siempre, al invasor El Bochum es un equipo alemán de Renania del Norte que actualmente juega en segunda división. Lejos queda su mejor época, con varios años seguidos en la Bundesliga. En un partido frente al Kaiserlautern, otro clásico germano venido a menos en los últimos tiempos, sus hinchas colocaron esta pancarta de Asterix, el pequeño e irreductible galo, expulsando a la mascota de su rival de un puntapié. Quizá en ese momento no lo necesitaban, pero ahora mismo no les vendría mal darle un buen trago a la marmita para, al menos, volver a la Bundesliga. El Emirates da la bienvenida a sus nuevos ¿fichajes? Ya sabemos que, en la prensa y en TV, la rumorología sobre fichajes está a la orden del día. Esto provoca la ilusión del aficionado de a pie, al que se le ilumina la mirada solo con leer los titulares y pensar en el equipazo que va a tener el próximo año. Pero, ¿qué pasa si luego no llega ninguno? ¿Qué ocurre si te prometen a Suárez y te tienes que conformar con Bendtner? ¿Si ya ves a Rooney vestido de gunner y te traen a Gervinho? Una de dos, o te resignas o haces como estos aficionados que se plantaron en el Emirates con esta pancarta, con la que dan la bienvenida al club a todos aquellos fichajes que sonaron pero jamás llegaron. En Argentina no hay discusión Devoción es lo que sienten los argentinos con Diego Armando Maradona. En una de las múltiples batallas que se libran en la guerra por saber quién fue el mejor del siglo pasado, si “el Diego” o Pelé, los aficionados albicelestes lo dejaron bien claro con esta pancarta. Y claro, Maradona encantado: Twitter, no eres bienvenido en Glasgow Los aficionados del Rangers se han cansado de perder contra su eterno rival, el Celtic. Y puestos a buscar culpables, parece que no les hace mucha gracia que sus jugadores lo den todo en las redes sociales… y no en el campo de fútbol. Así que les dejaron este mensajito: Menos tiempo tuiteando y más tiempo entrenando”. Porque los árbitros también tienen sus fans El inglés Mark Clattenburg es uno de los árbitros más mediáticos del mundo del fútbol. Ha impartido justicia en la Premier, en mundiales, en Juegos Olímpicos y en la Champions League. De hecho, fue el encargado de arbitrar la final entre Atlético de Madrid y Real Madrid en 2016. Actualmente continúa en activo en la liga de Arabia Saudí. Antes de partir, los aficionados ingleses quisieron despedirle con honores e incluso se vio una pancarta dedicada a su persona, algo nada común al tratarse de un árbitro. En ella se podía leer “Clattenburg: Árbitro, líder, leyenda”. Un ejemplo a seguir. El colombiano que, en realidad, no quería estar allí Este aficionado colombiano utilizó una pancarta para dar explicaciones a su pareja por haberse marchado a Brasil a ver a su selección. La excusa no tiene desperdicio. Un mensaje para su ex “Saludos para mi ex, la paso mejor sin ti” fue el mensaje que un aficionado mexicano aprovechó para mandar a su expareja en un partido de la “tri”. No se le ve muy apesadumbrado por la ruptura, para ser sinceros. Siempre positivo, nunca negativo Si en España Louis Van Gaal llegó a ser objeto de chanzas y hasta le dedicaron un guiñol con cabeza de ladrillo, en Manchester su figura fue mucho más respetada. Tanto como para cambiar el nombre a la ciudad, a pesar de que al mando de los Red Devils solo consiguió una FA Cup. “El Elegido” no es Lebron, es un asturiano Como lo lees. Uno de los apodos de Lebron James es “El Elegido”, sin embargo, en Manchester no opinan lo mismo. Juan Mata tuvo un reconocimiento “peculiar” por parte de una afición que siempre le ha apreciado. En inglés, “El Elegido” se traduce como “The Chosen One”. Jugando con el parecido en la pronunciación de “One” y “Juan”, los hinchas ingleses le dedicaron esta pancarta. El Sabio eterno Porque con él sí que empezó todo, y no con Kevin Roldán. El fallecimiento de Luis Aragonés, artífice desde el banquillo de la primera Eurocopa de España, llenó los campos de toda España de pancartas en homenaje a “El Sabio”. “Zapatones” seguro que guardaría con especial cariño las que le dedicaron en el Calderón y esta de Valencia, con un mensaje “Usted nos guio hacia la gloria” que resume como ninguna el legado de Luis en el fútbol español.

Las redes sociales son una herramienta de gran utilidad para promocionar tu negocio de hostelería y conseguir que tus clientes hablen bien de ti. Por eso, si quieres que tu restaurante se convierta en el Wembley del sector y tu objetivo es ganarle el partido de la reputación a tu competencia, te recomendamos que cuides cada detalle y que seas lo más original posible en tus perfiles, que al fin y al cabo son como las giras veraniegas de los equipos, toda una ventana abierta al mundo Desde compartir tus menús, promociones u ofertas especiales, hasta presumir de ambiente deportivo: las redes sociales te permiten darte a conocer y mostrar imágenes atractivas para enseñarle a todo el mundo por qué tu restaurante es un verdadero “jugón”. En este sentido, no basta solo con publicar por publicar, sino que debes tirar a colocar para destacar sobre el resto. Por esto, te damos algunas claves e ideas para que apuntes en tu pizarra táctica: Ante todo, respeto y “buen rollo” Una de las reglas no escritas del deporte es la de que hay que respetar a todos los contrarios. En las redes sucede algo similar: lo primero que debes tener presente es que, cuando abres tu restaurante al mundo de las redes sociales, te estás exponiendo a que los usuarios viertan opiniones sobre él, y no todas tienen por qué ser positivas. De eso saben mucho los técnicos, que cada vez que hacen una alineación tienen a varios “entrenadores” de salón o de barra criticando sus decisiones en Internet. La clave está en no perder la compostura cuando se dan estas situaciones. Y ahí es donde se ha de ver la mano del buen entrenador que es capaz de cambiar por completo el sino de un encuentro con su toma de decisiones. Ante un cliente insatisfecho muéstrate dialogante y respetuoso, no rehúyas la respuesta y aborda su queja con determinación. Si consideras que tiene la razón en su comentario, que no se te caigan los anillos por reconocer tu responsabilidad en la derrota y pedir disculpas. Tal vez este gesto tan honrado y transparente te ayude a ganarte su confianza o la de otros potenciales clientes que pueden llegar a visitar tu local. Intenta compensar en la medida de lo posible al cliente que muestre su queja ofreciéndole algún servicio gratuito en su próxima visita. De ese modo podrías revertir la situación y no sólo recuperar al cliente sino además fidelizarlo, pues estarás demostrando que te preocupas por la satisfacción del usuario. Por tanto, una de las principales premisas que debes interiorizar si quieres que hablen bien de ti en las redes sociales es que debes mostrarte activo e interactuar siempre con los usuarios. Una vez asumido este concepto táctico, estas son algunas iniciativas que puedes llevar a cabo en tu bar para provocar que los clientes hablen bien de ti en las redes: Platos del día ganadores. La imagen cobra una importancia fundamental en las redes, pues está demostrado que los contenidos audiovisuales son los más compartidos por los internautas. De hecho, Instagram se consolida como una de las redes favoritas en España, con especial aceptación para dar a conocer momentos gastronómicos. Cuando se acerca la hora de comer y el hambre empieza a hacer estragos, ¿por qué no subes cada día una foto de ese plato estrella de tu menú? ¿O quizás un buen emplatado de esa ración de croquetas de la casa? Conseguirás que la gente entre deseando probarlo. Crea un hashtag propio para que, quien quiera, pueda localizar rápidamente otros platos del día habituales en tu cocina y te pregunte por ellos. Invita además a tus clientes a que vayan y repitan la foto para demostrar que tus emplatados son reales. Fotos y photocalls, un buen tándem. Tu local no es el Camp Nou, ni el Bernabéu ni el Wanda ni San Mamés, por poner algunos ejemplos. Por eso, tienes que hacer algo para que los clientes se sientan tentados a hacerse fotos y subirlas a sus redes sociales. Una idea para conseguirlo es colocar un photocall en tu negocio. Puedes ser todo lo creativo que quieras. Imágenes divertidas de personajes para meter la cabeza, fondos emotivos, frases optimistas, efectos visuales… Si prefieres controlar todavía más la acción, puedes contar con un fotógrafo que tome las imágenes y las suba a tu perfil del local. Es una buena forma de mostrar la vida social que se mueve en tu restaurante y enseñar abiertamente que se trata de un local de éxito al que la gente va a disfrutar. Es posible que esta simple acción ejerza de efecto llamada y ayude a ponerlo de moda. La emoción del sorteo. Otra idea que funciona muy bien y que te ayudará a que tus clientes hablen bien de ti en las redes es la de celebrar sorteos entre tus seguidores. Pondrás el marcador a tu favor si, por ejemplo, anuncias con unos días de antelación que vas a regalar al ganador del concurso una cena, unas copas o lo que se te ocurra, con el requisito de compartir tu publicación en su muro y dar un like a tu contenido. Vinculándolo a la acción anterior, también puedes crear un sorteo entre todos los que se hagan una fotografía en tu local y usen tu hashtag. La revolución del vídeo. El vídeo no sólo está llamado a revolucionar el arbitraje en el fútbol, sino que también es una gran herramienta de promoción para tu local. Cuando muestras, por ejemplo, cómo prepararas un plato, cómo tu local se va llenando o cómo se celebran los goles, haces más real tu promesa de ofrecer a tus clientes una experiencia inolvidable. Crea espectáculo: eventos y acciones especiales. Sácale partido en las redes a cada actividad que organices, como actuaciones musicales, campeonatos de futbolín o cualquier evento que se te ocurra. Todo lo que ofrezcas será un valor añadido a tu servicio y te ayudará a captar a potenciales clientes. Pero lo importante es que sepas venderlo en tus perfiles. Unido a la idea anterior, haz vídeos en directo y emítelos a través de portales como Facebook. Haz uso de ellos y enséñale a la gente en tiempo real el ambientazo que hay en ese momento en tu negocio y lo que se está perdiendo por no haber acudido a la cita. En resumen, el poder de difusión que tienen las redes sociales hará posible que muchos potenciales clientes descubran tu negocio y, al menos, se puedan llegar a plantear visitarlo para conocer de primera mano las bondades que vendes a través de tus perfiles.

Igual que para muchos el fútbol no solo es un deporte, un plato puede no ser solo un simple alimento. Y es que la comida, igual que le pasa a Karius, entra primero por la vista. Dicho esto, no pretendemos negar que la calidad de tu cocina es casi siempre lo más importante para obtener y mantener clientes, pero queremos transmitirte la necesidad de cuidar también “el envoltorio”. ¿O acaso no cuidan los futbolistas de que sus camisetas estén siempre impecables? -menos Cristiano, que tiene más querencia a quitársela-. El fútbol lo llevan dentro, pero no se les ocurriría aparecer en el campo sin cada detalle de su uniforme perfectamente estudiado. Y es que su imagen también es parte del marketing. Algo similar ocurre en un restaurante: llegarás a ser un jugador top por tu comida y la calidad de tus platos, pero la apariencia también es fundamental. Y no, no hablamos solo de que el interiorismo esté muy trabajado o de que la fachada llame la atención a kilómetros de distancia, que también es importante; sino de la imagen de tus platos. Para ayudarte a cuidar tanto el fondo como la forma de tus creaciones culinarias, en #LoVemosEnElBar te traemos algunos trucos para lograr el emplatado perfecto: Equilibrio y armonía El ingrediente principal tiene que ser el elemento protagonista que logre acaparar todas las miradas, como ocurre con Griezmann en el Atleti o Neymar en el PSG. Este componente esencial debe situarse en el centro del plato, colocando alrededor elementos que lo doten de armonía, cuidando que se encuentren en la ubicación correcta y no fuera de sitio, una regla que el restaurante Pointer Madrid tiene muy en cuenta en todas sus composiciones.  Si son varios los elementos protagonistas, es recomendable que cuides la simetría del plato. La importancia del color Igual que ser forofo de un equipo significa sentir e identificarse con los colores que lo representa, en la cocina ocurre lo mismo, ya que la comida no sólo se saborea sino que se disfruta mirándola. Aunque a priori parezca exagerado, el color puede llegar a influir en el sabor de los alimentos, porque éste también expresa y transmite. Por ejemplo, el verde evoca frescura y salud y las tonalidades rojas, pasión. El restaurante Perrachica se identifica con colores claros que alterna con algún toque cálido para sorprender al comensal. En este punto, es importante considerar el color de la vajilla también. Por ejemplo, es extraño que un plato de carne roja luzca bien en una vajilla oscura, pues no resaltará tanto las tonalidades del corte. Por eso, el consejo más extendido es que la vajilla tenga colores neutros como el blanco, de este modo la atención del comensal estará puesta en los ingredientes y no en la decoración. Vajilla, cubertería y mantelería Un club de futbol no son sólo los jugadores, sino también todo lo que les rodea: presidente, entrenador, cuerpo técnico, empleados, estadio y, por supuesto, la afición. En la restauración, una vez más, podemos establecer un paralelismo bastante claro. Aunque la materia prima tiene que ser de calidad, sin una vajilla y cubertería acorde y una mantelería con estilo, como bien aplica el restaurante Amazónico, tu plato no tendrá el mismo éxito. Y aquí, para entendernos, volvemos a recurrir al Atleti y tomamos el ejemplo de Hasselbaink, delantero colchonero que en la temporada del descenso se salió, pero los que le rodeaban no estuvieron al mismo nivel, por lo que el conjunto no llegó a funcionar en ningún momento. Por último, en este apartado volveremos a poner la vista especialmente en la vajilla, aunque en este caso en su tamaño. Porque utilizar platos grandes cuando el contenido es pequeño es un error, pero lo contrario (mucha comida en plato pequeño) también. Es fundamental conseguir un equilibrio. Altura = Volumen Esta regla no se cumple en todos los ámbitos de la vida. Por ejemplo, Pau Gasol y Shaquille O’Neal. Ambos son muy altos, pero si hablamos de volumen… el pobre Pau no tiene nada que hacer. En cocina, la recomendación es colocar los distintos elementos que forman un plato en diferentes alturas, de este modo la impresión que transmite es de volumen y consistencia, favoreciendo impactar en los comensales. Para conseguirlo, puedes utilizar diferentes utensilios como los timbales o las pinzas de emplatar. Un experto en esta técnica es el restaurante El Paraguas. Una vez que conoces todos estos consejos de emplatado, debes saber que también existen algunos errores a evitar, como decorar tus platos con elementos no comestibles, poner más comida de la necesaria o no cuidar la limpieza de la vajilla, algo muy sencillo de cumplir pero que si no tienes en cuenta puede llevarte, sin que te des cuenta, de Primera a Regional en poco tiempo.  

Imaginarse un equipo sin entrenador, por mucho que se hable de la autogestión del vestuario, se hace complicado. La organización sobre el verde sin duda se resentiría. Cada uno iría por su lado sin una idea clara de juego que potencie las virtudes del equipo para conseguir el objetivo final: meter, al menos, un gol más que el contrario y darle una alegría a los aficionados que han ido al estadio. Exactamente lo mismo ocurre en un restaurante. Puedes tener un equipazo en cocina, una sucesión de individualidades de altura, que si no tienen una cabeza visible que saque lo mejor de cada uno… los resultados jamás llegarán o, por lo menos, no serán tan buenos como podrían serlo. Y los clientes se darán cuenta. Esa figura gestora imprescindible es el chef o jefe de cocina. Pero los chefs se han convertido, para los restaurantes, en algo más. En su cara visible en las redes sociales. Un embajador capaz de dotar de personalidad propia al negocio. En este contexto, son muchos los cocineros de renombre internacional que se han calzado las botas para saltar a un terreno de juego nuevo para ellos, el de Instagram, poniendo la exquisitez de sus mejores platos a disposición (visual) de cualquier persona detrás de una pantalla. Como nos gusta aprender de los mejores, te mostramos los 5 más virales: Jamie Oliver (@jamieoliver) Recetas con 5 ingredientes, platos veganos o cocina mediterránea. Son solo algunos de los puntos fuertes de Jamie Oliver, todo un fenómeno de masas. Aprendió a cocinar en el restaurante de sus padres con apenas 5 años. El resto es historia: propietario de varias cadenas de restaurantes, ha participado en numerosos programas de la televisión británica y ha escrito cerca de una quincena de libros de recetas. Suma más de 6,4 millones de seguidores y su amplio repertorio de platos y recetas ha conseguido inspirar a sus seguidores y contagiarles su pasión por la cocina. Triunfa no solo por su personalidad, creatividad y sencillez a la hora de cocinar, sino también porque es un fiel defensor de los productos sanos, frescos y locales. Hace unos años impulsó el movimiento Food Revolution, cuyo propósito es cambiar los malos hábitos alimenticios, promover la alimentación saludable y luchar contra la comida basura. Sus platos suelen mezclar la cocina italiana y la oriental, en los que las hierbas aromáticas juegan un papel importantísimo. Gordon Ramsay (@gordongram) El escocés Gordon Ramsay acumula cerca de 4,4 millones de seguidores en Instagram y es propietario de varios restaurantes a lo largo y ancho del globo. De sobra es conocido su fuerte y peculiar carácter -una mezcla de Stoichkov y Mostovoi-, algo que millones de espectadores han podido comprobar en programas como Hell’s Kitchen o Masterchef y que le ha llevado a protagonizar más de una polémica. Tras dar sus primeros pasos en los fogones al lado de prestigiosos cocineros, a los 32 años abrió su primer restaurante. En tan solo tres años logró reunir las 3 estrellas Michelin que adornan sus vitrinas. Como las 3 Champions seguidas del Madrid de Zidane, pero en cocina. Tal y como él mismo ha reconocido, sus dos platos estrella son los spaghetti de langosta y el capuccino de porotos blancos con trufa blanca. En su cocina (y en su Instagram) se refleja su perfeccionismo y el rechazo al exceso de ornamentación. David Chang (@davidchang) Aunque nació en Estados Unidos, sus raíces coreanas han marcado su trayectoria culinaria. Tras varias experiencias en distintos restaurantes y una estancia de dos años en Japón, en 2004 decidió abrir el suyo: Momofuko Noodle Bar, un pequeño local especializado en ramen y comida asiática. Para su sorpresa, sus noodles comenzaron a atraer la atención de muchos foodies. Tal fue el éxito que ha abierto locales en Nueva York, Sidney y Toronto. Esta fama le permitió participar en distintos programas de televisión como jurado e, incluso, crear una revista en 2011. ¿Sus platos estrella? Las alitas confitadas, los buns de cerdo o el ramen, que supone una moderna fusión de la cocina asiática y americana. David Chang también se ha hecho popular por prohibir a sus clientes sacar fotos a la comida en sus restaurantes. Actualmente, cuenta con más de un millón de seguidores. Rene Redzepi (@reneredzepinoma) Con un gran impacto mediático gracias a su artísticas, geométricas y coloridas fotos, Rene Redzepi no solo triunfa en el mundo de la cocina, sino también en las redes sociales con 702.000 seguidores. Es el chef principal y co-propietario del restaurante Noma de Copenhague, considerado en varias ocasiones por la revista Restaurant Magazine como el mejor del mundo. Con dos estrellas Michelin y con el marisco como materia prima protagonista de su cocina, Redzepi se ha reconvertido en este último año para dar paso a una nueva propuesta gastronómica y revolucionar así el mundo de la cocina escandinava. El Noma 2.0 se especializa en productos locales reinterpretados con nuevas técnicas y emplatados minimalistas. Dabiz Muñoz (@dabizdiverxo) “Renovarse o morir” es el lema del cocinero español de vanguardia por excelencia. Tras sus inicios en distintos restaurantes en Londres, en 2007 se asentó en Madrid para iniciar su mayor proyecto: la creación de DiverXO, restaurante especializado en cocina fusión. Un estilo arriesgado y sin tapujos que ha logrado gran reconocimiento por la combinación de especialidades procedentes de diferentes gastronomías. La innovación y personalidad son las claves de su éxito. En Instagram cuenta ya con 460.000 seguidores. No podíamos acabar este artículo sin mencionar al turco Nusret Gökçe, más conocido como Salt Bae. Seguro que te suena: es el que tira la sal y corta la carne de una manera más bien extraña. Sí, el que sube fotos presumiendo de músculos. El que siempre va con gafas de sol. ¿No? A ver si ahora… Es el que has visto haciendo no se sabe muy bien qué con Maradona, Ramos, Marcelo o Cristiano.

Igual que para muchos el fútbol no solo es un deporte, un plato puede no ser solo un simple alimento. Y es que la comida, igual que le pasa a Karius, entra primero por la vista. Dicho esto, no pretendemos negar que la calidad de tu cocina es casi siempre lo más importante para obtener y mantener clientes, pero queremos transmitirte la necesidad de cuidar también “el envoltorio”. ¿O acaso no cuidan los futbolistas de que sus camisetas estén siempre impecables? -menos Cristiano, que tiene más querencia a quitársela-. El fútbol lo llevan dentro, pero no se les ocurriría aparecer en el campo sin cada detalle de su uniforme perfectamente estudiado. Y es que su imagen también es parte del marketing. Algo similar ocurre en un restaurante: llegarás a ser un jugador top por tu comida y la calidad de tus platos, pero la apariencia también es fundamental. Y no, no hablamos solo de que el interiorismo esté muy trabajado o de que la fachada llame la atención a kilómetros de distancia, que también es importante; sino de la imagen de tus platos. Para ayudarte a cuidar tanto el fondo como la forma de tus creaciones culinarias, en #LoVemosEnElBar te traemos algunos trucos para lograr el emplatado perfecto: Equilibrio y armonía El ingrediente principal tiene que ser el elemento protagonista que logre acaparar todas las miradas, como ocurre con Griezmann en el Atleti o Neymar en el PSG. Este componente esencial debe situarse en el centro del plato, colocando alrededor elementos que lo doten de armonía, cuidando que se encuentren en la ubicación correcta y no fuera de sitio, una regla que el restaurante Pointer Madrid tiene muy en cuenta en todas sus composiciones.  Si son varios los elementos protagonistas, es recomendable que cuides la simetría del plato. La importancia del color Igual que ser forofo de un equipo significa sentir e identificarse con los colores que lo representa, en la cocina ocurre lo mismo, ya que la comida no sólo se saborea sino que se disfruta mirándola. Aunque a priori parezca exagerado, el color puede llegar a influir en el sabor de los alimentos, porque éste también expresa y transmite. Por ejemplo, el verde evoca frescura y salud y las tonalidades rojas, pasión. El restaurante Perrachica se identifica con colores claros que alterna con algún toque cálido para sorprender al comensal. En este punto, es importante considerar el color de la vajilla también. Por ejemplo, es extraño que un plato de carne roja luzca bien en una vajilla oscura, pues no resaltará tanto las tonalidades del corte. Por eso, el consejo más extendido es que la vajilla tenga colores neutros como el blanco, de este modo la atención del comensal estará puesta en los ingredientes y no en la decoración. Vajilla, cubertería y mantelería Un club de futbol no son sólo los jugadores, sino también todo lo que les rodea: presidente, entrenador, cuerpo técnico, empleados, estadio y, por supuesto, la afición. En la restauración, una vez más, podemos establecer un paralelismo bastante claro. Aunque la materia prima tiene que ser de calidad, sin una vajilla y cubertería acorde y una mantelería con estilo, como bien aplica el restaurante Amazónico, tu plato no tendrá el mismo éxito. Y aquí, para entendernos, volvemos a recurrir al Atleti y tomamos el ejemplo de Hasselbaink, delantero colchonero que en la temporada del descenso se salió, pero los que le rodeaban no estuvieron al mismo nivel, por lo que el conjunto no llegó a funcionar en ningún momento. Por último, en este apartado volveremos a poner la vista especialmente en la vajilla, aunque en este caso en su tamaño. Porque utilizar platos grandes cuando el contenido es pequeño es un error, pero lo contrario (mucha comida en plato pequeño) también. Es fundamental conseguir un equilibrio. Altura = Volumen Esta regla no se cumple en todos los ámbitos de la vida. Por ejemplo, Pau Gasol y Shaquille O’Neal. Ambos son muy altos, pero si hablamos de volumen… el pobre Pau no tiene nada que hacer. En cocina, la recomendación es colocar los distintos elementos que forman un plato en diferentes alturas, de este modo la impresión que transmite es de volumen y consistencia, favoreciendo impactar en los comensales. Para conseguirlo, puedes utilizar diferentes utensilios como los timbales o las pinzas de emplatar. Un experto en esta técnica es el restaurante El Paraguas. Una vez que conoces todos estos consejos de emplatado, debes saber que también existen algunos errores a evitar, como decorar tus platos con elementos no comestibles, poner más comida de la necesaria o no cuidar la limpieza de la vajilla, algo muy sencillo de cumplir pero que si no tienes en cuenta puede llevarte, sin que te des cuenta, de Primera a Regional en poco tiempo.  

Imaginarse un equipo sin entrenador, por mucho que se hable de la autogestión del vestuario, se hace complicado. La organización sobre el verde sin duda se resentiría. Cada uno iría por su lado sin una idea clara de juego que potencie las virtudes del equipo para conseguir el objetivo final: meter, al menos, un gol más que el contrario y darle una alegría a los aficionados que han ido al estadio. Exactamente lo mismo ocurre en un restaurante. Puedes tener un equipazo en cocina, una sucesión de individualidades de altura, que si no tienen una cabeza visible que saque lo mejor de cada uno… los resultados jamás llegarán o, por lo menos, no serán tan buenos como podrían serlo. Y los clientes se darán cuenta. Esa figura gestora imprescindible es el chef o jefe de cocina. Pero los chefs se han convertido, para los restaurantes, en algo más. En su cara visible en las redes sociales. Un embajador capaz de dotar de personalidad propia al negocio. En este contexto, son muchos los cocineros de renombre internacional que se han calzado las botas para saltar a un terreno de juego nuevo para ellos, el de Instagram, poniendo la exquisitez de sus mejores platos a disposición (visual) de cualquier persona detrás de una pantalla. Como nos gusta aprender de los mejores, te mostramos los 5 más virales: Jamie Oliver (@jamieoliver) Recetas con 5 ingredientes, platos veganos o cocina mediterránea. Son solo algunos de los puntos fuertes de Jamie Oliver, todo un fenómeno de masas. Aprendió a cocinar en el restaurante de sus padres con apenas 5 años. El resto es historia: propietario de varias cadenas de restaurantes, ha participado en numerosos programas de la televisión británica y ha escrito cerca de una quincena de libros de recetas. Suma más de 6,4 millones de seguidores y su amplio repertorio de platos y recetas ha conseguido inspirar a sus seguidores y contagiarles su pasión por la cocina. Triunfa no solo por su personalidad, creatividad y sencillez a la hora de cocinar, sino también porque es un fiel defensor de los productos sanos, frescos y locales. Hace unos años impulsó el movimiento Food Revolution, cuyo propósito es cambiar los malos hábitos alimenticios, promover la alimentación saludable y luchar contra la comida basura. Sus platos suelen mezclar la cocina italiana y la oriental, en los que las hierbas aromáticas juegan un papel importantísimo. Gordon Ramsay (@gordongram) El escocés Gordon Ramsay acumula cerca de 4,4 millones de seguidores en Instagram y es propietario de varios restaurantes a lo largo y ancho del globo. De sobra es conocido su fuerte y peculiar carácter -una mezcla de Stoichkov y Mostovoi-, algo que millones de espectadores han podido comprobar en programas como Hell’s Kitchen o Masterchef y que le ha llevado a protagonizar más de una polémica. Tras dar sus primeros pasos en los fogones al lado de prestigiosos cocineros, a los 32 años abrió su primer restaurante. En tan solo tres años logró reunir las 3 estrellas Michelin que adornan sus vitrinas. Como las 3 Champions seguidas del Madrid de Zidane, pero en cocina. Tal y como él mismo ha reconocido, sus dos platos estrella son los spaghetti de langosta y el capuccino de porotos blancos con trufa blanca. En su cocina (y en su Instagram) se refleja su perfeccionismo y el rechazo al exceso de ornamentación. David Chang (@davidchang) Aunque nació en Estados Unidos, sus raíces coreanas han marcado su trayectoria culinaria. Tras varias experiencias en distintos restaurantes y una estancia de dos años en Japón, en 2004 decidió abrir el suyo: Momofuko Noodle Bar, un pequeño local especializado en ramen y comida asiática. Para su sorpresa, sus noodles comenzaron a atraer la atención de muchos foodies. Tal fue el éxito que ha abierto locales en Nueva York, Sidney y Toronto. Esta fama le permitió participar en distintos programas de televisión como jurado e, incluso, crear una revista en 2011. ¿Sus platos estrella? Las alitas confitadas, los buns de cerdo o el ramen, que supone una moderna fusión de la cocina asiática y americana. David Chang también se ha hecho popular por prohibir a sus clientes sacar fotos a la comida en sus restaurantes. Actualmente, cuenta con más de un millón de seguidores. Rene Redzepi (@reneredzepinoma) Con un gran impacto mediático gracias a su artísticas, geométricas y coloridas fotos, Rene Redzepi no solo triunfa en el mundo de la cocina, sino también en las redes sociales con 702.000 seguidores. Es el chef principal y co-propietario del restaurante Noma de Copenhague, considerado en varias ocasiones por la revista Restaurant Magazine como el mejor del mundo. Con dos estrellas Michelin y con el marisco como materia prima protagonista de su cocina, Redzepi se ha reconvertido en este último año para dar paso a una nueva propuesta gastronómica y revolucionar así el mundo de la cocina escandinava. El Noma 2.0 se especializa en productos locales reinterpretados con nuevas técnicas y emplatados minimalistas. Dabiz Muñoz (@dabizdiverxo) “Renovarse o morir” es el lema del cocinero español de vanguardia por excelencia. Tras sus inicios en distintos restaurantes en Londres, en 2007 se asentó en Madrid para iniciar su mayor proyecto: la creación de DiverXO, restaurante especializado en cocina fusión. Un estilo arriesgado y sin tapujos que ha logrado gran reconocimiento por la combinación de especialidades procedentes de diferentes gastronomías. La innovación y personalidad son las claves de su éxito. En Instagram cuenta ya con 460.000 seguidores. No podíamos acabar este artículo sin mencionar al turco Nusret Gökçe, más conocido como Salt Bae. Seguro que te suena: es el que tira la sal y corta la carne de una manera más bien extraña. Sí, el que sube fotos presumiendo de músculos. El que siempre va con gafas de sol. ¿No? A ver si ahora… Es el que has visto haciendo no se sabe muy bien qué con Maradona, Ramos, Marcelo o Cristiano.

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web.

Si continúa utilizando este sitio asumiremos que está de acuerdo... Más información